La reso­lu­ción del con­flic­to entre Chi­le y Perú, y la nue­va estra­te­gia de Boli­via- Ani­bal Garzón

El liti­gio marí­ti­mo entre Perú y Chi­le y su reso­lu­ción por la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia ha dado indi­ca­cio­nes a Boli­via sobre sus nue­vas estra­te­gias con­tra la medi­te­rra­nei­dad, con­vir­tien­do a Boli­via en una pie­za cla­ve en la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na anti­neo­li­be­ral.

En 2008 el expre­si­den­te peruano Alan Gar­cía ini­ció una deman­da inter­na­cio­nal en la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia (CIJ) con­tra Chi­le des­pués de fra­ca­sar las nego­cia­cio­nes bila­te­ra­les ini­cia­das en 2000. Perú soli­ci­tó a Chi­le revi­sar los tra­ta­dos marí­ti­mos de 1952 y 1954, la Decla­ra­ción de Zona Marí­ti­ma en San­tia­go de Chi­le, dado que según el Esta­do Inca no defi­nían bien la sobe­ra­nía marí­ti­ma en la fron­te­ra de los dos paí­ses que fue defi­ni­da en el Tra­ta­do de Lima de 1929, pero Chi­le se negó en todo momen­to que fue­ran rene­go­cia­dos esos tra­ta­dos. Con la nue­va deman­da inter­na­cio­nal Perú hizo uso del lla­ma­do Pac­to de Bogo­tá de 1948 o cono­ci­do tam­bién como Tra­ta­do Ame­ri­cano de Solu­cio­nes Pací­fi­cas, y que Chi­le rati­fi­có en 1967, para que la CIJ pudie­ra deci­dir jurí­di­ca­men­te sobre el liti­gio fron­te­ri­zo. Este con­flic­to se ubi­có en una dispu­ta marí­ti­ma don­de se pre­ten­día modi­fi­car la fron­te­ra actual que exis­te bajo una línea para­le­la des­de cer­ca de la ciu­dad chi­le­na de Ari­ca con 200 millas marí­ti­mas a una línea equi­dis­tan­te entre ambos países.

Des­pués de 6 años de peri­tos, estu­dios his­tó­ri­cos, aná­li­sis jurí­di­cos, y pre­dic­cio­nes de impac­tos polí­ti­cos, ade­más de la explo­sión cho­vi­nis­ta que los medios de comu­ni­ca­ción y las fuer­zas polí­ti­cas de los dos paí­ses encen­die­ron, final­men­te la CIJ con­vir­tió un cli­ma dis­yun­ti­vo, “vic­to­ria de Perú o Chi­le”, a un ambien­te copu­la­ti­vo, “ni para Perú todo ni para Chi­le”, según su sen­ten­cia el pasa­do 27 de Enero. Se deci­dió que del total del área marí­ti­ma, 67.139,4 km2, Perú se que­da­ría algo más de 50.000 km2 y Chi­le 16.352 km2, pero Chi­le con­tro­la­ría des­de su cos­ta en direc­ción hori­zon­tal las 80 millas no per­dien­do así su sobe­ra­nía de pes­ca cer­ca­na. Con esta sen­ten­cia, más allá de aná­li­sis de líde­res polí­ti­cos o aca­dé­mi­cos de los dos paí­ses, sobre lo que se ganó o se per­dió, hay que sub­ra­yar que el pun­to cla­ve es que los dos esta­dos en pug­na acep­ta­ron una reso­lu­ción externa. 

Esto con­du­ce a pre­gun­tar­nos varias cues­tio­nes; ¿por qué los dos paí­ses acep­ta­ron sin remor­di­mien­tos el Fallo de la Haya? ¿Por qué se dis­fra­zó la visión nacio­na­lis­ta de Perú y Chi­le, esta­dos fron­te­ri­zos con varios his­tó­ri­cos con­flic­tos arma­dos, a una éti­ca de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na? ¿Qué bene­fi­cio obtu­vo la CIJ en su reso­lu­ción? ¿Cómo inter­pre­tó Boli­via esta reso­lu­ción? O ¿por qué en este caso sí hubo reso­lu­ción acep­ta­da y no tuvo el mis­mo éxi­to el caso del Fallo de la Cor­te de la Haya sobre el Liti­gio entre Colom­bia y Nicaragua?

Inte­gra­ción, comer­cio y rique­za

Posi­ble­men­te Marx no esta­ría muy equi­vo­ca­do en esta pug­na bina­cio­nal cuan­do situa­ba la infra­es­truc­tu­ra (base mate­rial) por enci­ma de la super­es­truc­tu­ra (base sim­bó­li­ca). Sin escon­der que los gobier­nos y medios comu­ni­ca­ti­vos e ideo­ló­gi­cos de Perú y Chi­le alte­ra­ron el cho­vi­nis­mo en su pobla­ción – que de vez en cuan­do inclu­so uti­li­zan téc­ni­cas como el depor­te inter­na­cio­nal para ocul­tar las con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas inter­nas -, duran­te los días pos­te­rio­res a la Reso­lu­ción de la CIJ el Pre­si­den­te peruano Ollan­ta Huma­la y su cole­ga chi­leno Sebas­tián Piñe­ra, ade­más de la nue­va man­da­ta­ria a par­tir del 12 de mar­zo, Miche­lle Bache­let, acu­die­ron a la II Cum­bre de la CELAC, en La Haba­na, para pre­sen­tar una visión paci­fi­ca, con­ci­lia­do­ra, demo­crá­ti­ca e inte­gra­cio­nis­ta. Jus­ta­men­te dos paí­ses con un mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral seme­jan­te y sien­do miem­bros del mis­mo eje “inte­gra­cio­nis­ta” de la Alian­za del Pací­fi­co, jun­to a Méxi­co y Colom­bia, que bus­ca acre­cen­tar los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio (TLCs), en víncu­lo con Esta­dos Uni­dos y su estra­te­gia del ALCA, y hacer fren­te al pro­tec­cio­nis­mo y desa­rro­llis­mo del MERCOSUR y el socia­lis­mo lati­no­ame­ri­cano del ALBA-TCP, no les intere­sa­ba entrar en con­flic­to para des­pres­ti­giar la Alian­za del Pací­fi­co en un momen­to his­tó­ri­co de corre­la­ción de fuer­zas. Por lo tan­to, posi­ble­men­te su rela­ción eco­no­mi­cis­ta y comer­cial esté por enci­ma de cual­quier “sim­ple” tro­zo de tie­rra o mar. Según datos de ALADI, en 2012 Perú fue el 11 impor­ta­dor mun­dial de los pro­duc­tos chi­le­nos (2,09% del total), detrás sólo de Bra­sil, y Chi­le el 6 impor­ta­dor de Perú, pri­me­ro de Lati­noa­mé­ri­ca, con el 4,45% del total. Dos paí­ses que ade­más de tener TLC com­par­ten pro­yec­tos con­jun­tos de comer­cio con Asia, como ser miem­bros de la APEC y el Acuer­do Estra­té­gi­co Trans-Pací­fi­co de Aso­cia­ción Económica.

El cono­ci­do y férreo víncu­lo eco­nó­mi­co entre Chi­le y Perú no lo deja­ría de lado la CIJ para posi­cio­nar que era más fácil poder lle­gar a un acuer­do común entre los dos paí­ses. Ade­más, sabien­do que la zona en dispu­ta no es un área estra­té­gi­ca rica en recur­sos, como petró­leo, o una ubi­ca­ción polí­ti­ca como el Estre­cho de Gibral­tar (entra­da al mar Medi­te­rrá­neo entre Euro­pa y Áfri­ca), o una zona terres­tre con resi­den­tes, faci­li­ta­ba la posi­bi­li­dad de defi­nir nue­vos lími­tes. La CIJ con­cre­ta­men­te arras­tra­ba una pér­di­da de legi­ti­mi­dad tras el Fallo de la Cor­te de la Haya en 2012 sobre el liti­gio entre Colom­bia y Nica­ra­gua, sen­ten­cian­do que Colom­bia tie­ne la sobe­ra­nía de las Islas San Andrés, Pro­vi­den­cia y San­ta Cata­li­na, pero tam­bién amplian­do la sobe­ra­nía marí­ti­ma de Nica­ra­gua en una zona de sobe­ra­nía colom­bia­na. El gobierno de Juan Manuel San­tos no acep­tó final­men­te la reso­lu­ción de la CIJ y no cedió sobe­ra­nía, ade­más de reti­rar­se del Pac­to de Bogo­tá ponien­do, así, fin a la juris­dic­ción de la Cor­te en deman­das con otros paí­ses. A dife­ren­cia del con­flic­to Chi­le y Perú, Colom­bia y Nica­ra­gua están situa­dos en dos fren­tes de inte­gra­ción regio­nal cho­can­tes, el pri­me­ro en la Alian­za del pací­fi­co y el segun­do en el ALBA-TCP. Ade­más, sus rela­cio­nes comer­cia­les son insig­ni­fi­can­tes, expor­tan­do Colom­bia a Nica­ra­gua sola­men­te el 0,01% de su total. Y final­men­te la zona en dispu­ta es rica no sola­men­te en pes­ca, sino tam­bién en posi­bles explo­ta­cio­nes petrolera. 

Boli­via: ¿la lucha por el mar o con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo en las Américas?

La diplo­ma­cia boli­via­na, jun­to ase­so­res inter­na­cio­na­les, ha segui­do de cer­ca el fallo Perú – Chi­le para su futu­ra, pero cer­ca­na, deman­da marí­ti­ma en la CIJ. Dado que no soy un espe­cia­lis­ta en juris­dic­ción inter­na­cio­nal, me basa­ré en los tres con­cep­tos expues­tos ante­rior­men­te sobre los casos de Chi­le y Perú, y de Colom­bia y Nica­ra­gua, – rela­cio­nes inte­gra­cio­nis­tas, rela­cio­nes comer­cia­les, y rique­za de la zona en dispu­ta – para valo­rar las posi­bi­li­da­des de Boli­via sobre no sola­men­te ganar el liti­gio en la CIJ sino que Chi­le acep­te la sentencia. 

En la pri­me­ra con­fron­ta­ción, Chi­le, como hemos seña­la­do, hace par­te de la AP for­ta­le­cien­do el “libre” comer­cio con mira­das hacia Asia y paí­ses neo­li­be­ra­les del con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano, mien­tras Boli­via es miem­bro del ALBA-TCP, con inte­rés de adhe­sión al MERCOSUR, para for­ta­le­cer el desa­rro­llo endó­geno, la pro­duc­ción nacio­nal y el comer­cio jus­to fren­te al papel de las trans­na­cio­na­les. Más que con­sen­so los dos paí­ses se sitúan en fren­tes pug­nan­tes, como lo que suce­dió entre Colom­bia y Nicaragua. 

En la segun­da con­fron­ta­ción, Boli­via sigue depen­dien­do, en par­te, de los puer­tos chi­le­nos de Ari­ca e Iqui­que para el comer­cio inter­na­cio­nal con Asia y Esta­dos Uni­dos, aun­que sus prin­ci­pa­les socios son Bra­sil y Argen­ti­na. Para Chi­le el comer­cio de Boli­via es impor­tan­te pero en un Esta­do tan cen­tra­lis­ta como es su prin­ci­pal puer­to comer­cial está en Val­pa­raí­so, lejano de la fron­te­ra con Boli­via. Por lo tan­to no exis­te un comer­cio bila­te­ral estratégico. 

Y en la ter­ce­ra con­fron­ta­ción, la zona más rica de Chi­le es jus­ta­men­te el nor­te del país, el terri­to­rio que deman­da Boli­via para su sali­da el mar por ser arre­ba­ta­da por Chi­le en la Gue­rra del Pací­fi­co (1879−1883), don­de pre­va­le­ce la mayor mine­ría de cobre del mun­do, sien­do esto el núcleo eco­nó­mi­co de Chi­le, y no cede­rá ni un metro como lo hizo con Perú.

Si Boli­via, hipo­té­ti­ca­men­te, gana la futu­ra deman­da en la CIJ exis­te una gran posi­bi­li­dad corre­la­ti­va que Chi­le actúe como Colom­bia, no sola­men­te no acep­tar la reso­lu­ción para no per­der nada de su terri­to­rio, sino que tam­bién se sal­dría del Pac­to del Bogo­tá. Por lo tan­to, es cer­te­ro que el liti­gio de Perú-Chi­le es total­men­te dife­ren­te al de Boli­via-Chi­le, pero no sola­men­te en lo que está en jue­go y en cómo actua­ría Chi­le sino en cómo pue­de reso­nar en la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na salién­do­se Chi­le del Pac­to de Bogo­tá, jun­to a la recién reti­ra­da Colom­bia. Dos de los cua­tro paí­ses actua­les de la Alian­za del Pací­fi­co. Un fenó­meno que podría pro­vo­car un ais­la­mien­to mayor del neo­li­be­ra­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na. ¡Ade­lan­te Boli­via con la demanda! 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *