“Es en Washing­ton don­de se deci­de si Bogo­tá ade­lan­ta y fir­ma un tra­ta­do de paz”

Her­nan­do Cal­vo Ospi­na es un reco­no­ci­do perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción, cola­bo­ra­dor de Le Mon­de diplo­ma­ti­que, refu­gia­do polí­ti­co en Fran­cia. Su últi­mo libro Calla y res­pi­ra, es un rela­to auto­bio­grá­fi­co que en un año ha sido edi­ta­do en cin­co idio­mas. Con­ver­sa­mos con Her­nan­do sobre algu­nos de los inte­rro­gan­tes que pla­nean sobre el con­flic­to social y arma­do colom­biano y la posi­bi­li­dad de paz, las con­ver­sa­cio­nes de La Haba­na entre el gobierno y las FARC y algún que otro “chis­me”…

FOTO: U.ARANZADI

Patri­cia Rivas. Lla­ma la aten­ción el nulo peso de la Unión Euro­pea en las nego­cia­cio­nes de paz de la Habana… 

Her­nan­do Cal­vo Ospi­na. Dos impor­tan­tes fun­cio­na­rios de dos paí­ses euro­peos me dije­ron lo mis­mo: Amé­ri­ca Lati­na es terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos. Noso­tros podría­mos acom­pa­ñar, pero es Esta­dos Uni­dos quien deci­de allá. Si fue­ra en Áfri­ca o Medio Orien­te, qui­zás podría­mos tener peso en una negociación.

Lo que sí hacen los paí­ses de la Unión Euro­pea es seguir los desig­nios de Esta­dos Uni­dos. Por tan­to le cola­bo­ran en lo que pue­dan, prin­ci­pal­men­te entre­gán­do­le bue­na par­te de la infor­ma­ción que logran sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia. Ade­más de vigi­lar a los resi­den­tes colom­bia­nos que viven en estos paí­ses, opo­si­to­res al gobierno colom­biano, bajo el pre­tex­to de ser mili­tan­tes o sim­pa­ti­zan­tes de una orga­ni­za­ción “terro­ris­ta”. Y si el país euro­peo tie­ne víncu­los eco­nó­mi­cos con Colom­bia, pues mucho más.

PR. ¿Qué papel está tenien­do Washing­ton en las nego­cia­cio­nes de paz? 

HC. En febre­ro del 2012 fui con­tac­ta­do por un alto res­pon­sa­ble del Depar­ta­men­to de Esta­do, con el que ya me había reu­ni­do antes… Si, ¡aun­que des­de el 2009 me tie­nen en la lis­ta de per­so­nas “peli­gro­sas” para la segu­ri­dad de su nación! Me dijo que me lla­ma­ba a nom­bre de su ofi­ci­na y del pre­si­den­te San­tos. La mez­cla no se me hizo para nada extra­ña. Ante mi pre­gun­ta, me pre­ci­só que que­ría char­lar sobre la paz en Colombia.

Entre vino y vino, fui con­clu­yen­do que las FARC y el gobierno colom­biano esta­ban pre­pa­ran­do nego­cia­cio­nes en la total reser­va, algo que se hizo públi­co en sep­tiem­bre, lue­go de que el ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be lo “denun­cia­ra”. Yo solo vine a tocar el tema once meses des­pués (1).

PR. ¿De qué habla­ron en esa reu­nión, si se pue­de saber?

HCO. La mitad fue sobre Colom­bia y el res­to sobre Cuba, Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via. ¿Es curio­so que le inte­re­sa­ran estos últi­mos cua­tro paí­ses? Pues no. Ellos, a ojos de Washing­ton, son la cabe­za de rebel­des en el con­ti­nen­te. En las cua­tro oca­sio­nes que me encon­tré con fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do siem­pre enca­mi­na­ron la char­la hacia estos paí­ses. Y casua­li­dad: los dos fun­cio­na­rios euro­peos que men­cio­né antes, tam­bién qui­sie­ron char­lar sobre ellos.

Aho­ra, el esta­dou­ni­den­se que­ría saber lo que yo opi­na­ba sobre una nego­cia­ción con las gue­rri­llas. Ellos cono­cen, como lo saben mis lec­to­res y el gato del vecino, que por mi tra­ba­jo perio­dís­ti­co conoz­co a varios man­dos de las FARC y del ELN. Y a unos des­de hace 30 años. Fue una con­ver­sa­ción que pue­de pare­cer ano­di­na, pero que al ser con ellos no lo es: siem­pre tie­nen un obje­ti­vo muy determinado.

Casi al final me pre­gun­tó si yo que­ría enviar­le un men­sa­je al pre­si­den­te San­tos. Le res­pon­dí que no, pero sí que­ría hacer­le lle­gar una pre­gun­ta: ¿por qué cuan­do fue minis­tro de Defen­sa dijo en un coc­tel, don­de habían varios ciu­da­da­nos fran­ce­ses, que él que­ría mi cabe­za? Debió ser cosa de los tra­gos. Pue­de ser que se le olvi­dó que yo ten­go pro­tec­ción del gobierno fran­cés, de Nacio­nes Uni­das, pero, sobre todo, el cari­ño y reco­no­ci­mien­to de muchas per­so­nas en el mundo.

PR. ¿Qué quie­re decir que el minis­tro de Defen­sa pidió su cabe­za? ¿Cree que que­rían asesinarle?

Lo que sé, por fuen­tes de abso­lu­ta con­fian­za, es que ese gobierno inten­tó pedir mi extra­di­ción basa­do en los famo­sos compu­tado­res de Raúl Reyes. Sí, en ellos se me men­cio­na como cin­co veces. Pero en cada una de ellas se me tra­ta de “perio­dis­ta”, y con nom­bre pro­pio (2). Es que yo iba con un equi­po de la tele­vi­sión fran­ce­sa para entre­vis­tar a Reyes. La cita iba a ser el 2 de mar­zo 2008. Pero un día antes ase­si­na­ron al diri­gen­te gue­rri­lle­ro en un bom­bar­deo sobre terri­to­rio ecua­to­riano. Creo que con ese inten­to de pedir mi extra­di­ción, hicie­ron que­dar en ridícu­lo a la jus­ti­cia colombiana.

A pesar de ello qui­sie­ra entre­vis­tar al pre­si­den­te San­tos sobre este tema. Pero, en espe­cial, para que cuen­te has­ta dón­de es hones­to con el pro­ce­so de paz, y qué pla­nes tie­ne para sacar de la pobre­za a la mayo­ría de colombianos.

Al fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se sí le di un men­sa­je a lle­var, pero no a San­tos sino al pre­si­den­te Oba­ma: Que orde­ne dete­ner la gue­rra y el terro­ris­mo de Esta­do con­tra el pue­blo colombiano.

Por­que, sien­do rea­lis­ta y prag­má­ti­co, es en Washing­ton don­de se deci­de si el gobierno en Bogo­tá ade­lan­ta y fir­ma un tra­ta­do de paz. Si le con­vie­ne a sus intere­ses eco­nó­mi­cos y geo­es­tra­té­gi­cos, lo orde­na­rá a Bogotá.

Este fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se tam­bién me con­tó que con San­tos tenían muchas más afi­ni­da­des polí­ti­cas y de intere­ses que con Uri­be. Ante lo que res­pon­dí: “¡Enton­ces aho­ra uste­des anda­rán des­nu­dos por la casa pre­si­den­cial, pues con Uri­be se pasea­ban en chores!”

PR. No pare­ce usted muy opti­mis­ta sobre las con­ver­sa­cio­nes de paz…

HCO. Has­ta el momen­to yo no veo que los gobier­nos de Washing­ton y Bogo­tá estén deci­di­dos a que lle­gue una paz a Colom­bia con jus­ti­cia social. Quie­ren un pro­ce­so como se hizo en El Sal­va­dor, don­de se detu­vo la gue­rra polí­ti­ca, se silen­cia­ron los fusi­les, pero la gue­rra social que lle­gó ha pro­du­ci­do el doble de muer­tes y ham­bre, por­que las estruc­tu­ras de la des­igual­dad eco­nó­mi­ca no cam­bia­ron. Des­pués de 20 años siguen intac­tas. Cla­ro, se pudo par­ti­ci­par en polí­ti­ca sin el temor de ser ase­si­na­do por ser opo­si­tor de izquierda.

PR. ¿Qué pasos por par­te de Washing­ton harían que la apues­ta por la paz fue­ra seria?

HCO. Para mí dos sig­nos deben exis­tir para que yo crea que el gobierno esta­dou­ni­den­se, y el de Colom­bia, sí desean la paz. Uno, que se deten­ga la estig­ma­ti­za­ción polí­ti­ca con­tra la opo­si­ción. La intran­si­gen­cia polí­ti­ca es el prin­ci­pal enemi­go de la paz en Colom­bia. Y no sólo de la paz: del desa­rro­llo efec­ti­vo de la nación.

Es mi pun­to de vis­ta como obser­va­dor que ve a Colom­bia des­de fue­ra. Que escu­cha y lee lo que se dice de ella. Que, como muchas per­so­nas, me asom­bro de la intran­si­gen­cia de esa oli­gar­quía, caso exclu­si­vo en el mun­do. Una oli­gar­quía enfer­ma por el poder.

Y dos, que se envíe al ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be a las cor­tes para que res­pon­da por crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad, geno­ci­dio, para­mi­li­ta­ris­mo y nar­co­trá­fi­co. Lo del ex pre­si­den­te Uri­be es un caso extre­mo de impu­ni­dad, como muy pocos en este universo.

Pero cla­ro, en Washing­ton exis­ten fuer­tes intere­ses que se opo­nen a la paz, como son las empre­sas de arma­men­to y de tec­no­lo­gía para la gue­rra. Y Uri­be rega­ló tan­to de la sobe­ra­nía a Esta­dos Uni­dos, que de algu­na mane­ra tie­nen que agra­de­cer­le. Aun­que Uri­be debe­ría tener cui­da­do por­que Washing­ton no tie­ne ami­gos, tie­ne intereses.

PR. ¿Has­ta qué pun­to Washing­ton está pre­sen­te en la Mesa de La Habana?

HCO. Es de supo­ner que los nego­cia­do­res de las FARC lo saben. Si yo lo sé es por­que lo saben muchos. Varios de los nego­cia­do­res del gobierno lle­van relo­jes, bolí­gra­fos, male­ti­nes u otros ins­tru­men­tos para fil­mar y gra­bar todo lo que se con­ver­sa en la mesa de nego­cia­cio­nes en La Haba­na. Esa infor­ma­ción, que no debe­ría salir de ahí en esa for­ma, par­te hacia bases esta­dou­ni­den­ses para ser pro­ce­sa­da. Des­pués se com­par­te con el equi­po espe­cial en Bogo­tá que sigue las negociaciones.

No sólo se ana­li­za cada fra­se y pala­bra de los nego­cia­do­res de las FARC, sino cada tim­bre de voz, acti­tu­des del ros­tro y sus manos. Des­pués lle­ga el ase­so­ra­mien­to de cómo nego­ciar o diri­gir­se a cada miem­bro del equi­po gue­rri­lle­ro para des­es­ta­bi­li­zar­lo o acercarlo.

PR. Como sea, las con­ver­sa­cio­nes de paz han logra­do avan­ces significativos…

HCO. Me pare­ce que la tec­no­lo­gía y los ase­so­res no le han ser­vi­do mucho al gobierno colom­biano y a su dele­ga­ción, vis­to lo obte­ni­do por los guerrilleros.

Los gue­rri­lle­ros han demos­tra­do capa­ci­dad para nego­ciar. Bueno, es que, ante todo, tie­nen la razón de su parte.

Por eso sería de admi­rar a los nego­cia­do­res del gobierno, pues deben pare­cer mala­ba­ris­tas al defen­der lo inde­fen­di­ble. Ellos defien­den, sin ser oli­gar­cas, los intere­ses de la oli­gar­quía colom­bia­na y de las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses. Esa es su reali­dad. Sus argu­men­tos deben ser muy limitados.

PR. En ape­nas un año, van 25 miem­bros de Mar­cha Patrió­ti­ca y 26 sin­di­ca­lis­tas de la CUT ase­si­na­dos, ade­más de los más de 9.500 pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les colom­bia­nas, cuyo núme­ro no deja de aumentar…

HCO. Se pue­den fir­mar todos los acuer­dos que quie­ran sobre la refor­ma agra­ria, la edu­ca­ción, la salud, la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca. Todo lo que quie­ran. Pero mien­tras la oli­gar­quía colom­bia­na no deten­ga su intran­si­gen­cia polí­ti­ca, nin­gún acuer­do ser­vi­rá. La paz del sepul­cro no le sir­ve al cam­pe­sino que reci­ba un títu­lo de pro­pie­dad. Tam­po­co al pue­blo don­de cons­tru­ya un cen­tro médi­co en medio de dis­cur­sos de paz, si al otro día van los para­mi­li­ta­res y aca­ban con los habi­tan­tes. ¿De qué ser­vi­rá lo fir­ma­do si los nego­cia­do­res serán ase­si­na­dos cuan­do quie­ran hacer polí­ti­ca legal y publica?

En la mesa de nego­cia­cio­nes ya se lle­gó a un acuer­do sobre par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, y, ¿qué ha pasa­do des­de enton­ces? Los hechos demues­tran que el gobierno, las FFAA y sus para­mi­li­ta­res no se han dado cuen­ta. Lea las cifras de ase­si­na­dos que usted aca­ba de dar. La repre­sión a la pro­tes­ta popu­lar no se detie­ne un milí­me­tro. Enton­ces ¿cómo se van a imple­men­tar los acuer­dos socia­les y eco­nó­mi­cos que se logren en la mesa de negociaciones?

PR. ¿Por qué esa vio­len­cia polí­ti­ca en Colom­bia de tan­tas déca­das? ¿Por qué las peo­res dic­ta­du­ras en el mun­do han dado paso a cier­tos espa­cios demo­crá­ti­cos, y en Colom­bia no? 

HCO. Mi res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: estoy bus­can­do qué tipo de genes tie­ne incu­ba­dos esa oli­gar­quía. No conoz­co nin­gu­na otra tan vio­len­ta. Han sabi­do escon­der que el Esta­do colom­biano es una dic­ta­du­ra “demo­crá­ti­ca”. Por­que en Colom­bia se ins­tau­ró la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal como en nin­gu­na dic­ta­du­ra en Amé­ri­ca Lati­na, dic­ta­da por Esta­dos Uni­dos en 1962 para com­ba­tir al “enemi­go interno. Las dic­ta­du­ras se fue­ron, lle­ga­ron gobier­nos que die­ron cier­ta ampli­tud demo­crá­ti­ca, y en Colom­bia nada varió. Todo lo con­tra­rio. Esta­dos Uni­dos tie­ne muchí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad en ello, por­que ha impul­sa­do, alcahue­tea­do y ase­so­ra­do la cri­mi­na­li­dad esta­tal. La his­to­ria no mien­te. Solo hay que cono­cer­la (3).

PR. ¿Por qué cree que has­ta el momen­to no se ha incor­po­ra­do al ELN de una for­ma seria a las negociaciones?

HCO. Qui­zás se deba a dos cosas. Una, por­que juga­ron a divi­dir y con­fron­tar al ELN con las FARC. Cre­ye­ron que las FARC asu­mi­ría una posi­ción pre­po­ten­te ante el ELN. Ha resul­ta­do todo lo con­tra­rio, y la uni­dad entre esas dos orga­ni­za­cio­nes va en aumen­to. El encuen­tro a media­dos del año pasa­do de los dos máxi­mos coman­dan­tes del ELN y las FARC, Nico­lás Rodrí­guez (Gabino) con Timo­león Jimé­nez; el freno a enfren­ta­mien­tos que a veces se daba entre ellas; los pos­te­rio­res comu­ni­ca­dos y ope­ra­ti­vos mili­ta­res con­jun­tos, es una demos­tra­ción de la unidad.

Y dos, por­que el gobierno quie­re hacer creer que el ELN no es con­trin­can­te ni mili­tar ni polí­ti­ca­men­te. Quie­re escon­der que esta gue­rri­lla tie­ne una impor­tan­te pre­sen­cia en regio­nes de gran estra­te­gia polí­ti­ca y económica.

No quie­ro dejar de men­cio­nar que la reu­nión de Gabino y Timo­león debió ser un duro gol­pe al orgu­llo de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia colom­bia­nos. Aun­que fun­da­men­tal­men­te lo debió ser para la CIA esta­dou­ni­den­se por ser la que mane­ja las prin­ci­pa­les téc­ni­cas e ins­tru­men­tos de espio­na­je, y coor­di­na a los ser­vi­cios colom­bia­nos (con el apo­yo del MOSSAD israe­lí). Debe dar­les ver­güen­za que se engu­llan tan­tos miles de millo­nes de dóla­res, y no hayan detec­ta­do el movi­mien­to de estos dos hom­bres tan bus­ca­dos. Y supon­go que ambos tuvie­ron que mover­se muchos kiló­me­tros para encon­trar­se (4).

PR. ¿Qué pasó tras la des­mo­vi­li­za­ción del M‑19? ¿Por qué no se die­ron cam­bios socio­eco­nó­mi­cos y la repre­sión con­ti­nuó rampante?

HCO. Aquí vale la pena recor­dar algu­nos “deta­lles”. Los diri­gen­tes del M‑19 no nego­cia­ron su des­mo­vi­li­za­ción: la rega­la­ron y ellos se ven­die­ron al sis­te­ma. Esto suce­dió en Pana­má. Ellos, Nava­rro Wolf, Petro, y Evert Bus­ta­man­te, por ejem­plo, saben de qué hablo. A nin­guno de esos diri­gen­tes le impor­tó la suer­te de sus bases.

Los diri­gen­tes del M‑19 son el caso más cono­ci­do de entre­guis­mo y aban­dono a sus bases e idea­les altruis­tas. Pero exis­ten otros. Tene­mos al EPL. La mayo­ría de los diri­gen­tes del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción, que al entre­gar­se se trans­for­ma­ron en Espe­ran­za, Paz y Liber­tad, se fue­ron direc­ta­men­te a tra­ba­jar para las Fuer­zas Arma­das o sus gru­pos narco-paramilitares.

¿En qué que­dó la des­mo­vi­li­za­ción y entre­ga de armas del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res, PRT; del gru­po indí­ge­na Quin­tín Lame; del sec­tor que rom­pió con el ELN? En nada para sus bases, que fue­ron las que pusie­ron los muer­tos, des­apa­re­ci­dos y tor­tu­ra­dos. Cla­ro, para la mayo­ría de sus diri­gen­tes la vida cam­bió al ven­der­se por una mone­da de cobre al sis­te­ma: Casi todos tie­nen de qué vivir, no pocos tie­nen ONGs para “ana­li­zar” el con­flic­to o para “ayu­dar” a los rein­ser­ta­dos. O cual­quier otro inven­to para vivir bien.

¿Qué tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo popu­lar hacen esos diri­gen­tes hoy? Nin­guno que sea alter­na­ti­vo y de bene­fi­cio real para las mayo­rías. Son poli­ti­que­ros, clientelistas.

PR. ¿Cómo evi­tar que pase con unas FARC o el ELN des­mo­vi­li­za­das, como pasó con las ante­rio­res?

HCO. Creo que eso le toca­rá res­pon­der­lo a la con­cien­cia social y revo­lu­cio­na­ria de las diri­gen­cias cuan­do lle­gue el momen­to. Será ahí que se sabrá si fue­ron ver­dad los idea­les que tie­nen hoy por una Nue­va Colom­bia para todos, en par­ti­cu­lar para los pobres.

Notas:

  1. “Con­ver­san­do con las FARC en La Haba­na.” http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​6​1​897
  2. El gobierno colom­biano, por inter­me­dio de una orga­ni­za­ción ingle­sa, hizo públi­cos los archi­vos pre­sun­ta­men­te con­te­ni­dos en esos computadores.
  3. Her­nan­do Cal­vo Ospi­na. Colom­bia, labo­ra­to­rio de embru­jos. Demo­cra­cia y terro­ris­mo de Esta­do. Ed. Foca. Madrid, 2008.
  4. Ver el repor­ta­je publi­ca­do por el Washing­ton Post y tra­du­ci­do por Rebe­lión el 23 de diciem­bre de 2013, «Des­ta­pan mul­ti­mi­llo­na­rio plan de la CIA para ase­si­nar a diri­gen­tes de la insur­gen­cia»: http://​rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​7​8​552

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *