Tan­taz tan­ta, gota a gota, somos mar- Rafael Narbona


El juez de la Audien­cia Nacio­nal Eloy Velas­co aca­ba de prohi­bir la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da para maña­na en Bil­bo por Tan­taz Tan­ta (Gota a gota), que ya había movi­li­za­do a miles de per­so­nas con el pro­pó­si­to de exi­gir el fin de la dis­per­sión peni­ten­cia­ria de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cos vas­cos. La prohi­bi­ción se hace públi­ca dos horas des­pués de que Pablo Ruz, tam­bién juez de la Audien­cia Nacio­nal, recha­za­ra prohi­bir el acto, ale­gan­do que no apre­cia­ba indi­cios sóli­dos de un posi­ble enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo. Eloy Velas­co, que ejer­ció como direc­tor de Jus­ti­cia en los dos gobier­nos de Eduar­do Zapla­na como pre­si­den­te de la Comu­ni­dad Valen­cia­na, afir­ma que detrás de Tan­taz Tan­ta se encuen­tra Herri­ra, la orga­ni­za­ción que ile­ga­li­zó el pasa­do octu­bre y que se pre­sen­tó a los medios de comu­ni­ca­ción como un ten­tácu­lo de ETA.

Pare­ce poco creí­ble que esta deci­sión no esté rela­cio­na­da con la deten­ción de ocho abo­ga­dos vas­cos o con el infor­me de la Guar­dia Civil, aler­tan­do que uno de cada cua­tro pro­fe­so­res de ikas­to­las públi­cas nava­rras per­te­ne­ce a la izquier­da aber­tza­le. El regis­tro del des­pa­cho del sena­dor de Bil­du Iña­ki Goioa­ga pare­ce com­ple­tar una ofen­si­va des­ti­na­da a boi­co­tear un pro­ce­so de paz, ins­pi­ra­do por el deseo legí­ti­mo de resol­ver por vías exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­cas el con­flic­to vas­co. Pien­so que el obje­ti­vo no es aca­bar con ETA, que aban­do­nó la lucha arma­da hace algo más de dos años, sino liqui­dar el anhe­lo sobe­ra­nis­ta y escar­men­tar al con­jun­to de la socie­dad, lan­zan­do una adver­ten­cia sobre el poder del Estado.

En un tiem­po de penu­ria, recor­tes socia­les y pér­di­da de dere­chos, con­vie­ne demos­trar que el poder eje­cu­ti­vo, judi­cial y legis­la­ti­vo, lejos de ser inde­pen­dien­tes, cons­ti­tu­yen un fren­te común, capaz de aplas­tar cual­quier for­ma de resis­ten­cia o rebeldía.

Pie­ro Man­zo­ni se hizo famo­so en 1961 al expo­ner sus excre­men­tos en 90 latas de cin­co cen­tí­me­tros de alto y 6’5 de diá­me­tro. Todas las latas mos­tra­ban en dife­ren­tes idio­mas la eti­que­ta: Mier­da de artis­ta. Todas se com­pra­ron a peso de oro, de acuer­do con la coti­za­ción de ese día. Actual­men­te, las latas se hallan en el Museu d’Art Con­tem­po­ra­ni de Bar­ce­lo­na, el Geor­ges Pom­pi­dou de París, la TATE Gallery de Lon­dres y el MOMA de Nue­va York. La mier­da de Man­zo­ni sur­gió como una pro­vo­ca­ción, pero hoy en día es la mate­ria que mejor refle­ja la fibra moral de unos inte­lec­tua­les y artis­tas más com­pro­me­ti­dos con el copy­right que con las víc­ti­mas de un capi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do y envalentonado.

Se echa de menos a figu­ras como José Ber­ga­mín, que se atre­vió a desa­fiar al poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co, seña­lan­do que la Tran­si­ción sólo era una far­sa orques­ta­da por el régi­men fran­quis­ta para garan­ti­zar la impu­ni­dad de los ver­du­gos y los pri­vi­le­gios de las oli­gar­quías. Des­de muy joven, Ber­ga­mín tuvo muy cla­ro la nece­si­dad de ser radi­cal y evi­tar las medias tin­tas: “Cuan­do pien­ses, mejor o peor, no lo hagas nun­ca a medias”. Hijo de un minis­tro de la Res­tau­ra­ción, sus con­vic­cio­nes comu­nis­tas con­vi­vie­ron con un cato­li­cis­mo hete­ro­do­xo y pecu­liar (“con los comu­nis­tas has­ta la muer­te… pero ni un paso más”). Duran­te la Segun­da Repú­bli­ca, pre­si­dió la Alian­za de Inte­lec­tua­les Anti­fas­cis­tas, tras­la­dó a Valen­cia una selec­ción de obras del Museo del Pra­do para evi­tar su des­truc­ción duran­te los bom­bar­deos de la avia­ción fran­quis­ta y encar­gó a Picas­so un mural para el pabe­llón espa­ñol de la Expo­si­ción de París. Picas­so res­pon­dió con el céle­bre Ger­ni­ka, que ense­gui­da se con­vir­tió en sím­bo­lo de la bar­ba­rie fascista.

Al fina­li­zar la gue­rra, Ber­ga­mín se exi­lió a Méxi­co, pero en 1958 regre­só a Espa­ña. Su opo­si­ción al régi­men le cos­tó el aco­so de gru­pos para­po­li­cia­les, que que­ma­ron su apar­ta­men­to y le ame­na­za­ron de muer­te. Lejos de inti­mi­dar­se, en 1963 enca­be­zó una car­ta diri­gi­da a Manuel Fra­ga y fir­ma­da por cien inte­lec­tua­les, don­de le acu­sa­ban de ser el res­pon­sa­ble de las tor­tu­ras come­ti­das con­tra los mine­ros astu­ria­nos en huel­ga. Poco des­pués, pro­ta­go­ni­zó una polé­mi­ca con Tor­cua­to Luca de Tena, direc­tor del ABC, que le con­tes­tó con un artícu­lo infa­me: “Pepi­to Ber­ga­mín es blan­do, vis­co­so y corre­li­gio­na­rio de comu­nis­ta y anal­fa­be­tos”. Fra­ga orde­nó su expul­sión al extran­je­ro y Ber­ga­mín ini­ció su segun­do exilio.

No vol­ve­rá has­ta 1970, con el mis­mo áni­mo com­ba­ti­vo y sin la inten­ción de mor­der­se la len­gua. En 1976, publi­ca “El Fran­quis­mo sin Fran­co” y en 1978 “La Con­fu­sión Rei­nan­te”. Ambos artícu­los le cues­tan pro­ce­sos judi­cia­les y la exclu­sión de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción. Ais­la­do y sin recur­sos eco­nó­mi­cos, comien­za a cola­bo­rar con Pun­to y Hora y, algo más tar­de, con Egin. En Madrid, sólo es un poe­ta mal­di­to y olvi­da­do. Des­pués de sufrir una caí­da y rom­per­se el cue­llo del fémur, via­ja con su hija Tere­sa a un pue­blo de la sie­rra de Huel­va y escri­be un poe­ma que más tar­de se gra­ba­rá en su lápi­da de Hon­da­rri­bia: “Fui pere­grino en mi patria /​des­de que nací. /​Y lo fui en todos los tiem­pos /​que en ella viví. /​Lo sigo sien­do, al estar­me /​aho­ra y aquí, /​pere­grino de una Espa­ña /​que ya no está en mí. /​Y no qui­sie­ra morir­me /​aquí y aho­ra /​para no dar a mis hue­sos /​tie­rra española”.

El 9 de sep­tiem­bre de 1982 se tras­la­da a Eus­kal Herria y se ins­ta­la en Donos­tia. Al igual que Alfon­so Sas­tre y Eva Forest, reci­be nume­ro­sas mues­tras de afec­to y soli­da­ri­dad. Sien­te que por fin está en casa y con­ti­núa escri­bien­do, sin des­viar­se de sus plan­tea­mien­tos. Sus artícu­los le aca­rrean nue­vos pro­ce­sos judi­cia­les y acen­túan su demo­ni­za­ción. Es la épo­ca del feli­pis­mo y la Movida.

Malos tiem­pos para los poe­tas que escri­ben sin mie­do. Se le pro­po­ne para el Cer­van­tes, pero se des­car­ta su can­di­da­tu­ra por su per­fil irre­ve­ren­te, revo­lu­cio­na­rio y anti­mo­nár­qui­co. Se nie­ga a ser hos­pi­ta­li­za­do cuan­do se le diag­nos­ti­ca un pro­ce­so neu­ro­mus­cu­lar dege­ne­ra­ti­vo. Mue­re cons­cien­te y lúci­do el 28 de agos­to de 1983, aten­di­do en su domi­ci­lio de Donos­tia por su hija Tere­sa: “La mayor pena es morir­se /​sea la muer­te que sea. /​Yo me mori­ré de pena /​de tener­me que morir, /​me mue­ra como me muera”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.