Esta­dos Uni­dos, pri­mer finan­cis­ta mun­dial del terrorismo

JPEG - 35.1 KB
En vio­la­ción de las reso­lu­cio­nes 1267 y 1373 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos ha vota­do finan­cia­mien­to y arma­men­to para el Fren­te al-Nus­ra y el Emi­ra­to Islá­mi­co en Irak y el Levan­te, dos orga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das a al-Qae­da y cla­si­fi­ca­das como «terro­ris­tas» por la pro­pia ONU. Esa deci­sión del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se esta­rá vigen­te has­ta el 30 de sep­tiem­bre de 2014.

Muchas sor­pre­sas mar­ca­ron la pri­me­ra sema­na de la con­fe­ren­cia de paz Gine­bra 2. Des­gra­cia­da­men­te, la cen­su­ra impues­ta a los gran­des medios de difu­sión no per­mi­tió que el públi­co occi­den­tal fue­se infor­ma­do sobre esos acontecimientos.

En eso resi­de la prin­ci­pal para­do­ja de la gue­rra con­tra Siria: se divul­gan imá­ge­nes que ofre­cen un pano­ra­ma con­tra­rio a la reali­dad. Según los medios de pren­sa inter­na­cio­na­les, en este con­flic­to un gru­po de Esta­dos, reu­ni­dos alre­de­dor de Washing­ton y de Riad, que supues­ta­men­te defien­den la demo­cra­cia y enca­be­zan la lucha mun­dial con­tra el terro­ris­mo, se enfren­tan a Siria y a sus alia­dos rusos, pre­sen­ta­dos a su vez como dic­ta­du­ras que mani­pu­lan el terrorismo.

Si bien todo el mun­do está per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que Ara­bia Sau­di­ta no es una demo­cra­cia sino una monar­quía abso­lu­tis­ta, la tira­nía de una fami­lia y una sec­ta sobre todo un pue­blo, Esta­dos Uni­dos tie­ne la repu­tación de ser una demo­cra­cia y has­ta se le con­si­de­ra como «el país de la liber­tad».

Sin embar­go, la infor­ma­ción más impor­tan­te de toda la sema­na fue cen­su­ra­da en el con­jun­to de los paí­ses miem­bros de la OTAN: el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos se reu­nió en secre­to para votar finan­cia­mien­to y arma­men­to des­ti­na­dos a los «rebel­des en Siria» has­ta el 30 de sep­tiem­bre de 2014.

Sí, que­ri­do lec­tor, ¡usted ha leí­do bien! En Esta­dos Uni­dos, el Con­gre­so rea­li­za reunio­nes secre­tas que la pren­sa ni siquie­ra tie­ne dere­cho a men­cio­nar. Es por esa razón que la infor­ma­ción, ori­gi­nal­men­te trans­mi­ti­da por la agen­cia bri­tá­ni­ca Reuters [1], ha sido cui­da­do­sa­men­te igno­ra­da por toda la pren­sa escri­ta y audio­vi­sual, tan­to en Esta­dos Uni­dos como en la mayo­ría de los medios de difu­sión de Euro­pa occi­den­tal, al igual que en los lla­ma­dos paí­ses del Gol­fo. Esa ver­dad sólo tie­nen dere­cho a cono­cer­la los habi­tan­tes del «res­to del mun­do».

La liber­tad de expre­sión y el dere­cho de los ciu­da­da­nos a la infor­ma­ción son –al menos eso se supo­ne– con­di­cio­nes sine qua non de la demo­cra­cia. Y resul­ta que son más res­pe­ta­das en Siria y en Rusia que en Occidente.

Como nadie ha leí­do la ley que adop­tó el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se, ni siquie­ra se sabe exac­ta­men­te lo que en ella se esti­pu­la. Lo que sí ya se hace evi­den­te es que los men­cio­na­dos «rebel­des» ya no están tra­tan­do de derro­car el Esta­do sirio –han teni­do que renun­ciar a ello– y que su nue­vo obje­ti­vo es «desan­grar­lo». Por eso es que no se com­por­tan como sol­da­dos sino como terroristas.

De nue­vo ha leí­do bien, esti­ma­do lec­tor. Esta­dos Uni­dos, el país que supues­ta­men­te fue víc­ti­ma de al-Qae­da el 11 de sep­tiem­bre de 2001 y que des­de enton­ces enca­be­za la «gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo», finan­cia aho­ra el prin­ci­pal vive­ro del terro­ris­mo inter­na­cio­nal, don­de actúan dos orga­ni­za­cio­nes ofi­cial­men­te subor­di­na­das al-Qae­da: el Fren­te al-Nus­ra y el Emi­ra­to Islá­mi­co en Irak y el Levan­te. Y ya no se tra­ta de una oscu­ra manio­bra de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia sino de una ley, ple­na­men­te asu­mi­da y lega­li­za­da, aun­que haya sido adop­ta­da a puer­tas cerra­das para no entrar en con­tra­dic­ción con la pro­pa­gan­da oficial.

Por otro lado, ¿cómo podría la pren­sa –la pren­sa que afir­ma des­de hace 13 años que al-Qae­da es el autor de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, la pren­sa que nun­ca ha men­cio­na­do el hecho que aquel 11 de sep­tiem­bre el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush fue des­ti­tui­do por los mili­ta­res – , cómo expli­ca­ría esa pren­sa a su públi­co esta deci­sión del Con­gre­so? En Esta­dos Uni­dos has­ta el pro­ce­di­mien­to mis­mo de «Con­ti­nui­dad del Gobierno» (CoG) está pro­te­gi­do por la cen­su­ra. Así que el públi­co del mun­do occi­den­tal nun­ca supo que el 11 de sep­tiem­bre de 2001 se pro­du­jo en Esta­dos Uni­dos una trans­fe­ren­cia del poder de manos de los civi­les a manos de los mili­ta­res a las 10 de la maña­na y has­ta bien entra­da la noche, ni que duran­te todo aquel día Esta­dos Uni­dos estu­vo gober­na­do por una auto­ri­dad secre­ta, en vio­la­ción de las leyes y de la Cons­ti­tu­ción de ese país.

En tiem­pos de la gue­rra fría, la CIA finan­cia­ba al escri­tor Geor­ge Orwell, cuan­do este autor con­ce­bía la dic­ta­du­ra del futu­ro. Washing­ton creía que des­per­ta­ría así las con­cien­cias ante el peli­gro sovié­ti­co. La reali­dad es que la URSS nun­ca lle­gó a pare­cer­se a la pesa­di­lla que des­cri­bió Orwell en su nove­la 1984, mien­tras que Esta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do en su encar­na­ción misma.

Así que el dis­cur­so anual de Barack Oba­ma sobre el Esta­do de la Unión se trans­for­mó en un ejer­ci­cio excep­cio­nal de la men­ti­ra. Ante los 538 miem­bros del Con­gre­so que lo aplau­dían de pie, el pre­si­den­te decla­ró: «Hay algo que no cam­bia­rá: nues­tra deter­mi­na­ción de que los terro­ris­tas no lan­cen otros ata­ques con­tra nues­tro país.» Y tam­bién dijo: «En Siria, apo­ya­re­mos a los gru­pos de opo­si­ción que recha­zan los pla­nes de las redes terro­ris­tas.»

Sin embar­go, cuan­do la dele­ga­ción siria que par­ti­ci­pa en Gine­bra 2 pro­pu­so a la dele­ga­ción que supues­ta­men­te debe­ría repre­sen­tar a la «opo­si­ción» una moción basa­da úni­ca y exclu­si­va­men­te en las reso­lu­cio­nes 1267 y 1373 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU con­de­nan­do el terro­ris­mo, los «opo­si­to­res» recha­za­ron ese docu­men­to, sin que Washing­ton pro­tes­ta­se en lo abso­lu­to. Pero es nor­mal que no hubie­se tal pro­tes­ta dado que es Esta­dos Uni­dos quien esti­mu­la el terro­ris­mo… y que la dele­ga­ción de la «opo­si­ción» reci­be órde­nes direc­ta­men­te del emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Robert S. Ford, inclu­so pre­sen­te en Ginebra.

Robert S. Ford, tra­ba­jó como asis­ten­te de John Negro­pon­te en Irak. A prin­ci­pios de los años 1980, John Negro­pon­te diri­gió la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra la revo­lu­ción san­di­nis­ta en Nica­ra­gua con­tra­tan­do para ello miles de mer­ce­na­rios que, jun­to a algu­nos cola­bo­ra­do­res loca­les, fue­ron rápi­da­men­te iden­ti­fi­ca­dos por la pobla­ción nica­ra­güen­se como «los Con­tras». La Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, o sea el tri­bu­nal interno de las Nacio­nes Uni­das, con­de­nó a Washing­ton por aque­lla inje­ren­cia, cuyo ver­da­de­ro carác­ter se tra­ta­ba de escon­der. Más tar­de, en los años 2000, Negro­pon­te y Ford apli­ca­ron el mis­mo esce­na­rio en Irak. En aquel momen­to, el obje­ti­vo era aca­bar con la resis­ten­cia nacio­na­lis­ta ira­quí uti­li­zan­do con­tra ella a los hom­bres de al-Qaeda.

Esta vez, en enero de 2014, mien­tras que los sirios y la dele­ga­ción de la «opo­si­ción» dis­cu­tían en Gine­bra, en Washing­ton el pre­si­den­te Oba­ma pro­se­guía su ejer­ci­cio de hipo­cre­sía dicién­do­le al Con­gre­so –cuyos miem­bros lo aplau­dían mecá­ni­ca­men­te– que «lucha­mos con­tra el terro­ris­mo no sólo a tra­vés de las acti­vi­da­des de inte­li­gen­cia y las ope­ra­cio­nes mili­ta­res sino tam­bién cuan­do per­ma­ne­ce­mos fie­les a los idea­les de nues­tra Cons­ti­tu­ción y dan­do el ejem­plo al mun­do (…) y segui­re­mos tra­ba­jan­do con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para dar naci­mien­to al futu­ro que mere­ce el pue­blo sirio, un futu­ro sin dic­ta­du­ra, sin terror ni mie­do».

La gue­rra de la OTAN y del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo con­tra Siria ya ha deja­do un sal­do de 130 000 muer­tos –según las cifras del MI6 divul­ga­das por el Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos (OSDH) – , muer­tos cuyos ver­du­gos son los mis­mos que atri­bu­yen la res­pon­sa­bi­li­dad de sus muer­tes al pue­blo que se atre­ve a opo­ner­les resis­ten­cia y a su pre­si­den­te, Bachar al-Assad.

Fuen­te
Al-Watan (Siria)

[1] «Con­gress secretly appro­ves U.S. wea­pons flow to ’mode­ra­te’ Syrian rebels», por Mark Hosen­ball, Reuters, 27 de enero de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.