Un impor­tan­te pul­so polí­ti­co se vis­lum­bra en Tur­quía- Txen­te Rekondo

El año 2013 ha esta­do mar­ca­do en Tur­quía por una serie de acon­te­ci­mien­tos que pue­den con­di­cio­nar el rum­bo que adop­te este país en los pró­xi­mos meses. Las nego­cia­cio­nes del gobierno tur­co con los diri­gen­tes de Kur­dis­tán del nor­te, la pos­tu­ra de Tur­quía en la cri­sis de Egip­to y en la gue­rra en Siria, las pro­tes­tas de este verano en torno al par­que Gezi y la pla­za Tak­sim, las sen­ten­cias con­de­na­to­rias con­tra des­ta­ca­dos mili­ta­res y otros sec­to­res del anti­guo sta­tus quo tur­co, las pre­sio­nes de los cita­dos pode­res fác­ti­cos (mili­ta­res, judi­ca­tu­ra, buro­cra­cia kema­lis­ta…), han pro­ta­go­ni­za­do los últi­mos meses en Turquía.

Todo ello ha con­tri­bui­do ha enra­re­cer el com­ple­jo esce­na­rio polí­ti­co y social tur­co, dejan­do entre­ver ade­más la pug­na que man­tie­nen sobre el mis­mo dife­ren­tes acto­res tur­cos, y en oca­sio­nes inter­na­cio­na­les tam­bién. Y estas sema­nas, ade­más, un nue­vo escán­da­lo ha sacu­di­do los cimien­tos del gobierno de Recep Tay­yip Erdo­gan y del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (AKP).

Una inves­ti­ga­ción man­te­ni­da en secre­to duran­te dos años ha sali­do a la luz estos días, pro­vo­can­do un escán­da­lo polí­ti­co cuyas con­se­cuen­cias fina­les toda­vía son difí­ci­les de cal­cu­lar. Los datos apun­tan a una tri­ple direc­ción: por un lado, esta­rían los sobor­nos en dife­ren­tes pro­yec­tos urba­nís­ti­cos, lo que daña­ría la ima­gen anti­co­rrup­ción del gobierno; en segun­do lugar, se seña­la la par­ti­ci­pa­ción de los hijos de algu­nos minis­tros, una nue­va anda­na­da con­tra el AKP; y final­men­te, se seña­la a las ope­ra­cio­nes que habría rea­li­za­do el ban­co públi­co Halk­bank, que “curio­sa­men­te” man­tie­ne impor­tan­tes rela­cio­nes comer­cia­les con Irán.

Estos ata­ques se han diri­gi­do con­tra la línea de flo­ta­ción del AKP, un par­ti­do polí­ti­co que en los años noven­ta se pre­sen­tó, con Erdo­gan, como el aban­de­ra­do de lucha con­tra la corrup­ción de la cla­se polí­ti­ca de enton­ces, y como el actor que ha logra­do poner fin a la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que aso­la­ba Turquía.

Des­de el gobierno se ha pues­to en mar­cha una estra­te­gia para con­tra­rres­tar el ata­que. Así, el pro­pio Erdo­gan, apo­ya­do en algu­nos medios de comu­ni­ca­ción, ha seña­la­do que esta­mos ante una “ope­ra­ción de gue­rra sucia”, don­de se abra­za­rían “los intere­ses de algu­nos acto­res nacio­na­les e inter­na­cio­na­les” en una com­pli­ca­da alian­za que ya se visua­li­zó duran­te las pro­tes­tas del verano en el par­que Gezi, y que en esta oca­sión bus­ca­ría “debi­li­tar­nos de cara a las elec­cio­nes de marzo”.

Y para ello Erdo­gan ha cen­tra­do las crí­ti­cas en dos ámbi­tos. Por un lado seña­lan­do a aque­llos que “tie­nen tras ellos el poder del capi­tal y de los medios de comu­ni­ca­ción y que desean cam­biar la direc­ción de este país”, en cla­ra alu­sión a Fethu­llah Gulen, y su movi­mien­to Cemaat (con­gre­ga­ción o comu­ni­dad); y por otro lado al “lobby de los tipos de inte­rés”, en cla­ra alu­sión a Israel.

Esta situa­ción tam­bién ha con­tri­bui­do a dar mayor pro­ta­go­nis­mo a todo un aba­ni­co de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, algo muy habi­tual en Tur­quía en momen­tos de cri­sis como la que se está vivien­do estas sema­nas, así como en otras par­tes del mun­do. Esta cul­tu­ra de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas ha esta­do pre­sen­te duran­te todo el 2013 en la socie­dad tur­ca, y unos y otros acto­res han uti­li­za­do las mis­mas para refor­zar sus argumentaciones.

El pul­so y la lucha de poder entre Erdo­gan y Gulen, entre el AKP y el movi­mien­to Cemaat se hace cada día más evi­den­te. En el pasa­do estas dos fuer­zas han sido alia­das, com­par­tien­do una mis­ma base popu­lar y apo­yán­do­se mutua­men­te en su lucha con­tra el poder de los mili­ta­res tur­cos, su enemi­go común. Sin embar­go, tras haber devuel­to a éstos a los cuar­te­les y habién­do­los apar­ta­do de momen­to de la pri­me­ra línea de la polí­ti­ca del país, esos dos pro­ta­go­nis­tas se han veni­do enfren­tan­do en los últi­mos meses.

A prin­ci­pio de este año, el movi­mien­to de Gulen, tam­bién cono­ci­do como Hiz­met (ser­vi­cio), ata­có dura­men­te a Hakan Fidan, un estre­cho cola­bo­ra­dor del pri­mer minis­tro Erdo­gan e inter­lo­cu­tor del mis­mo con el movi­mien­to kur­do. El recha­zo de Gulen hacia el pro­ce­so ini­cia­do para bus­car una sali­da nego­cia­da entre tur­cos y kur­dos del nor­te se hacía paten­te con ese movimiento.

La res­pues­ta de Erdo­gan no se hizo espe­rar, y en las sema­nas pos­te­rio­res ini­ció una pur­ga en las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les con­tra los segui­do­res y cola­bo­ra­do­res de Gulen, y más recien­te­men­te el pri­mer minis­tro tur­co anun­ció su inten­ción de eli­mi­nar las “dersha­nes”, las escue­las pri­va­das con­tro­la­das por Gulen, que pre­pa­ran a miles de estu­dian­tes para el ingre­so en la uni­ver­si­dad y que se con­si­de­ran una de sus empre­sas más lucrativas.

De momen­to pare­ce que estas dos figu­ras pue­den sobre­vi­vir a la cri­sis actual. Erdo­gan con­ser­va toda­vía un impor­tan­te apo­yo popu­lar y es muy pode­ro­so, ade­más cuen­ta tam­bién con el res­pal­do de impor­tan­tes medios de comu­ni­ca­ción. Aun­que tan­to su ima­gen, como la de su par­ti­do (cono­ci­do tam­bién como AK- “puro o lim­pio”) sufri­rá un impor­tan­te desgaste.

Y algo pare­ci­do pue­de decir­se de Gulen y su movi­mien­to Cemaat. Con­si­de­ra­do por algu­nos como un esta­do en la som­bra, gra­cias a sus redes de escue­las pri­va­das, sus redes de comu­ni­ca­ción y de impor­tan­tes empre­sas, así como apo­yos den­tro del pro­pio esta­do (judi­ca­tu­ra y sec­to­res de la segu­ri­dad), su futu­ro polí­ti­co no está aca­ba­do. Pero tam­bién corre el ries­go de que sea per­ci­bi­do como un movi­mien­to secre­to, poco con­tro­la­ble y con mucho poder económico.

Algu­nos seña­lan que el ven­ce­dor de esta pug­na podría ser el actual pre­si­den­te, Abdu­llah Gul. Des­de hace tiem­po algu­nos sec­to­res, sobre todo en Occi­den­te, mues­tran la figu­ra del actual pre­si­den­te como la alter­na­ti­va a Erdo­gan, y por ello apun­tan que en estos momen­tos podría ser “el ven­ce­dor de la madre de todas las bata­llas” entre los dos acto­res cita­dos anteriormente.

La alter­na­ti­va de Gul, que podría optar nue­va­men­te a la pre­si­den­cia, o con­ti­nuar su carre­ra polí­ti­ca como pri­mer minis­tro, es una opción que no dis­gus­ta a ter­ce­ros acto­res. Pre­sen­ta­do des­de Euro­pa como un con­ven­ci­do euro­peís­ta, como una figu­ra que tien­de puen­tes, que bus­ca unir y no divi­dir, sería tal vez la opción desea­da por esos acto­res. El inte­rés polí­ti­co del pro­pio Gul, se ha mani­fes­ta­do en los últi­mos meses, bus­can­do ale­jar­se o dis­tan­ciar­se de Erdo­gan. Así lo hizo duran­te el gol­pe de esta­do egip­cio o más recien­te­men­te cuan­do decla­ró que la voca­ción de Tur­quía está muy cla­ra, “con los carri­les nece­sa­rio bien asen­ta­dos, y si el pro­ble­ma es la loco­mo­to­ra, ésta debe­rá ser cambiada”.

No obs­tan­te es dema­sia­do pron­to para anti­ci­par el ven­ce­dor de estas pug­nas. No esta­mos ante lo que algu­nos intere­sa­da­men­te han defi­ni­do como el “oto­ño del patriar­ca”, en cla­ra refe­ren­cia al futu­ro polí­ti­co de Erdo­gan, y el pul­so polí­ti­co entre los dife­ren­tes acto­res del país segui­rá mar­can­do el deve­nir de los pró­xi­mos meses en Turquía.

La pola­ri­za­ción actual pue­de des­co­lo­car a las bases del AKP y abrir nue­va­men­te las puer­tas a los par­ti­dos polí­ti­cos que en el pasa­do domi­na­ban el tea­tro polí­ti­co tur­co. Las con­ver­sa­cio­nes en torno al pro­ce­so de paz kur­do tam­bién influi­rán, y sin olvi­dar tam­po­co los intere­ses de acto­res inter­na­cio­na­les que bus­can debi­li­tar el peso tur­co en ese esce­na­rio regio­nal, o los movi­mien­tos de la Unión Euro­pea, que estos días ha vuel­to a dar “lec­cio­nes” a los diri­gen­tes tur­cos, obvian­do que muchas de las denun­cias diri­gi­das a Tur­quía serían tam­bién apli­ca­bles en muchos de sus estados.

Duran­te el 2014 Tur­quía afron­ta­rá las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de mar­zo y pro­ba­ble­men­te n verano las pre­si­den­cia­les, lo que uni­do a todo lo ante­rior pue­de con­ver­tir el sue­ño de muchos en pesadillas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *