«Las iden­ti­fi­ca­cio­nes indis­cri­mi­na­das son un abu­so de auto­ri­dad, ade­más de una dis­cri­mi­na­ción». Herri­ko­lo­re entre­vis­ta a SOS Arazakeria


Este pasa­do mar­tes, el dia­rio EL CORREO lle­va­ba a pri­me­ra pági­na la noti­cia de que los agen­tes de la Ertzain­tza de la comi­sa­ría de Ses­tao, al que per­te­ne­cen los poli­cías que ope­ran en Bara­kal­do, habían reci­bi­do una cir­cu­lar inter­na en la que se les ins­ta a iden­ti­fi­car entre otros a «jóve­nes magre­bíes» con el fin de pre­ve­nir deli­tos en espa­cios rela­cio­na­dos con el ocio. Ya era de sobra cono­ci­do que la acti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal esta­ba car­ga­da de prác­ti­cas racis­tas, como la pro­pia socie­dad a las que per­te­ne­cen, pero el hecho de que la ins­ti­tu­ción fomen­te prác­ti­cas racis­tas de mane­ra inten­cio­na­da a tra­vés de pau­tas con­cre­tas, cons­ti­tu­ye un hecho de lo sufi­cien­te­men­te gra­ve como para que alguien asu­ma las res­pon­sa­bi­li­da­des de este hecho. Char­la­mos con Brí­gi­da Ridrue­jo, mili­tan­te anti­rra­cis­ta del colec­ti­vo SOS Racis­mo Biz­kaia para cono­cer algo más a cer­ca de estas prác­ti­cas y cómo el racis­mo ins­ti­tu­cio­nal afec­ta a las per­so­nas inmi­gran­tes en el día a día.

Prác­ti­ca habitual

La noti­cia de la exis­ten­cia de esta cir­cu­lar racis­ta vuel­ve a poner sobre la mesa una prác­ti­ca que ya había sido denun­cia­da pre­via­men­te por los colec­ti­vos anti­rra­cis­tas como son las reda­das masi­vas y las iden­ti­fi­ca­cio­nes «pre­ven­ti­vas» gene­ra­li­za­das con­tra el colec­ti­vo de «jóve­nes magre­bíes». Brí­gi­da Ridrue­jo, lle­va años desa­rro­llan­do su labor mili­tan­te en el colec­ti­vo SOS Racis­mo, impul­san­do redes de apo­yo para el colec­ti­vo inmi­gran­te entre obri­gi­da­tras tareas.

Por ello expli­ca abier­ta­men­te que «estos jóve­nes están habi­tua­dos a tener que sufrir este tipo de iden­ti­fi­ca­cio­nes en cual­quier lugar». «Esta prác­ti­ca poli­cial no se limi­ta a un barrio, pue­blo o espa­cio geo­grá­fi­co con­cre­to» expli­ca. Ridrue­jo elu­de a la empa­tía para enten­der cómo una per­so­na pue­de sen­tir­se sien­do iden­ti­fi­ca­da de mane­ra indis­cri­mi­na­da mien­tras acu­de con su cua­dri­lla a pasar una noche de fies­ta, o a dar un paseo a un espa­cio de ocio.

El este­reo­ti­po marca

Según expli­ca Ridrue­jo, el este­reo­ti­po de los jóve­nes magre­bíes está esta­ble­ci­do de una mane­ra férrea en nues­tra socie­dad aun­que no exis­te una base esta­dís­ti­ca para afir­mar que las per­so­nas de deter­mi­na­da pro­ce­den­cia delin­quen más que otras, esta mane­ra de pen­sar per­sis­te intac­ta. «En muchos casos, si los mis­mos hechos los lle­va­ran a cabo cha­va­les de aquí, el suce­so sería con­si­de­ra­do como una gam­be­rra­da y ni siquie­ra lle­ga­ría a pro­du­cir­se una denun­cia» expli­ca esta acti­vis­ta anti­rra­cis­ta. «Ade­más, si en algún lugar se pro­du­ce un hur­to y está pre­sen­te algún magre­bí, todas las mira­das se diri­gi­rán hacia esta per­so­na» asegura.

Según expli­ca Ridrue­jo los jóve­nes magre­bíes «sufren bas­tan­te» con esta prác­ti­ca de las iden­ti­fi­ca­cio­nes por sen­tir­se humi­lla­dos. «Cuan­do se están iden­ti­fi­can­do se da lugar a autén­ti­cos abu­sos poli­cia­les». Esta mane­ra de ser «con­tem­pla­dos» por la socie­dad tie­ne un impac­to direc­to en la cons­truc­ción de la iden­ti­dad de los jóve­nes magre­bíes según Ridrue­jo. «Han lle­ga­do aquí sien­do meno­res, aho­ra algu­nos tie­nen cer­ca de 20 años. Es mucho tiem­po deba­jo de esa mira­da tan des­truc­ti­va por lo que ellos mis­mos aca­ban por crso­seer estos prejuicios».

Super­vi­vien­tes

A pesar de todo «se tra­ta de gen­te valien­te» según expli­ca esta joven anti­rra­cis­ta. Para ello pone el ejem­plo de los jóve­nes magre­bies que viven en Bil­bao. «Duran­te el invierno pasa­do sufrie­ron 5 reda­das de dife­ren­tes poli­cías ade­más de las incle­men­cias del tiem­po. Se pro­du­je­ron expul­sio­nes masi­vas, la poli­cía entra­ba en los pabe­llo­nes de Zorro­zau­rre en los que tra­ta­ban de vivir y allí mis­mo les han hecho ver­da­de­ras atrocidades».

Pro­nun­cia­mien­tos del Ararteko

El Arar­te­ko no ha per­ma­ne­ci­do al mar­gen de esta situa­ción y has­ta la fecha ya ha emi­ti­do a las ins­ti­tu­cio­nes varias reco­men­da­cio­nes. Ya en 1998 el Arar­te­ko ele­vó a la Con­se­je­ría del Inte­rior del Gobierno Vas­co y al Ayun­ta­mien­to de Bil­bao una serie de reco­men­da­cio­nes como: uti­li­zar cri­te­rios cla­ros y no dis­cri­mi­na­to­rios en la selec­ción de los agen­tes, for­mar a los agen­tes espe­cí­fi­ca­men­te sobre cues­tio­nes rela­cio­na­das con la inter­cul­tu­ra­li­dad y la no dis­cri­mi­na­ción racial, refor­zar los meca­nis­mos de con­trol inde­pen­dien­te de la actua­ción poli­cial, evi­tar cual­quier tipo de prác­ti­ca poli­cial que aten­te con­tra los dere­chos de las per­so­nas y tener espe­cial cui­da­do sobre los datos poli­cia­les que se faci­li­tan a la pren­sa o a par­ti­cu­la­res, así como el posi­ble con­te­ni­do racis­ta de algu­nos de esos datos.

En noviem­bre de 2012, el pro­pio Arar­te­ko, expli­có que el infor­me de 1998 sigue en «ple­na vigen­cia» y cri­ti­ca­ba espe­cial­men­te “las actua­cio­nes poli­cia­les y las prác­ti­cas en las iden­ti­fi­ca­cio­nes poli­cia­les, tiem­pos de deten­ción más lar­gos, insul­tos y comen­ta­rios con con­no­ta­cio­nes racis­tas y homó­fo­bas duran­te las detenciones”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.