Lumum­ba fue ejem­plo de lucha has­ta la muer­te, decla­ra su hijo Ronald- Anto­nio Pane­que Brizuela

Patrice Lumumba

El amor de Ronald Lumum­ba Oki­to por su padre, el líder con­go­le­ño Patri­cio Lumum­ba, ase­si­na­do por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) en 1961, emu­la con su defen­sa, como hijo ver­da­de­ra­men­te fiel, de las ideas inde­pen­den­tis­tas, anti­co­lo­nia­les y uni­fi­ca­do­ras por las que murió el prócer.

Sin pose de teó­ri­co ni hue­llas de mimos pater­nos, el actual arqui­tec­to y abo­ga­do (1958), quien visi­tó Cuba en enero, habló con Pren­sa Lati­na con la humil­dad y el des­en­fa­do del que sabe cuan­to dice y no pre­su­me de ello. La uni­dad entre pue­blos, la coope­ra­ción Sur-Sur, la inte­gra­ción, el tra­ba­jo eman­ci­pa­dor del Movi­mien­to de los Paí­ses No Ali­nea­dos y el equi­va­len­te más actual de esos fue­ros, la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac), están entre sus temas afines.
El menor de los cua­tro vás­ta­gos del pri­mer Pri­mer Minis­tro de la actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go (RDC) tras su inde­pen­den­cia en 1960, pare­ce haber sin­te­ti­za­do en esos y otros fines huma­nis­tas el pen­sa­mien­to pan­afri­ca­nis­ta paterno y su uni­ver­sa­li­dad pro­gre­sis­ta. Des­de esa ópti­ca reco­no­ce jun­to al lega­do de Lumum­ba el de otros gran­des defen­so­res de Áfri­ca, entre ellos Gamal Abdel Nas­ser y Kwa­me Nkru­mah, quie­nes tam­bién bus­ca­ron el acer­ca­mien­to entre paí­ses y regio­nes del ter­cer mundo.
“Lo que comen­za­ron ellos hace 50 años hay que for­ta­le­cer­lo aho­ra, con­ti­nuar el camino de rela­cio­nes her­ma­nas que impul­sa la Celac”, ase­gu­ra Ronald, quien hizo coin­ci­dir su visi­ta con la recien­te cum­bre de ese orga­nis­mo en La Haba­na.
“Par­te de esos con­cep­tos inte­gra­ron lo que aho­ra se cono­ce como coope­ra­ción Sur-Sur, que es bási­ca­men­te polí­ti­ca aun­que debie­ra abar­car todos los sec­to­res”, comen­ta el tam­bién pre­si­den­te de la Fun­da­ción Patri­cio Lumum­ba para la Demo­cra­cia y el Desa­rro­llo (Fpldd). Esas ideas las apli­ca tam­bién Ronald a su con­ti­nen­te, que según él solo pue­de sobre­vi­vir median­te la cohe­sión de sus Gobier­nos y pueblos.
“El futu­ro de Áfri­ca es la uni­dad, depen­de de si pode­mos inte­grar los esfuer­zos y unir­nos. Unir­se o morir es el dile­ma afri­cano. Es por eso que tam­bién estu­dio el tema lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño”. “Somo más fuer­tes si esta­mos jun­tos y uni­dos y más si toma­mos con­cien­cia de lo mucho que pode­mos avan­zar de ese modo. Esa es la úni­ca alter­na­ti­va de los diri­gen­tes afri­ca­nos y la gen­te que tie­ne un poco de con­cien­cia com­pren­de eso”, manifiesta.
“Hay quie­nes no tie­nen inte­rés de luchar por la uni­dad por­que miran sus pro­pios intere­ses, así es que hay que sumar a quie­nes tie­nen dis­po­si­ción para hacer­lo. Nues­tra vida y la de nues­tros hijos depen­de de esto”, expli­ca. El via­je de Ronald a La Haba­na para donar al museo local cono­ci­do como Casa de Áfri­ca dos obras de arte de alto valor cul­tu­ral, tuvo tam­bién el pro­pó­si­to de estar cer­ca de la cum­bre regio­nal, algo que ini­ció en Vene­zue­la duran­te ante­rio­res cón­cla­ves regionales.
¿QUÉ RECUERDA ÁFRICA SOBRE LUMUMBA? 
El menor de los Lumum­ba defien­de la con­cer­ta­ción entre pue­blos, sea cual sea su nom­bre, con la mis­ma inten­si­dad que lamen­ta la igno­ran­cia cer­val here­da­da del domi­nio colo­nial, en par­ti­cu­lar en su país, la cual limi­ta la com­pren­sión de las ideas de su pro­ge­ni­tor: “Mi padre fue decla­ra­do héroe nacio­nal con­go­le­ño en 1966 por el pro­pio dic­ta­dor Joseph Dési­ré Mobu­tu, uno de los cul­pa­bles de su muer­te. Pero al mis­mo tiem­po man­dó a dete­ner a los com­pa­ñe­ros de lucha del expri­mer minis­tro”. “El dic­ta­dor tenía un dis­cur­so posi­ti­vo sobre Lumum­ba para la pren­sa, pero en la prác­ti­ca no bus­ca­ba el apo­yo a sus ideas. La heren­cia his­tó­ri­ca fue ocul­ta­da duran­te 40 años de dic­ta­du­ras y es inter­pre­ta­da de dis­tin­tas mane­ras por con­go­le­ños y africanos.
“Quie­nes gober­na­ron des­pués el país, care­cían del inte­rés por­que fue­ran difun­di­dos los pre­cep­tos de sobe­ra­nía nacio­nal, anti­co­lo­nia­lis­mo y pan­afri­ca­nis­mo pro­pug­na­dos por mi padre”, afir­ma Ronald. “Ellos no podían hablar mal de Lumum­ba, por­que su per­so­na­li­dad y pro­yec­ción pro­gre­sis­ta eran muy gran­des, pero hicie­ron lo impo­si­ble por impe­dir la difu­sión de su pen­sa­mien­to”, agre­ga. “Hay una dife­ren­cia, cla­ro, entre la divul­ga­ción de sus ideas en nues­tro país, don­de fue el pri­mer líder már­tir, en com­pa­ra­ción con los demás paí­ses afri­ca­nos”. “Muchos sec­to­res entre la pobla­ción y los jóve­nes con­go­le­ños solo pien­san en cómo sobre­vi­vir y hay muchas per­so­nas que inclu­so están con­tra Lumum­ba y exis­ten has­ta quie­nes lo cul­pan de los pro­ble­mas con los colo­nia­lis­tas por­que él empe­zó esas luchas.
“Recor­dar que tras la inde­pen­den­cia de nues­tro país hubo un momen­to en el cual, entre 15 millo­nes de habi­tan­tes, había solo 10 gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, entre quie­nes, por cier­to, no figu­ra­ba Lumum­ba”. “Lumum­ba via­jó mucho den­tro de Áfri­ca y, sin embar­go, no exis­te una ciu­dad prin­ci­pal, calle, pla­za o lugar en todo el con­ti­nen­te que lle­ve su nom­bre”. “La juven­tud con­go­le­ña acu­sa a los diri­gen­tes que se bene­fi­cian y favo­re­cen de la inde­pen­den­cia y de la revo­lu­ción impul­sa­da por las ideas de Lumum­ba y otros pró­ce­res nacio­na­les y afri­ca­nos, de los recur­sos con­tro­la­dos por el país a par­tir de esa sobe­ra­nía”. “Pero nadie acu­sa a esos fun­cio­na­rios de ocul­tar, de abs­te­ner­se de pro­mo­cio­nar la his­to­ria de hom­bres como mi padre, por no tra­tar de que sea ense­ña­do y se conoz­ca su ideario”.
Y esas ideas eran la úni­ca rique­za que él tenía”. “Muchas per­so­nas que com­pren­die­ron las ideas de Lumum­ba sobre la jus­ti­cia social tie­nen una espe­cie de nos­tal­gia por­que aún no es ple­na en el país, pero no tie­nen el modo de con­cre­tar esos empeños”.
CONFLICTO EN LA RDC LO RESUELVE SU PROPIO PUEBLO
Res­pec­to al con­flic­to interno en su país, Ronald opi­na que debe­rá ser resuel­to por los pro­pios nacio­na­les y cual­quier solu­ción pro­ve­nien­te de entes exter­nos esta­rá con­di­cio­na­da por deter­mi­na­dos intere­ses: “La comu­ni­dad inter­na­cio­nal resuel­ve solo este tipo de dife­ren­do cuan­do media un inte­rés. Así es que tie­ne que ser el país el que solu­cio­ne el con­flic­to, depen­de de su pue­blo”. “Si la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pudie­ra resol­ver real­men­te los con­flic­tos que sub­sis­ten en el pla­ne­ta, ya habría resuel­to, por ejem­plo, el pro­ble­ma de los israe­líes con­tra los palestinos.
“El con­ten­cio­so es esen­cial­men­te eco­nó­mi­co, pues tie­ne que ver con la rique­za de la RDC. Es sor­pren­den­te y sos­pe­cho­so que cier­tos paí­ses fron­te­ri­zos con nues­tro Esta­do expor­ten en la actua­li­dad pro­duc­tos mine­ra­les de los que ellos care­cen en su sub­sue­lo”. “Hoy los con­go­le­ños tie­nen más des­en­vol­vi­mien­to, aun­que la juven­tud aún se está recu­pe­ran­do de los 34 años de mala polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, de cuan­do Mobu­to estu­vo en el poder”. “La preo­cu­pa­ción de ese sec­tor juve­nil es si pue­de comer o si pue­de beber, pero fal­ta en el país un plan­tea­mien­to colec­ti­vo para resol­ver los pro­ble­mas. Y los gober­nan­tes son quie­nes tie­nen que pen­sar por eso”.
HÉROE PARA EL RESTO DEL MUNDO
Roland afir­ma que es bien­ve­ni­do en todos los paí­ses “solo por ser hijo de Lumum­ba y pue­do decir que en muchos de ellos la juven­tud lo cono­ce más que en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go“. “Mi padre fue una semi­lla y un ejem­plo de luchar has­ta la muer­te. La mayo­ría de los gobier­nos pro­gre­sis­tas pro­mue­ven hoy día su his­to­ria y pen­sa­mien­to den­tro de sus terri­to­rios”. “En muchas par­tes del mun­do, hay quie­nes sien­ten res­pe­to por la per­so­na­li­dad y las luchas de Lumum­ba, pero en la RDC la juven­tud care­ce real­men­te de una ense­ñan­za polí­ti­ca e his­tó­ri­ca”. “Sin embar­go, quie­nes tie­nen más con­cien­cia polí­ti­ca, sobre todo en otros paí­ses afri­ca­nos, sí asu­men sus ense­ñan­zas”. “Recor­dar que tras la inde­pen­den­cia de nues­tro país hubo un momen­to en que, entre 15 millo­nes de habi­tan­tes, había solo 10 gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, entre quie­nes, por cier­to, no figu­ra­ba Lumumba”.
JUNTO A COMBATIENTES DEL CHE EN CONGO
Duran­te su pri­me­ra visi­ta a la isla en 2011, Ronald se encon­tró jun­to a su madre, Pau­li­ne Lumum­ba Opon­go Ano­sam­ba, con miem­bros del bata­llón cubano Patri­cio Lumum­ba que pres­tó ayu­da inter­na­cio­na­lis­ta entre agos­to de 1965 y enero de 1967 en el enton­ces Con­go Braz­za­vi­lle. “Cuan­do des­cu­brí el alto nivel de la salud públi­ca en este país, deci­dí traer­la a ella, quien enton­ces se tra­ta­ba en Euro­pa, para que la aten­die­ran aquí”, enfa­ti­za. “Enton­ces visi­té el Par­que de los Héroes Afri­ca­nos en La Haba­na y me sen­tí sor­pren­di­do al ver allí los bus­tos de dos héroes de mi país, una de mi padre y otra se Lau­rent Desiré Kabi­la (padre del actual pre­si­den­te Joseph Kabi­la). “Eso me ayu­dó mucho en mi com­pren­sión de la reali­dad revo­lu­cio­na­ria, como tam­bién el encuen­tro que tuve con com­ba­tien­tes cuba­nos que apo­ya­ron la lucha en nues­tro país del héroe Ernes­to Che Gue­va­ra“. La Fpldd que diri­ge Ronald, fun­da­da en 1994 y reac­ti­va­da en 2000, pro­mo­cio­na la heren­cia inde­pen­den­tis­ta y anti­co­lo­nial de su pro­ge­ni­tor y garan­ti­za apo­yo a la juven­tud afri­ca­na para su desa­rro­llo edu­ca­cio­nal, cul­tu­ral y económico.
Patri­cio Lumum­ba fue ase­si­na­do el 17 de enero de 1961 median­te un com­plot orga­ni­za­do por la CIA con la com­pli­ci­dad del gobierno de la anti­gua metró­po­li bel­ga y del lla­ma­do “trío mal­di­to”, for­ma­do por los polí­ti­cos Moi­sés Tshom­be, Joseph Kasa­bu­bu y Mobu­tu Sese Seko.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.