CELAC, cita en La Haba­na- Ati­lio Borón

No es un mila­gro, pero casi. Con­tra todos los pro­nós­ti­cos la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC) se va con­so­li­dan­do como ins­ti­tu­ción “nues­tro­ame­ri­ca­na” y está a pun­to de cele­brar en La Haba­na su Segun­da Cum­bre de Pre­si­den­tes. Deci­mos “mila­gro” por­que ¿quién habría podi­do ima­gi­nar, hace ape­nas cin­co años, que el sue­ño boli­va­riano de Hugo Chá­vez –sue­ño fun­da­do en un impe­ca­ble diag­nós­ti­co de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial- por cons­truir un orga­nis­mo regio­nal sin la pre­sen­cia de Esta­dos Uni­dos y Cana­dá ren­di­ría sus frutos?

Para ello Chá­vez y quie­nes lo acom­pa­ña­ron en esta empre­sa patrió­ti­ca tuvie­ron que ven­cer toda cla­se de obs­tácu­los: la resig­na­ción de algu­nos gobier­nos, la clau­di­ca­ción de otros, el escep­ti­cis­mo de los de más allá y la sis­te­má­ti­ca opo­si­ción de Washing­ton, dato nada menor en la polí­ti­ca de nues­tros paí­ses. Eppur si muo­ve, diría Gali­leo al con­tem­plar la con­cre­ción de este pro­yec­to boli­va­riano que por pri­me­ra vez en la his­to­ria nuclea a todas las nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be con la sola excepción-¡por aho­ra!- de Puer­to Rico. Sin dudas, el for­ta­le­ci­mien­to de la CELAC ‑como el de la UNASUR en el plano sud­ame­ri­cano- son muy bue­nas noti­cias para la cau­sa de la eman­ci­pa­ción de la Patria Grande.

La Casa Blan­ca inten­tó pri­me­ro impe­dir el lan­za­mien­to de la CELAC, rea­li­za­do en Cara­cas en Diciem­bre del 2011 con la pre­sen­cia de su incan­sa­ble pro­mo­tor y men­tor, ya ata­ca­do por el cán­cer que le cos­ta­ría la vida. Al fra­ca­sar en su inten­to el impe­rio movi­li­zó a sus alia­dos regio­na­les para abor­tar –o por lo menos, pos­po­ner para un futu­ro inde­fi­ni­do- la ini­cia­ti­va. Tam­po­co resul­tó. La siguien­te estra­te­gia con­sis­tió en uti­li­zar algu­nos de sus incon­di­cio­na­les peo­nes en la región como caba­llos de Tro­ya, para malo­grar des­de aden­tro el pro­yec­to. No avan­zó dema­sia­do, pero con­si­guió que el pri­mer gobierno que ejer­ció la pre­si­den­cia pro tém­po­re de la CELAC duran­te el 2012, el Chi­le de Sebas­tián Piñe­ra, decla­ra­se por boca de Alfre­do Moreno, su can­ci­ller, que “la CELAC será un foro y no una orga­ni­za­ción, que no ten­drá sede, secre­ta­ria­do, buro­cra­cia ni nada de eso”.

¡Un foro!, es decir, un ámbi­to de ama­bles e intras­cen­den­tes plá­ti­cas de gober­nan­tes, diplo­má­ti­cos y exper­tos que ni por aso­mo pon­dría en cues­tión la domi­na­ción impe­ria­lis­ta en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be. Y la Casa Blan­ca tam­bién logró, a tra­vés del mili­tan­te acti­vis­mo de sus prin­ci­pa­les ami­gos de la Alian­za del Pací­fi­co, Méxi­co, Colom­bia y Chi­le, que todas las deci­sio­nes de la CELAC debie­ran adop­tar­se por una­ni­mi­dad. Pare­ce­ría que la “regla de la mayo­ría” –tan cara a la tra­di­ción polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se- sólo fun­cio­na cuan­do con­vie­ne; cuan­do no, se impo­ne un cri­te­rio que de hecho le con­fie­re poder de veto a cual­quie­ra de los trein­ta y tres miem­bros de la orga­ni­za­ción. Pero esta es un arma de doble filo: Pana­má u Hon­du­ras podrán vetar una reso­lu­ción que exi­ja poner fin al sta­tus colo­nial de Puer­to Rico, pero Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la podrán hacer lo mis­mo ante otra que pro­pon­ga reque­rir la cola­bo­ra­ción del Coman­do Sur para com­ba­tir al narcotráfico.

El segun­do turno pre­si­den­cial de la CELAC, duran­te el 2013, reca­yó en Cuba, y el pre­si­den­te Raúl Cas­tro Ruz dio pasos impor­tan­tes para des­ba­ra­tar las maqui­na­cio­nes del can­ci­ller chi­leno: se avan­zó en la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la CELAC y se creó el embrión de una orga­ni­za­ción que para esta pró­xi­ma Cum­bre pudo ela­bo­rar 26 docu­men­tos de tra­ba­jo, algo que nin­gún foro hace. Algu­nas pro­pues­tas, como la decla­ra­ción de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be como una “Zona de Paz” serán obje­to de un sor­do deba­te por­que no se tra­ta sólo de evi­tar la pre­sen­cia de armas nuclea­res en la región -¿cómo saber si ya no las hay en la base de Mount Plea­sant, en nues­tras Islas Mal­vi­nas?- sino tam­bién de uti­li­zar el recur­so de la fuer­za para diri­mir con­flic­tos inter­nos. Este tema hace subrep­ti­cia alu­sión a la tra­di­ción inter­ven­cio­nis­ta de Washing­ton en Lati­noa­mé­ri­ca y a la pre­sen­cia de sus 77 bases mili­ta­res en la región, cuyo pro­pó­si­to es exac­ta­men­te ese: inter­ve­nir, cuan­do las con­di­cio­nes lo acon­se­jen, con su fuer­za mili­tar en la polí­ti­ca inter­na de los paí­ses de la región com­ple­men­tan­do la abier­ta inter­ven­ción que ya Washing­ton rea­li­za en todos ellos. Recuér­de­se, para poner un ejem­plo bien didác­ti­co, el deci­si­vo papel de “la emba­ja­da” para deter­mi­nar el gana­dor de la recien­te elec­ción pre­si­den­cial en Hon­du­ras. El tema, como se ve, será uno de los más urti­can­tes y divi­si­vos por­que hay gobier­nos, y no son pocos, que no sólo tole­ran la pre­sen­cia de esas bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas sino que, como Colom­bia, Perú y Pana­má, las reclaman.

Otro tema poten­cial­men­te dis­rup­ti­vo es la apro­ba­ción de la pro­pues­ta vene­zo­la­na de inte­grar a Puer­to Rico a la CELAC ‑lo cual es abso­lu­ta­men­te lógi­co tenien­do en cuen­ta la his­to­ria y el pre­sen­te de ese país, así como su cul­tu­ra, su len­gua, y sus tra­di­cio­nes- pero que pro­ba­ble­men­te sus­ci­te reser­vas entre los gobier­nos más cer­ca­nos a Washing­ton para quien Puer­to Rico es un inne­go­cia­ble botín de gue­rra. Una gue­rra cuya vic­to­ria les fue arre­ba­ta­da a los patrio­tas cuba­nos y mer­ced a lo cual con la apro­pia­ción de Cuba, Puer­to Rico y las Fili­pi­nas, la Roma ame­ri­ca­na ini­cia­ría su omi­no­so trán­si­to de la repú­bli­ca al impe­rio. Se des­cuen­ta, en cam­bio, un apo­yo uná­ni­me para el recla­mo argen­tino en rela­ción a las Islas Mal­vi­nas, al levan­ta­mien­to del blo­queo a Cuba y para otras pro­pues­tas ten­dien­tes a refor­zar los víncu­los comer­cia­les, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les. Se sabe que Ecua­dor pre­sen­ta­rá una pro­pues­ta de repu­dio al espio­na­je que rea­li­za los Esta­dos Uni­dos y de desa­rro­llo de una nue­va red de comu­ni­ca­cio­nes en la Inter­net a sal­vo de la inter­dic­ción de Washing­ton; y que es pro­ba­ble que se aprue­ben pro­pues­tas con­cre­tas en rela­ción al com­ba­te a la pobre­za y que se exa­mi­nen alter­na­ti­vas para con­so­li­dar el Ban­co del Sur y, even­tual­men­te, para crear una gran empre­sa petro­le­ra lati­no­ame­ri­ca­na, tema sobre el cual el pre­si­den­te Chá­vez había insis­ti­do una y otra vez.

La tran­si­ción geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal en cur­so, y que se mani­fies­ta en el des­pla­za­mien­to del cen­tro de gra­ve­dad de la eco­no­mía mun­dial hacia el Asia-Pací­fi­co; la decli­na­ción del pode­río glo­bal de Esta­dos Uni­dos; el irre­pa­ra­ble derrum­be del pro­yec­to euro­peo; la per­sis­ten­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca esta­lla­da a fines del 2007 y que sólo pare­ce acen­tuar­se con el paso del tiem­po y la per­ma­nen­cia de un “orden” eco­nó­mi­co mun­dial que con­cen­tra rique­za, mar­gi­na nacio­nes y pro­fun­di­za la depre­da­ción del medio ambien­te han actua­do como pode­ro­sos ali­cien­tes para remo­ver la ini­cial des­con­fian­za que muchos gobier­nos tenían en rela­ción a la CELAC. El acuer­do logra­do en Cara­cas en 2011 esta­ble­cía que una troi­ka se haría suce­si­va­men­te car­go de la pre­si­den­cia duran­te los pri­me­ros tres años: comen­zó Chi­le, siguió Cuba (rati­fi­can­do el repu­dio con­ti­nen­tal al blo­queo esta­dou­ni­den­se y su pro­pó­si­to de ais­lar a la Revo­lu­ción Cuba­na) y al ter­mi­nar esta Cum­bre la pre­si­den­cia se tras­la­da­rá a Cos­ta Rica. Este país, incon­di­cio­nal alia­do de Washing­ton, debe­rá afron­tar unas deci­si­vas elec­cio­nes el pró­xi­mo 2 de Febre­ro, cuan­do por pri­me­ra vez en déca­das la hege­mo­nía polí­ti­ca de la dere­cha neo­co­lo­nial cos­ta­rri­cen­se esta­rá ame­na­za­da por el ascen­so de un nue­vo y sor­pren­den­te actor polí­ti­co: el Fren­te Amplio.

La actual pre­si­den­ta, Lau­ra Chin­chi­lla, por lar­gos años fun­cio­na­ria de la USAID, garan­ti­za­ba con el triun­fo del ofi­cia­lis­mo la “domes­ti­ca­ción” de la CELAC y el retorno al pro­yec­to acu­na­do por Sebas­tián Piñe­ra y expre­sa­do con total des­ca­ro por su can­ci­ller. Pero todas las encues­tas dan por sen­ta­do que habrá una segun­da vuel­ta y allí el dis­cur­so y las pro­pues­tas boli­va­ria­nas del can­di­da­to del Fren­te Amplio, José M. Villa­ta, podrían cata­pul­tar­lo a la pre­si­den­cia de Cos­ta Rica. Por supues­to, al igual que ocu­rrie­ra pocos meses atrás con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en la veci­na Hon­du­ras todo el apa­ra­to de inte­li­gen­cia, mani­pu­la­ción mediá­ti­ca y finan­cia­mien­to de los par­ti­dos ami­gos ha sido ya pues­to en mar­cha por Washing­ton, para quien una derro­ta de la dere­cha neo­co­lo­nial cos­ta­rri­cen­se sería un revés de amplias reper­cu­sio­nes regio­na­les. Si tal cosa ocu­rrie­ra la CELAC podría dar un nue­vo paso hacia su defi­ni­ti­va ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, algo que Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be nece­si­tan impostergablemente.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.