Denun­cia FARC-EP invo­lu­cra­mien­to del gobierno esta­dou­ni­den­se en con­flic­to colombiano

acuerdo-paz-farc-gobierno-colombiano-400x285

Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP) apun­ta­ron hoy que las reve­la­cio­nes del dia­rio Washing­ton Post ponen al des­cu­bier­to cómo los intere­ses de los gobier­nos esta­dou­ni­den­ses son uno de los prin­ci­pa­les deto­nan­tes y ani­ma­do­res del con­flic­to arma­do colombiano.

“El día 21 de diciem­bre de 2013 el perió­di­co publi­có un infor­me sobre la más recien­te acción encu­bier­ta de la CIA, la NSA y el Pen­tá­gono, es decir, de Esta­dos Uni­dos, en el con­flic­to arma­do interno colom­biano, que envuel­ve deci­sio­nes y auto­ri­za­cio­nes de por lo menos los tres últi­mos gobier­nos de ese país”, afir­ma la gue­rri­lla en una decla­ra­ción públi­ca difun­di­da en internet.

Según el infor­me, aña­de, el pro­gra­ma de acción encu­bier­ta ha ayu­da­do al Ejér­ci­to colom­biano a matar al menos a dos doce­nas de líde­res rebel­des, de acuer­do con entre­vis­tas rea­li­za­das a más de 30 fun­cio­na­rios reti­ra­dos y en ejer­ci­cio de Esta­dos Uni­dos y Colom­bia.

Asi­mis­mo ha rea­li­za­do ope­ra­cio­nes de espio­na­je elec­tró­ni­co y escu­chas por par­te de la Agen­cia Nacio­nal de Segu­ri­dad, todas finan­cia­das con un pre­su­pues­to secre­to de miles de millo­nes de dóla­res, inde­pen­dien­te de los nue­ve mil millo­nes de ayu­da con­tem­pla­dos en el Plan Colom­bia, agre­ga la fuer­za insurgente.

Mien­tras el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos “tra­tó de res­tar impor­tan­cia al tema al ser entre­vis­ta­do al res­pec­to por el dia­rio nor­te­ame­ri­cano, su minis­tro (Juan Car­los) Pin­zón no tuvo el menor repa­ro en salir a los medios a reco­no­cer­lo y endul­zar­lo como par­te de los tra­di­cio­na­les acuer­dos mili­ta­res entre los dos paí­ses”, aña­de el texto.

“Está cla­ro que nin­guno de los dos sien­te el menor apre­cio por la sobe­ra­nía colom­bia­na, pues­to que sobre su áni­mo pesan más las impo­si­cio­nes grin­gas en mate­ria de dro­gas y terro­ris­mo que cual­quier con­si­de­ra­ción de tipo nacio­nal”, manifiesta.

La fuer­za insur­gen­te seña­la que el gobierno de San­tos cono­ce los secues­tros, chan­ta­jes, ame­na­zas de muer­te y aten­ta­dos emplea­dos por la inte­li­gen­cia colom­bia­na en su afán por con­se­guir, median­te las fami­lias de los man­dos y com­ba­tien­tes gue­rri­lle­ros, la ubi­ca­ción de estos con el obje­ti­vo de asesinarlos.

El infor­me deja sem­bra­da nume­ro­sas dudas sobre la volun­tad de paz del Esta­do colom­biano que nos reafir­ma la idea de que una ver­da­de­ra paz en nues­tro país sólo pue­de ser con­se­gui­da con la par­ti­ci­pa­ción masi­va y deci­di­da de los millo­nes de colom­bia­nos víc­ti­mas de este régi­men, con­clu­ye el texto

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *