Las Gue­rri­lle­ras de las FARC-EP: Par­te­ras de la his­to­ria- Chris Gil­bert y Vil­ma Kahlo

Pen­se­mos en Agus­ti­na de Ara­gón, Olga Bena­rio, Tania Bun­ke, María Gra­ja­les y Celia Sán­chez, o inclu­so las ama­zo­nas legen­da­rias. Tam­po­co es una coin­ci­den­cia que Liber­té –la figu­ra ale­gó­ri­ca repre­sen­ta­da por Dela­croix en las barri­ca­das de la revo­lu­ción de 1830– sea una mujer.

Colom­bia no es una excep­ción a esta regla. Inclu­so antes de la inde­pen­den­cia, muje­res como la Caci­ca Gai­ta­na y Poli­car­pa Sala­va­rrie­ta tuvie­ron un papel fun­da­men­tal en la lucha insu­rrec­cio­nal. Hoy en día este lega­do de muje­res en resis­ten­cia con­ti­núa en las FARC-EP, la gue­rri­lla de más lar­go alien­to en nues­tro con­ti­nen­te. Esta orga­ni­za­ción polí­ti­ca y mili­tar par­ti­ci­pa aho­ra en diá­lo­gos de paz en La Haba­na, don­de uno de cada tres miem­bros de la Dele­ga­ción de Paz es mujer.

¿Quié­nes son estas muje­res? ¿Qué les hace arries­gar sus vidas por los idea­les del socia­lis­mo y la libe­ra­ción nacio­nal en un país bajo la bota de los Esta­dos Uni­dos? ¿Cuál es su papel en el actual pro­ce­so de paz, que apun­ta a una solu­ción nego­cia­da a 50 años de con­flic­to interno en Colom­bia? De nues­tras visi­tas a la Dele­ga­ción en La Haba­na hemos regre­sa­do con res­pues­tas intere­san­tes a estas y otras pre­gun­tas acer­ca de las muje­res de la insur­gen­cia colombiana.

La pobre­za y la injusticia

Es un hecho bien cono­ci­do que la socie­dad colom­bia­na se carac­te­ri­za por una des­igual­dad extre­ma (con un índi­ce de Gini de has­ta 0,89 en áreas rura­les). Sin embar­go, al igual que la pobre­za en todo el mun­do, el peso recae espe­cial­men­te sobre los hom­bros de las muje­res. Una com­ba­tien­te lla­ma­da Mar­ce­la Gon­zá­lez se refi­rió a la rela­ción entre géne­ro, pobre­za y opre­sión: “La mujer es la que lle­va la peor par­te en este con­flic­to… La mayo­ría de los des­pla­za­dos son muje­res, pero a esto se les acu­mu­la tam­bién la vio­len­cia sexual, la vio­len­cia intra­fa­mi­liar… La mayo­ría de esas muje­res son cabe­zas de hogar que deam­bu­lan con sus hijos por el terri­to­rio nacio­nal. Enton­ces ésta es una tra­ge­dia huma­na que vive la mujer colombiana”.

Aun­que las muje­res lle­van la peor par­te y repre­sen­tan un gran por­cen­ta­je de los casi cin­co millo­nes de des­pla­za­dos en Colom­bia, las razo­nes fun­da­men­ta­les que lle­van a hom­bres y muje­res a incor­po­rar­se a la gue­rri­lla son exac­ta­men­te las mis­mas: la pobre­za, la injus­ti­cia y la repre­sión a la opo­si­ción polí­ti­ca de la izquier­da. “Las mis­mas nece­si­da­des, la mis­ma mise­ria”, Mar­ce­la con­ti­nuó, “obli­gan a que la gen­te opte por bus­car sali­das a esta realidad”.

La fal­ta de opcio­nes polí­ti­cas es real­men­te la cla­ve para deter­mi­nar la for­ma que toma la lucha. El últi­mo inten­to de cons­ti­tuir una alter­na­ti­va legal fue la Unión Patrió­ti­ca, par­ti­do for­ma­do en 1985. La ini­cia­ti­va gene­ró gran entu­sias­mo, pero los agen­tes de la oli­gar­quía masa­cra­ron sis­te­má­ti­ca­men­te a los mili­tan­tes de la UP: alre­de­dor de 5000 muer­tos en menos de una déca­da. La lec­ción his­tó­ri­ca, escri­ta en los muros con la san­gre de la opo­si­ción polí­ti­ca, es que don­de no exis­te la demo­cra­cia hay que luchar por ella. Por aho­ra sólo es posi­ble opo­ner­se al régi­men oli­gár­qui­co de Colom­bia –arma­do has­ta los dien­tes por los EE.UU. y sus alia­dos– por­tan­do armas.

Una vez en la gue­rri­lla, los hom­bres y las muje­res tie­nen pape­les idén­ti­cos. “Hom­bres y muje­res tene­mos los mis­mos dere­chos, vamos a las mis­mas tareas”, expli­có Bibia­na Her­nán­dez, quien se incor­po­ró a las FARC hace una trein­te­na de años. “Así como vamos a remol­car, como vamos a traer la leña, como vamos a diri­gir las masas… tam­bién vamos al com­ba­te, tam­bién vamos a enfren­tar al enemi­go. Esta­mos en las mis­mas con­di­cio­nes [que los hom­bres].” De igual mane­ra, las muje­res asu­men fun­cio­nes de direc­ción y lide­raz­go en las FARC-EP, y su igual­dad es par­te de los esta­tu­tos de la organización.

Las muje­res en la Dele­ga­ción de Paz son de orí­ge­nes diver­sos. Cami­la Cien­fue­gos nació en una fami­lia del cam­po y de joven vio la pobre­za extre­ma con sus pro­pios ojos. Lau­ra Villa estu­dió medi­ci­na en Bogo­tá; ella men­cio­nó la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción y de la salud como fac­to­res que pesa­ron en su deci­sión de unir­se a la lucha revo­lu­cio­na­ria de las FARC, don­de aho­ra con­tri­bu­ye con su expe­rien­cia como médi­ca titu­la­da. Ale­xan­dra Nari­ño, naci­da Tan­ja Nij­mei­jer en Holan­da, con­si­guió un tra­ba­jo como pro­fe­so­ra de inglés en Colom­bia en 1998, y un pro­ce­so gra­dual de apren­di­za­je sobre la opre­sión y la injus­ti­cia polí­ti­ca la lle­vó a ingre­sar a la guerrilla.

Estas muje­res con­ti­núan una lar­ga tra­di­ción en las FARC: la orga­ni­za­ción se fun­dó en 1964, cuan­do 48 cam­pe­si­nos en Mar­que­ta­lia enfren­ta­ron y supe­ra­ron el ata­que de más de 10 mil efec­ti­vos guber­na­men­ta­les. Entre los “Mar­que­ta­lia­nos” había dos jóve­nes muje­res herói­cas: Judith Gri­sa­les y Miriam Narváez.

En terri­to­rio libre de América

La doce­na de muje­res de la Dele­ga­ción de Paz de las FARC son sobre­vi­vien­tes de un con­flic­to bru­tal, pero ante su sua­ve hablar y sus ropas de civil se pue­den lle­gar a olvi­dar las duras reali­da­des de la gue­rra. Uno pue­de sen­tar­se a comer un hela­do en Cop­pe­lia con ellas o jun­tar­se en la bús­que­da de libros usa­dos en las innu­me­ra­bles libre­rías de La Haba­na. Y es que a pesar de sus tareas polí­ti­cas, estas muje­res bus­can el tiem­po para la lec­tu­ra. Dia­na Gra­ja­les, una gue­rri­lle­ra del sur­oes­te de Colom­bia, nos dijo que se está empa­pan­do en los libros del Che Guevara.

Uno de los pro­yec­tos de estas muje­res –ade­más de “rear­mar­se” con libros y par­ti­ci­par en las con­ver­sa­cio­nes de paz con los dele­ga­dos del gobierno– es hacer con­tac­to con orga­ni­za­cio­nes de muje­res: “Esta­mos escu­chan­do las pro­pues­tas que nos lle­gan de las orga­ni­za­cio­nes de muje­res en Colom­bia,” expli­có Ale­xan­dra, quien agre­gó que tam­bién han esta­ble­ci­do rela­cio­nes con gru­pos inter­na­cio­na­les de muje­res. La coman­dan­te Yira Cas­tro obser­vó que los movi­mien­tos de muje­res a menu­do son invi­si­bi­li­za­dos, pero el pro­ce­so de paz ha per­mi­ti­do que las gue­rri­lle­ras en la dele­ga­ción conoz­can más de cer­ca las luchas de otras muje­res, com­par­tien­do expe­rien­cias con ellas. Las muje­res de la Dele­ga­ción tam­bién man­tie­nen una pági­na web y una cuen­ta de facebook.

A pesar de la tran­qui­li­dad de La Haba­na, la reali­dad de la gue­rra irrum­pe cuan­do uno está en com­pa­ñía de la Dele­ga­ción. La cica­triz en el bra­zo de una com­pa­ñe­ra o la coje­ra de otra nos recuer­da que el gobierno colom­biano vio­la sis­te­má­ti­ca­men­te los dere­chos huma­nos en su con­duc­ción de la gue­rra. El de Colom­bia es un con­flic­to des­igual e impe­ria­lis­ta en el que –como en Viet­nam o Arge­lia– todo tie­ne cabi­da con tal de man­te­ner el orden neocolonial.

Muchas de estas muje­res han sobre­vi­vi­do bom­bar­deos con tec­no­lo­gía de pun­ta que tan­to se pare­cen a los inten­tos yan­quis e israe­lís de ase­si­na­tos “qui­rúr­gi­cos”. Algu­nas han per­di­do ami­gos cer­ca­nos y fami­lia­res –ase­si­na­dos a san­gre fría o des­apa­re­ci­dos en fosas comu­nes como la de la Maca­re­na (la fosa común más gran­de de Amé­ri­ca Lati­na don­de las fuer­zas espe­cia­les de la Colom­bia depo­si­ta­ron unos 2000 cadá­ve­res) – , y por lo menos una com­pa­ñe­ra de la dele­ga­ción ha sido víc­ti­ma de tor­tu­ras y vio­la­ción por par­te de los sol­da­dos del ejército.

Lau­ra Villa habla de las duras reali­da­des de la gue­rra: “Una gue­rra es una gue­rra… Es una gue­rra por lograr la liber­tad de los pue­blos, y en esa gue­rra se dan muer­tos y se dan heri­dos. Hay muer­tos que lle­gan a la sen­si­bi­li­dad de noso­tros”. Entre las pér­di­das más sen­ti­das se encuen­tra la del coman­dan­te Alfon­so Cano, quien ini­ció el pro­ce­so de paz actual, y fue ase­si­na­do por el ejér­ci­to hace dos años. Cami­la Cien­fue­gos denun­ció los abu­sos sexua­les y las des­apa­ri­cio­nes for­za­das por la par­te de mili­ta­res: “Recuer­de que tene­mos un epi­so­dio bas­tan­te pal­pa­ble que son las madres de Soa­cha, [cuyos] mucha­chos fue­ron pre­sen­ta­dos como fal­sos posi­ti­vos… Eso es tam­bién terro­ris­mo de Esta­do”. Cami­la habla del terror del Esta­do des­de su expe­rien­cia vivi­da: tie­ne que­ma­du­ras de ciga­rri­llos en las manos y los bra­zos al haber sido tor­tu­ra­da duran­te un inte­rro­ga­to­rio por el ejér­ci­to colombiano.

Ade­más de las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, hay difa­ma­ción mediá­ti­ca cons­tan­te sobre las com­ba­tien­tes de las FARC. Inven­tan his­to­rias sobre gue­rri­lle­ras, his­to­rias que son un sim­ple refle­jo de la socie­dad exte­rior: una socie­dad que pre­sio­na a la mujer a entrar en todo tipo de rela­cio­nes de explo­ta­ción en el tra­ba­jo y la vida pri­va­da, a veces acep­ta la idea erró­nea de que las muje­res se ven for­za­das a ingre­sar a las FARC. Así mis­mo los medios colom­bia­nos dicen fal­sa­men­te que las gue­rri­lle­ras, que dis­fru­tan de con­di­cio­nes de igual­dad de géne­ro muy supe­rio­res a las de la socie­dad exte­rior, son meras coci­ne­ras y acom­pa­ñan­tes sexua­les de los comandantes.

Miran­do hacia la paz

Una de las razo­nes de fon­do en este tipo de difa­ma­ción es tra­tar de divi­dir y con­quis­tar a las FARC-EP, sepa­ran­do a las muje­res de los hom­bres. Ese, dicen las muje­res de la Dele­ga­ción, es un inten­to fútil, que no disua­de a un núme­ro cada vez más cre­cien­te de muje­res de tomar la deci­sión de cam­biar el mun­do, en lugar de sim­ple­men­te con­tem­plar­lo. Estas manio­bras mediá­ti­cas tam­po­co dan lugar a que las muje­res ya en las FARC alte­ren su visión de los pro­ble­mas socia­les o aban­do­nen un pro­yec­to que reco­no­cen esen­cial­men­te como lucha de cla­ses por la jus­ti­cia social.

Este últi­mo pun­to es impor­tan­te. Las muje­res en las FARC ven la domi­na­ción patriar­cal como par­te de la lucha de cla­ses y no están dis­pues­tas a sepa­rar las cau­sas, error en el que han caí­do algu­nas femi­nis­tas. Las faria­nas luchan no sólo por las muje­res colom­bia­nas, sino por Colom­bia en su con­jun­to. Así, la paz que tra­tan de cons­truir –una paz con jus­ti­cia social, una paz que erra­di­ca­rá las raí­ces de la des­igual­dad social– será una paz para toda la sociedad.

¿Cómo enten­der, enton­ces, la impor­tan­cia de las muje­res en la lucha de las FARC-EP? ¿Por qué es que, para citar a Vic­to­ria San­dino, “sin la par­ti­ci­pa­ción de la mujer en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio no hay revo­lu­ción”? Tal vez la cla­ve está en la vie­ja idea de que esos gru­pos, los que la estruc­tu­ra de la socie­dad pone entre la espa­da y la pared, son pre­ci­sa­men­te los con­vo­ca­dos por la his­to­ria para cam­biar la socie­dad en su tota­li­dad. Esto es lo que se lla­ma una misión his­tó­ri­ca, y es una des­crip­ción per­fec­ta de la posi­ción de la mujer colom­bia­na, cuya situa­ción no se pue­de mejo­rar sin cam­bios fun­da­men­ta­les en toda la socie­dad. Por eso el sec­tor más cons­cien­te de las colom­bia­nas a menu­do ha toma­do las armas para cam­biar las con­di­cio­nes que ope­ran en su país.

Hoy esta mis­ma misión his­tó­ri­ca pue­de con­du­cir a nue­vas tác­ti­cas. Con los cam­bios pro­fun­dos que se están vivien­do en muchos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el resur­gi­mien­to del movi­mien­to popu­lar colom­biano, se abre la posi­bi­li­dad de que los hom­bres y muje­res de la insur­gen­cia pien­sen en una paz dia­lo­ga­da para lograr los mis­mos obje­ti­vos por los que siem­pre han lucha­do. Pero esto sólo ocu­rri­rá si el Esta­do colom­biano cam­bia radi­cal­men­te su accio­nar y per­mi­te que las fuer­zas del cam­bio par­ti­ci­pen en el ámbi­to de la polí­ti­ca legal. Des­de este pun­to de par­ti­da –una “ven­ta­na demo­crá­ti­ca” logra­da con las vidas de muchos gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras– la fuer­za polí­ti­ca más abne­ga­da y com­pro­me­ti­da podría ini­ciar el pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to de las injus­ti­cias estruc­tu­ra­les del país y la cons­truc­ción de una paz duradera.


* Chris Gil­bert es pro­fe­sor de Estu­dios Polí­ti­cos en la Uni­ver­si­dad Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Vil­ma Kah­lo está tra­ba­jan­do en “Rosas y Fusi­les”, un docu­men­tal sobre las muje­res de las FARC-EP.

www​.rosa​-blin​da​da​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *