Sobre qué pode­mos ir hacien­do ante “Pode­mos”- Vicen­te Sarasa

El recien­te lan­za­mien­to de la can­di­da­tu­ra “Pode­mos” (que sus pro­mo­to­res afir­man que va más allá de las elec­cio­nes euro­peas) ha sus­ci­ta­do un inten­so deba­te en deter­mi­na­dos medios mili­tan­tes y acti­vis­tas don­de en muchos casos se expre­sa ya un apo­yo o no a la can­di­da­tu­ra elec­to­ral. En Red Roja, tal como ya apun­ta­ra hace unos días Nines Maes­tro (1), esta­mos aún pen­dien­tes de una decla­ra­ción sobre las elec­cio­nes euro­peas que irá más allá de la pos­tu­ra ante “Pode­mos”. En este sen­ti­do, el pre­sen­te escri­to no se con­ten­ta con afir­mar o negar un apo­yo elec­to­ral a “Pode­mos”. Si bien, no ten­dría incon­ve­nien­te en ade­lan­tar, ante aque­llos que requie­ren ya de posi­cio­na­mien­tos cla­ros, que con­si­de­ro la ini­cia­ti­va de “Pode­mos” como aje­na a lo que ya debe­ría per­se­guir­se des­de una línea revo­lu­cio­na­ria. Aje­na tan­to en con­te­ni­dos como en for­ma, inclui­do ese per­so­na­lis­mo for­za­do mediá­ti­ca­men­te y que no tie­ne que ver con un autén­ti­co, nece­sa­rio y serio lide­raz­go labra­do en el fra­gor de la lucha de cla­ses que está agu­di­zán­do­se en la actual cri­sis sis­té­mi­ca. Pero dicho esto, y en sin­to­nía con lo que veni­mos expre­san­do, la pos­tu­ra elec­to­ral des­de una línea revo­lu­cio­na­ria no pue­de redu­cir­se a deter­mi­nar en qué sen­ti­do iría el voto en el caso de que se deci­die­ra ejercerlo.

Efec­ti­va­men­te, se hace nece­sa­rio for­ta­le­cer una crí­ti­ca con­se­cuen­te a “Pode­mos” des­de posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, a fin de encon­trar la for­ma más correc­ta de rela­cio­nar­se con esta ini­cia­ti­va, en el estric­to sen­ti­do mar­xis­ta del tér­mino “rela­cio­nar­se”, que va más allá del gra­do de (no) apo­yo que con­ci­te la mis­ma. Y ello, en aras del prin­ci­pal obje­ti­vo que tene­mos mar­ca­do: cómo inter­ve­nir lo mejor que se pue­da en la acu­mu­la­ción de fuer­zas para la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria den­tro de las con­di­cio­nes más favo­ra­bles que ofre­ce el perio­do de movi­li­za­cio­nes de masas abier­to tras el 15M y en el con­tex­to gene­ral de la pro­fun­da cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que des­de antes vivi­mos. Una acu­mu­la­ción de fuer­zas que, como decía­mos en las Jor­na­das de For­ma­ción de Red Roja de 2013, his­tó­ri­ca­men­te «ni mucho menos ha con­sis­ti­do en sólo preo­cu­par­se por la gen­te que cree­mos que cos­ta­rá menos ganar para aque­lla». (2) Pues bien, hay que seña­lar que muchas crí­ti­cas ver­ti­das has­ta aho­ra pro­ce­den­tes de per­so­nas cer­ca­nas no tie­nen en cuen­ta sufi­cien­te­men­te esa reco­men­da­ción. De ahí que no esta­ría mal uti­li­zar la par­ti­cu­lar crí­ti­ca a “Pode­mos” como ejem­plo de crí­ti­ca gene­ral ante los fenó­me­nos his­tó­ri­co-polí­ti­cos que se nos pre­sen­ten, por tan­to, más allá de la suer­te que corra este en concreto.

Por lo demás, como se dedu­ci­rá fácil­men­te más ade­lan­te, no se tra­ta de dar ya una con­clu­sión aca­ba­da sobre una expe­rien­cia que aún brie­ga por parir­se de for­ma con­sis­ten­te. Habrá que ir vol­vien­do sobre ella en fun­ción tam­bién de cómo se vaya tra­du­cien­do en la prác­ti­ca. Y tal como en algu­nos ámbi­tos mili­tan­tes ya hemos avan­za­do, sería desea­ble un tra­ba­jo de aná­li­sis colec­ti­vo don­de el rigor polí­ti­co no se sin­tie­ra a dis­gus­to con la nece­sa­ria posi­ción de prin­ci­pios. El pre­sen­te escri­to, de algu­na mane­ra, será una pri­me­ra entre­ga don­de se pon­drá el acen­to en la meto­do­lo­gía que se pro­po­ne para ese aná­li­sis. Siem­pre, como se ha apun­ta­do, con una cla­ra pro­yec­ción que supera este fenó­meno con­cre­to de “Pode­mos”. Bueno será tam­bién dejar por sen­ta­do que, dados los lími­tes de influen­cia y de rela­ción con las masas de la línea revo­lu­cio­na­ria (y por ello mis­mo), esta pri­me­ra apro­xi­ma­ción se hará sobre todo en “cla­ve inter­na”, den­tro del cam­po revo­lu­cio­na­rio por el socia­lis­mo y de rup­tu­ra radi­cal con el régi­men de la Tran­si­ción, inde­pen­dien­te­men­te de que, por supues­to, se bus­que que sea de un inte­rés polí­ti­co más generalizado.

*

Más allá de (ego)personalismos, de rifi­rra­fes y opor­tu­nis­mos orga­ni­za­cio­na­les, de apo­yos mediá­ti­cos en liga­zón con cálcu­los elec­to­ra­lis­tas que segu­ra­men­te sobre­pa­san inclu­so a los pro­mo­to­res de “Pode­mos”, creo que don­de tene­mos que poner el acen­to prin­ci­pal es en que esta­mos ante un par­to polí­ti­co de la “madre cri­sis”. Al tiem­po, hemos de par­tir de que la línea revo­lu­cio­na­ria en el esta­do espa­ñol no está en con­di­cio­nes de ori­gi­nar ini­cia­ti­vas del esti­lo de “Pode­mos” mien­tras dife­ren­tes opor­tu­nis­mos, sí. Pero per­sis­ten las con­di­cio­nes favo­ra­bles –como se está vien­do en otros mar­cos no elec­to­ra­les- para apro­ve­char las ini­cia­ti­vas de aque­llos a fin de des­bor­dar­las en la prác­ti­ca y no sim­ple­men­te en la lite­ra­li­dad de los deba­tes. No son tiem­pos en que nos pode­mos con­ten­tar con mani­fes­tar nues­tra (ciber)posición. La línea revo­lu­cio­na­ria tie­ne que salir refor­za­da en su inter­ven­ción polí­ti­ca de calle. Ese será el medi­dor de nues­tra actua­ción correc­ta. La gra­ve­dad del momen­to lo exige.

Tres son los pla­nos en los que pro­pon­go que sepa­re­mos el aná­li­sis de “Pode­mos” para saber cómo “acom­pa­ñar” este fenó­meno des­de nues­tra inde­pen­den­cia de cla­se (que va más lejos de la “opor­tu­ni­dad” del momen­to y has­ta del “sitio”) y en la medi­da en que esta ini­cia­ti­va sea asu­mi­da por sec­to­res de las masas entre los que tene­mos que tra­ba­jar e inde­pen­dien­te­men­te del tiem­po que dure su idi­lio. El pri­mer plano es el supe­rior de la línea teó­ri­ca o de prin­ci­pios polí­ti­cos. Debe­ría sobrar decir que estos, los prin­ci­pios, no han de enten­der­se como una cues­tión de fra­ses gene­ra­les a la que aga­rrar­se (3). Se tra­ta de sal­va­guar­dar un con­jun­to de “ver­da­des polí­ti­cas” que tene­mos que defen­der a ultran­za más allá de coyun­tu­ras “inme­dia­tis­tas”. En un segun­do plano hemos de abor­dar la inser­ción his­tó­ri­co-polí­ti­ca de esta ini­cia­ti­va, sobre todo, res­pec­to a cómo se rela­cio­na con deter­mi­na­dos sec­to­res de las masas, o mejor dicho, cómo estas se rela­cio­nan con aque­lla, con “Pode­mos”. Y, final­men­te, esta­mos obli­ga­dos a con­si­de­rar un ter­cer plano don­de nos apro­xi­me­mos a la reali­dad más orga­ni­za­cio­nal y has­ta per­so­nal de “Pode­mos”, a fin de dedu­cir qué reco­rri­do pre­vi­si­ble­men­te ten­drá en fun­ción de los intere­ses inter­nos y con­tra­dic­to­rios de la nebu­lo­sa de orga­ni­za­cio­nes afec­ta­das direc­ta­men­te por la crea­ción de esta can­di­da­tu­ra. Evi­den­te­men­te, esto con­ta­rá a la hora de dosi­fi­car la aten­ción que deba­mos pres­tar a todo ello.

*

En el pri­mer plano entra­ría el aná­li­sis de la “teo­ría”, del tex­to del mani­fies­to, del pro­gra­ma, de las tesis que se defien­den o se vie­nen a defen­der. Aquí no cabe con­ce­sión de nin­gún tipo. La intran­si­gen­cia teó­ri­co-polí­ti­ca con res­pec­to a “Pode­mos” no debe depen­der ni siquie­ra de la suer­te y de la acep­ta­ción que aho­ra ten­ga. Y aquí no esta­mos en cla­ve de “puris­mo teó­ri­co” ale­ja­do de la vida polí­ti­ca. Bien al con­tra­rio, es la úni­ca mane­ra de garan­ti­zar que las bata­llas polí­ti­cas del momen­to no se afron­ten des­ar­mán­do­nos para las de mañana.

Así, y sólo a modo de pri­me­ros ejem­plos, cuan­do se habla de “con­tra­to social que se ha roto”, noso­tros no pode­mos per­mi­tir que en base a esto nos sigan hacien­do ava­lar que el cri­mi­nal sis­te­ma de con­cer­ta­ción que parió la Trai­si­ción no sea con­de­na­ble en ori­gen. Noso­tros no denun­cia­mos la rup­tu­ra de ese con­tra­to, sino el con­tra­to mis­mo. Hay dema­sia­dos revo­lu­cio­na­rios (e inclu­so no pocos acti­vis­tas de las movi­li­za­cio­nes de masas) que han sufri­do y con­ti­núan sufrien­do las con­se­cuen­cias de ese “con­tra­to”. Y si aho­ra no entra en el “cálcu­lo polí­ti­co elec­to­ral” la denun­cia en ori­gen de la Tran­si­ción con todo lo que esto con­lle­va, al menos es nues­tro deber pre­sio­nar para faci­li­tar que se creen las con­di­cio­nes para ello. Si esta denun­cia radi­cal (de raíz) y con­se­cuen­te del “con­tra­to de la Tran­si­ción” no pue­de entrar en el deno­mi­na­dor común pro­gra­má­ti­co o jus­ti­fi­ca­dor de tal o cual ini­cia­ti­va que se quie­re radi­cal, al menos que no lo pon­ga difí­cil para plan­tear­lo de for­ma no mar­gi­nal cuan­to antes: los repre­sa­lia­dos polí­ti­cos en el esta­do espa­ñol están har­tos de espe­rar déca­das de infamia.

Qué decir cuan­do se da a enten­der que es posi­ble refor­mar una UE que rebo­sa de euro­im­pe­ria­lis­mo y que lo rebo­sa des­de cuan­do sólo se veía el impe­ria­lis­mo yan­qui. Tam­po­co pode­mos ava­lar nin­gu­na con­ci­lia­ción con can­tos de “vuel­ta al esta­do del bien­es­tar”. Ni por aso­mo hemos de reba­jar nues­tra crí­ti­ca al “mode­lo social euro­peo” al que carac­te­ri­za­mos de cotra­rre­vo­lu­cio­na­rio y proim­pe­ria­lis­ta (4). No hay “suma de gen­te” algu­na aquí que jus­ti­fi­que hacer­nos abju­rar de ese inter­na­cio­na­lis­mo con los pue­blos del mun­do al que, en mayor suma, nos debe­mos. Ya sabe­mos que hay sec­to­res más o menos amplios de las masas que sue­ñan con recu­pe­rar lo que les han qui­ta­do sin cues­tio­nar radi­cal­men­te en qué mar­co lo dis­fru­ta­ron. Pero des­de una posi­ción revo­lu­cio­na­ria no hay duda de que ha de acom­pa­ñar­se a esa gen­te que aho­ra sufre para que, en últi­ma ins­tan­cia, des­pier­te. En nin­gún momen­to hemos de ali­men­tar ni exten­der sus sue­ños que para noso­tros nun­ca deja­rán de ser pesa­di­llas. Pero es que ade­más no es cier­to que el refor­mis­mo sea lo mejor para defen­der las refor­mas. Nun­ca mejor que en tiem­pos de cri­sis se expe­ri­men­ta aque­llo de que “sé revo­lu­cio­na­rio y, al menos, obten­drá refor­mas; con­ti­núa sien­do refor­mis­ta y ter­mi­na­rás por per­der­las una tras otra”.

Efec­ti­va­men­te, bajo nin­gún con­cep­to es nece­sa­rio tirar el alma por los sue­los para bajar­se a las masas. Es posi­ble tra­ba­jar por vic­to­rias aho­ra (inclu­so con “rama­les elec­to­ra­les”) sin nece­si­dad de anti­ci­par derro­tas, que es lo que pasa cuan­do todo se con­tor­sio­na y se retuer­ce bus­can­do un “éxi­to inme­dia­to”. La línea de inter­ven­ción revo­lu­cio­na­ria no hace de la no par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral un prin­ci­pio, pero sabe que ella debe poner­se al ser­vi­cio de una estra­te­gia que ten­ga en cuen­ta para­dó­ji­ca­men­te los lími­tes en el tiem­po de la “apues­ta elec­to­ral”. Y no hay que refe­rir­se sólo a que el pro­ce­so de empo­de­ra­mien­to popu­lar que en la actua­li­dad urge debe pesar más que la ela­bo­ra­ción de lis­tas elec­to­ra­les. Sobre todo, no podre­mos dejar de pre­pa­rar­nos para esce­na­rios de agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses don­de muy pre­vi­si­ble­men­te la “rela­ción elec­to­ral” deci­di­rá poco en la “rela­ción de fuer­zas” que posi­bi­li­te la mate­ria­li­za­ción de nues­tros pro­gra­mas (inclu­so los más refor­mis­tas). ¡Cómo vamos a obviar esto tenien­do en cuen­ta la expe­rien­cia adqui­ri­da por la bur­gue­sía, tan­to a nivel esta­tal como inter­na­cio­nal, y el hecho de que vivi­mos en ver­da­de­ros moder­nos esta­dos de con­tra­rre­vo­lu­ción pre­ven­ti­va que actual­men­te des­cri­ben con mucha más pre­ci­sión lo que vivi­mos que las clá­si­cas for­mu­la­cio­nes de demo­cra­cia burguesa!

En este sen­ti­do, la línea revo­lu­cio­na­ria sabe mejor que nadie (en car­ne pro­pia) que uno no pue­de expli­ci­tar aho­ra toda la ver­dad sobre cier­tos temas pero que, si no es posi­ble dar­la a enten­der (como reco­men­da­ba Brecht), al menos debe escon­der­la bajo un man­to digno de silen­cio que per­mi­ta dedu­cir que hay una cabe­za de Júpi­ter pen­dien­te de des­cu­brir­se (para­fra­sean­do a Marx). Una cosa es que no se diga –por­que no se pue­da- todo lo que nece­si­ta­mos, y otra bien dis­tin­ta es que se digan cosas que nece­si­ta­mos que no se digan.

Sobre este mis­mo plano, refi­rá­mo­nos a unas pala­bras de Alba Rico acer­ca de su apo­yo a esta ini­cia­ti­va, entre otras cosas, por­que no podría hacer daño, según él, a una ini­cia­ti­va pare­ci­da hecha des­de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria… sen­ci­lla­men­te por­que no exis­te. Es cier­to que una de las mayo­res des­gra­cias es que revol­ti­jos ecléc­ti­cos como “Pode­mos” poco daño pue­den hacer a la línea revo­lu­cio­na­ria de inter­ven­ción por­que esta no tie­ne enti­dad sufi­cien­te para reci­bir gol­pes. Pero no ha de igno­rar­se los bru­ta­les gol­pes (de los de ver­dad) enca­ja­dos por las ini­cia­ti­vas revo­lu­cio­na­rias en el esta­do espa­ñol que han sido pro­fe­ri­dos por un apa­ra­to esta­tal cuyas mor­da­zas ha ido per­fec­cio­nan­do des­de bas­tan­te antes de la Ley Mor­da­za y mien­tras se dis­fru­ta­ba de un ambien­te de “con­tra­to social”. Y aquí no cabe ante­po­ner las imper­fec­cio­nes y lími­tes tác­ti­cos pro­pios de esas ini­cia­ti­vas revo­lu­cio­na­rias. Así pues, a este res­pec­to, y más allá de pro­pues­tas elec­to­ra­les, toca sumar fuer­zas y has­ta “plu­mas” para poner coto al reblan­de­ci­mien­to ideo­ló­gi­co, teó­ri­co y de sim­ple memo­ria his­tó­ri­ca en el esta­do espa­ñol. Sólo sea para no ampa­rar más la agre­sión que esa tran­si­ción –que aho­ra se dice más amplia­men­te que fue un enga­ño- ha veni­do hacien­do sufrir a no pocos revo­lu­cio­na­rios real­men­te exis­ten­tes que opu­sie­ron resis­ten­cia en ori­gen para que el enga­ño no se diera.

Fina­li­ce­mos de momen­to este pri­mer apar­ta­do dicien­do que debe­mos huir de la ten­ta­ción de uti­li­zar de for­ma acrí­ti­ca argu­men­tos teó­ri­cos débi­les como los del “anti­li­de­raz­go quin­ce­mis­ta” sólo por­que apa­rez­can en artícu­los que van con­tra “Pode­mos”. No esta­mos ni con­tra los lide­raz­gos ni las dele­ga­cio­nes en las trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, ni esta­mos con­tra el desa­rro­llo de una orga­ni­za­ción de revo­lu­cio­na­rios en rela­ción dia­léc­ti­ca con un poder popu­lar de base, y todo ello a fin de enfren­tar a un poder capi­ta­lis­ta e impe­ria­lis­ta que no duda­rá en uti­li­zar todas las armas y desa­rro­llar todas su ten­den­cias anti­de­mo­crá­ti­cas antes de pasar defi­ni­ti­va­men­te al museo de la his­to­ria. Pero tam­po­co pode­mos olvi­dar que, dada la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del movi­mien­to comu­nis­ta, la con­tun­den­cia de la fra­se no es garan­tía de nada. Por tan­to, no debe­mos aca­ri­ciar la ten­ta­ción de uti­li­zar como muni­ción con­tra “Pode­mos”, tal como se ha lle­ga­do a hacer, fra­ses obre­ris­tas y has­ta comu­nis­tas en boca de gen­te pro­ve­nien­te de un PCE que ha sido fun­da­men­tal den­tro del pro­yec­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que par­tió de la Transición.

*

Ya en el segun­do plano pro­pues­to para el aná­li­sis –el de la inser­ción his­tó­ri­co-polí­ti­ca de esta ini­cia­ti­va- se impo­ne una cer­te­ra inter­pre­ta­ción his­tó­ri­ca, más allá de los intere­ses que la res­pal­dan. Pon­go a con­si­de­ra­ción estos apuntes:

“Pode­mos” se ofre­ce como una cana­li­za­ción y supera­ción polí­ti­cas de la “indig­na­ción quin­ce­mis­ta”. En reali­dad, así son todas las can­di­da­tu­ras y pla­ta­for­mas que se vie­nen suce­dien­do des­de hace más de un año. Todas son sín­to­mas del ago­ta­mien­to del 15M como herra­mien­ta para ir más allá de la mera indig­na­ción, pero hacien­do suyo mucho de su dis­cur­so gene­ral e impre­ci­so para no apa­re­cer como algo “vie­jo” ante aquel. No repa­ran en que, inclu­so ante muchos jóve­nes, el 15M ya apa­re­ce más vie­jo que has­ta los blo­ques caí­dos del Muro de Ber­lín. Pocos fenó­me­nos han enve­je­ci­do tan pre­ma­tu­ra­men­te. Por tan­to, “Pode­mos” tie­ne mucho de crí­ti­ca incon­se­cuen­te del quin­ce­mis­mo. En reali­dad, vien­do cómo la mili­tan­cia pro­mo­to­ra de “Pode­mos” se estruc­tu­ra y jerar­qui­za en cada una de sus esqui­nas orga­ni­za­ti­vas, pode­mos afir­mar que esta­mos ante un inten­to ver­gon­zan­te de supe­rar el 15M. En este sen­ti­do, si decía­mos que el 15M era la inter­sec­ción de dos cri­sis –la pro­fun­da sis­té­mi­ca del capi­tal y la his­tó­ri­ca de nues­tro movi­mien­to comu­nis­ta- (5), “Pode­mos” es otra con­se­cuen­cia obje­ti­va más de una cri­sis aña­di­da: la de la pura nega­ción quin­ce­mis­ta de lo clá­si­co en todo lo refe­ren­te a la expre­sión y orga­ni­za­ción de la lucha. Pero “Pode­mos” no pue­de, en los tér­mi­nos que se plan­tea, gene­rar inte­rior­men­te la nece­sa­ria nega­ción de la nega­ción quin­ce­mis­ta. Otra cosa es que des­de “fue­ra del inte­rior” de “Pode­mos” pue­da uti­li­zar­se el even­tual mar­co polí­ti­co y de calle que esta ini­cia­ti­va abrie­ra para acer­car las con­di­cio­nes polí­ti­cas en pro de una ver­da­de­ra sín­te­sis que supere, por un lado, nues­tra pro­pia cri­sis his­tó­ri­ca como movi­mien­to y, por otro, la cri­sis de la crí­ti­ca que se nos ha hecho bajo el for­ma­to de “otro mun­do es posi­ble”, “15M”, etc. Muchos “gamo­na­les” espe­ran aún ese par­to-sín­te­sis que aca­be con la “madre de todas la cri­sis”, la capi­ta­lis­ta, esa que está pro­vo­can­do, des­de hace dema­sia­do tiem­po ya, un tsu­na­mi de degra­da­ción de las con­di­cio­nes de vida como nun­ca en amplí­si­mas capas de la sociedad.

En tér­mi­nos de cla­se, si el 15M lo que pro­vo­ca es, en bue­na medi­da, la irrup­ción de “sec­to­res inter­me­dios” en el esce­na­rio de las movi­li­za­cio­nes –sec­to­res que rei­vin­di­can más su “ciu­da­da­nía” que su cla­se, y que han toma­do un des­me­di­do pro­ta­go­nis­mo polí­ti­co jus­ta­men­te por la des­es­truc­tu­ra­ción del movi­mien­to obre­ro- esta can­di­da­tu­ra sigue pro­lon­gan­do la ini­cia­ti­va en las movi­li­za­cio­nes de estos sec­to­res. No refuer­za el papel de la cla­se obre­ra al tiem­po que sigue dan­do rol de direc­ción en las movi­li­za­cio­nes a estas “capas inter­me­dias” rega­lán­do­les los oídos por “un rato más”, cuan­do en reali­dad asis­ti­mos a un pro­ce­so de pro­fun­da pro­le­ta­ri­za­ción de amplios sec­to­res de la “ciu­da­da­nía” en el sen­ti­do más clá­si­co y deci­mo­nó­ni­co del con­cep­to de pro­le­ta­ria­do. En nues­tra rela­ción con “Pode­mos” –más bien con la gen­te de entre el pue­blo que lo apo­ya­rá- debe­mos rea­li­zar un tra­ba­jo peda­gó­gi­co y pacien­te que inclu­ya esa rei­vin­di­ca­ción de mayor per­te­nen­cia a “lo pro­le­ta­rio” que a “lo ciu­da­dano”. Eso sí, esto ha de rea­li­zar­se huyen­do de deba­tes teo­ri­cis­tas que obs­ta­cu­li­cen las tareas por una amplia uni­dad de acción popu­lar. Hay ejem­plos fruc­tí­fe­ros de esta labor peda­gó­gi­ca cuan­do se hace des­de la con­vic­ción de que duran­te mucho tiem­po la cla­ri­fi­ca­ción no pue­de ser pre­via a la movi­li­za­ción (6) dada la per­sis­ten­cia del des­cré­di­to de la polí­ti­ca en general.

En cual­quier caso, la línea revo­lu­cio­na­ria de inter­ven­ción debe saber acer­car­se a los “sec­to­res inter­me­dios” gol­pea­dos por la cri­sis, inclu­yen­do en ellos a muchos obre­ros que siguen su dis­cur­so y que han lle­ga­do a dis­fru­tar de una situa­ción mate­rial que ha faci­li­ta­do su “des­cla­sa­mien­to ideo­ló­gi­co”. Con­ven­ci­dos de que la actual masi­va movi­li­za­ción por refor­mas no pue­de ser resuel­ta en cla­ve de refor­mis­mo; de que, en este sen­ti­do, la movi­li­za­ción de muchos sec­to­res entra en con­tra­dic­ción con sus pro­pios lími­tes de con­cien­cia, pero que sólo a par­tir del movi­mien­to se pude resol­ver; de que esa movi­li­za­ción es nece­sa­ria para crear unas con­di­cio­nes de ver­da­de­ra reso­lu­ción revo­lu­cio­na­ria; con­ven­ci­dos de todo ello, hemos de ir a gene­rar la con­tra­dic­ción allí don­de se expre­sen las actua­cio­nes polí­ti­cas y “de calle” de esas “capas inter­me­dias”. No tene­mos otra. Lo demás es que­dar­se en la fra­seo­lo­gía gene­ral revo­lu­cio­na­ria y enci­ma, a menu­do, de la mala. Y la obli­ga­ción de gene­rar esa con­tra­dic­ción tam­bién inclui­ría los even­tua­les esce­na­rios que pudie­ra abrir “Pode­mos” o can­di­da­tu­ras parecidas.

Con­cre­ta­men­te debe­mos pre­sio­nar para que, entre tan­ta paja y jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes dis­per­sas (que a menu­do pare­cen car­tas a los reyes magos, como sole­mos decir entre noso­tros), exi­ja­mos pro­nun­cia­mien­tos cla­ros en lo que se refie­re a la línea de demar­ca­ción: la lucha con­tra el pago de la ile­gí­ti­ma deu­da con sus desa­rro­llos legis­la­ti­vos con­cre­tos (art. 135 de la Cons­ti­tu­ción, Ley 2/​2012, etc.) en tan­to que cau­sa inme­dia­ta de los recor­tes que son la razón de las movi­li­za­cio­nes de “indig­na­ción”. Y si se nos res­pon­de que es impo­si­ble mate­ria­li­zar eso por­que “no nos deja­rían”, enton­ces, la con­tra­dic­ción se esta­ble­ce­rá en un plano aún más polí­ti­co, cuan­do exi­ja­mos que se haga menos apo­lo­gía de la apues­ta elec­to­ral y de las posi­bi­li­da­des demo­crá­ti­cas del actual sis­te­ma. En defi­ni­ti­va, esta for­ma de pro­ce­der es la que se plan­tea en esen­cia en el artícu­lo “Línea revo­lu­cio­na­ria y refe­ren­te polí­ti­co de masas” (7): acom­pa­ñar en todas las opor­tu­ni­da­des que se nos ofrez­can a todos los sec­to­res con los que tene­mos que tra­ba­jar (ver nota 2) para que avan­ce­mos en el camino que va de la peti­ción de refor­ma impo­si­ble al cues­tio­na­mien­to revo­lu­cio­na­rio del poder para hacer­la… posible.

Vien­do cómo mucha gen­te cer­ca­na ya ha pre­dis­pues­to su apo­yo a “Pode­mos”, muchos mili­tan­tes ya no pode­mos obviar la obli­ga­ción polí­ti­co-prác­ti­ca de gene­rar la con­tra­dic­ción. Y hacer­lo en los tér­mi­nos plan­tea­dos. Debe­mos hacer ese tra­ba­jo de cla­ri­fi­ca­ción en las acti­vi­da­des que con­vo­que “Pode­mos” siem­pre que no sea una mera reu­nión buro­crá­ti­ca inter­na. Hemos apren­di­do a hacer­lo des­de lo que veni­mos a lla­mar la dua­li­dad orga­ni­za­ti­va, la rela­ción vec­tor-mar­co. Cada vez más, tene­mos un alia­do con el que no se con­ta­ba duran­te los años sinies­tros del par­to de la Tran­si­ción: la debi­li­dad actual de las ten­den­cias refor­mis­tas y opor­tu­nis­tas que bus­can impe­dir que la línea revo­lu­cio­na­ria haga su tra­ba­jo en los mar­cos que aque­llas se ven obli­ga­das a impul­sar, al estar afec­ta­das por la mis­ma cri­sis sis­té­mi­ca. Esa cri­sis pro­fun­da que, si ya pro­vo­ca fisu­ras inter­nas en el blo­que domi­nan­te, aún más está debi­li­tan­do la base mate­rial que sus­ten­ta a tan­to pope de la “izquier­da más ins­ti­tu­cio­nal, buro­cra­ti­za­da y lega­lis­ta” que aho­ra está intere­sa­do en dar­nos cur­si­llos ace­le­ra­dos de “humil­dad revo­lu­cio­na­ria”. Hoy vivi­mos tiem­pos en que “el bol­che­vis­mo pue­de hacer tra­ba­jar para él al men­che­vis­mo”, ya sea por­que este no se dé cuen­ta, ya sea que, por la cuen­ta que le trae, deba guar­dar las for­mas. Vivi­mos tiem­pos, en fin, en que has­ta los opor­tu­nis­tas con­si­de­ran más opor­tuno adop­tar poses revo­lu­cio­na­rias. La dua­li­dad orga­ni­za­ti­va tam­bién nos da la solu­ción dia­léc­ti­ca ante ello. En el plano “mino­ri­ta­rio” de la línea revo­lu­cio­na­ria orga­ni­za­da no nos cree­mos esas poses. En el plano “de calle” apro­ve­cha­re­mos la opor­tu­ni­dad (aho­ra sí) para seguir empu­jan­do “vec­to­rial­men­te” nues­tra labor bol­che­vi­que en los mar­cos que no son nues­tros pero que no pue­den impe­dir­nos que este­mos como si lo fueran.

La cues­tión que más nos ata­ñe, pues, no es cuán defi­cien­te­men­te se habla en “Pode­mos” de la línea de demar­ca­ción –es decir, de la deu­da en rela­ción direc­ta y nece­sa­ria con los recor­tes- sino si se plan­tea lo sufi­cien­te has­ta el pun­to de posi­bi­li­tar­nos for­zar a que se hable como se requie­re y con la pro­yec­ción anti-Unión Euro­pea y, en defi­ni­ti­va, anti­sis­te­ma que per­se­gui­mos. Siem­pre, por supues­to, si estos deba­tes se dan en mar­cos “de calle” que even­tual­men­te abrie­ra “Pode­mos” y no en sim­ple reunio­nes de “ela­bo­ra­cio­nes de lista”.

*

En lo refe­ren­te a la reali­dad más orga­ni­za­cio­nal y has­ta per­so­nal de “Pode­mos”, a algu­nos –por reco­rri­dos mili­tan­tes tan dife­ren­tes- nos fal­tan datos para hacer un cua­dro lo sufi­cien­te­men­te pre­ci­so de los intere­ses cru­za­dos que esta ini­cia­ti­va ha des­ata­do. Me limi­ta­ré a esbo­zar unas líneas de refle­xión al respecto.

Antes que nada hay que encua­drar esta ini­cia­ti­va en una serie de otras que no ter­mi­na­ron de fra­guar. Al res­pec­to, decía en un escri­to de hace meses que no ha sali­do del ámbi­to interno de Red Roja:

«Asis­ti­mos a una pro­li­fe­ra­ción en los últi­mos tiem­pos de pla­ta­for­mas y de inten­tos de reagru­pa­mien­tos auto­si­tuán­do­se, como míni­mo, a la izquier­da de un PSOE que no “levan­ta cabe­za” en el con­tex­to gene­ral de la per­sis­ten­cia de la cri­sis socio-labo­ral y de un mar­co de movi­li­za­ción e indig­na­ción con­tra las medi­das anti­cri­sis. Des­de un pun­to de vis­ta polí­ti­co-orga­ni­za­cio­nal, sur­gen en cla­ra dispu­ta con la pre­ten­sión de una IU (en tan­to que estruc­tu­ra) de cana­li­zar y lide­rar la indig­na­ción social al tiem­po que coque­tea con el PSOE y sin­di­ca­tos ofi­cia­lis­tas en la Cum­bre Social y par­ti­ci­pa en gobier­nos auto­nó­mi­cos res­pon­sa­bles de “recor­tes socia­les”. Pero, en cual­quier caso, es una IU que espe­ra una subi­da elec­to­ral ante el des­pres­ti­gio del PP y del PSOE. Y es, en este sen­ti­do, que se han dis­pa­ra­do las alar­mas en dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes de la lla­ma­da izquier­da radi­cal (IA, EQUO y has­ta en gru­pos que pro­mo­cio­nan el Foro Cívi­co sin dejar IU).»

Ya en estas líneas se augu­ra­ba: «El ori­gen opor­tu­nis­ta orga­ni­za­cio­nal de estas ini­cia­ti­vas ‑que encu­bren mucho deseo de “van­guar­dis­mo” ver­gon­zan­te tapa­do de invo­ca­cio­nes a las bases, a la “hori­zon­ta­li­dad”, en defi­ni­ti­va, adop­tan­do de for­ma segui­dis­ta (lo peor) del “quin­ce­mis­mo”- augu­ran un reco­rri­do muy cor­to a estas ini­cia­ti­vas lle­nas de con­fu­sión y don­de la gen­te tie­ne pro­ble­mas para dis­tin­guir­las. Efec­ti­va­men­te, la pro­li­fe­ra­ción de pro­pues­tas de este tipo que coin­ci­den en pre­ten­der agru­par al 90% de la pobla­ción (o más) siem­bran no poca con­fu­sión. Máxi­me, cuan­do cada una bus­ca ava­les de mili­tan­cia y de reco­no­ci­das figu­ras que se repi­ten aquí y allí. Cier­ta­men­te, uno encuen­tra difí­cil­men­te argu­men­tos, que no sean el del opor­tu­nis­mo orga­ni­za­cio­nal “pro­ta­go­ni­za­dor”, cuan­do cues­ta ver, si se va a los con­te­ni­dos, dife­ren­cias cla­ras entre ellas. Y cuan­do, ade­más, todas invo­can la nece­si­dad de poner el acen­to en la “hori­zon­ta­li­dad” y en “dar res­pues­ta a las nue­vas for­mas de protesta”.»

Ante el reco­rri­do efec­ti­va­men­te muy cor­to que han teni­do ini­cia­ti­vas de este tipo, algu­na par­te de la estruc­tu­ra de la lla­ma­da izquier­da radi­cal –pen­sa­mos en Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta sobre todo– ha que­ri­do rom­per ese male­fi­cio de impo­ten­cia… con “Pode­mos”. Y dejan­do apar­ca­do por un rato el cul­to de la tan empa­la­go­sa­men­te pro­cla­ma­da hori­zon­ta­li­dad, inclu­so den­tro de sus mis­mas orga­ni­za­cio­nes, han opta­do por un rápi­do engan­che mediá­ti­co “por arri­ba” pro­mo­vien­do a una per­so­na­li­dad que con­ci­te un buen apo­yo en un pri­mer momen­to a fin de, como míni­mo, crear una situa­ción irre­ver­si­ble de fuerza.

Apro­ve­che­mos esto para dejar cla­ro, des­de ya, que en tiem­pos don­de se cru­zan intere­ses a tan­tas ban­das (como se están dan­do) es don­de las per­so­na­li­da­des jue­gan un papel impor­tan­te y ter­mi­nan por ganar una cier­ta auto­no­mía de actua­ción, y nin­gu­na fuer­za ni estruc­tu­ra tie­nen con­trol total de lo que está suce­dien­do, ni siquie­ra sobre las per­so­na­li­da­des que con­tri­bu­yen a encum­brar. Si no se tie­ne en cuen­ta esto, for­za­mos esque­má­ti­ca­men­te el aná­li­sis, no expli­ca­mos la reali­dad con­tra­dic­to­ria que se nos pre­sen­ta y mete­mos todo en una úni­ca línea conspirativa.

En el sen­ti­do estric­ta­men­te orga­ni­za­cio­nal, “Pode­mos” pre­ten­de a la vez rom­per el doble male­fi­cio que supo­ne, por un lado, que las ini­cia­ti­vas lan­za­das has­ta aho­ra no cua­jen en “elec­to-poli­ti­zar” la indig­na­ción y, por otro, que final­men­te estén abo­ca­das a for­ta­le­cer a Izquier­da Uni­da. Así, esa izquier­da radi­cal que sur­gió para com­pe­tir con IU per­si­gue que, si hay que con­tar con esta, al menos que sea des­de una situa­ción de mayor fuer­za en even­tua­les nego­cia­cio­nes. Y cuan­do uno sale de una orga­ni­za­ción, está obli­ga­do a hacer una apues­ta aún mucho más fuer­te que la que dic­ta­rían las dife­ren­cias de con­te­ni­do para vol­ver a estar bajo el mis­mo techo si se quie­re entrar por la mis­ma puer­ta gran­de por la que se salió. Ade­más, esa apues­ta ha de tener el poder rela­ti­vo sufi­cien­te para cam­biar nece­sa­ria­men­te el for­ma­to de la casa mis­ma: ya que se vuel­ve, que no parez­ca que se vuel­ve al mis­mo sitio.

Antes de pro­se­guir, haga­mos notar que en el aná­li­sis de los posi­bles movi­mien­tos en esta “his­to­ria” de “Pode­mos” no se tie­nen en cuen­ta sufi­cien­te­men­te el carác­ter de pro­fe­sio­na­lis­mo de la polí­ti­ca en orga­ni­za­cio­nes como IU y la enor­me lucha por pues­tos que hay ya no sólo en IU sino en muchos de sus ale­da­ños. En cual­quier caso, no hay una rela­ción de la polí­ti­ca par­ti­dis­ta con un ver­da­de­ro movi­mien­to de base popu­lar que con­tro­le a los diri­gen­tes como his­tó­ri­ca­men­te ha pasa­do, por ejem­plo, en la izquier­da aber­tza­le. Esto es lo que hace que los desa­rro­llos de este tipo de his­to­rias estén lisa y lla­na­men­te liga­dos a ver­da­de­ras luchas de poder y de afe­rra­mien­tos a deter­mi­na­das situa­cio­nes mate­ria­les. Por lo tan­to, no asis­ti­re­mos, ni mucho menos, a movi­mien­tos que que­den expli­ca­dos exclu­si­va­men­te en el plano de la lucha de ideas ni, a estas altu­ras, nadie se va a “sacri­fi­car” por volun­tad pro­pia para atraer gene­ro­sa­men­te a gen­te can­sa­da de la politiquería.

Ante las expec­ta­ti­vas de voto que había y (per­sis­ten) para IU, es evi­den­te que la par­te de esta que se ve más bene­fi­cia­da no esta­rá por la labor de arries­gar en unas pri­ma­rias posi­cio­nes ya ante­rior­men­te ase­gu­ra­das para ver si se saca ade­lan­te un pro­yec­to que haga subir el lis­tón de un tope elec­to­ral que ya ha sido cali­fi­ca­do de insu­fi­cien­te. Así que, en vis­ta de que las euro­peas no son tan impor­tan­tes en tér­mi­nos de repar­to de poder ni en el ima­gi­na­rio popu­lar (com­pa­ra­das con muni­ci­pa­les y gene­ra­les), “Pode­mos” pre­ten­de ini­cial­men­te com­pe­tir des­de fue­ra con IU –inclu­so en resul­ta­dos elec­to­ra­les si es pre­ci­so- para que la estruc­tu­ra de esta, como míni­mo, se vea obli­ga­da a nego­ciar aún a expen­sas de per­ju­di­car a mucha gen­te afi­lia­da de base. Al tiem­po, “Pode­mos” sus­ten­ta su espe­ran­za en que una par­te de la base de IU pien­se que le iría mejor en un pro­yec­to más amplio que el de su pro­pia coa­li­ción. Aquí hay que espe­rar acon­te­ci­mien­tos por­que es muy posi­ble que la salud de “Pode­mos” depen­da de su capa­ci­dad de fomen­tar una cri­sis en IU sin pare­cer­lo, en nom­bre de “ir más lejos de IU”, “de hablar con IU para que demo­crá­ti­ca­men­te se nego­cien pri­ma­rias”, etc. “Pode­mos” ten­dría que for­zar una situa­ción des­de fue­ra has­ta tal pun­to que inclu­so la par­te mejor colo­ca­da de Izquier­da Uni­da vie­ra per­der posi­cio­nes tan­to mate­ria­les como de “cara política”.

Pro­ba­ble­men­te sea por lo dicho, que “Pode­mos” ha que­ri­do crear una situa­ción de impac­to exte­rior y aho­ra se la jue­ga man­te­nien­do la pre­sión. El obje­ti­vo sería sacar un resul­ta­do elec­to­ral con la ilu­sión de que haya un cla­mor que obli­gue a nego­ciar para des­pués. Por eso, des­de ya, per­si­gue que des­pués de la ini­cial reco­gi­da de fir­mas se cons­ti­tu­yan círcu­los de “Pode­mos” que des­de el pun­to de vis­ta orga­ni­za­ti­vo pre­sio­ne por con­vo­car pri­ma­rias apro­ve­chan­do que has­ta IU lle­gó a aca­ri­ciar este dis­cur­so cuan­do plan­teó la ela­bo­ra­ción de lis­tas con reco­no­ci­dos acti­vis­tas y lucha­do­res de calle.

La elec­ción de can­di­da­tos en pri­ma­rias plan­tea­da por Igle­sias sería el méto­do para debi­li­tar la argu­men­ta­ción del apa­ra­to de IU. Pero este apa­ra­to es vie­jo en manio­bras dema­gó­gi­co-orga­ni­za­cio­na­les. Des­de él ya se ha dicho algo que tie­ne su grano de ver­dad: que Igle­sias jue­ga con las ven­ta­jas que le da el espal­da­ra­zo de muchos medios que no dejan de ser del sis­te­ma. Y se le ha repro­cha­do que qué tipo de demo­cra­cia de base es esa. En fin, que como “Pode­mos” no se dé pri­sas en fomen­tar que sus fla­man­tes círcu­los “hagan un rodeo” a las sedes del IU para for­zar la cosa, la gue­rra inter­na en toda esa nebu­lo­sa está ser­vi­da para “fir­mar una paz” que refle­je los ver­da­de­ros res­pal­dos de cada uno. Y en esa gue­rra intes­ti­na… todo valdría.

Por otra par­te, Igle­sias lo ten­dría muy mal para apa­re­cer en una IU que no hubie­ra cam­bia­do nada. Even­tua­les ten­ta­ti­vas para incluir direc­ta­men­te a Pablo Igle­sias en bue­na posi­ción den­tro de IU no serían bien vis­tas, por ejem­plo, entre la estruc­tu­ra par­ti­dis­ta de IA. Cier­ta­men­te, a una par­te de esta – tras ver los lími­tes de su ope­ra­ción de sali­da de IU– no les impor­ta­ría vol­ver a una casa común orga­ni­za­cio­nal de la izquier­da en torno a IU pero con una posi­ción de fuer­za. Des­de lue­go, IA es la que más nece­si­ta crear una cri­sis inter­na en IU para dar sen­ti­do a su pro­yec­to y bus­car posi­cio­nes de direc­ción den­tro. Y sus ambi­cio­nes no podrían col­mar­se con una inte­gra­ción de varios per­so­na­jes en las lis­tas de la actual IU y ni siquie­ra con unas pri­ma­rias des­ca­fei­na­das que ase­gu­ren al actual apa­ra­to de la coa­li­ción el con­trol de una even­tual futu­ra Izquier­da Uni­da más amplia.

Ya apar­te de estos intere­ses direc­ta­men­te rela­cio­na­dos con orga­ni­za­cio­nes tipo IU-IA y otras, están los que hay fue­ra de todo ese ámbi­to a la “izquier­da del PSOE”, y mue­ven ficha (o no mue­ven) en fun­ción de sus cálcu­los prin­ci­pal­men­te electorales.

No pare­ce difí­cil dar­se cuen­ta de que final­men­te Izquier­da Uni­da se pone al ser­vi­cio de un tán­dem PSOE e IU “de pro­gre­so”. Sobre este par­ti­cu­lar, en reali­dad, al apa­ra­to de IU no le intere­sa tan­to des­ban­car al PSOE, sino que este ten­ga que con­tar inevi­ta­ble­men­te con la coa­li­ción. De hecho, en Anda­lu­cía a esta le va mejor “de segun­da” que “de pri­me­ra” en estos tiem­pos de medi­das tan impopulares.

Pre­ci­sa­men­te ese tán­dem obli­ga­ría a una serie de medi­das de “bene­fi­cien­cia popu­lar” en el terreno eco­nó­mi­co a las que ni siquie­ra al PSOE le intere­sa com­pro­me­ter­se una vez que estu­vie­ra en La Mon­cloa. Aho­ra en Anda­lu­cía hay bar­ni­ces de pose que ya se encar­ga el gobierno cen­tral del PP de anu­lar. Des­de lue­go, al “tán­dem de pro­gre­so” siem­pre le que­da­ría res­pon­sa­bi­li­zar a Bru­se­las y Ber­lín, pero no sería lo mis­mo. Al PSOE le con­vie­ne una crí­ti­ca “de izquier­da” al PP que no le sitúe en el mis­mo nivel de este (exac­ta­men­te el tipo de crí­ti­ca que hace IU y los sin­di­ca­tos ofi­cia­lis­tas), pero no le vie­ne mal que haya un debi­li­ta­mien­to de su even­tual futu­ro socio siem­pre que no sal­ga ganan­do el PP. ¿Cómo? Man­te­nien­do en un prin­ci­pio esa crí­ti­ca “de izquier­da” (inclu­so de más ata­ques con­tra el PP) pero des­de una izquier­da al PSOE divi­di­da y enzar­za­da en luchas de poder. Por arries­ga­do que parez­ca (peli­gro de que el PP sal­ga ganan­do), es la úni­ca solu­ción que ali­men­ta­ría la espe­ran­za de que final­men­te el pro­pio PSOE apa­rez­ca como la úni­ca izquier­da (por cen­tris­ta que sea) que resul­te seria. De hecho, siguen dán­do­se las entra­das en el PSOE de per­so­na­jes de IU que no ven nin­gún futu­ro aquí y pre­ci­sa­men­te argu­men­tan que Izquier­da Uni­da no logra qui­tar el papel de eje cen­tral al PSOE para nuclear “la izquierda”.

Para com­pli­car aún más el asun­to, tene­mos que en el entorno del PSOE en los últi­mos años ha habi­do posi­bi­li­da­des de ir “de más de izquier­da” (por ejem­plo vía Públi­co) entrán­do­se en riva­li­dad con el apa­ra­to de ese par­ti­do, liga­do his­tó­ri­ca­men­te a la Pri­sa de El País. A esa par­te más pro­gre del PSOE le intere­sa ampliar el ámbi­to de lo que sería la izquier­da en detri­men­to de IU para, des­de el mis­mo PSOE, aumen­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de este como eje nuclea­dor al tiem­po que for­ta­le­ce­ría sus pro­pias posi­cio­nes den­tro de los pesoís­tas. El pro­pio dis­cur­so ya de los pro­mo­to­res de “Pode­mos” –hablan­do de la nece­si­dad del novein­tai­tan­tos por cien­to de gen­te que hay que agru­par- per­mi­te, para­dó­ji­ca­men­te, aún nacien­do for­mal­men­te a la izquier­da de IU, cubrir un aba­ni­co más amplio inclu­so por “la dere­cha de la izquier­da” que el que podría impul­sar en estos momen­tos la pro­pia IU. El caso es que dejar, al menos duran­te un tiem­po, desa­rro­llar una ini­cia­ti­va como la de “Pode­mos”, y siem­pre que no se vea com­pro­me­ti­do el sis­te­ma, es algo que pue­de con­ve­nir obje­ti­va­men­te a prác­ti­ca­men­te todo el mun­do en el PSOE.

En fin, que si bien todos (inclui­dos los sin­di­ca­tos) están por sacar al PP del gobierno, lo que ver­da­de­ra­men­te está ser­vi­do es el jue­go de intere­ses de repar­to post PP tan­to de estruc­tu­ra mate­rial de poder como de influen­cia polí­ti­ca. Y como la cri­sis los ha colo­ca­do en posi­cio­nes ines­ta­bles, los movi­mien­tos por repar­to de poder e influen­cia tie­nen mucho de ope­ra­cio­nes encu­bier­tas don­de el carác­ter supues­ta­men­te neu­tral y asép­ti­co de los medios juga­ría el papel que las decla­ra­cio­nes par­ti­dis­tas no podrían realizar.

*

Es cla­ro que la fal­ta de con­cre­ción de “Pode­mos” y su dis­cur­so y sus for­mas “moder­nas” hacen que vaya con­tan­do con bue­nas pre­dis­po­si­cio­nes has­ta en medios como la SER. No hay aler­ta anti-sis­te­ma. Es evi­den­te que, por el momen­to, no se ha vis­to la nece­si­dad de desa­rro­llar una con­tra­in­sur­gen­te cam­pa­ña de calum­nias y aco­so como pasó con Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta. Al fin y al cabo, no se han pasa­do las líneas rojas del “con­tra­to” que con­sa­gró la Tran­si­ción. Pasar esas líneas rojas impli­ca, como ya hemos seña­la­do, la pues­ta en cues­tión de la pro­pia Tran­si­ción des­de su ori­gen, con todo lo que ello con­lle­va: entre otras cosas, el mis­mo cues­tio­na­mien­to de los pro­ce­sos de repre­sión polí­ti­ca acu­mu­la­dos duran­te déca­das y la soli­da­ri­dad acti­va con una gran par­te del pue­blo vas­co y el movi­mien­to aber­tza­le que no pue­de redu­cir­se a gene­ra­li­da­des sobre el “dere­cho a deci­dir”. Una tran­si­ción que, en defi­ni­ti­va, ha dado de mamar a esos medios de comu­ni­ca­ción que saben iden­ti­fi­car bien dón­de hay una cabe­za de Júpi­ter. En reali­dad, están bas­tan­te segu­ros de que esta no se encuen­tra bajo el man­to de eufe­mis­mos y de con­ce­sio­nes de los dis­cur­sos de los pro­mo­to­res de “Pode­mos”. Y es que lo que que­re­mos y debe­mos hacer no coin­ci­de con lo que aquí esos medios nos dic­tan que hemos de hacer.

¡Cla­ro que pode­mos ir tra­ba­jan­do para cam­biar el esce­na­rio! Pero, des­de lue­go, limi­tán­do­nos a estar den­tro de él en los tér­mi­nos que se nos pro­po­ne, sen­ci­lla­men­te… no podre­mos conseguirlo.

En Cádiz a 1 de febre­ro de 2014

— — —

NOTAS.-

(1) “¿Pode­mos?”, Nines Maes­tro (http://​redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​r​e​d​-​r​o​j​a​/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​2​3​6​-​p​o​d​e​mos)

(2) Intere­sa pre­ci­sar de ante­mano que, mejor que hablar de acu­mu­la­ción de fuer­zas (que no deja de tener un sig­ni­fi­ca­do abso­lu­to), lo que impor­ta es ganar en la corre­la­ción de fuer­zas: obte­ner más poder que los de “arri­ba”. Así, con­ti­nuá­ba­mos dicien­do en las Jor­na­das de For­ma­ción de Red Roja: “[Por eso] la estra­te­gia para sumar a favor de la revo­lu­ción impli­ca nece­sa­ria­men­te saber res­tar para la con­tra­rre­vo­lu­ción. Y esto inclu­ye tác­ti­cas para: a) la suma de fuer­zas pro­pia­men­te pro­rre­vo­lu­cio­na­rias; b) la suma de alia­dos que van y vie­nen en fun­ción de cada coyun­tu­ra; c) saber man­te­ner a una par­te de la pobla­ción neu­tral, a la expec­ta­ti­va, no entre­gán­do­se­la por erro­res y lími­tes pro­pios al enemi­go; d) saber exa­cer­bar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas den­tro del blo­que domi­nan­te y jugar con sus pro­pias fisu­ras. “ (Dos­sier de las Jor­na­das de For­ma­ción de Red Roja de 2013)

(3) “Acer­ca de la teo­ría mar­xis­ta sobre el desa­rro­llo de los prin­ci­pios polí­ti­cos en su rela­ción con la prác­ti­ca” (http://​redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​r​e​d​-​r​o​j​a​/​o​p​i​n​i​o​n​/​1​4​1​9​-​a​c​e​r​c​a​-​d​e​-​l​a​-​t​e​o​r​i​a​-​m​a​r​x​i​s​t​a​-​s​o​b​r​e​-​e​l​-​d​e​s​a​r​r​o​l​l​o​-​d​e​-​l​o​s​-​p​r​i​n​c​i​p​i​o​s​-​p​o​l​i​t​i​c​o​s​-​e​n​-​s​u​-​r​e​l​a​c​i​o​n​-​c​o​n​-​l​a​-​p​r​a​c​t​ica)

(4) Con­sul­tar los tex­tos “Por una com­pren­sión crí­ti­ca del “mode­lo social euro­peo” (http://​cadiz​re​bel​de​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​1​8​9​:​p​o​r​-​u​n​a​-​c​o​m​p​r​e​n​s​i​o​n​-​c​r​i​t​i​c​a​-​d​e​l​-​m​o​d​e​l​o​-​s​o​c​i​a​l​-​e​u​r​o​p​e​o​&​c​a​t​i​d​=​4​0​:​d​e​b​a​t​e​&​I​t​e​m​i​d​=73) y “El mito de la vuel­ta al ‘Esta­do del Bien­es­tar’. Otro capi­ta­lis­mo es impo­si­ble”: (http://​redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​s​/​8​3​1​-​e​l​-​m​i​t​o​-​d​e​-​l​a​-​v​u​e​l​t​a​-​a​l​-​e​s​t​a​d​o​-​d​e​l​-​b​i​e​n​e​s​t​a​r​-​o​t​r​o​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​e​s​-​i​m​p​o​s​i​ble)

(5) Ver el siguien­te escri­to redac­ta­do en junio de 2011: “Sobre el carác­ter y sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co del 15M” (http://​www​.cadiz​re​bel​de​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​1​4​4​:​s​o​b​r​e​-​e​l​-​c​a​r​a​c​t​e​r​-​y​-​s​i​g​n​i​f​i​c​a​d​o​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​-​d​e​l​-​1​5​m​&​c​a​t​i​d​=​4​0​:​d​e​b​a​t​e​&​I​t​e​m​i​d​=73)

(6) A este res­pec­to, remi­to al tex­to que escri­bí en 2004: “Cla­ri­fi­ca­ción en la movi­li­za­ción” (http://​www​.cadiz​re​bel​de​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​1​3​5​:​c​l​a​r​i​f​i​c​a​c​i​o​n​-​e​n​-​l​a​-​m​o​v​i​l​i​z​a​c​i​o​n​&​c​a​t​i​d​=​4​0​:​d​e​b​a​t​e​&​I​t​e​m​i​d​=73)

(7) “Línea revo­lu­cio­na­ria y refe­ren­te polí­ti­co de masas” (http://​redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​/​1​7​2​-​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​-​p​a​r​a​-​e​l​-​d​e​b​a​t​e​-​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​-​p​a​r​a​-​e​l​-​d​e​b​a​t​e​/​1​6​2​9​-​l​i​n​e​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​a​-​y​-​r​e​f​e​r​e​n​t​e​-​p​o​l​i​t​i​c​o​-​d​e​-​m​a​sas)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.