34 Ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Yolan­da González

Tenía solo 19 años y toda la vida por delan­te cuan­do, el 1 de febre­ro de 1980, miem­bros del par­ti­do de extre­ma dere­cha Fuer­za Nue­va ase­si­na­ron a Yolan­da Gon­za­lez Mar­tín, estu­dian­te y mili­tan­te socia­lis­ta-revo­lu­cio­na­ria. Aho­ra, cuan­do se cum­plen trein­ta y cua­tro años del cri­men come­ti­do en ple­na tran­si­ción demo­crá­ti­ca, el 3 de febre­ro de 2014 se va a cele­brar un home­na­je a la lucha­do­ra anti­fas­cis­ta, en el Ate­neo de Madrid, con la pro­yec­ción del docu­men­tal “Yolan­da en el país de los estu­dian­tes”, diri­gi­do por Isa­bel Rodrí­guez y Lan­der Cas­tro. Como escri­be un mili­tan­te liber­ta­rio, comen­tan­do el ani­ver­sa­rio “ésta es una opor­tu­ni­dad más para no olvi­dar nues­tro pasa­do his­tó­ri­co más recien­te y una opor­tu­ni­dad para recor­dar que con legis­la­cio­nes simi­la­res a la que quie­ren ‘regre­sar­nos’ aflo­ran com­por­ta­mien­tos y situa­cio­nes” como la que aca­bó con la vida de Yolan­da Gon­zá­lez. Nada extra­ño, por otra par­te, cuan­do ade­más esta­mos asis­tien­do en dis­tin­tos paí­ses de Euro­pa a un cre­ci­mien­to preo­cu­pan­te de la dere­cha más extre­ma, recal­ci­tran­te, fun­da­men­ta­lis­ta y ase­si­na (el caso de Gre­cia o Ale­ma­nia con­tra los inmigrantes).

Yolan­da Gon­zá­lez Mar­tín era la repre­sen­tan­te del Cen­tro de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal de Valle­cas (Madrid) en la Coor­di­na­do­ra de Estu­dian­tes de Ense­ñan­za Media. Se había tras­la­da­do a la capi­tal de Espa­ña un año antes para ini­ciar estu­dios de elec­tró­ni­ca en dicho Ins­ti­tu­to. Com­pa­gi­na­ba sus tareas for­ma­ti­vas, mili­tan­cia polí­ti­ca y estu­dian­til con even­tua­les tra­ba­jos como emplea­da del hogar para tener auto­no­mía finan­cie­ra res­pec­to a su fami­lia, que era de carác­ter obre­ra. Era mili­tan­te del trots­kis­ta Par­ti­do Socia­lis­ta de los Trabajadores,1 un peque­ño gru­po polí­ti­co que no era aún legal, que pro­ve­nía de una esci­sión de la Liga Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria en el oto­ño de 1979 deno­mi­na­da “Frac­ción Bol­che­vi­que“. A los 16 años se afi­lió a las Juven­tu­des Socia­lis­tas de Espa­ña den­tro de la corrien­te izquier­da socia­lis­ta en su Bil­bao natal, para evo­lu­cio­nar, pos­te­rior­men­te hacia el trotskismo.

Yolan­da Gon­zá­lez Mar­tín fue secues­tra­da a últi­ma hora de la tar­de del día 1 de febre­ro de 1980 en su domi­ci­lio, en la calle Tem­ble­que (Barrio de Alu­che) de Madrid, cuan­do se halla­ba sola en el “piso de estu­dian­tes” que com­par­tía con su novio y otra com­pa­ñe­ra del PST, al que los secues­tra­do­res irrum­pie­ron enga­ñan­do a Yolan­da ense­ñan­do car­nés fal­sos policías.

Al regre­sar a media­no­che, su novio encon­tró todo orde­na­do y las luces encen­di­das, pero no esta­ba ni Yolan­da ni la otra com­pa­ñe­ra. Pen­só que esta­rían en algu­na reu­nión tar­día. Al des­per­tar­se en la maña­na del día 2 de febre­ro notó, extra­ña­do, que el bol­so, car­te­ra y DNI de Yolan­da esta­ban en la mesa del salón, preo­cu­pa­do por si hubie­ra sido dete­ni­da hizo varias ges­tio­nes tele­fó­ni­cas en ins­tan­cias poli­cia­les y judi­cia­les de Madrid para ave­ri­guar su para­de­ro, sin resul­ta­do. En la mis­ma maña­na al regre­sar la com­pa­ñe­ra de piso y de par­ti­do, con dos ami­gos, se encon­tró en el piso con poli­cías de pai­sano regis­tran­do la vivien­da. Fue­ron lle­va­dos a la Direc­ción Gene­ral de Segu­ri­dad don­de fue­ron inte­rro­ga­dos sobre sus acti­vi­da­des polí­ti­cas y su posi­ble rela­ción con ETA. El novio, por la tar­de, al acu­dir a la sede del par­ti­do le infor­ma­ron sobre el fatal des­tino de Yolan­da. Al pare­cer, los secues­tra­do­res se pre­sen­ta­ron el día 1 por la maña­na en la vivien­da y al no encon­trar a nadie deci­die­ron vol­ver por la tarde-noche.

Yolan­da Gon­zá­lez Mar­tín fue ase­si­na­da por los miem­bros de Fuer­za Nue­va Emi­lio Hellín Moro e Igna­cio Abad Veláz­quez, que con­ta­ron con la cola­bo­ra­ción de varios suje­tos más (José Ricar­do Prie­to, Félix Pérez Aje­ro, Juan Car­los Rodas Cres­po y David Mar­tí­nez). Juan Car­los Rodas Cres­po (que era agen­te de la Poli­cía Nacio­nal ante­rior­men­te Poli­cía Arma­da, pos­te­rior­men­te deno­mi­na­do Cuer­po Nacio­nal de Poli­cía, CNP ), par­ti­ci­pó en la vigi­lan­cia del exte­rior de la vivien­da jun­to a otros cóm­pli­ces, mien­tras Emi­lio Hellín Moro e Igna­cio Abad Veláz­quez subían para secues­trar­la. Al ente­rar­se de su muer­te al día siguien­te, por la pren­sa, Juan Car­los Rodas Cres­po sor­pren­di­do, y arre­pen­ti­do por el resul­ta­do final de lo que creía era un sim­ple inte­rro­ga­to­rio, denun­ció los hechos ante sus supe­rio­res poli­cia­les de Geta­fe, lo que ace­le­ró las inves­ti­ga­cio­nes y la reso­lu­ción del caso.

Emi­lio Hellín Moro e Igna­cio Abad Veláz­quez tras enga­ñar a Yolan­da exhi­bien­do ense­ñas poli­cia­les fal­sas, redu­cir­la, y regis­trar de for­ma rápi­da las habi­ta­cio­nes (teme­ro­sos de que los otros inqui­li­nos de la vivien­da ingre­sa­ran de for­ma sor­pre­si­va), la secues­tra­ron y fue lle­va­da en el auto­mó­vil de Emi­lio Hellín Moro por ambos, sien­do mal­tra­ta­da e inte­rro­ga­da por el camino, has­ta el lugar de su ase­si­na­to, don­de una vez baja­da del vehícu­lo fue dis­pa­ra­da, con una pis­to­la P‑38 Walther, cali­bre 9 milí­me­tros Para­be­llum por Emi­lio Hellín Moro dos veces a unos 70 – 80 cen­tí­me­tros en la cabe­za (región tem­po­ral dere­cha, con sen­dos ori­fi­cios de sali­da en la región occi­pi­tal izquier­da), y rema­ta­da por Igna­cio Abad Veláz­quez con otro dis­pa­ro (cara exter­na del ante­bra­zo dere­cho, con ori­fi­cio de entra­da y sali­da que pos­te­rior­men­te pro­du­jo con­tu­sión ero­si­va en la mama izquier­da) con una pis­to­la Star cali­bre 9 milí­me­tros Para­be­llum, estan­do aún con vida, según rela­ta la sen­ten­cia con­de­na­to­ria. El cadá­ver de Yolan­da fue encon­tra­do por dos tra­ba­ja­do­res en torno a las 9 de la maña­na del día 2 de febre­ro de 1980 en un camino cer­cano al kiló­me­tro 3 de la carre­te­ra que une Alcor­cón con San Mar­tín de Valdeiglesias(Madrid).

En el momen­to del hallaz­go del cadá­ver, Yolan­da ves­tía deba­jo de su jer­sey una cami­se­ta blan­ca con el escu­do de las sie­te pro­vin­cias vas­cas y una meda­lla con el lau­bu­ru, lo que lle­vó a la poli­cía a deter­mi­nar que el cri­men tenía con­no­ta­cio­nes políticas.

Los auto­res del ase­si­na­to lo jus­ti­fi­ca­ron dicien­do que Yolan­da per­te­ne­cía a un coman­do de ETA, en Madrid y como ven­gan­za por el ase­si­na­to a pri­me­ra hora de la maña­na del día 1 de febre­ro de 1980 de 6 Guar­dias Civi­les en Ispás­ter en un aten­ta­do de ETA. Unas acu­sa­cio­nes absur­das e impo­si­bles ya que el PST al que per­te­ne­cía Yolan­da Gon­zá­lez Mar­tín no for­ma­ba par­te de la izquier­da aber­tza­le y sus pos­tu­la­dos no eran nacio­na­lis­tas sino inter­na­cio­na­lis­tas y recha­za­ba explí­ci­ta­men­te la vio­len­cia de ETA.

El ase­si­na­to fue rei­vin­di­ca­do por Emi­lio Hellín median­te un télex envia­do a la agen­cia EFE, fir­ma­do por el deno­mi­na­do “Gru­po 41″ del Bata­llón Vas­co Espa­ñol con estas palabras:

“El Bata­llón Vas­co Espa­ñol, gru­po ope­ra­ti­vo-mili­tar, rei­vin­di­ca el arres­to, secues­tro y eje­cu­ción de Yolan­da Gon­zá­lez Mar­tín, natu­ral de Deus­to, inte­gran­te del coman­do de ETA, rama estu­dian­til-IASI‑, del que tam­bién for­man par­te otras dos per­so­nas con domi­ci­lio en Madrid y que uti­li­zan como tapa­de­ra y acción de masas a gru­pos polí­ti­cos de ideo­lo­gía trots­kis­ta y maoís­ta, don­de se ampa­ran sus actividades.

Por una Espa­ña gran­de, libre y única.

¡Arri­ba España!”.

La Audien­cia Nacio­nal pro­ce­só (1980), juz­gó, sen­ten­ció y con­de­nó (1982) por dicho acto cri­mi­nal a: Emi­lio Hellín Moro, Igna­cio Abad Veláz­quez, José Ricar­do Prie­to, Félix Pérez Aje­ro, Juan Car­los Rodas, y David Mar­tí­nez Loza, a diver­sas penas según su impli­ca­ción penal, bajo el Códi­go Penal vigen­te en su momen­to, en los hechos enjuiciados:

Emi­lio Hellín Moro (algo más de 43 años de con­de­na), ase­si­na­to, alla­na­mien­to de mora­da, deten­ción ile­gal, depó­si­to de armas de gue­rra, armas de defen­sa, muni­cio­nes, tenen­cia de explo­si­vos, fal­si­fi­ca­ción de DNI, uso públi­co de nom­bre supuesto.

Igna­cio Abad Veláz­quez (algo más de 28 años de con­de­na), ase­si­na­to, alla­na­mien­to de mora­da, deten­ción ile­gal, tenen­cia ilí­ci­ta de armas.

Félix Pérez Aje­ro (algo más de 6 años de con­de­na), alla­na­mien­to de mora­da, deten­ción ile­gal, tenen­cia ilí­ci­ta de armas.

José Ricar­do Prie­to (algo más de 6 años de con­de­na), alla­na­mien­to de mora­da, deten­ción ile­gal, tenen­cia de explosivos.

David Mar­tí­nez Loza (algo más de 6 años de con­de­na), induc­ción de alla­na­mien­to de mora­da, deten­ción ile­gal. Era en el momen­to de la comi­sión del deli­to Jefe Nacio­nal de Segu­ri­dad de Fuer­za Nueva.

Juan Car­los Rodas (3 meses de con­de­na), alla­na­mien­to de mora­da, deten­ción ile­gal. La leve­dad de la con­de­na se debe a su cola­bo­ra­ción con la justicia.

El Tri­bu­nal, sin embar­go, no qui­so con­de­nar­les por aso­cia­ción ilí­ci­ta o ban­da arma­da, adu­cien­do que para ello se nece­si­ta­ban requi­si­tos tales como mayor núme­ro de inte­gran­tes, jerar­quía orgá­ni­ca, y otros. Las penas impues­tas fue­ron supe­rio­res a las que pedía el Minis­te­rio Fis­cal y las acu­sa­cio­nes par­ti­cu­la­res. Las con­de­nas fue­ron impues­tas por la sala 1 de lo Penal de la Audien­cia Nacional.

En 2013 se divul­gó que Emi­lio Hellín habría esta­do tra­ba­jan­do para los Cuer­pos y Fuer­zas Gene­ra­les de la Segu­ri­dad y del Esta­do en téc­ni­cas de espio­na­je y ras­treo infor­má­ti­co con los diver­sos gobier­nos de la demo­cra­cia. Según mani­fes­tó des­pués el intere­sa­do, no se tra­ta­ba Emi­lio Hellín, falle­ci­do en 2008, sino Luis Enri­que Hellín, su her­mano. Sin embar­go, en 1996 habría cam­bia­do su nom­bre como refle­ja el acta de naci­mien­to. El Minis­te­rio del Inte­rior con­fir­ma la con­tra­ta­ción de sus ser­vi­cios para ins­truir a los poli­cías en dife­ren­tes cur­sos des­de 2006 a 2011. El dia­rio Públi­co (fuen­te Euro­pa Press) infor­mó de que cua­tro agen­tes de la sec­ción de Nue­vas Tec­no­lo­gías de la Poli­cía Cien­tí­fi­ca de la Ertzain­tza asis­tie­ron a un cur­so impar­ti­do por dicha empre­sa en Madrid en el año 2008. Para Asier Gon­zá­lez, her­mano de Yolan­da, Emi­lio Hellín daba cur­sos a poli­cías por la per­vi­ven­cia del fran­quis­mo en las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las. En junio de 2013, pasa­dos tres meses des­pués de cono­cer­se la noti­cia la res­pues­ta del Minis­te­rio del Inte­rior seguía sien­do el silencio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.