Que alguien pare este pro­ce­so de paz- Borro­ka Garaia

Han bas­ta­do 8 días de 2014 para que la pre­ca­rie­dad aca­be con una vida en la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Un hom­bre de 53 años que tra­ba­ja­ba en una sub­con­tra­ta de Ger­dau, anti­gua Side­nor. El pri­mer tra­ba­ja­dor muer­to que cono­ce el pro­ce­so de paz del capi­ta­lis­mo este año.

Y es que el pro­ce­so de paz en Eus­kal Herria pare­ce una gue­rra. Ayer vol­vió a dejar una nue­va ima­gen con secues­tros, des­plie­gue mili­tar, cri­mi­na­li­za­ción, rabia y dolor.

Si esto real­men­te fue­ra un pro­ce­so de paz, don­de la repre­sión cam­pa a sus anchas, don­de todas las medi­das coer­ci­ti­vas del esta­do, inclui­da la estra­te­gia ile­ga­li­za­do­ra están pre­sen­tes, don­de Eus­kal Herria no tie­ne reco­no­ci­do sus dere­chos ni hay pers­pec­ti­vas cer­ca­nas de que eso ocu­rra, ese pro­ce­so de paz debe­ría parar. Por­que no sería un pro­ce­so de paz sino de gue­rra. Y eso es lo que tene­mos enfren­te, un pro­ce­so de guerra.

Ante la vio­len­cia de esta­do, y un nue­vo vie­jo tiem­po que sigue tenien­do las mis­mas carac­te­rís­ti­cas opre­si­vas se pue­den hacer aná­li­sis endó­ge­nos para jus­ti­fi­car estra­te­gias, se pue­de cla­mar paz cuan­do la obse­sión son otras cosas, se pue­de inten­si­fi­car el dog­ma­tis­mo pero eso no va a cam­biar la realidad.

Hoy por hoy en Eus­kal Herria no hay un esce­na­rio de paz, no hay un esce­na­rio de liber­ta­des, y no hay nada pare­ci­do que se le parez­ca. Por lo tan­to hay que cam­biar de raíz este esce­na­rio y no nor­ma­li­zar­lo y no consolidarlo.

La pre­gun­ta es cómo cam­biar­lo y hacia dón­de. Y esa es la pre­gun­ta que cau­sa pará­li­sis a la que no que­re­mos enfren­tar­nos. Por­que la con­fron­ta­ción, la inten­si­fi­ca­ción del con­flic­to, la pre­sión a los esta­dos y poner la acu­mu­la­ción de fuer­zas a hacer fuer­za no es com­pa­ti­ble con un esce­na­rio nor­ma­li­za­do bajo la ley impues­ta, un pro­ce­so de paz inexis­ten­te y una con­ci­lia­ción inter­cla­sis­ta en ple­na cri­sis del sistema.

Aun­que siem­pre nos que­da decir “nos gol­pean por­que vamos bien”. E inser­tar esa fra­se en el con­tex­to tem­po­ral que nos cua­dre o parez­ca mejor.

Mien­tras que todo gire entorno a un pro­ce­so de paz y de solu­ción que sim­ple­men­te no está aquí , se hará difí­cil tomar los pasos hacia la libe­ra­ción nacio­nal y social.

Al hilo de las deten­cio­nes el PNV ha tras­la­da­do su res­pal­do “a quie­nes están dis­pues­tos a seguir dan­do pasos para cerrar de for­ma defi­ni­ti­va la bre­cha de la vio­len­cia y alcan­zar una paz dura­de­ra en Eus­ka­di, a quie­nes ani­ma­mos a no caer en nin­gu­na pro­vo­ca­ción que les des­víe del camino uni­la­te­ral emprendido”.

Mien­tras tan­to, el PNV hacien­do el pasi­llo a la guar­dia civil con su poli­cía polí­ti­ca, bien arma­da y espo­lea­da para prac­ti­car la vio­len­cia con­tra el pue­blo, abría bre­chas en la cabe­za, prac­ti­ca­ba deten­cio­nes y deja­ba incons­cien­te a base de porra­zos a gen­te que pro­tes­ta­ba por las repug­nan­tes detenciones.

Remar­ca el PNV que en un momen­to en el que “se está vivien­do un nue­vo tiem­po en un pro­ce­so com­ple­jo de cons­truc­ción de paz” espe­ran que las deten­cio­nes estén “ple­na­men­te justificadas”.

Sin comen­ta­rios.

Loka­rri, red ciu­da­da­na por el acuer­do y la con­sul­ta pese a que no exis­ta nin­gún acuer­do ni nin­gu­na con­sul­ta, ha insis­ti­do en dos men­sa­jes. El pri­me­ro diri­gi­do al Gobierno de Espa­ña: “Su res­pon­sa­bi­li­dad es ayu­dar a la socie­dad vas­ca” y el segun­do diri­gi­do a la socie­dad vas­ca: “no pode­mos dejar que se deten­ga la espe­ran­za. Con­so­li­dar la paz y la con­vi­ven­cia es nues­tra opor­tu­ni­dad y nues­tra responsabilidad”.

¿Se pue­de estar más ale­ja­do de la reali­dad? ¿En que mun­do para­le­lo la res­pon­sa­bi­li­dad del gobierno espa­ñol es ayu­dar a la socie­dad vas­ca? ¿Qué paz hay que consolidar?.

Ara­lar ha denun­cia­do las deten­cio­nes por ser un ata­que “con­tra la paz que se está con­so­li­dan­do en esta socie­dad sin la ayu­da del Gobierno del Esta­do”. Sor­tu ha cri­ti­ca­do el enési­mo inten­to del PP de “aho­gar el pro­ce­so de paz”.

El PSOE y el PP se han feli­ci­ta­do por las detenciones.

Un pro­ce­so de paz requie­re como míni­mo de dos acto­res; Obvia­men­te, las dos par­tes enfren­ta­das en ese con­flic­to. Gene­ral­men­te, una ter­ce­ra par­te que a veces pue­de ayu­dar es la media­do­ra. Ésta es la estruc­tu­ra míni­ma que requie­re todo pro­ce­so de paz. La impli­ca­ción de todos los agen­tes enfrentados.

Una par­te por sí sola no pue­de rea­li­zar un pro­ce­so de paz ya que no pue­de dar una solu­ción dura­de­ra al con­flic­to uni­la­te­ral­men­te ni pue­de traer la paz. Es impor­tan­te resal­tar la dife­ren­cia entre paci­fi­ca­ción y pro­ce­so de paz. Paci­fi­ca­ción es la eli­mi­na­ción pro­gre­si­va de ele­men­tos de vio­len­cia en un con­flic­to, pero nun­ca es un pro­ce­so de paz, ya que se pue­de dar una paci­fi­ca­ción tras una vic­to­ria mili­tar. Sien­do la paci­fi­ca­ción un ele­men­to de un pro­ce­so de gue­rra y no de paz, para asen­tar y nor­ma­li­zar lo pre­via­men­te ase­gu­ra­do tras la fuerza.

En Eus­kal Herria no exis­te pro­ce­so de paz.

¿Enton­ces por qué la cla­se polí­ti­ca de este país insis­te en lla­mar pro­ce­so de paz a algo que no está suce­dien­do y las deten­cio­nes son una mues­tra grá­fi­ca de ello?

La res­pues­ta a esta pre­gun­ta encie­rra el autén­ti­co blo­queo en el que esta­mos inmersos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.