La juri­di­ci­dad insur­gen­te, el esta­tu­to guerrillero

¿Por qué ellos, los auto­res inte­lec­tua­les de des­apa­ri­cio­nes for­za­das, fosas comu­nes y mal lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos”, no se some­ten a la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria nuestra?

Múl­ti­ples comen­ta­rios des­ató el comu­ni­ca­do del Secre­ta­ria­do Nacio­nal de las FARC-EP res­pec­to a los suce­sos de Pra­de­ra (Valle). Sor­pren­de a los medios que mono­po­li­zan la infor­ma­ción y a la cla­se gober­nan­te, que haya un actor polí­ti­co capaz de poner­le la cara al país y reco­no­cer auto­crí­ti­ca­men­te los erro­res que se come­ten en el desa­rro­llo de un con­flic­to social y arma­do tan pro­lon­ga­do y caren­te ade­más de cual­quier tipo de reglas.

No es la pri­me­ra vez que nues­tros voce­ros enfren­tan con altu­ra temas seme­jan­tes. Recien­te­men­te el coman­dan­te Pablo Cata­tum­bo, en entre­vis­ta con­ce­di­da a la perio­dis­ta Nata­lia Oroz­co (por cier­to bas­tan­te edi­ta­da y mani­pu­la­da), abor­da con sin­ce­ri­dad temas como la muer­te de los dipu­tados del Valle del Cau­ca, los suce­sos de Urrao, entre otros, enfa­ti­zan­do que las víc­ti­mas son del con­flic­to colom­biano y no de la gue­rri­lla, como de mane­ra ten­den­cio­sa han que­ri­do acu­ñar des­de el Esta­do, con el coro de los apa­ra­tos masi­vos de comunicación.

En el comu­ni­ca­do, nues­tra orga­ni­za­ción reco­no­ce que si bien hubo fal­ta de pre­vi­sión en los suce­sos recien­tes de Pra­de­ra, dicho pro­ce­der no se corres­pon­de con nues­tra “filo­so­fía, ni la orien­ta­ción polí­ti­ca o mili­tar que nos carac­te­ri­za”. En efec­to, la razón de ser de nues­tra lucha, son las rei­vin­di­ca­cio­nes, nece­si­da­des y expec­ta­ti­vas de nues­tro pueblo.

Tam­bién ha dicho nues­tra máxi­ma direc­ción que habrá san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias para con los man­dos gue­rri­lle­ros que orde­na­ron la acción, lógi­ca­men­te, en el mar­co de los prin­ci­pios y nor­mas defi­ni­das en el Esta­tu­to de los gue­rri­lle­ros de las FARC-EP. Y enton­ces lle­ga­mos a otro pun­to del deba­te: ¿En el mar­co de cua­les nor­mas se debe juz­gar la con­duc­ta de hom­bres y muje­res que por 50 años han com­ba­ti­do con las armas en la mano, con­tra las polí­ti­cas de un régi­men injus­to, terro­ris­ta y apátrida?

Fru­to de 50 años de cons­truc­ción de nues­tro ejér­ci­to popu­lar, sin­te­ti­zan­do expe­rien­cias de acier­tos y des­acier­tos, en las FARC-EP, con­ta­mos hoy con un com­pen­dio de nor­mas ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rias, que se ins­pi­ran en el huma­nis­mo y la jus­ti­cia social. Des­de nues­tros orí­ge­nes en Mar­que­ta­lia, el coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez nos incul­có, que: “noso­tros esta­mos obli­ga­dos a poner en vigen­cia todo el con­te­ni­do de nues­tras nor­mas mili­ta­res, de nues­tro regla­men­to, de nues­tra dis­ci­pli­na inter­na, sobre la base de los prin­ci­pios del movi­mien­to arma­do revolucionario”.

En estas nor­mas que nos rigen se encuen­tran las garan­tías del tra­to digno a los pri­sio­ne­ros de gue­rra, tra­to res­pe­tuo­so a la pobla­ción y a sus creen­cias reli­gio­sas, entre otras.

Los gue­rri­lle­ros de las FARC-EP tene­mos nues­tra pro­pia juri­di­ci­dad y bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia acep­ta­re­mos el some­ti­mien­to a una jus­ti­cia con­tra­ria a nues­tros fun­da­men­tos polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos, a nues­tra natu­ra­le­za sub­ver­si­va, a nues­tro carác­ter de rebel­des. En con­clu­sión, al úni­co Esta­do al que nos subor­di­na­mos, es al Esta­do Mayor Cen­tral de nues­tra organización.

Sería la opor­tu­ni­dad de pre­gun­tar a quie­nes des­de diver­sos ángu­los nos pre­sio­nan para que nos some­ta­mos a su mar­co jurí­di­co fue­ra de con­tex­to y a su engen­dro de jus­ti­cia tran­si­cio­nal: ¿por qué ellos, los auto­res inte­lec­tua­les de des­apa­ri­cio­nes for­za­das, fosas comu­nes y mal lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos”, los que se han enri­que­ci­do ilí­ci­ta­men­te roban­do el era­rio públi­co, los que apo­ya­dos en el para­mi­li­ta­ris­mo han pro­pi­cia­do el des­po­jo de tie­rras cam­pe­si­nas, los que des­de los micró­fo­nos y los pul­pi­tos y sin ir al cam­po de bata­lla, azu­zan la gue­rra con­tra el pue­blo, no se some­ten a la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria nuestra?

Los suce­sos de Pra­de­ra, invi­tan a reto­mar otro deba­te: ¿por­qué la Poli­cía y el Ejér­ci­to colom­bia­nos siguen cons­tru­yen­do sus pues­tos y cuar­te­les mili­ta­res en medio de los pobla­dos y ciu­da­des, cuan­do el país vive una gue­rra inter­na? ¿Y qué decir del tras­por­te de mili­ta­res en vehícu­los civi­les, o la uti­li­za­ción de civi­les como guías de tro­pas en zonas de com­ba­te? Al res­pec­to, las FARC-EP hemos insis­ti­do en la nece­si­dad de fir­mar un tra­ta­do de regu­la­ri­za­ción de la gue­rra entre las par­tes con­ten­dien­tes, un tra­ta­do que nos com­pro­me­ta por igual ante la pobla­ción no combatiente.

Insis­ti­re­mos en El cese bila­te­ral de fue­go y en un tra­ta­do de regu­la­ri­za­ción de la gue­rra, como preám­bu­lo de la fir­ma de un acuer­do de paz esta­ble y dura­de­ra. Pero esta­mos­con­ven­ci­dos que en Colom­bia sólo habrá paz cuan­do se ins­tau­re la jus­ti­cia social.

Mon­ta­ñas de Colom­bia, 29 de enero de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.