Entre­vis­ta iné­di­ta al sub­co­man­dan­te Mar­cos sobre el ori­gen y el balan­ce de la gue­rra de 1994

Duran­te casi 20 años, y sin moti­vo apa­ren­te, se guar­dó esta entre­vis­ta con el sub­co­man­dan­te Mar­cos, voce­ro y jefe mili­tar del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN). Los pri­me­ros días, sema­nas y meses de 1994 corrían ver­ti­gi­no­sa­men­te y los case­tes se acu­mu­la­ban, pues los y las perio­dis­tas le plan­tá­ba­mos la gra­ba­do­ra al pri­mer des­cui­do. Y en uno de esos, en la comu­ni­dad tzel­tal de Pra­do Paya­cal, el sub­co­man­dan­te acce­dió a hablar sobre la estra­te­gia de la gue­rra, las manio­bras y el des­plie­gue mili­tar, sobre los erro­res de esos días pri­me­ros de com­ba­tes con el ejér­ci­to fede­ral, los cálcu­los ini­cia­les, el resul­ta­do, el pri­mer balan­ce. Habló del ori­gen de las armas y del equi­po, y deli­neó la pri­me­ra vic­to­ria de un movi­mien­to que hoy cum­ple 20 años.

Tam­bién habló del ini­cio del diá­lo­go con el gobierno, de las pri­me­ras sor­pre­sas, de su pos­tu­ra fren­te a los par­ti­dos polí­ti­cos y de lo que en ese enton­ces pro­nos­ti­ca­ban ya los zapa­tis­tas para este país.

Los case­tes se guar­da­ron y se trans­cri­bie­ron este diciem­bre de 2013. La entre­vis­ta se reali­zó en mar­zo de 1994, lue­go del ase­si­na­to del enton­ces can­di­da­to priis­ta a la pre­si­den­cia, Luis Donal­do Colo­sio. Mar­cos con­ce­dió en ese momen­to hablar con el sema­na­rio Pun­to, pero el resul­ta­do no vio la luz enton­ces. Hoy se publi­ca en Des­in­for­mé­mo­nos este mate­rial iné­di­to de un hom­bre que habló así cuan­do pro­ba­ble­men­te se esta­ba des­cu­brien­do a sí mis­mo, y le daba a cono­cer al mun­do ente­ro los moti­vos de su lucha.

¿Cuál es la estra­te­gia mili­tar del pri­me­ro de enero de 1994? ¿Qué se propusieron?

La estra­te­gia tenía que ser la de un ejér­ci­to regu­lar, y no la de una gue­rri­lla, por­que se con­ta­ba con la gen­te nece­sa­ria para hacer esas accio­nes como ejér­ci­to regu­lar; de eso depen­día que pudié­ra­mos brin­car los obs­tácu­los que pre­veía­mos, sobre todo de mane­jo ideo­ló­gi­co del movi­mien­to, que nos acu­sa­ran de nar­co­gue­rri­lla, de extran­je­ros, de ban­di­dos, y de todo eso con lo que tie­nen que car­gar las gue­rri­llas cuan­do aparecen.

Era nece­sa­rio dar un gol­pe que fue­ra lo sufi­cien­te­men­te espec­ta­cu­lar para que no se sos­tu­vie­ran las tesis que mane­jan el gobierno y los medios en con­tra nues­tra. Por eso se deci­de que el ata­que sea en las ciu­da­des. No empe­zar com­ba­tien­do como las gue­rri­llas tra­di­cio­na­les, con peque­ños gol­pes en algu­nos lados a colum­nas móvi­les o peque­ñas guar­ni­cio­nes, sino ir sobre las ciu­da­des para inme­dia­ta­men­te dar a cono­cer el movi­mien­to, sus carac­te­rís­ti­cas y su fun­da­men­to social.

Se pla­nea empe­zar con Alta­mi­rano, Mar­ga­ri­tas, Oco­sin­go, San Cris­tó­bal de las Casas, y con­ti­nuar con Oxchuc, Cha­nal, Huix­tán y Comi­tán. Tres de estos últi­mos se con­si­guen: Cha­nal, Huix­tán y Oxchuc y el de Comi­tán no alcan­za a rea­li­zar­se por­que el ata­que en todos lados no empie­za simul­tá­nea­men­te, sino con horas de dife­ren­cia, lo que per­mi­te que el enemi­go alcan­ce a reac­cio­nar en sus cuar­te­les-base, en estos casos los de Ran­cho Nue­vo y Comi­tán, y los peri­fé­ri­cos: Tuxtla Gutié­rrez, Tapa­chu­la, Tona­lá, Villaher­mo­sa y Teno­si­que, el cer­co externo, como le deci­mos nosotros.

Con el pen­sa­mien­to bási­co de la pro­pa­gan­da arma­da se deci­de la estra­te­gia del pri­me­ro de enero, es decir, no es en tér­mi­nos mili­ta­res que se deci­de, sino en tér­mi­nos de propaganda.

La estra­te­gia esta­ba pen­sa­da para el 31 de diciem­bre a las cero horas, pero se da has­ta el pri­me­ro de enero. No alcan­za­mos a salir a tiem­po. Había uni­da­des que esta­ban muy reti­ra­das de los pun­tos de reu­nión y no lle­ga­ron a tiem­po el día 31 para ini­ciar los ata­ques. Esto ya es par­te de los erro­res. Los ata­ques en Alta­mi­rano y Oco­sin­go empie­zan has­ta las seis de la maña­na. El pri­mer ata­que que se da y el pri­me­ro que tie­ne éxi­to es el de San Cris­tó­bal, a la una de la maña­na; des­pués el de Las Mar­ga­ri­tas, a las tres de la maña­na; lue­go el de Alta­mi­rano, a las sie­te de la maña­na; y el últi­mo el de Oco­sin­go, has­ta las tres de la tar­de del día pri­me­ro. En par­te de ese día caen Cha­nal y Oxchuc; y en la madru­ga­da del 2 de enero cae Huix­tán. Esa madru­ga­da ya tene­mos sie­te cabe­ce­ras muni­ci­pa­les en nues­tras manos.

¿Cuál es el des­plie­gue mili­tar, en qué consistió?

No es des­plie­gue, es la manio­bra estra­té­gi­ca. Las manio­bras mili­ta­res son, a gros­so modo, de dos tipos: las de dis­per­sión o dis­lo­ca­ción, que quie­re decir que te repar­tes en el terreno; y las de con­cen­tra­ción, que es cuan­do jun­tas fuer­za en un lado para diri­gir­la en una direc­ción. En este caso fue una manio­bra de con­cen­tra­ción de fuer­zas sobre los pun­tos de ata­que, y des­pués de despliegue.

En el caso de las manio­bras de con­cen­tra­ción, el pro­ble­ma es que tie­nes tro­pa dis­per­sa, por­que tu base com­ba­tien­te es la mis­ma pobla­ción, su asien­to natu­ral no es un cuar­tel, como el ejér­ci­to fede­ral, sino su mis­mo pobla­do, por lo que para poder tener masa, can­ti­dad de tro­pa, pues nece­si­tas con­cen­trar­la, y para eso nece­si­tas mover­la. Y como es el gol­pe ini­cial, se nece­si­ta hacer­lo en secre­to. Tie­nes que cui­dar el paso por fin­cas, por carre­te­ras, y lle­gar a un pun­to, con­cen­trar tro­pa y tra­tar de mover­la con vehícu­los hacia los pun­tos de ata­que, en este caso a Oco­sin­go, San Cris­tó­bal, Alta­mi­rano y Las Margaritas.

Des­pués de que las con­cen­tra­cio­nes se dan con dis­pa­ri­dad de tiem­po, cosa que no esta­ba en el plan, por supues­to, aun­que era una varia­ble que había­mos toma­do en cuen­ta, se dan los ata­ques, tie­nen éxi­to, y lue­go se da el des­plie­gue de fuer­zas para jun­tar­las otra vez sobre pun­tos más fuer­tes, en este caso los cuar­te­les de Comi­tán y de Ran­cho Nue­vo. Otra par­te de la fuer­za se replie­ga, es decir, se reti­ra a con­tro­lar el terri­to­rio del que se salió, la pla­ta­for­ma de des­pe­gue, en este caso la Sel­va Lacan­do­na. De la fuer­za que ata­có Oco­sin­go, una par­te peque­ña de la tro­pa se que­da ahí, es la que que­da cer­ca­da; y la mayor par­te de la tro­pa se regre­sa a con­tro­lar este terri­to­rio, que es el noso­tros tenía­mos pre­vis­to que si había fra­ca­so en las otras ofen­si­vas, ten­dría­mos que reple­gar­nos para acá.

Se da el des­plie­gue de las fuer­zas y empie­zan a mar­chas dos colum­nas sobre el cuar­tel de Ran­cho Nue­vo y, ya fue­ra de tiem­po, otra colum­na sobre Comi­tán, cuyo ata­que ten­dría que haber sido simultáneo.

Lle­gan dis­pa­res las colum­nas en Ran­cho Nue­vo. Una está a tiem­po y la otra lle­ga des­pués, por lo que no se logra con­cen­trar la fuer­za. Hay una patru­lla que se ade­lan­ta impru­den­te­men­te (por el man­do que la envía) y cho­ca con el ejér­ci­to. Ahí per­de­mos a 14 com­pa­ñe­ros, y se des­or­ga­ni­za esa colum­na, pier­den el con­trol los gru­pos de man­do, y empie­za una reti­ra­da muy des­or­de­na­da. Otra colum­na se que­da en las mon­ta­ñas del sur de San Cris­tó­bal espe­ran­do órde­nes, en este caso tenía­mos que hos­ti­gar el cuar­tel de Ran­cho Nue­vo, para dar tiem­po a la tro­pa que había que­da­do dis­per­sa a que se reti­ra­ra en orden para que no la per­si­guie­ran; ya había empe­za­do el cer­co sobre Oco­sin­go y tenía­mos tam­bién que aflo­jar ahí. Enton­ces, los días 3, 4, 5 y 6 estu­vi­mos pelean­do en las inme­dia­cio­nes del cuar­tel de Ran­cho Nue­vo con ese obje­ti­vo, es decir, ya no tra­tá­ba­mos de tomar­lo, sino de fijar a la tro­pa ahí para que no desplegara.

Cuan­do Oco­sin­go cae en las manos del ejér­ci­to fede­ral, nos reti­ra­mos de Alta­mi­rano y de Las Mar­ga­ri­tas, de acuer­do al plan. Y tam­bién la colum­na que esta­ba fijan­do el cuar­tel de Ran­cho Nue­vo. Todos esos días son de replie­gue, has­ta que se da el cese al fuego.

¿Entra­ron a Ran­cho Nuevo?

No. Es men­ti­ra eso de que entra­mos y que aga­rra­mos a no sé quién.

¿Esta­ba contemplado?

Sí, pero falló la lle­ga­da de las colum­nas. Con una manio­bra de pin­zas se iba a ata­car por dos extremos.

¿Y en con­jun­to cua­les fue­ron los erro­res? Men­cio­nas­te ya el de Oco­sin­go, Alta­mi­rano, el de la patru­lla. ¿Qué fue lo que pasó?

Bueno, la tar­dan­za en el ini­cio de los ata­ques en Alta­mi­rano y Oco­sin­go no es un error. En tér­mi­nos mili­ta­res man­da el gene­ral cli­ma y el coro­nel terreno. Tú pue­des hacer pla­nes mara­vi­llo­sos, pero el cli­ma es quien te va a per­mi­tir hacer­lo, y el terreno te va a obli­gar a hacer­los de una u otra for­ma. Los ver­da­de­ros gene­ra­les de la gue­rra son esos, el tiem­po y el terreno. En este caso el tiem­po jugó en con­tra nues­tra en Alta­mi­rano y Oco­sin­go. Había que sacar tro­pa de muy atrás, el camino esta­ba muy malo….todo eso que ves, ahí por don­de entras­te, todo lleno de lodo. Los vehícu­los se atas­ca­ban y como era mucho tra­sie­go se jodió más el camino. Otra tro­pa de plano tuvo que irse cami­nan­do, diez, doce horas, para lle­gar a los pun­tos de reco­lec­ción ya en la carre­te­ra bue­na. Enton­ces lo que pasó no es un error del mando.

¿Y erro­res estratégicos?

Nin­guno, tác­ti­cos sí. Entre los erro­res tác­ti­cos es que la tro­pa que esta­ba en Oco­sin­go cede los acce­sos y se encie­rra en el mer­ca­do. Es un terreno que no mane­ja­mos. Es decir, tú no pue­des lle­var a la tro­pa a pelear don­de no sabe pelear, pues la pones en des­ven­ta­ja. Para un ejér­ci­to popu­lar, que no está bien arma­do, tie­nes que lle­var­lo a pelear en ven­ta­ja, cuan­do estás segu­ro de que vas a ganar. En Oco­sin­go, el ofi­cial al man­do se encie­rra en la zona del mer­ca­do, y aun­que tenían órde­nes de reti­rar­se inme­dia­ta­men­te des­pués de que cho­ca­ran con el ejér­ci­to, no lo hacen, se man­tie­nen y lue­go los cer­can, por lo que tie­nen que com­ba­tir en una terreno que no les toca­ba, en don­de ade­más impli­cas a la pobla­ción civil, que es algo que no debes hacer. Esto fue un error tác­ti­co. Y los erro­res tác­ti­cos en las gue­rras se pagan con muer­tes, los estra­té­gi­cos con muer­tes y con retro­ce­sos gigan­tes­cos, no sólo la gen­te que se te mue­re, sino ade­más la for­ma en la que que­da tu ejér­ci­to o tu orga­ni­za­ción para hacer lo que sigue, lo que tie­nes pla­nea­do, lo que pue­des hacer después.

¿Otros erro­res?

No, pues fue­ron peque­ños, sin con­se­cuen­cias. Órde­nes incum­pli­das, como que no se des­tru­ye­ran los pala­cios muni­ci­pa­les has­ta que se hubie­ran aban­do­na­dos. Hubo varios que fue­ron des­trui­dos a la entra­da en lugar de a la sali­da. Pero esto es com­pren­si­ble, por­que para los com­pa­ñe­ros sig­ni­fi­can el cen­tro del opro­bio, don­de vive el gobierno que tan­to los des­pre­ció, humi­lló y mal­tra­tó. Por eso es com­pren­si­ble que no se pudie­ran con­tro­lar, pero no deja de ser un pro­ble­ma en un ejér­ci­to que no se pue­da con­tro­lar en deter­mi­na­do momen­to a la tro­pa. Pero eso no tuvo con­se­cuen­cias. Oco­sin­go sí.

¿Hubo des­pués un Tri­bu­nal de Gue­rra don­de se eva­lua­ron estos erro­res? ¿A qué se lle­gó? ¿Para qué fue el Tribunal?

Los Tri­bu­na­les de Gue­rra se con­for­man bajo deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, es decir, no exis­ten más que para un caso con­cre­to. Uno fue el de Absa­lón Cas­te­lla­nos, lo que se iba a hacer con él, sabien­do que había que juz­gar­lo. Y los demás fue­ron de indis­ci­pli­nas o fal­tas a los regla­men­tos que hubo en los com­ba­tes, o lo que pasó des­pués, como indi­ca­cio­nes que die­ron los man­dos y no se cum­plie­ron, o que ya esta­ban de por sí en las leyes y no fue­ron cum­pli­das. Por ejem­plo, está prohi­bi­do que los mili­ta­res cobren impues­to de gue­rra, pues tie­ne que hacer­lo una auto­ri­dad civil del pobla­do o de la región, y hubo ofi­cia­les que estu­vie­ron cobran­do impues­tos de gue­rra. Tres. Cla­ro, lo entre­ga­ban al pobla­do, pero como quie­ra no les toca­ba eso. Lo tie­nes que seña­lar por­que si dejas el pre­ce­den­te lue­go lo pue­den seguir hacien­do y se pue­de colar la corrup­ción o el ban­di­da­je, es decir, que ten­gas un ejér­ci­to en el que una par­te se con­vier­te en una gavi­lla de ban­di­dos que lue­go se dedi­que a robar, en este caso bajo la ban­de­ra zapa­tis­ta. Por eso se tenían que seña­lar y san­cio­nar estas conductas.

¿Y el arma­men­to de dón­de viene?

Armas vie­jas, peda­cea­das, algu­nas que se con­si­guie­ron ya rotas, des­com­pues­tas, de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, fue­ron recons­trui­das por com­pa­ñe­ros del ser­vi­cio de mate­ria­les de gue­rra, los arme­ros. Ellos aga­rra­ban la pie­za y con manua­les y dia­gra­mas fue­ron pro­ban­do la for­ma de aco­mo­dar­las, has­ta que que­da­ban lis­tas. Y así arre­gla­ban otra y otra. El prin­ci­pal tra­ba­jo de ese ser­vi­cio era arre­glar armas vie­jas que esta­ban des­com­pues­tas, rifles 22, chim­bas, esco­pe­tas de taco que ya tenían mucho tiem­po en los pobla­dos y que las tenían los com­pa­ñe­ros en los poblados.

¿Y tam­bién las demás armas las per­fec­cio­nan? ¿Las modifican?

Ahí lo que hacía­mos era con­ver­tir armas semi­au­to­má­ti­cas en auto­má­ti­cas, de ráfa­ga. O se les hacen arre­glos para fran­co­ti­ra­dor, o para lan­zar gra­na­das. Estos son arre­glos más fáciles.

¿Y todo esto cómo lo aprendieron?

Es la mis­ma his­to­ria que no crees tú ni nadie, que es la de los manua­les. La vie­ja téc­ni­ca del méto­do del ensa­yo y el error. Se hace una pie­za, se prue­ba, no sir­ve, se vuel­ve a hacer y así has­ta que queda.

¿Fabri­can explosivos?

No. No tene­mos mate­rial para fabri­car­los. Los explo­si­vos que tene­mos son los que le qui­ta­mos al enemi­go en com­ba­te. El úni­co explo­si­vo que no es explo­si­vo es la pól­vo­ra, que se usa para cohe­tes y cohe­to­nes. Es fácil de hacer, pero no es muy efi­caz como explo­si­vo. Hace rui­do pero no tie­ne poder des­truc­ti­vo. No es como la dinamita.

¿Minas?

Las minas sí, con la dina­mi­ta que le deco­mi­sa­mos al enemi­go. Hacer una mina no es pro­ble­ma, el pro­ble­ma es el explo­si­vo para que true­ne, para que haga daño, para que chin­gue un tan­que o un camión.

¿Gra­na­das?

Gra­na­das de mano fabri­ca­mos algu­nas. Otras con­se­guía­mos (iner­tes), que se anu­lan para que no explo­ten, las repa­rá­ba­mos y las relle­ná­ba­mos de pól­vo­ra. Y les cam­biá­ba­mos el meca­nis­mo de acción, no es el sto­ping que usan las gra­na­das moder­nas, que se los qui­tas y auto­má­ti­ca­men­te se encien­den, corre un tiem­po y explo­tan. Noso­tros las usa­mos con mecha, así como en las cari­ca­tu­ras, nada más que el cuer­po es de una gra­na­da nor­mal, pero el con­te­ni­do explo­si­vo no es el plás­ti­co que usan las gra­na­das, igual su poder des­truc­ti­vo es más limitado.

¿De dón­de sale el dine­ro para com­prar todo eso y hacer­se un ejér­ci­to regular?

El des­pe­gue sale de los mis­mos com­pa­ñe­ros o gen­te que cola­bo­ra­ba en las ciu­da­des. Es rela­ti­va­men­te bara­to el ini­cio del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta. Quie­ro decir, éra­mos pocos hom­bres y prác­ti­ca­men­te lo úni­co que se com­pró fue­ron los par­ques, las balas. Por­que las armas se fue­ron reco­lec­tan­do de varios pun­tos, armas vie­jas, cara­bi­nas M, rifles 22, armas usa­das que había por varios lados. El pro­ble­ma era el par­queo y ahí sí se gas­tó. Pero el gas­to mayor era la ali­men­ta­ción por­que no había enton­ces apo­yo de los pue­blos, y había que meter­la des­de la ciu­dad. Pero como era una uni­dad peque­ña que ten­día a ser auto­su­fi­cien­te, tenía que apren­der a vivir de la mon­ta­ña, comer de ella, y cuan­do se apren­dió esa car­ga eco­nó­mi­ca bajó.

En esa pri­me­ra eta­pa se hace el tra­ba­jo de sobre­vi­ven­cia y ahí se resuel­ve la depen­den­cia de la línea logís­ti­ca, que es cómo se ali­men­ta tu tro­pa. La línea que vie­ne de la ciu­dad es muy vul­ne­ra­ble por­que la pue­den aga­rrar en un retén o cor­tar sim­ple­men­te con un cer­co y ya te chin­ga­ron. Enton­ces, cuan­do pue­des resol­ver que el mis­mo terreno te de comer, acor­tas tu línea logís­ti­ca. Un ejér­ci­to con esa línea cor­ta, es fuer­te, uno que la tie­ne muy lar­ga es débil, por­que es muy vul­ne­ra­ble. Cuan­do noso­tros nos adap­ta­mos a la mon­ta­ña, acor­ta­mos la línea, y eso evi­tó tam­bién que fué­ra­mos detec­ta­dos, pues no hay mucho tra­sie­go de gen­te, ni de medios, ni de equi­pos de la ciu­dad al campo.

Lue­go se pasa a la eta­pa polí­ti­ca y enton­ces se amplía la línea logís­ti­ca, que se hace más rica, más gran­de, y ahí es don­de ya es posi­ble ampliar la línea de com­ba­tien­tes, sin recar­gar­se en la línea logís­ti­ca de la ciu­dad, por­que pue­des man­te­ner­lo con el mis­mo apo­yo de los pue­blos, y lo pue­des hacer por­que es la mis­ma gen­te de los pue­blos la que se incor­po­ra. Eso es lo más difí­cil de un ejér­ci­to, dar­le de comer y un lugar dón­de mover­se, vivir pues.

Del lado de los equi­pos, noso­tros ya había­mos pro­ba­do equi­pos comer­cia­les que no ser­vían en la mon­ta­ña, como los que usa el ejér­ci­to fede­ral o el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, o el cam­ping, los equi­pos que usan los explo­ra­do­res, boy scouts y todos esos…o los perio­dis­tas, como esa bota que traes ahí…

La bota es lo más impor­tan­te de una gue­rri­lla, el cal­za­do, y ese sí no te lo pue­de dar la mon­ta­ña, por lo menos en una pri­me­ra eta­pa. Ten­drías que pasar a la eta­pa del apo­yo de los pobla­dos para cur­tir piel, y poner a alguien a apren­der zapa­te­ría y con­se­guir los mate­ria­les. Esto se hace y se man­da gen­te a que apren­da. Sigue sien­do peque­ña la colum­na y no se bata­lla en hacer­los, pues no tie­nes que con­se­guir muchos pares, ni de uni­for­mes, en el caso de la costura.

Tam­bién sabía­mos que la ropa que no sir­ve es la ropa de algo­dón, se pudre muy rápi­do. La mez­cli­lla tar­da mucho en secar­se y no sir­ve para la mon­ta­ña. El nay­lon es más resis­ten­te, no se pudre y tar­da poco en secar­se en un terri­to­rio en el que llue­ve nue­ve meses al año y los otros tres meses te llue­ve aden­tro, por­que sudas mucho. Para esto hici­mos un taller de cos­tu­ra tam­bién en comu­ni­da­des. Se hacen en varios pobla­dos cuan­do empie­zan a entrar muchos com­ba­tien­tes mili­cia­nos e insur­gen­tes. La tela se com­pra por varios lados, de tal for­ma que no se detec­te que alguien está com­pran­do mucha tela del mis­mo color. Pero aun­que así fue­ra, como no es una gue­rri­lla actuan­te, es difí­cil pen­sar que eso se está formando.

El nay­lon, los techos don­de vivi­mos, los com­pra­mos en cual­quier mer­ca­do. Con eso te pro­te­ges de la llu­via. Y las hama­cas las teje­mos noso­tros, sólo com­prá­ba­mos el hilo. Cada uno que lle­ga­ba tenía que tener su hamaca.

Es una gue­rri­lla barata.

¿Pero de dón­de sale el dine­ro para com­prar todo eso que es barato?

En la pri­me­ra eta­pa, como te digo, sale de las cola­bo­ra­cio­nes de los com­pa­ñe­ros que tie­nen empleo en la ciu­dad, o fami­lia­res de gen­te que no sabe para qué va el dinero.

¿Y para las armas?

En la segun­da eta­pa, cuan­do ya entran más com­pa­ñe­ros en los pobla­dos, están las armas que de por sí tie­nen. Y por otra par­te las que empie­zan a com­prar algu­nos pue­blos que pue­den hacer­lo por­que tie­nen gana­do o cafe­tal en colec­ti­vo. Ellos jun­ta­ban el dine­ro, nos lo pasa­ban a noso­tros, y ya alguien de noso­tros se encar­ga­ba de bus­car dón­de con­se­guir esas armas. Es ahí don­de se hace el con­tac­to con gen­te del anti­nar­co­trá­fi­co, que son los que daban los gol­pes a los nar­co­tra­fi­can­tes y lue­go reven­den las armas. Ahí se con­si­guie­ron armas bara­tas, por­que son “negras”, es decir, ya tie­nen el ante­ce­den­te de que fue­ron usa­das y nadie las quie­re, y por eso bajan de pre­cio. Las armas lim­pias, que nadie ha usa­do antes, son más caras. Así se logran con­se­guir algu­nas armas de cali­bres gran­des, pero sobre todo par­que, que es el coco de cual­quier gue­rri­lla. Ahí el pro­ble­ma de las armas no es gran­de, por­que el terreno jue­ga del lado nuestro.

Cuan­do se da la orden del Comi­té de que hay que ata­car las ciu­da­des, ahí sí tie­nes un pro­ble­ma por­que ya el terreno no jue­ga de tu lado, enton­ces se hace un tra­ba­jo de infil­tra­ción e inves­ti­ga­ción, de inte­li­gen­cia mili­tar, para ver dón­de hay armas. Infil­tra­mos a las guar­dias blan­cas de los fin­que­ros y hace­mos una espe­cie de retra­to habla­do de todas las fin­cas, has­ta saber inclu­so en que cajón están las armas. Esa infor­ma­ción la usa­mos el 31, cuan­do todos los fin­que­ros esta­ban en las ciu­da­des cele­bran­do el año nue­vo. Fue una ope­ra­ción lim­pia, rápi­da, por­que ya sabía­mos dón­de mero bus­car, y obte­ne­mos así varios cien­tos de armas.

Lue­go, apo­ya­dos en la sor­pre­sa del gol­pe ini­cial, recu­pe­ra­mos otros cien­tos de armas ya de cali­bres del ejér­ci­to y de la policía.

¿Se arman más enton­ces prác­ti­ca­men­te des­pués del pri­me­ro de enero?

Sí. Defi­ni­ti­va­men­te. El 31 de diciem­bre es cuan­do tene­mos poten­cial de fue­go. Antes, no. Sí tenía­mos armas ade­cua­das para el terreno en el que está­ba­mos, pero no para lan­zar un ata­que de tal enver­ga­du­ra. De hecho, los ata­ques de las ciu­da­des depen­dían de esa pei­na­da a las fincas.

¿A más de dos meses de la gue­rra, cuál es el balan­ce que hacen?

A nivel estra­té­gi­co es una vic­to­ria. Es decir, aun­que per­di­mos algu­nos com­ba­tes, por ejem­plo el de Oco­sin­go, man­te­ne­mos el con­trol de un terri­to­rio toda­vía, a casi tres meses del ini­cio de la gue­rra. En infe­rio­ri­dad numé­ri­ca y de medios, damos a cono­cer nues­tro movi­mien­to, nues­tras deman­das, su base social, y brin­ca­mos todas las acu­sa­cio­nes de nar­co­gue­rri­lla y la de los extran­je­ros que ya nadie se la tra­ga, aun­que toda­vía alguien lo suel­ta por ahí. En ese sen­ti­do, el pro­ble­ma se des­pla­za de quié­nes son, a si es bueno o no el camino. Es decir, ya nadie cues­tio­na las cau­sas que ori­gi­na­ron el movi­mien­to. Todos acep­tan que hay con­di­cio­nes socia­les muy lace­ran­tes, una situa­ción polí­ti­ca muy asfi­xian­te, que hacen has­ta cier­to pun­to lógi­co que pase lo que pasó. Enton­ces la dis­cu­sión se des­pla­za a por qué con las armas, por qué no mejor el diá­lo­go y todo eso. Todo esto le da mucho oxí­geno a un movi­mien­to arma­do, eso te hace brin­car eta­pas don­de pri­me­ro tie­nes que con­ven­cer a la gen­te de que no eres extran­je­ro, no eres nar­co­tra­fi­can­te, no per­te­ne­ces a una fac­ción del gobierno, que sí tie­nes base popu­lar. Y eso ya te pone fren­te a otros pro­ble­mas. Noso­tros le juga­mos eso, le apos­ta­mos a brin­car eta­pas y poner­nos de lleno ante la socie­dad como inter­lo­cu­to­res. La socie­dad es la que pre­gun­ta enton­ces quié­nes son y qué quie­ren. En este sen­ti­do, creo que lo logra­mos, que tuvi­mos un éxi­to estra­té­gi­co, sobre­vi­vi­mos, exis­ti­mos, aun­que nues­tras posi­bi­li­da­des mili­ta­res son muy limi­ta­das, nues­tras posi­bi­li­da­des polí­ti­cas son gigan­tes­cas, envi­dia­bles, diría yo, para cual­quier otro movimiento.

Nues­tro aná­li­sis polí­ti­co sobre la situa­ción en la que íba­mos a esta­llar se que­dó cor­to. Cal­cu­lá­ba­mos que había des­con­ten­to y que iba a atraer sim­pa­tías el hecho de que alguien se levan­ta­ra a pro­tes­tar, pero no a tal gra­do de lo que ocurrió.

Lue­go vie­ne la eta­pa del diá­lo­go, que es la que nos aga­rra de sorpresa.

El ini­cio del diá­lo­go con el gobierno y con la socie­dad civil

El mis­mo revue­lo que cau­só la gue­rra hace que el gobierno bus­que saber tam­bién qué está pasan­do. No cree­mos que el gobierno haya que­ri­do lle­gar a un acuer­do de paz, sino saber quié­nes éra­mos y qué pasa­ba, saber por­qué no nos podía aca­bar como le habían pro­me­ti­do los militares.

Al mis­mo tiem­po, en la socie­dad se empie­za a gene­rar esa mis­ma expec­ta­ti­va: saber quié­nes son, y bue­na par­te de ella pide que se bus­que otro camino, dice que sí son jus­tas las cau­sas, pero que se bus­que el camino polí­ti­co; otra par­te pide que nos pre­sen­te­mos para saber quié­nes somos, para cono­cer­nos, para ver si somos lo que deci­mos que somos o somos otra cosa. Y ahí es don­de noso­tros deci­di­mos pre­sen­tar­nos al diá­lo­go, sin nin­gu­na espe­ran­za res­pec­to a la res­pues­ta del gobierno, pero que­ría­mos hablar­le al país de otra for­ma y por otros medios.

Y lue­go vie­ne la eta­pa pos­te­rior al diá­lo­go, don­de se pola­ri­zan muchas fuer­zas que esta­ban sub­ya­cen­tes has­ta antes del diá­lo­go. Pare­cía que sí había con­sen­so por la paz, y lue­go se ve que no, que hay sec­to­res de la pobla­ción que quie­ren la paz, pero la de antes, no una nue­va paz. Se ve que por lo menos una par­te del gobierno no está intere­sa­do en la sali­da polí­tí­ca, sino sólo en ganar tiem­po, en espe­rar el momen­to opor­tuno para una solu­ción mili­tar. Enton­ces se dete­rio­ra mucho el cli­ma polí­ti­co para una solu­ción nego­cia­da, y la cul­mi­na­ción es el ase­si­na­to de Luis Donal­do Colosio.

¿Las cabe­zas que han caí­do, la de Elmar Setzer (gober­na­dor del esta­do), la de Patro­ci­nio Gon­zá­lez (secre­ta­rio de Gober­na­ción); la de José Cór­do­ba Mon­to­ya (bra­zo dere­cho de Sali­nas de Gor­ta­ri), for­man par­te de ese balance?

Tal vez la de Cór­do­ba, pero la de Patro­ci­nio y la de Setzer res­pon­den a ajus­tes de cuen­tas inter­nos más que a pre­sión nues­tra. Patro­ci­nio tenía enci­ma que era el encar­ga­do de Gober­na­ción y debe­ría haber sabi­do lo que esta­ba pasan­do, y ade­más fue el gober­na­dor de Chia­pas cuan­do noso­tros está­ba­mos cre­cien­do. Por qué no se dio cuen­ta, o si se dio cuen­ta por qué no dijo nada y si sí dijo por qué no lo escu­cha­ron. Alguien tenía que pagar por eso y le tocó a él. Lo de Setzer, pues fue por sus tor­pe­zas, por cómo se mane­jó al prin­ci­pio del movi­mien­to. Ellos pen­sa­ron que para que noso­tros nos sen­tá­ra­mos a dia­lo­gar había que man­dar una señal, en ese caso la de qui­tar a un gober­na­dor duro.

¿Y la de Córdoba?

Yo pien­so que vie­ne del dete­rio­ro del ambien­te, en el que una par­te es lo que hizo el EZLN, pero no todo. Está el pro­pio ase­si­na­to de Colo­sio. Cór­do­ba ya tenía enton­ces dos erro­res gran­des, el del EZLN, por supues­to, y lue­go el de Colosio.

La par­ti­ci­pa­ción del EZLN en esos cam­bios den­tro del gobierno es míni­ma. Lue­go dicen “bueno, ya logra­ron muchas cosas, ya cál­men­se, tran­qui­lí­cen­se”, pero como quie­ra todo eso que ha pasa­do no le hado ni demo­cra­cia, ni liber­tad ni jus­ti­cia a este país, que es lo que noso­tros queremos.

Noso­tros no que­re­mos un cam­bio de nom­bres. Si sigue sin haber cam­bios pro­fun­dos que pro­pi­cien una demo­cra­cia, el ejer­ci­cio de la liber­tad polí­ti­ca y como con­se­cuen­cia el cum­pli­mien­to de la jus­ti­cia, por­que si no la cum­ples pues te qui­tan y ponen a otro, que es la pre­sión que debe tener cual­quier gober­nan­te, pues enton­ces no hay un cam­bio. Tien­den mucho los perio­dis­tas y algu­nos poli­tó­lo­gos a ver en todo esto cam­bios estruc­tu­ra­les, pero noso­tros, de veras, no lo vemos así.

¿Cuá­les son sus expec­ta­ti­vas en estos momentos?

La expec­ta­ti­va de este movi­mien­to es triun­far, lograr que en este país haya demo­cra­cia, liber­tad para esco­ger una u otra for­ma de gobierno o sis­te­ma social o como le lla­men aho­ra, y un equi­li­brio ini­cial de los fac­to­res socia­les y eco­nó­mi­cos, has­ta lograr una jus­ti­cia real.

El movi­mien­to tie­ne la pers­pec­ti­va de, por lo menos una par­te, seguir cre­cien­do en la clan­des­ti­ni­dad; mien­tras la otra tam­bién se man­tie­ne clan­des­ti­na pero visi­ble en el sen­ti­do de que ahí están, están arma­dos, poseen un terri­to­rio, quie­ren tal cosa y pue­den ata­car y defen­der­se. Otra par­te, los topos se pre­pa­ran para cuan­do nos gol­pean a noso­tros tomar ellos el relevo.

¿Y qué hay en el res­to del país?

Algu­nos pun­tos suel­tos de simpatizantes…La par­te que es mero del ejér­ci­to, sobre la que se fin­có el EZ, es muy peque­ña, no pode­mos decir que sea del país, aun­que tie­ne rami­fi­ca­cio­nes, es muy rali­ta, como la barba.

Ya des­pués del pri­me­ro de enero, pues apa­re­cen sim­pa­tías por varios lados, pero en el nivel decla­ra­ti­vo o en el de ayu­da, sin implicarse.

¿No hay orga­ni­za­ción zapa­tis­ta en el res­to del país?

En el sen­ti­do clá­si­co del tér­mino, no. Hay como una base de des­pe­gue, muy, muy pequeña.

¿Sólo en el centro?

Yo no dije que era en el cen­tro. No, no está en el centro.

La for­ma­ción del EZLN. Sus pri­me­ros pasos

En la for­ma­ción ori­gi­nal del EZLN coin­ci­den dos fac­to­res, por un lado un gru­po de per­so­nas de ori­gen cita­dino, peque­ño, unos diez o doce…Digamos que eran 12, que venían de los fra­ca­sos en movi­mien­tos pací­fi­cos o lega­les, con­si­de­ra­ban que esta­ban ago­ta­das las vías para un cam­bio demo­crá­ti­co, gen­te del 1968, del 1971, de los cho­ques popu­la­res de pro­tes­ta, con la expec­ta­ti­va de que la lucha fue­ra un camino, entre otros, para cam­biar el mun­do. No en el sen­ti­do de la lucha arma­da como un todo­po­de­ro­so, que por sí sola gene­ra­ra un cam­bio, en ellos no esta­ba esa con­cep­ción. Eso fue hace diez años.

Por otro lado, un gru­po indí­ge­na, cam­pe­sino, del sur­es­te de Chia­pas, tam­bién en el mis­mo pro­ce­so, pero sin pre­fe­ren­cia con la lucha arma­da, sino en el sen­ti­do de abrir cau­ces demo­crá­ti­cos ante la impo­si­bi­li­dad de la lucha legal, con con­di­cio­nes de vida muy pobres y con un sec­tor social inte­gra­do por los fin­que­ros, los gana­de­ros, los terra­te­nien­tes, muy beli­ge­ran­tes con­tra ellos, en fin, lo que aho­ra es Chia­pas, lo que aho­ra uste­des des­cu­bren en Alta­mi­rano, des­de hace muchos años así era.

Estos dos gru­pos, los de la ciu­dad y los indí­ge­nas, se plan­tean la nece­si­dad de pre­pa­rar la lucha arma­da. Des­de el ini­cio en el pri­mer gru­po, el que es cita­dino, urbano, se madu­ran las expe­rien­cias de las gue­rri­llas de los seten­tas, la con­cep­ción del foco, el balan­ce de gue­rri­lla urba­na y de gue­rri­lla rural, el movi­mien­to urbano que cre­cía con accio­nes de pro­pa­gan­da y se sol­ven­ta­ba eco­nó­mi­ca­men­te con secues­tros, con recu­pe­ra­cio­nes. Diga­mos que es la línea muy esque­má­ti­ca, con muchos mati­ces de la expe­rien­cia gue­rri­lle­ra de los seten­tas, muy gol­pea­da por la repre­sión, des­man­te­la­da casi en su totalidad.

Este gru­po pen­sa­ba que no, que la gue­rri­lla no podía nacer de un foco, que era algo que había pre­pa­rar, que su par­te pri­mor­dial, su colum­na ver­te­bral, era el apo­yo de la pobla­ción, que no nece­sa­ria­men­te se mani­fes­ta­ba en el momen­to del enfren­ta­mien­to arma­do, sino des­de su preparación.

La cues­tión eco­nó­mi­ca, el finan­cia­mien­to de esta gue­rri­lla en esta nue­va con­cep­ción, no podía venir de accio­nes de este tipo, que pusie­ran en ries­go la vida de los com­pa­ñe­ros o del per­so­nal civil, como los secues­tros o asal­tos con fines terro­ris­tas. Enton­ces se recu­rría a la cola­bo­ra­ción. Era una orga­ni­za­ción muy pobre eco­nó­mi­ca­men­te, se sos­te­nía con lo que cada uno podía apor­tar, según sus medios o el tra­ba­jo en el que esta­ban como pro­fe­sio­nis­tas, maes­tros, etcétera.

Con­flu­yen dos nece­si­da­des: Por un lado la nece­si­dad de la auto­de­fen­sa fren­te a un sec­tor social com­pues­to por los fin­que­ros y el gobierno esta­tal y muni­ci­pal que los favo­re­cía, y que los pro­te­ge toda­vía. Y del otro, una nue­va con­cep­ción gue­rri­lle­ra en Méxi­co, tan nue­va que no se vie­ne a cono­cer has­ta el pri­me­ro de enero de 1994, por­que su nove­dad esta­ba en que no supe­di­ta­ba su apa­ri­ción al hecho de actuar, sino a que estu­vie­ra pre­pa­ra­da para hacer­lo. La for­ma de finan­cia­mien­to fue de tal for­ma que el aspec­to mili­tar corres­pon­die­ra al aspec­to polí­ti­co, es decir, tú cre­cías tan­to como el mis­mo pue­blo te abas­te­cía, no recu­rrías a otros medios para con­se­guir apo­yo eco­nó­mi­co, recur­sos o equi­po. Eso hace que esa con­cep­ción sea a muy lar­go pla­zo, o al pla­zo que mar­que su mis­mo cre­ci­mien­to polí­ti­co. Y es eso lo que mar­ca la línea mili­tar nues­tra, tan anti­mi­li­tar en ese sen­ti­do, don­de no se le da tan­to peso al aspec­to mili­tar, sino al político.

Pues bien, esas dos for­mas con­flu­yen y se plan­tean el pro­ble­ma de dón­de. Final­men­te, si tú quie­res pre­pa­rar un gru­po arma­do, entre­nar­lo, pues tie­ne que ser un lugar que reúna cier­tas carac­te­rís­ti­cas para no ser detec­ta­do, por­que tu pro­pó­si­to es jus­to que no te des­cu­bran, lo que quie­res es pre­pa­rar­te, no enfren­tar­te. Enton­ces el gru­po de indí­ge­nas cam­pe­si­nos de Chia­pas, muy avan­za­do polí­ti­ca­men­te, una espe­cie de éli­te polí­ti­ca, dice “vén­gan­se para acá, aquí hay con­di­cio­nes”. Y es así como entra el pri­mer gru­po del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal, en 1983. Ahí dicen, “bueno, nos vamos a alzar y nos vamos a lla­mar Ejér­ci­to”, por­que la aspi­ra­ción era a no fun­cio­nar como gue­rri­lla sino plan­tear una estruc­tu­ra de ejér­ci­to regu­lar, pen­san­do en que la tira­da era aglu­ti­nar gran­des con­tin­gen­tes arma­dos y no gru­pi­tos que estu­vie­ran hacien­do accio­nes terro­ris­tas. Zapa­tis­ta, por la expec­ta­ti­va de los com­pa­ñe­ros del cam­po, con todo el pro­ble­ma de la tie­rra que es muy agu­do en el esta­do. Y de Libe­ra­ción Nacio­nal por­que siem­pre se plan­teó que la lucha fue­ra nacio­nal, y que se arti­cu­la­ría con otras fuer­zas para un movi­mien­to más amplio, revolucionario.

Así lle­ga el pri­mer gru­po a la sel­va y se empie­za a tra­ba­jar en el aspec­to mili­tar. Hay que estu­diar manua­les nor­te­ame­ri­ca­nos y mexi­ca­nos de ins­truc­ción mili­tar, pri­me­ro gue­rri­lle­ra. Aga­rra­mos los manua­les de con­tra­in­sur­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos y lue­go los mexi­ca­nos, que en reali­dad son sólo una tra­duc­ción de los pri­me­ros. Y empe­za­mos a apren­der a vivir en la mon­ta­ña, a cami­nar, a car­gar, a cono­cer las rutas, el terreno, los ani­ma­les, sus hue­llas, su olor. En fin, toda la lógi­ca den­tro de la sel­va. En la sel­va de la que te estoy hablan­do no hay pobla­dos, nadie se mete ahí, ni siquie­ra los cam­pe­si­nos, por­que es muy hos­til, muy agre­si­va. La mon­ta­ña te hace de nue­vo o te avien­ta para afuera.

Pasa­ron varios años en los que el gru­po que está en la mon­ta­ña vivía del gru­po que esta­ba en la ciu­dad, con la ayu­da de ese otro gru­po de indí­ge­nas que es el que apo­ya en pasar las cosas has­ta la mon­ta­ña, a un lugar en el que noso­tros pasá­ba­mos a recogerlo.

De cual­quier for­ma noso­tros tra­ta­mos de no depen­der del ali­men­to que man­da­ban de la ciu­dad, por­que sabía­mos que en cual­quier momen­to se cor­ta­ba. Por eso le dába­mos mucho a la cace­ría y al cono­ci­mien­to de plan­tas que hay en la mon­ta­ña, y así poder balan­cear un poco la ali­men­ta­ción que teníamos.

Lo que sigue es que el gru­po de indí­ge­nas empie­za a hacer el tra­ba­jo polí­ti­co, expli­can­do en los pue­blos que en deter­mi­na­do momen­to se va a nece­si­tar la lucha arma­da, por­que el gobierno no hace caso, y que even­tual­men­te se van a ago­tar los cami­nos lega­les, las vías pací­fi­cas para resol­ver los pro­ble­mas. Y en un cal­do de cul­ti­vo don­de los gana­de­ros y los fin­que­ros son muy agre­si­vos, esta idea empie­za a pren­der, pero toda­vía muy lento.

La con­cien­cia­ción sobre las con­di­cio­nes de vida es tan evi­den­te que no nece­si­tas expli­car más. En este caso, el tra­ba­jo polí­ti­co con­sis­tía en expli­car­les que había que con­tem­plar una for­ma más de lucha, en este caso la lucha arma­da. En esos momen­tos el con­tac­to sigue sien­do muy cui­da­do­so, com­par­ti­men­ta­do, y así se va cre­cien­do poco a poco, lo que hace que se alar­gue la vía de abas­te­ci­mien­to, y que sea más fácil meter y sacar cosas, por­que más gen­te cola­bo­ra. Y empie­zan a apa­re­cer cola­bo­ra­cio­nes espon­tá­neas, nos man­dan tos­ta­das, algu­na fru­ta, lo que se da en las casas de los com­pa­ñe­ros, y un poco de café. Pri­me­ro todo esto se man­da­ba has­ta deter­mi­na­do pun­to, ahí lo deja­ban, y sin que ellos supie­ran quién lo hacía, uno de noso­tros baja­ba y lo pepe­na­ba, y lo lle­vá­ba­mos a otro lado, a don­de esta­ba nues­tro campamento.

La cosa era tan limi­ta­da que la tos­ta­da la guar­dá­ba­mos para una fies­ta, por ejem­plo para el 8 de mar­zo, para el pri­me­ro de mayo, 20 de noviem­bre, esos días nos toca­ba una tos­ta­da a cada uno y tomá­ba­mos café tam­bién. En ese tiem­po los com­pa­ñe­ros de los pue­blos, que eran pocos aún, que­rían cono­cer per­so­nal­men­te a quie­nes esta­ban ayu­dan­do. Y ahí hay otro cam­bio res­pec­to a gue­rri­llas ante­rio­res, por­que les damos paso a los cam­pa­men­tos, que se supo­ne que es algo que no debe hacer la gue­rri­lla, por segu­ri­dad y por otras cosas. Pero ellos lle­gan a los cam­pa­men­tos y empie­zan a pedir ins­truc­ción mili­tar, algo muy ele­men­tal por­que noso­tros está­ba­mos más dedi­ca­dos a apren­der a vivir de la mon­ta­ña y ape­nas está­ba­mos apren­dien­do de los manua­les posi­cio­nes de tiro y orden cerra­do (lo que hace que una uni­dad mili­tar se mue­va como colec­ti­vo). Enton­ces lle­gan ellos y nos dicen “por qué no me ense­ñas eso”. Y a par­tir de ese momen­to ya no nada más entre­gan la car­ga, sino tam­bién lle­gan a apren­der. Y como noso­tros lle­vá­ba­mos una vida muy inten­sa, le sacá­ba­mos pro­ve­cho al día por­que depen­día­mos de la luz del sol, en las tar­des y en las noches nos sen­tá­ba­mos a pla­ti­car, y ahí los que había­mos leí­do algo pues les pla­ti­cá­ba­mos a los demás. Era un espe­cie de semi­na­rio, como dicen uste­des, y a cada quien le toca­ba expo­ner un tema. Y enton­ces los com­pa­ñe­ros empie­zan a meter­se tam­bién en esa diná­mi­ca, en esa for­ma de apren­der la polí­ti­ca, sobre todo la his­to­ria de México.

Ahí se empie­za a tejer entre noso­tros y ellos una rela­ción muy gran­de, muy uni­da, muy difí­cil de romper.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *