Lumum­ba fue ejem­plo de lucha has­ta la muer­te, decla­ra su hijo Ronald- Anto­nio Pane­que Brizuela

Patrice Lumumba

El amor de Ronald Lumum­ba Oki­to por su padre, el líder con­go­le­ño Patri­cio Lumum­ba, ase­si­na­do por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) en 1961, emu­la con su defen­sa, como hijo ver­da­de­ra­men­te fiel, de las ideas inde­pen­den­tis­tas, anti­co­lo­nia­les y uni­fi­ca­do­ras por las que murió el prócer.

Sin pose de teó­ri­co ni hue­llas de mimos pater­nos, el actual arqui­tec­to y abo­ga­do (1958), quien visi­tó Cuba en enero, habló con Pren­sa Lati­na con la humil­dad y el des­en­fa­do del que sabe cuan­to dice y no pre­su­me de ello. La uni­dad entre pue­blos, la coope­ra­ción Sur-Sur, la inte­gra­ción, el tra­ba­jo eman­ci­pa­dor del Movi­mien­to de los Paí­ses No Ali­nea­dos y el equi­va­len­te más actual de esos fue­ros, la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac), están entre sus temas afines.
El menor de los cua­tro vás­ta­gos del pri­mer Pri­mer Minis­tro de la actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go (RDC) tras su inde­pen­den­cia en 1960, pare­ce haber sin­te­ti­za­do en esos y otros fines huma­nis­tas el pen­sa­mien­to pan­afri­ca­nis­ta paterno y su uni­ver­sa­li­dad pro­gre­sis­ta. Des­de esa ópti­ca reco­no­ce jun­to al lega­do de Lumum­ba el de otros gran­des defen­so­res de Áfri­ca, entre ellos Gamal Abdel Nas­ser y Kwa­me Nkru­mah, quie­nes tam­bién bus­ca­ron el acer­ca­mien­to entre paí­ses y regio­nes del ter­cer mundo.
“Lo que comen­za­ron ellos hace 50 años hay que for­ta­le­cer­lo aho­ra, con­ti­nuar el camino de rela­cio­nes her­ma­nas que impul­sa la Celac”, ase­gu­ra Ronald, quien hizo coin­ci­dir su visi­ta con la recien­te cum­bre de ese orga­nis­mo en La Haba­na.
“Par­te de esos con­cep­tos inte­gra­ron lo que aho­ra se cono­ce como coope­ra­ción Sur-Sur, que es bási­ca­men­te polí­ti­ca aun­que debie­ra abar­car todos los sec­to­res”, comen­ta el tam­bién pre­si­den­te de la Fun­da­ción Patri­cio Lumum­ba para la Demo­cra­cia y el Desa­rro­llo (Fpldd). Esas ideas las apli­ca tam­bién Ronald a su con­ti­nen­te, que según él solo pue­de sobre­vi­vir median­te la cohe­sión de sus Gobier­nos y pueblos.
“El futu­ro de Áfri­ca es la uni­dad, depen­de de si pode­mos inte­grar los esfuer­zos y unir­nos. Unir­se o morir es el dile­ma afri­cano. Es por eso que tam­bién estu­dio el tema lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño”. “Somo más fuer­tes si esta­mos jun­tos y uni­dos y más si toma­mos con­cien­cia de lo mucho que pode­mos avan­zar de ese modo. Esa es la úni­ca alter­na­ti­va de los diri­gen­tes afri­ca­nos y la gen­te que tie­ne un poco de con­cien­cia com­pren­de eso”, manifiesta.
“Hay quie­nes no tie­nen inte­rés de luchar por la uni­dad por­que miran sus pro­pios intere­ses, así es que hay que sumar a quie­nes tie­nen dis­po­si­ción para hacer­lo. Nues­tra vida y la de nues­tros hijos depen­de de esto”, expli­ca. El via­je de Ronald a La Haba­na para donar al museo local cono­ci­do como Casa de Áfri­ca dos obras de arte de alto valor cul­tu­ral, tuvo tam­bién el pro­pó­si­to de estar cer­ca de la cum­bre regio­nal, algo que ini­ció en Vene­zue­la duran­te ante­rio­res cón­cla­ves regionales.
¿QUÉ RECUERDA ÁFRICA SOBRE LUMUMBA? 
El menor de los Lumum­ba defien­de la con­cer­ta­ción entre pue­blos, sea cual sea su nom­bre, con la mis­ma inten­si­dad que lamen­ta la igno­ran­cia cer­val here­da­da del domi­nio colo­nial, en par­ti­cu­lar en su país, la cual limi­ta la com­pren­sión de las ideas de su pro­ge­ni­tor: “Mi padre fue decla­ra­do héroe nacio­nal con­go­le­ño en 1966 por el pro­pio dic­ta­dor Joseph Dési­ré Mobu­tu, uno de los cul­pa­bles de su muer­te. Pero al mis­mo tiem­po man­dó a dete­ner a los com­pa­ñe­ros de lucha del expri­mer minis­tro”. “El dic­ta­dor tenía un dis­cur­so posi­ti­vo sobre Lumum­ba para la pren­sa, pero en la prác­ti­ca no bus­ca­ba el apo­yo a sus ideas. La heren­cia his­tó­ri­ca fue ocul­ta­da duran­te 40 años de dic­ta­du­ras y es inter­pre­ta­da de dis­tin­tas mane­ras por con­go­le­ños y africanos.
“Quie­nes gober­na­ron des­pués el país, care­cían del inte­rés por­que fue­ran difun­di­dos los pre­cep­tos de sobe­ra­nía nacio­nal, anti­co­lo­nia­lis­mo y pan­afri­ca­nis­mo pro­pug­na­dos por mi padre”, afir­ma Ronald. “Ellos no podían hablar mal de Lumum­ba, por­que su per­so­na­li­dad y pro­yec­ción pro­gre­sis­ta eran muy gran­des, pero hicie­ron lo impo­si­ble por impe­dir la difu­sión de su pen­sa­mien­to”, agre­ga. “Hay una dife­ren­cia, cla­ro, entre la divul­ga­ción de sus ideas en nues­tro país, don­de fue el pri­mer líder már­tir, en com­pa­ra­ción con los demás paí­ses afri­ca­nos”. “Muchos sec­to­res entre la pobla­ción y los jóve­nes con­go­le­ños solo pien­san en cómo sobre­vi­vir y hay muchas per­so­nas que inclu­so están con­tra Lumum­ba y exis­ten has­ta quie­nes lo cul­pan de los pro­ble­mas con los colo­nia­lis­tas por­que él empe­zó esas luchas.
“Recor­dar que tras la inde­pen­den­cia de nues­tro país hubo un momen­to en el cual, entre 15 millo­nes de habi­tan­tes, había solo 10 gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, entre quie­nes, por cier­to, no figu­ra­ba Lumum­ba”. “Lumum­ba via­jó mucho den­tro de Áfri­ca y, sin embar­go, no exis­te una ciu­dad prin­ci­pal, calle, pla­za o lugar en todo el con­ti­nen­te que lle­ve su nom­bre”. “La juven­tud con­go­le­ña acu­sa a los diri­gen­tes que se bene­fi­cian y favo­re­cen de la inde­pen­den­cia y de la revo­lu­ción impul­sa­da por las ideas de Lumum­ba y otros pró­ce­res nacio­na­les y afri­ca­nos, de los recur­sos con­tro­la­dos por el país a par­tir de esa sobe­ra­nía”. “Pero nadie acu­sa a esos fun­cio­na­rios de ocul­tar, de abs­te­ner­se de pro­mo­cio­nar la his­to­ria de hom­bres como mi padre, por no tra­tar de que sea ense­ña­do y se conoz­ca su ideario”.
Y esas ideas eran la úni­ca rique­za que él tenía”. “Muchas per­so­nas que com­pren­die­ron las ideas de Lumum­ba sobre la jus­ti­cia social tie­nen una espe­cie de nos­tal­gia por­que aún no es ple­na en el país, pero no tie­nen el modo de con­cre­tar esos empeños”.
CONFLICTO EN LA RDC LO RESUELVE SU PROPIO PUEBLO
Res­pec­to al con­flic­to interno en su país, Ronald opi­na que debe­rá ser resuel­to por los pro­pios nacio­na­les y cual­quier solu­ción pro­ve­nien­te de entes exter­nos esta­rá con­di­cio­na­da por deter­mi­na­dos intere­ses: “La comu­ni­dad inter­na­cio­nal resuel­ve solo este tipo de dife­ren­do cuan­do media un inte­rés. Así es que tie­ne que ser el país el que solu­cio­ne el con­flic­to, depen­de de su pue­blo”. “Si la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pudie­ra resol­ver real­men­te los con­flic­tos que sub­sis­ten en el pla­ne­ta, ya habría resuel­to, por ejem­plo, el pro­ble­ma de los israe­líes con­tra los palestinos.
“El con­ten­cio­so es esen­cial­men­te eco­nó­mi­co, pues tie­ne que ver con la rique­za de la RDC. Es sor­pren­den­te y sos­pe­cho­so que cier­tos paí­ses fron­te­ri­zos con nues­tro Esta­do expor­ten en la actua­li­dad pro­duc­tos mine­ra­les de los que ellos care­cen en su sub­sue­lo”. “Hoy los con­go­le­ños tie­nen más des­en­vol­vi­mien­to, aun­que la juven­tud aún se está recu­pe­ran­do de los 34 años de mala polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, de cuan­do Mobu­to estu­vo en el poder”. “La preo­cu­pa­ción de ese sec­tor juve­nil es si pue­de comer o si pue­de beber, pero fal­ta en el país un plan­tea­mien­to colec­ti­vo para resol­ver los pro­ble­mas. Y los gober­nan­tes son quie­nes tie­nen que pen­sar por eso”.
HÉROE PARA EL RESTO DEL MUNDO
Roland afir­ma que es bien­ve­ni­do en todos los paí­ses “solo por ser hijo de Lumum­ba y pue­do decir que en muchos de ellos la juven­tud lo cono­ce más que en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go“. “Mi padre fue una semi­lla y un ejem­plo de luchar has­ta la muer­te. La mayo­ría de los gobier­nos pro­gre­sis­tas pro­mue­ven hoy día su his­to­ria y pen­sa­mien­to den­tro de sus terri­to­rios”. “En muchas par­tes del mun­do, hay quie­nes sien­ten res­pe­to por la per­so­na­li­dad y las luchas de Lumum­ba, pero en la RDC la juven­tud care­ce real­men­te de una ense­ñan­za polí­ti­ca e his­tó­ri­ca”. “Sin embar­go, quie­nes tie­nen más con­cien­cia polí­ti­ca, sobre todo en otros paí­ses afri­ca­nos, sí asu­men sus ense­ñan­zas”. “Recor­dar que tras la inde­pen­den­cia de nues­tro país hubo un momen­to en que, entre 15 millo­nes de habi­tan­tes, había solo 10 gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, entre quie­nes, por cier­to, no figu­ra­ba Lumumba”.
JUNTO A COMBATIENTES DEL CHE EN CONGO
Duran­te su pri­me­ra visi­ta a la isla en 2011, Ronald se encon­tró jun­to a su madre, Pau­li­ne Lumum­ba Opon­go Ano­sam­ba, con miem­bros del bata­llón cubano Patri­cio Lumum­ba que pres­tó ayu­da inter­na­cio­na­lis­ta entre agos­to de 1965 y enero de 1967 en el enton­ces Con­go Braz­za­vi­lle. “Cuan­do des­cu­brí el alto nivel de la salud públi­ca en este país, deci­dí traer­la a ella, quien enton­ces se tra­ta­ba en Euro­pa, para que la aten­die­ran aquí”, enfa­ti­za. “Enton­ces visi­té el Par­que de los Héroes Afri­ca­nos en La Haba­na y me sen­tí sor­pren­di­do al ver allí los bus­tos de dos héroes de mi país, una de mi padre y otra se Lau­rent Desiré Kabi­la (padre del actual pre­si­den­te Joseph Kabi­la). “Eso me ayu­dó mucho en mi com­pren­sión de la reali­dad revo­lu­cio­na­ria, como tam­bién el encuen­tro que tuve con com­ba­tien­tes cuba­nos que apo­ya­ron la lucha en nues­tro país del héroe Ernes­to Che Gue­va­ra“. La Fpldd que diri­ge Ronald, fun­da­da en 1994 y reac­ti­va­da en 2000, pro­mo­cio­na la heren­cia inde­pen­den­tis­ta y anti­co­lo­nial de su pro­ge­ni­tor y garan­ti­za apo­yo a la juven­tud afri­ca­na para su desa­rro­llo edu­ca­cio­nal, cul­tu­ral y económico.
Patri­cio Lumum­ba fue ase­si­na­do el 17 de enero de 1961 median­te un com­plot orga­ni­za­do por la CIA con la com­pli­ci­dad del gobierno de la anti­gua metró­po­li bel­ga y del lla­ma­do “trío mal­di­to”, for­ma­do por los polí­ti­cos Moi­sés Tshom­be, Joseph Kasa­bu­bu y Mobu­tu Sese Seko.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *