Car­ta de Aran­tza Zulue­ta envia­da des­de prisión

Escri­bo des­de pri­sión, en situa­ción de ais­la­mien­to, con todas las limi­ta­cio­nes que ello con­lle­va para poder per­ci­bir y valo­rar con pre­ci­sión las reper­cu­sio­nes y con­se­cuen­cias de la ope­ra­ción con­tra las per­so­nas que, de mane­ra públi­ca y anun­cia­da, con­for­ma­mos el gru­po de inter­lo­cu­ción del EPPK. Una ope­ra­ción con cla­ra inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca, que ha vuel­to a situar los pará­me­tros en los que se mue­ve el Esta­do a la hora de abor­dar –en este caso dar la espal­da– el pro­ce­so de reso­lu­ción abier­to en Eus­kal Herria y que ha sido su res­pues­ta a los nue­vos pasos dados, esta vez por par­te del EPPK.

Sí he teni­do cono­ci­mien­to, con sana envi­dia, con ale­gría, de la dimen­sión de la movi­li­za­ción del 11 de enero en Bil­bao, de las dece­nas de miles de per­so­nas que res­pal­da­ron con su pre­sen­cia la ini­cia­ti­va pro­pues­ta por los con­vo­can­tes ante la prohi­bi­ción de la movi­li­za­ción “Tan­taz Tan­ta”. Una res­pues­ta en la que se mez­cla­ron sen­ti­mien­tos, sen­sa­cio­nes, prio­ri­da­des,… pero que sobre todo fue una mues­tra de res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca y social apa­bu­llan­te. Qui­sie­ron poner lími­tes al mar de gotas por los dere­chos de los pre­sos y pre­sas, y pro­vo­ca­ron el océano. Inten­tan hacer nau­fra­gar el bar­co en el que sur­ca­mos y sor­tea­mos las tem­pes­ta­des que una y otra vez nos lan­zan para rom­per esa mar que recla­ma dere­chos, com­pro­mi­sos y solu­cio­nes, pero se van a encon­trar con una tri­pu­la­ción y un pasa­je que no va a ren­dir­se y va a lle­var el bar­co a buen puerto.

En la his­to­ria de nues­tro pue­blo no es la pri­me­ra vez que de la adver­si­dad se hace vir­tud, que, como en el judo, el ata­que, con la lla­ve de la habi­li­dad y la pacien­cia, se le vuel­ve en con­tra al agre­sor. Creo que la con­fluen­cia entre la indig­na­ción por la ope­ra­ción poli­cial, la incom­pren­si­ble e injus­ta prohi­bi­ción de la ini­cia­ti­va en favor de los dere­chos de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cos vas­cos y la ilu­sión por la excep­cio­nal res­pues­ta plan­tea­da bajo el lema “Giza esku­bi­deak, kon­pon­bi­dea, bakea” ha sido el resor­te para per­fi­lar una impor­tan­te refe­ren­cia de tra­ba­jo a futu­ro. Y es pre­ci­so abo­nar ese camino.

Pese a los inten­tos de hacer­lo fra­ca­sar, cada vez es más evi­den­te la mayo­ría social y polí­ti­ca que res­pal­da y defien­de el nue­vo esce­na­rio abier­to en Eus­kal Herria, con las puer­tas abier­tas a impul­sar un pro­fun­do pro­ce­so de reso­lu­ción y de nor­ma- liza­ción polí­ti­ca. La socie­dad vas­ca quie­re y recla­ma con­so­li­dar un nue­vo esce­na­rio autén­ti­ca­men­te demo­crá­ti­co en el que el res­pe­to a todos los dere­chos, todos los pro­yec­tos y, fun­da­men­tal­men­te, la toma en con­si­de­ra­ción de la volun­tad de la socie­dad vas­ca a la hora de deci­dir y cons­truir su futu­ro, sean las pau­tas de con­duc­ta política.

En ese esce­na­rio, con una socie­dad pro­ta­go­nis­ta, arma­da de argu­men­tos, de ilu­sión, de espe­ran­za, con agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les que cada vez son más cons­cien­tes de que el esce­na­rio lo tene­mos que cons­truir des­de Eus­kal Herria, sobre acuer­dos con­sis­ten­tes, amplios,… en ese esce­na­rio, decía, el Esta­do se está que­dan­do cada vez más solo, sin argu­men­tos, sin razones.

Pero el Esta­do, más débil que nun­ca, tam­bién se ve heri­do, y las bes­tias heri­das son peli­gro­sas, por­que se revuel­ven y ata­can. Y eso es lo que están hacien­do. Pero no es una agre­sión des­con­tro­la­da, sin obje­ti­vos. ¡No! Des­de el prin­ci­pio han bus­ca­do crear cis­ma, sem­brar ciza­ña, bus­car divi­sión, para poder jus­ti­fi­car su inmo­vi­lis­mo. La impo­ten­cia de la bes­tia heri­da la ha paga­do aho­ra la inter­lo­cu­ción del EPPK, como antes lo paga­ron Herri­ra y tan­tas ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, socia­les, juve­ni­les, incre­men­tan­do la lis­ta de per­so­nas pro­ce­sa­das que hacen cola en los tri­bu­na­les de excep­ción en Madrid.

En esa estra­te­gia, la into­xi­ca­ción, el insul­to, la des­ca­li­fi­ca­ción y la men­ti­ra han sido un recur­so reite­ra­do que hemos pade­ci­do algu­nas per­so­nas, siem­pre con el obje­ti­vo de sem­brar la dis­cor­dia y situar­nos como líde­res de sec­to­res disi­den­tes. Nece­si­ta­ban esa disi­den­cia, y a fal­ta de una real, se la han teni­do que inven­tar. Y a pesar del daño humano que pue­dan oca­sio­nar en nues­tras fami­lias y entor­nos con toda la basu­ra mediá­ti­ca que han expan­di­do sobre mí y otras per­so­nas en estos días, sí les digo que no ofen­de el que quie­re, sino el que pue­de. ¡Y no pue­den ni van a poder!

Hablo a títu­lo per­so­nal, y me diri­jo sobre todo a mi gen­te, a mi entorno, a la mili­tan­cia de la izquier­da aber­tza­le, a quie­nes han com­par­ti­do y com­par­ten con­mi­go pro­yec­tos, deba­tes, ideas, momen­tos, ilu­sio­nes, pla­nes,… sue­ños. Y tam­bién, por qué no, a la socie­dad vas­ca que ha sido bom­bar­dea­da con la dosis de mise­ria mediá­ti­ca reite­ra­da reda­da tras redada.

No hablo para res­pon­der a nin­gu­na de las fala­cias que se hayan podi­do decir o publi­car sobre mí. Ni siquie­ra para lim­piar mi nom­bre o mi con­cien­cia, ni para inten­tar jus­ti­fi­car­me ante nada ni nadie. No hay mejor des­pre­cio que no hacer apre­cio. Los mise­ra­bles «plu­mi­llas» que se han dedi­ca­do a sem­brar calum­nias e insul­tos a par­tir del infor­me de rigor que des­de las cloa­cas se coci­na en estas ope­ra­cio­nes no mere­cen per­der mucho tiem­po. Son siem­pre los mis­mos, per­so­nal medio­cre y cobar­de que, ampa­ra­do en el poder de sus medios, vomi­ta des­pre­cio sobre gen­te inco­mu­ni­ca­da, sin dere­chos, sin defen­sa. Es la dosis de veneno nece­sa­ria para inten­tar legi­ti­mar ante la opi­nión públi­ca actua­cio­nes como la que nos ha traí­do a prisión.

Hablo por­que es mi dere­cho, y no voy a dejar que me arre­ba­ten la pala­bra o el pen­sa­mien­to. No voy a per­mi­tir que los enemi­gos de la paz, los enemi­gos de nues­tro pue­blo, los enemi­gos del eus­ka­ra y la cul­tu­ra, los enemi­gos de la liber­tad… me uti­li­cen para rom­per, divi­dir, cues­tio­nar o ata­car ni el pro­yec­to ni el pro­ce­so abier­to por la izquier­da abertzale.

Divi­dir la izquier­da aber­tza­le es el gran sue­ño del Esta­do; siem­pre lo ha sido, y aho­ra más que nun­ca. Lo bus­ca en un con­tex­to de cre­cien­te des­con­fian­za, rup­tu­ra y ale­ja­mien­to entre los par­ti­dos polí­ti­cos y la socie­dad, con una dere­cha enfren­ta­da, empe­ña­da pero inca­paz de con­sen­suar un camino que garan­ti­ce la uni­dad de Espa­ña, que con­si­de­ra insu­fi­cien­te cual­quier cosa que se haga con­tra Eus­kal Herria. Reven­tar des­de den­tro el pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le es la úni­ca opción que les que­da para inten­tar fre­nar y debi­li­tar una ofer­ta polí­ti­ca que conec­ta con los obje­ti­vos y nece­si­da­des de la socie­dad. Está en nues­tras manos evi­tar­lo, con­vir­tien­do nues­tra uni­dad en ener­gía para lle­var este pro­ce­so a buen fin. Los pre­sos y pre­sas así lo han hecho, y estoy orgu­llo­sa por haber con­tri­bui­do a ello, y aho­ra, como pre­sa polí­ti­ca que soy, segui­ré tra­ba­jan­do en la mis­ma línea.

¿Que pue­de haber dife­ren­tes opi­nio­nes a la hora de deba­tir cómo seguir ade­lan­te en el camino empren­di­do? Cla­ro, en eso se basa el deba­te polí­ti­co, en el con­tras­te e inter­cam­bio de argu­men­tos, pro­pues­tas y opi­nio­nes; es con­sus­tan­cial a nues­tra con­di­ción de mili­tan­tes polí­ti­cos. El deba­te y la plu­ra­li­dad de opi­nio­nes nos ha traí­do has­ta aquí, y enri­que­cien­do con deba­te y pro­pues­ta el pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le con­se­gui­re­mos for­ta­le­cer­lo y lle­var­lo adelante.

Un pro­ce­so com­ple­jo, lar­go en su reco­rri­do, inten­so en su sig­ni­fi­ca­do y en sus con­se­cuen­cias, e ilu­sio­nan­te por­que vie­ne car­ga­do de futu­ro, de espe­ran­za y de liber­tad. Un pro­ce­so en el que con deba­te, con res­pon­sa­bi­li­dad, con dis­ci­pli­na, con ilu­sión hemos cons­trui­do la nave que com­par­ti­mos y com­par­ti­re­mos para empren­der la ruta que hemos mar­ca­do entre quie­nes día a día cons­trui­mos el pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le. Eso es lo que no pue­den sopor­tar y eso es lo que quie­re dina­mi­tar el Estado.

La orga­ni­za­ción, la mili­tan­cia, el com­pro­mi­so, la dis­ci­pli­na, la con­fian­za, la com­pli­ci­dad, la ilu­sión… y, por qué no, la ale­gría, son valo­res intrín­se­cos a quie­nes hemos mili­ta­do y mili­ta­mos en las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes de esa casa común que es la izquier­da abertzale.

Un pro­yec­to reno­va­do, cons­trui­do entre todos y todas, por­que así lo reque­ría la apues­ta, y por­que en este camino no sobra nadie. Apor­tan­do cada cual des­de su ámbi­to, des­de sus posi­bi­li­da­des, des­de sus capa­ci­da­des o limi­ta­cio­nes, ali­men­tan­do y apor­tan­do, mul­ti­pli­can­do y for­ta­le­cien­do las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas y socia­les, reco­rrien­do paso a paso, obje­ti­vo a obje­ti­vo, el camino hacia nues­tra libertad.

No quie­ro aca­bar sin man­dar un fuer­te abra­zo a quie­nes duran­te nues­tra deten­ción aguan­ta­ron lar­gas horas fren­te a nues­tros des­pa­chos y casas, envián- donos áni­mo y soli­da­ri­dad. Y a todas las per­so­nas, que de una u otra for­ma, han denun­cia­do esta ope­ra­ción y han esta­do jun­to a noso­tros y nues­tras familias.


Gora Eus­kal Herria! Gora ezker abertzalea!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *