Men­sa­je a la juven­tud de Nues­tra Amé­ri­ca: Sie­te retos pen­dien­tes- Fer­nan­do Mar­tí­nez Heredia

El tema que me han pedi­do desa­rro­llar me pare­ce muy pro­ce­den­te, por­que jun­to al cono­ci­mien­to y la con­fra­ter­ni­dad entre los par­ti­ci­pan­tes, las accio­nes de soli­da­ri­dad y demás acti­vi­da­des, estos Fes­ti­va­les son tam­bién espa­cios don­de se exa­mi­nan y deba­ten cues­tio­nes fun­da­men­ta­les para los jóve­nes que tra­ba­jan por la crea­ción de un mun­do de jus­ti­cia y liber­tad para todos.

Qui­sie­ra expo­ner sie­te desa­fíos que a mi jui­cio deben enfren­tar los jóve­nes de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Sin dudas hay más retos, y la for­mu­la­ción gene­ral no pue­de tener en cuen­ta los ámbi­tos espe­cí­fi­cos que con­di­cio­nan la iden­ti­fi­ca­ción de las reali­da­des, los modos de com­pren­der y sen­tir, las con­tra­dic­cio­nes y los con­flic­tos que se enfren­tan, los obje­ti­vos e ins­tru­men­tos que se pri­vi­le­gian. Ade­más, seré sin­té­ti­co, como corres­pon­de al tiem­po disponible.

Pri­mer reto. Los jóve­nes tie­nen carac­te­rís­ti­cas gene­ra­les en cuan­to tales que no debe­mos olvi­dar nun­ca; ellas siem­pre son impor­tan­tes, y pue­den lle­gar a ser deci­si­vas. Pero no exis­ten los jóve­nes en gene­ral. El pri­mer reto par­te de la reali­dad de que una gran par­te de los jóve­nes de nues­tro con­ti­nen­te se enfren­tan todos los días al desa­fío de sobre­vi­vir y encon­trar un lugar en el mun­do. Pade­cen ham­bre o care­cen de ali­men­ta­ción sufi­cien­te, de ser­vi­cios de edu­ca­ción y de salud, de empleo, y viven en fami­lias pre­ca­rias. Saben del tra­ba­jo infan­til, de la delin­cuen­cia de los pobres, la pros­ti­tu­ción y el con­su­mo de dro­gas bara­tas. Esos jóve­nes no están aquí, no cono­cen lo que hace­mos ni nues­tros escri­tos –muchos no podrían leer­los – , ni es pro­ba­ble que les intere­sen. No sue­len votar, por­que no sien­ten suya la polí­ti­ca que exis­te en sus paí­ses. Por con­si­guien­te, muchos pue­den ser aca­rrea­dos pre­ci­sa­men­te por los cul­pa­bles de la vida que lle­van, si les resuel­ven algu­nas de sus nece­si­da­des perentorias.

Maneul Piñei­ro Losa­da, coman­dan­te «Bar­ba­rro­ja», “el galle­go”, direc­tor del Depar­ta­men­to América

El pri­mer reto ante noso­tros es rom­per esa terri­ble divi­sión, que es una de las fuer­zas mayo­res de los enemi­gos de la Huma­ni­dad. Debe­mos ir a ellos, cono­cer­los real­men­te en vez de creer que los repre­sen­ta­mos, acom­pa­ñar­los en sus vidas y sus afa­nes, con el fin de ayu­dar­los a ser rebel­des y pelear por idea­les, ganar­nos el dere­cho a con­du­cir­los en el pro­lon­ga­do y difí­cil pro­ce­so de cam­biar sus vidas y las socie­da­des de explo­ta­ción, des­igual­da­des, exclu­sión y opresiones.

Segun­do reto. Lograr com­bi­nar las tareas y las satis­fac­cio­nes per­so­na­les –el amor, el tra­ba­jo, el estu­dio, las incli­na­cio­nes par­ti­cu­la­res– con intere­ses cívi­cos, con la nece­si­dad de cono­cer el mun­do en que vivi­mos y sus pro­ble­mas. Dar­les lugar en noso­tros a idea­les que hacen cre­cer las dimen­sio­nes huma­nas y brin­dan una rique­za per­so­nal que tras­cien­de, y lograr gober­nar la esfe­ra de los egoís­mos. Ir más allá de las reac­cio­nes espo­rá­di­cas ante inci­den­tes y los entu­sias­mos efímeros.

Ter­cer reto. Tomar con­cien­cia de las cla­ves fun­da­men­ta­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y la mane­ra de vivir que gene­ra, difun­de y man­tie­ne. Cono­cer sus hechos, sus ins­tru­men­tos, su cri­mi­na­li­dad des­pia­da­da, su con­ver­sión de los indi­vi­duos en agre­so­res entre sí y en indi­fe­ren­tes ante las des­gra­cias aje­nas. Cono­cer las fun­cio­nes socia­les de domi­na­ción que cum­plen los atrac­ti­vos que en reali­dad posee el capi­ta­lis­mo, y que ese sis­te­ma cons­ti­tu­ye un com­ple­jo orgá­ni­co, lo cual per­mi­ti­rá situar­se mejor ante sus mani­fes­ta­cio­nes. Salir del con­trol que ejer­ce su sis­te­ma de infor­ma­ción, for­ma­ción de opi­nión públi­ca, entre­te­ni­mien­to y gus­tos. Pen­sar las con­tra­dic­cio­nes y los con­flic­tos, y bus­car sus cau­sas. Pero no bas­ta con cono­cer: en reali­dad los sen­ti­mien­tos que con­cen­tran ener­gías y fomen­tan moti­va­cio­nes, y que des­atan acti­tu­des y actua­cio­nes, son tan impor­tan­tes como las ideas y los conocimientos.

Cuar­to reto. Vivir la con­cien­cia que se está adqui­rien­do como un con­jun­to de idea­les, con­vic­cio­nes e ideas que lle­van a la actua­ción. Reu­nir las capa­ci­da­des per­so­na­les, la nece­si­dad de par­ti­ci­par en cau­sas jus­tas, los deseos de goces y satis­fac­cio­nes, los impul­sos de rebel­día, los cono­ci­mien­tos que se adquie­ren, para inte­grar con el con­jun­to a una joven o un joven cons­cien­te y rebelde.

Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia y Aure­lio Alon­so Teja­da, ambos de la revis­ta cuba­na «Pen­sa­mien­to Crítico»

Quin­to reto. Dar­les per­ma­nen­cia a esas trans­for­ma­cio­nes con­quis­ta­das y con­ver­tir­las en guía de los jui­cios y motor de la acti­vi­dad, tan­to de la vida coti­dia­na como de las jor­na­das tras­cen­den­tes. Es decir, apren­der a luchar y a ser mili­tan­te revolucionario.

Sex­to reto. Poner una gran par­te de sus esfuer­zos, capa­ci­da­des y sen­ti­mien­tos den­tro del cau­ce de un colec­ti­vo, lo que impli­ca ceder una par­te del albe­drío y de la liber­tad del indi­vi­duo, al mis­mo tiem­po que pue­de crear un ins­tru­men­to orga­ni­za­ti­vo que mul­ti­pli­que las fuer­zas y las cua­li­da­des de cada uno y las posi­bi­li­da­des de vic­to­ria. Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias no son una pana­cea: sus reali­da­des y su his­to­ria lo mues­tran cla­ra­men­te. Por eso, pre­ci­sa­men­te, no temer a entrar en ellas cons­ti­tu­ye un reto para los jóve­nes revo­lu­cio­na­rios, y aún mayor es el reto de no estar den­tro de ellas para per­der cua­li­da­des y asu­mir ritua­les vacíos, sino para con­tri­buir a trans­for­mar­las en nue­vas orga­ni­za­cio­nes capa­ces de ser real­men­te revo­lu­cio­na­rias. El desa­fío está en com­pren­der que la orga­ni­za­ción y la polí­ti­ca son indis­pen­sa­bles, y a par­tir de esa com­pren­sión y la actua­ción con­se­cuen­te inven­tar nue­vas for­mas revo­lu­cio­na­rias efi­ca­ces de hacer política.

Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia y Esther Perez, edu­ca­do­ra popu­lar, tra­duc­to­ra de Fre­dric Jame­son y auto­ra de varios libros, entre otros sobre Pau­lo Freire

Sép­ti­mo reto. Prac­ti­car la soli­da­ri­dad como ley pri­me­ra de los inter­cam­bios huma­nos y las rela­cio­nes socia­les. Al actuar y pen­sar en polí­ti­ca, el con­te­ni­do con­cre­to del medio en que cada uno viva y se mue­va serán deter­mi­nan­tes, y por con­si­guien­te debe ser prio­ri­za­do. Pero no pode­mos olvi­dar en nin­gún momen­to las cues­tio­nes más gene­ra­les, sus carac­te­rís­ti­cas y sus impli­ca­cio­nes, y los con­di­cio­na­mien­tos que pone a nues­tra acción: tener en cuen­ta el movi­mien­to en su con­jun­to. El capi­ta­lis­mo ha logra­do uni­ver­sa­li­zar­se y uni­ver­sa­li­zar su cul­tu­ra, y esgri­me con gran fuer­za esos logros con­tra la huma­ni­dad y el pla­ne­ta. Pero nos ha ense­ña­do, pri­me­ro, que podía­mos tener dimen­sio­nes uni­ver­sa­les para enfren­tar­lo, y des­pués, que solo uni­ver­sa­li­zan­do nues­tros com­ba­tes con­tra él y por la crea­ción de socie­da­des libres y jus­tas sere­mos capa­ces de hacer per­ma­nen­tes nues­tros logros y lle­gar, entre todos, a vencerlo.

Anto­lo­gía de tex­tos mar­xis­tas del Depar­ta­men­to de Filo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de La Habana

Ser inter­na­cio­na­lis­ta es triun­far sobre un desa­fío vital. El colo­nia­lis­mo ha sido el modo cri­mi­nal y devas­ta­dor de mun­dia­li­zar­nos del capi­ta­lis­mo, la libe­ra­ción nacio­nal antim­pe­ria­lis­ta es la ley de la crea­ción de nue­vos seres huma­nos y de socie­da­des libres. La unión del patrio­tis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo es el camino segu­ro para que ese pro­ce­so de crea­cio­nes no pue­da ser dete­ni­do ni derro­ta­do. Es for­jar la dimen­sión que nos une a tra­vés y por enci­ma de todas las dife­ren­cias y todas las fronteras.

Ter­mino invo­can­do a un indi­vi­duo cuyo nom­bre y ros­tro son como un espe­ran­to para nues­tras len­guas y un deno­mi­na­dor común para nues­tros idea­les, por­que logró triun­far sobre todos los retos, ascen­der al esca­lón más alto de la espe­cie huma­na y dejar­nos a todos un lega­do inva­lua­ble de ejem­plos, accio­nes y pen­sa­mien­to. Ernes­to –que poseía una belle­za físi­ca y una inte­li­gen­cia osten­si­bles– qui­so ser pro­fe­sio­nal, como le era posi­ble a un joven de su medio social, pero al mis­mo tiem­po dar­se a los más des­va­li­dos y curar lepro­sos en Perú o en África.

Anto­lo­gía de tex­tos mar­xis­tas del Depar­ta­men­to de Filo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de La Habana

Leyó nove­las des­de niño y filo­so­fía y tra­ta­dos polí­ti­cos des­de ado­les­cen­te, alber­gó el deseo de cono­cer París, pero cami­nó a lo lar­go de su con­ti­nen­te para cono­cer a los pue­blos opri­mi­dos y acen­dró una voca­ción de entre­gar­se a ellos. Encon­tró una noche su des­tino con Fidel y la gue­rra cuba­na y supo tomar la deci­sión más impor­tan­te antes de que ama­ne­cie­ra. Dio un pro­di­gio­so sal­to hacia delan­te median­te la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria cons­cien­te y orga­ni­za­da, avan­ce tan gran­de que has­ta le cam­bia­ron su nombre.

El Che fue uno de los más gran­des y ama­dos diri­gen­tes de la Revo­lu­ción cuba­na, pero supo dejar sus car­gos y vol­ver al com­ba­te inter­na­cio­na­lis­ta, has­ta dar su vida como coman­dan­te cubano y latinoamericano.

Recor­de­mos su gran­de­za de revo­lu­cio­na­rio y su tran­qui­lo opti­mis­mo cuan­do, a la hora de otra deci­sión tras­cen­den­tal de su vida, le escri­bió a Fidel, nos escri­bió a todos: has­ta la vic­to­ria siem­pre.

* Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia es Inves­ti­ga­dor y ensa­yis­ta de la revo­lu­ción Cuba­na. Fue direc­tor del Depar­ta­men­to de Filo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na y cola­bo­ra­dor del Depar­ta­men­to Amé­ri­ca diri­gi­do por el coman­dan­te Manuel Piñei­ro Losa­da. Es Doc­tor y Pro­fe­sor Titu­lar Adjun­to de la Uni­ver­si­dad de la Haba­na. Direc­tor del Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de la Cul­tu­ra Cuba­na “Juan Mari­ne­llo”. Pre­mio Nacio­nal de Cien­cias Socia­les en Cuba 2006. Autor de dee­nas de libros y cen­te­nas de ensayos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.