[Cat/​Cast] #SiSi, si no, no hi ha res

El pasa­do 12 de diciem­bre se hizo públi­co la pro­pues­ta de fecha y la pre­gun­ta para rea­li­zar una con­sul­ta sobre el futu­ro de Cata­lun­ya. El pró­xi­mo 9 de noviem­bre es la fecha pre­vis­ta y la fór­mu­la esco­gi­da para inter­pe­lar a la ciu­da­da­nía es la de una doble pregunta:

«Quie­re que Cata­lun­ya sea un Esta­do? En caso afir­ma­ti­vo, «quie­re que este Esta­do sea independiente?»

De entra­da sería nece­sa­rio remar­car que esta no es ni de lejos la pre­gun­ta que la movi­li­za­ción popu­lar ha pedi­do a tra­vés de las mul­ti­tu­di­na­rias demos­tra­cio­nes de fuer­za del inde­pen­den­tis­mo estos últi­mos años, des­de las con­sul­tas sobre la inde­pen­den­cia orga­ni­za­das des­de la socie­dad civil hass­ta las con­vo­ca­to­rias de la ANC en don­de, más que el dere­cho a deci­dir, la deman­da era inequi­vo­ca­men­te favo­ra­ble a la inde­pen­den­cia. de todas mane­ras hay que remar­car la escru­pu­lo­sa volun­tad demo­crá­ti­ca del pue­blo cata­lán dado que, dado el carác­ter inde­pen­den­tis­ta de estas últi­mas movi­li­za­cio­nes, ha pre­va­li­do siem­pre la volun­tad de la ciu­da­da­nía de ser con­sul­ta­da en un refe­re­dum demo­crá­ti­ca­men­te jus­to y poli­ti­ca­men­te vin­cu­lan­te como ins­tru­men­to para con­se­guir la ple­na inde­pen­den­cia y empe­zar a tra­zar un camino pro­pio hacia la liber­tad y a esta­ble­cer nues­tro mode­lo social, así como nues­tro mar­co de rela­cio­nes con los otros pue­blos del mundo.

En este sen­ti­do la pre­gun­ta que la pobla­ción civil ha pues­to sobre la mesa siem­pre ha esta­do de una inter­pe­la­ción cla­ra sobre el futu­ro de Cata­lun­ya: una úni­ca pre­gun­ta de res­pues­ta bina­ria, inde­pen­den­cia SI o inde­pen­den­cia NO.

Con todos estos pre­ce­den­tes apa­re­ce el anun­cio de la pro­pues­ta de la fecha y la pre­gun­ta des­de el Par­la­ment de Cata­lun­ya. Una pre­gun­ta que, tal y como he comen­ta­do ante­rior­men­te, no refle­ja el sen­tir de la mobi­li­za­ción popu­lar, que es quien en el fon­do ha mar­ca­do la agen­da polí­ti­ca del país estos últi­mos años, reco­gien­do una refe­ren­cia cla­ra a la inde­pen­den­cia de Catalunya.

A pesar de todo la fór­mu­la de la pre­gun­ta esco­gi­da nos encon­tra­mos con un con­vi­da­do (de pie­dra o no) que no espe­rá­ba­mos como es el hecho de con­tem­plar la posi­bi­li­dad de apos­tar para que Cata­lun­ya lle­gue a ser un Esta­do pero que este no sea inde­pen­dien­te: el SI-No. A mi enten­der esta opción ha esta­do cla­ra­men­te con­di­cio­na­da sobre todo por dos sec­to­res polí­ti­cos tan dife­ren­tes en algu­nos aspec­tos como son ICV-EUiA y UDC.

A pesar de todo estos com­par­ten la idea de que Cata­lun­ya no dis­fru­te de la ple­na inde­pen­den­cia polí­ti­ca o al menos su eter­na inde­ter­mi­na­ción en este aspec­to así lo hace pensar.

Pero qué es la pro­pues­ta real del Si-No? De momen­to, como era de espe­rar, no tene­mos res­pues­ta. Pre­su­mi­ble­men­te, y con­si­de­ran­do el lar­go his­to­rial de inde­fi­ni­ción y de «marear la per­diz», los pro­mo­to­res de la doble pre­gun­ta y del Si-No pon­drán sobre la mesa algu­na pro­pues­ta de Esta­do del tipo (con)federal.
En mi opi­nión para fede­rar­se hace fal­ta la volun­tad de dos o mas par­tes de com­par­tir un pro­yec­to común. Para que esto pase la situa­ción más desea­ble sería que sobe­ra­na­men­te todas las par­tes así lo deci­dan y lo acuer­den, pero para esto hace fal­ta sobre todo diá­lo­go, volun­tad, gene­ro­si­dad y ampli­tud de miras. Y esto es pre­ci­sa­men­te lo que hoy por hoy es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble en un Esta­do cen­tra­lis­ta, arcai­co y con men­ta­li­dad colo­nia­lis­ta como el español.

Si Cata­lun­ya se tuvie­ra que fede­rar con cual­quie­ra de los pue­blos que actual­men­te se encuen­tran bajo la domi­na­ción del Esta­do espa­ñol haría fal­ta que pre­via­men­te estos (inclui­do el pue­blo cata­lán) se auto­de­ter­mi­na­ran y deci­die­ran libre­men­te, y en igual­dad de con­di­cio­nes, si quie­ren com­par­tir o no cual­quier tipo de pro­yec­to. En mi opi­nión, la liber­tad total de un pue­blo para tomar esta deci­sión no es otra que su inde­pen­den­cia polí­ti­ca. En este sen­ti­del Sí-No nos con­du­ce en la prác­ti­ca hacia un calle­jón sin sali­da. Cual­quier opción que no con­tem­ple la ple­na sobe­ra­nía y la ple­na capa­ci­dad de ges­tio­nar nues­tro futu­ro como pue­blo nos deja en el mis­mo pun­to en que esta­mos aho­ra: vía muer­ta, hablar sin ser escu­cha­do y bata­llar con un Esta­do que no tie­ne nin­gún tipo de sen­si­bi­li­dad demo­crá­ti­ca y que nos liga a sus estruc­tu­ras here­da­das del fran­quis­mo sin nin­gu­na volun­tad de cambiarlo.

Si algo tie­ne que cam­biar y si que­re­mos cons­truir algo mejor es impres­cin­di­ble uno Sí-Sí rotun­do. El No y el lobo bajo la piel de cor­de­ro del Sí-No nos dejan en el mis­mo sitio. El Sí-No es la mano encu­bier­ta de aque­llos que quie­ren que en el fon­do todo siga igual, y man­te­ner votos, car­gos, pol­tro­nas y pri­vi­le­gios, pero que no quie­ren decirlo.

Fre­de­ric Tort, mem­bre de la CUP i de Bla­nes per la Independència-ANC
12 de enero de 2014
(Tra­du­ci­do del cata­lán por Boltxe kolektiboa.)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.