CNN arma un escán­da­lo al bur­lar­se de un monu­men­to bielorruso

Foto: Alexander Yriev/RIA Novosti.

Foto: Ale­xan­der Yriev/​RIA Novosti.

La cade­na CNN pro­vo­có un con­si­de­ra­ble escán­da­lo al incluir en su lis­ta de los monu­men­tos mun­dia­les más feos uno bie­lo­rru­so dedi­ca­do a la haza­ña de los sol­da­dos sovié­ti­cos duran­te los pri­me­ros días de la inva­sión de los nazis.

En un comen­ta­rio a la ima­gen del monu­men­to ‘Valen­tía’ en la for­ta­le­za de Brest, en Bie­lo­rru­sia, los perio­dis­tas lo des­cri­bían como espan­to­so y com­pa­ra­ban la cara de la efi­gie de un sol­da­do con el ges­to de un hom­bre que sufre de estreñimiento.

La publi­ca­ción en su pági­na web pro­vo­có pro­tes­tas tan­to en Bie­lo­rru­sia como en Rusia, don­de los legis­la­do­res no tar­da­ron en reac­cio­nar cali­fi­cán­do­la como “sacrí­le­ga” y “no profesional”.

Ante tales reper­cu­sio­nes, los perio­dis­tas de la cade­na esta­dou­ni­den­se pidie­ron dis­cul­pas en su pági­na web.

“Enten­de­mos que la inclu­sión de la for­ta­le­za de Brest en este artícu­lo de un cola­bo­ra­dor ha ofen­di­do a muchos en Bie­lo­rru­sia y Rusia. Esto no fue inten­cio­na­do y pedi­mos dis­cul­pas. El artícu­lo esta­ba des­ti­na­do a dar un repa­so des­en­fa­da­do a la arqui­tec­tu­ra monu­men­tal en todo el mun­do. CNN reco­no­ce que el monu­men­to tie­ne un sig­ni­fi­ca­do solem­ne para muchas per­so­nas que hon­ran el sacri­fi­cio de los sol­da­dos”, reza la nota.

A pesar de la decla­ra­ción, el monu­men­to no fue reti­ra­do de la lis­ta, aun­que el comen­ta­rio ofen­si­vo fue rem­pla­za­do por otro más suave.

La ciu­da­de­la de Brest fue uno de los pri­me­ros bas­tio­nes sovié­ti­cos ata­ca­dos: las bom­bas nazis comen­za­ron a caer sin tre­gua en las pri­me­ras horas de la inva­sión el 22 de junio de 1941.

El hecho de que una divi­sión ente­ra no pudie­ra tomar en un mes una for­ti­fi­ca­ción que, según el plan, debe­ría haber­se ren­di­do en un cuar­to de hora, impre­sio­nó a los pro­pios man­da­ta­rios nazis.

Por eso, en agos­to de 1941 Hitler y Mus­so­li­ni fue­ron a la for­ta­le­za de Brest para ver­la con sus pro­pios ojos.

Hoy en día, todo el terri­to­rio de la for­ta­le­za es un com­ple­jo con­me­mo­ra­ti­vo a las víc­ti­mas de los pri­me­ros días de la guerra.

Cada año, los vete­ra­nos se reúnen allí con los esco­la­res para con­tar­les la tra­ge­dia que vivieron.

La for­ta­le­za de Brest siem­pre per­ma­ne­ce­rá en la memo­ria de la gen­te como un sím­bo­lo de patrio­tis­mo y de la haza­ña de aque­llas per­so­nas que sacri­fi­ca­ron sus vidas por la vic­to­ria con­tra el nazismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.