PC Colom­biano exi­ge al pre­si­den­te San­tos garan­tias para la izquier­da colombiana

jaime-caicedo-en-telesurBogo­tá, 25 ene. 2014, Tri­bu­na Popu­lar TP.- El Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano (PCC), cama­ra­da Jai­me Cay­ce­do Turria­go, a nom­bre de su colec­ti­vi­dad, envió una Car­ta al pre­si­den­te de la Repu­bli­ca, Juan Manuel San­tos, pro­tes­tan­do por el ata­que sufri­do a su sede en Bogo­tá y le exi­ge las garan­tías, liber­ta­des y dere­chos demo­crá­ti­cos para la izquier­da colom­bia­na, que está sufrien­do ata­que, ase­si­na­tos y ame­na­zas a mili­tan­tes socia­les y polí­ti­cos por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do y los gru­pos cri­mi­na­les de los para­mi­li­ta­res.

A con­ti­nua­ción, Tri­bu­na Popu­lar publi­ca en for­ma ínte­gra dicha car­ta fecha­da en el día de ayer y publi­ca­da en la pági­na web del Par­ti­do Comu­nis­ta Colombiano.

Car­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano al pre­si­den­te Juan Manuel Santos

Bogo­tá, D. C., enero 24 de 2014

Doc­tor Juan Manuel Santos

Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Colombia

Ciu­dad.

Señor Pre­si­den­te.

Con un res­pe­tuo­so salu­do mani­fies­to a usted la pro­tes­ta de la direc­ción nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano por el alla­na­mien­to ile­gal con­tra la sede del Comi­té Cen­tral efec­tua­do por miem­bros de la Poli­cía nacio­nal en la madru­ga­da del pasa­do lunes 20 de enero.

En pocas oca­sio­nes había­mos regis­tra­do un hecho tan omi­no­so y gra­ve. A la 1:10 am la radio­pa­tru­lla DCO 488 se esta­cio­na al fren­te del inmue­ble, en la carre­ra 16 #31A-49. Sin moti­vo alguno, abor­dan, requi­san y des­ar­man al vigi­lan­te. Dos agen­tes ingre­san a la sede polí­ti­ca con las armas en la mano, sin orden judi­cial algu­na y en acti­tud de asal­to. Detie­nen al com­pa­ñe­ro Omar Javier Bus­tos, el vigi­lan­te, y lo con­du­cen a la Uni­dad de Reac­ción Inme­dia­ta URI de Puen­te Aran­da, para ser judi­cia­li­za­do por por­te ile­gal de armas. En la URI, uni­da­des de la poli­cía lo some­ten a una gol­pi­za. Es reclui­do en una cel­da cun­di­da de sucie­dad y excre­men­tos jun­to a varios malean­tes. Al ter­mi­nar la audien­cia de car­gos en horas de la noche y ser pues­to en liber­tad, dos uni­for­ma­dos de la poli­cía nacio­nal lo encie­rran en un cuar­to y lo vuel­ven gol­pear. Por efec­to de la gol­pi­za, Medi­ci­na legal dic­ta­mi­na seis días de inca­pa­ci­dad. Omar Javier ha reci­bi­do nue­vas ame­na­zas y sufra­gios en su resi­den­cia, lo que nos hace temer por su vida.

Es insó­li­to que la Poli­cía Metro­po­li­ta­na ingre­se ile­gal y vio­len­ta­men­te a una sede que tie­ne que vigi­lar y pro­te­ger. En efec­to, des­de hace varios años el Par­ti­do Comu­nis­ta ha exi­gi­do y con­ta­do con la pre­sen­cia de per­so­nal uni­for­ma­do en la sede de la direc­ción nacio­nal, dadas las ame­na­zas del para­mi­li­ta­ris­mo. En épo­cas elec­to­ra­les esa vigi­lan­cia se refuer­za, en el mar­co del lla­ma­do Plan demo­cra­cia, como par­te de las medi­das de garan­tías. Extra­ña­men­te, en este caso suce­de lo con­tra­rio, por­que la vigi­lan­cia fue sus­pen­di­da los fines de sema­na en el hora­rio noc­turno, sin tener nin­gu­na expli­ca­ción con­sis­ten­te con la reali­dad y los ries­gos actua­les. El suce­so que denun­cia­mos se pre­sen­ta entre la noche del domin­go y madru­ga­da del lunes, jus­to cuan­do el vigi­lan­te de la comi­sión de segu­ri­dad del par­ti­do se encon­tra­ba solo.

Señor pre­si­den­te.

Hay un orde­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que prohí­be la vio­la­ción del domi­ci­lio. Las requi­sas y alla­na­mien­tos a inmue­bles exi­gen una orden judi­cial, en este caso inexis­ten­te. La sevi­cia de los fun­cio­na­rios de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na, es apli­ca­da al humil­de tra­ba­ja­dor de la cela­du­ría, lo que indi­ca una cla­ra vio­la­ción de los dere­chos humanos.

No es cohe­ren­te, que cuan­do el gobierno afir­ma que ofre­ce garan­tías a la opo­si­ción de izquier­da en Colom­bia, suce­dan hechos y hos­ti­ga­mien­tos com­pa­ra­bles con los ya denun­cia­dos con­tra la sede y miem­bros de la UP en Arau­qui­ta y con las deten­cio­nes y ame­na­zas a los diri­gen­tes de Mar­cha Patrió­ti­ca. Estos suce­sos demues­tran que el poder eje­cu­ti­vo no está ofre­cien­do las garan­tías que se requie­ren para el ejer­ci­cio de la demo­cra­cia des­de los sec­to­res de la izquierda.

Tene­mos la con­vic­ción de que no se tra­tó de un hecho casual, por des­co­no­ci­mien­to o igno­ran­cia. En su ocu­rren­cia hay pre­me­di­ta­ción y áni­mo de con­fi­gu­rar una situa­ción delic­ti­va inti­mi­da­to­ria con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta y la Unión Patrió­ti­ca que com­par­te nues­tra sede.

Señor Pre­si­den­te, recla­ma­mos del gobierno nacio­nal cohe­ren­cia entre las pala­bras y los hechos, y exi­gi­mos las garan­tías, liber­ta­des y dere­chos demo­crá­ti­cos para la izquier­da colombiana.

En tal sen­ti­do insis­ti­mos en la nece­si­dad de un pro­nun­cia­mien­to polí­ti­co públi­co del gobierno nacio­nal, que acom­pa­ñe las medi­das, inves­ti­ga­cio­nes, san­cio­nes e ins­truc­cio­nes pre­ci­sas a los fun­cio­na­rios bajo su jurisdicción.

Aten­ta­men­te,

Jai­me Cay­ce­do Turriago

Secre­ta­rio General

Par­ti­do Comu­nis­ta Colombiano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.