[Cat/​Cast] #SiSi, si no, no hi ha res

El pasa­do 12 de diciem­bre se hizo públi­co la pro­pues­ta de fecha y la pre­gun­ta para rea­li­zar una con­sul­ta sobre el futu­ro de Cata­lun­ya. El pró­xi­mo 9 de noviem­bre es la fecha pre­vis­ta y la fór­mu­la esco­gi­da para inter­pe­lar a la ciu­da­da­nía es la de una doble pregunta:

«Quie­re que Cata­lun­ya sea un Esta­do? En caso afir­ma­ti­vo, «quie­re que este Esta­do sea independiente?»

De entra­da sería nece­sa­rio remar­car que esta no es ni de lejos la pre­gun­ta que la movi­li­za­ción popu­lar ha pedi­do a tra­vés de las mul­ti­tu­di­na­rias demos­tra­cio­nes de fuer­za del inde­pen­den­tis­mo estos últi­mos años, des­de las con­sul­tas sobre la inde­pen­den­cia orga­ni­za­das des­de la socie­dad civil hass­ta las con­vo­ca­to­rias de la ANC en don­de, más que el dere­cho a deci­dir, la deman­da era inequi­vo­ca­men­te favo­ra­ble a la inde­pen­den­cia. de todas mane­ras hay que remar­car la escru­pu­lo­sa volun­tad demo­crá­ti­ca del pue­blo cata­lán dado que, dado el carác­ter inde­pen­den­tis­ta de estas últi­mas movi­li­za­cio­nes, ha pre­va­li­do siem­pre la volun­tad de la ciu­da­da­nía de ser con­sul­ta­da en un refe­re­dum demo­crá­ti­ca­men­te jus­to y poli­ti­ca­men­te vin­cu­lan­te como ins­tru­men­to para con­se­guir la ple­na inde­pen­den­cia y empe­zar a tra­zar un camino pro­pio hacia la liber­tad y a esta­ble­cer nues­tro mode­lo social, así como nues­tro mar­co de rela­cio­nes con los otros pue­blos del mundo.

En este sen­ti­do la pre­gun­ta que la pobla­ción civil ha pues­to sobre la mesa siem­pre ha esta­do de una inter­pe­la­ción cla­ra sobre el futu­ro de Cata­lun­ya: una úni­ca pre­gun­ta de res­pues­ta bina­ria, inde­pen­den­cia SI o inde­pen­den­cia NO.

Con todos estos pre­ce­den­tes apa­re­ce el anun­cio de la pro­pues­ta de la fecha y la pre­gun­ta des­de el Par­la­ment de Cata­lun­ya. Una pre­gun­ta que, tal y como he comen­ta­do ante­rior­men­te, no refle­ja el sen­tir de la mobi­li­za­ción popu­lar, que es quien en el fon­do ha mar­ca­do la agen­da polí­ti­ca del país estos últi­mos años, reco­gien­do una refe­ren­cia cla­ra a la inde­pen­den­cia de Catalunya.

A pesar de todo la fór­mu­la de la pre­gun­ta esco­gi­da nos encon­tra­mos con un con­vi­da­do (de pie­dra o no) que no espe­rá­ba­mos como es el hecho de con­tem­plar la posi­bi­li­dad de apos­tar para que Cata­lun­ya lle­gue a ser un Esta­do pero que este no sea inde­pen­dien­te: el SI-No. A mi enten­der esta opción ha esta­do cla­ra­men­te con­di­cio­na­da sobre todo por dos sec­to­res polí­ti­cos tan dife­ren­tes en algu­nos aspec­tos como son ICV-EUiA y UDC.

A pesar de todo estos com­par­ten la idea de que Cata­lun­ya no dis­fru­te de la ple­na inde­pen­den­cia polí­ti­ca o al menos su eter­na inde­ter­mi­na­ción en este aspec­to así lo hace pensar.

Pero qué es la pro­pues­ta real del Si-No? De momen­to, como era de espe­rar, no tene­mos res­pues­ta. Pre­su­mi­ble­men­te, y con­si­de­ran­do el lar­go his­to­rial de inde­fi­ni­ción y de «marear la per­diz», los pro­mo­to­res de la doble pre­gun­ta y del Si-No pon­drán sobre la mesa algu­na pro­pues­ta de Esta­do del tipo (con)federal.
En mi opi­nión para fede­rar­se hace fal­ta la volun­tad de dos o mas par­tes de com­par­tir un pro­yec­to común. Para que esto pase la situa­ción más desea­ble sería que sobe­ra­na­men­te todas las par­tes así lo deci­dan y lo acuer­den, pero para esto hace fal­ta sobre todo diá­lo­go, volun­tad, gene­ro­si­dad y ampli­tud de miras. Y esto es pre­ci­sa­men­te lo que hoy por hoy es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble en un Esta­do cen­tra­lis­ta, arcai­co y con men­ta­li­dad colo­nia­lis­ta como el español.

Si Cata­lun­ya se tuvie­ra que fede­rar con cual­quie­ra de los pue­blos que actual­men­te se encuen­tran bajo la domi­na­ción del Esta­do espa­ñol haría fal­ta que pre­via­men­te estos (inclui­do el pue­blo cata­lán) se auto­de­ter­mi­na­ran y deci­die­ran libre­men­te, y en igual­dad de con­di­cio­nes, si quie­ren com­par­tir o no cual­quier tipo de pro­yec­to. En mi opi­nión, la liber­tad total de un pue­blo para tomar esta deci­sión no es otra que su inde­pen­den­cia polí­ti­ca. En este sen­ti­del Sí-No nos con­du­ce en la prác­ti­ca hacia un calle­jón sin sali­da. Cual­quier opción que no con­tem­ple la ple­na sobe­ra­nía y la ple­na capa­ci­dad de ges­tio­nar nues­tro futu­ro como pue­blo nos deja en el mis­mo pun­to en que esta­mos aho­ra: vía muer­ta, hablar sin ser escu­cha­do y bata­llar con un Esta­do que no tie­ne nin­gún tipo de sen­si­bi­li­dad demo­crá­ti­ca y que nos liga a sus estruc­tu­ras here­da­das del fran­quis­mo sin nin­gu­na volun­tad de cambiarlo.

Si algo tie­ne que cam­biar y si que­re­mos cons­truir algo mejor es impres­cin­di­ble uno Sí-Sí rotun­do. El No y el lobo bajo la piel de cor­de­ro del Sí-No nos dejan en el mis­mo sitio. El Sí-No es la mano encu­bier­ta de aque­llos que quie­ren que en el fon­do todo siga igual, y man­te­ner votos, car­gos, pol­tro­nas y pri­vi­le­gios, pero que no quie­ren decirlo.

Fre­de­ric Tort, mem­bre de la CUP i de Bla­nes per la Independència-ANC
12 de enero de 2014
(Tra­du­ci­do del cata­lán por Boltxe kolektiboa.)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *