Denun­cia FARC-EP invo­lu­cra­mien­to del gobierno esta­dou­ni­den­se en con­flic­to colombiano

acuerdo-paz-farc-gobierno-colombiano-400x285

Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP) apun­ta­ron hoy que las reve­la­cio­nes del dia­rio Washing­ton Post ponen al des­cu­bier­to cómo los intere­ses de los gobier­nos esta­dou­ni­den­ses son uno de los prin­ci­pa­les deto­nan­tes y ani­ma­do­res del con­flic­to arma­do colombiano.

“El día 21 de diciem­bre de 2013 el perió­di­co publi­có un infor­me sobre la más recien­te acción encu­bier­ta de la CIA, la NSA y el Pen­tá­gono, es decir, de Esta­dos Uni­dos, en el con­flic­to arma­do interno colom­biano, que envuel­ve deci­sio­nes y auto­ri­za­cio­nes de por lo menos los tres últi­mos gobier­nos de ese país”, afir­ma la gue­rri­lla en una decla­ra­ción públi­ca difun­di­da en internet.

Según el infor­me, aña­de, el pro­gra­ma de acción encu­bier­ta ha ayu­da­do al Ejér­ci­to colom­biano a matar al menos a dos doce­nas de líde­res rebel­des, de acuer­do con entre­vis­tas rea­li­za­das a más de 30 fun­cio­na­rios reti­ra­dos y en ejer­ci­cio de Esta­dos Uni­dos y Colom­bia.

Asi­mis­mo ha rea­li­za­do ope­ra­cio­nes de espio­na­je elec­tró­ni­co y escu­chas por par­te de la Agen­cia Nacio­nal de Segu­ri­dad, todas finan­cia­das con un pre­su­pues­to secre­to de miles de millo­nes de dóla­res, inde­pen­dien­te de los nue­ve mil millo­nes de ayu­da con­tem­pla­dos en el Plan Colom­bia, agre­ga la fuer­za insurgente.

Mien­tras el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos “tra­tó de res­tar impor­tan­cia al tema al ser entre­vis­ta­do al res­pec­to por el dia­rio nor­te­ame­ri­cano, su minis­tro (Juan Car­los) Pin­zón no tuvo el menor repa­ro en salir a los medios a reco­no­cer­lo y endul­zar­lo como par­te de los tra­di­cio­na­les acuer­dos mili­ta­res entre los dos paí­ses”, aña­de el texto.

“Está cla­ro que nin­guno de los dos sien­te el menor apre­cio por la sobe­ra­nía colom­bia­na, pues­to que sobre su áni­mo pesan más las impo­si­cio­nes grin­gas en mate­ria de dro­gas y terro­ris­mo que cual­quier con­si­de­ra­ción de tipo nacio­nal”, manifiesta.

La fuer­za insur­gen­te seña­la que el gobierno de San­tos cono­ce los secues­tros, chan­ta­jes, ame­na­zas de muer­te y aten­ta­dos emplea­dos por la inte­li­gen­cia colom­bia­na en su afán por con­se­guir, median­te las fami­lias de los man­dos y com­ba­tien­tes gue­rri­lle­ros, la ubi­ca­ción de estos con el obje­ti­vo de asesinarlos.

El infor­me deja sem­bra­da nume­ro­sas dudas sobre la volun­tad de paz del Esta­do colom­biano que nos reafir­ma la idea de que una ver­da­de­ra paz en nues­tro país sólo pue­de ser con­se­gui­da con la par­ti­ci­pa­ción masi­va y deci­di­da de los millo­nes de colom­bia­nos víc­ti­mas de este régi­men, con­clu­ye el texto

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.