El con­flic­to no tie­ne solu­ción- Borro­ka Garaia

solucion

Siem­pre me ha pare­ci­do algo per­tur­ba­dor que las dro­gas sean bási­ca­men­te un auto-enga­ño en bús­que­da de sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos como si la quí­mi­ca fue­ra real­men­te el prin­ci­pio y final de todo lo que ope­ra en el cere­bro. Y a lo peor es cier­to. Sien­do esto así, lo impor­tan­te no sería bus­car el bien­es­tar o ale­gría sino la mez­cla ade­cua­da de sus­tan­cias que la simulen.

Vivi­mos en la era de la ima­gen don­de las pala­bras ape­nas tie­nen sig­ni­fi­ca­do, valor y peso. Son gene­ral­men­te estra­ta­ge­mas para con­se­guir cier­to impac­to o resul­ta­do. Un fun­cio­na­mien­to muy simi­lar al de las drogas.

Des­de que ten­go uso de razón he escu­cha­do hablar de la solu­ción al con­flic­to. Solu­ción al con­flic­to polí­ti­co que enfren­ta Eus­kal Herria a los esta­dos espa­ñol y fran­cés. Solu­ción a todo lo deri­va­do de ello como el “pro­ble­ma de la vio­len­cia”, “la pro­ble­má­ti­ca de los pre­sos”, etc…

La mayor men­ti­ra del con­flic­to polí­ti­co en Eus­kal Herria es que ten­ga “solu­ción”. No la tiene.

Enton­ces pro­ba­ble­men­te me pre­gun­ta­rás a ver como es posi­ble que afir­me eso si algu­na vez me has leí­do que yo mis­mo he escri­to que la solu­ción al con­flic­to resi­de en un reco­no­ci­mien­to de la nación vas­ca libre­men­te expre­sa­do a tra­vés del dere­cho de autodeterminación.

Y si bien eso es cier­to, lo más cier­to es que la solu­ción no lle­ga­rá a tra­vés de solu­cio­nes sino a tra­vés del pro­ble­ma, del con­flic­to. Solo una vic­to­ria en el con­flic­to trae­rá la solución.

¿Por qué?

Por­que el con­flic­to en Eus­kal Herria, al igual que todos los con­flic­tos polí­ti­cos y socia­les se pro­du­ce entre ele­men­tos anta­gó­ni­cos e irre­con­ci­lia­bles. Y por muy genui­nos y sin­gu­la­res que sea­mos los vas­cos y vas­cas no esca­pa­mos a leyes his­tó­ri­cas que has­ta hoy se han cum­pli­do. El motor de la his­to­ria es la lucha de cla­ses y de los pue­blos y no hay nadie has­ta hoy que pue­da reba­tir­lo con datos enci­ma de la mesa.

Jamás el con­flic­to ten­drá una solu­ción por­que de mutuo acuer­do se lle­gue a ella. Todos los pasos en reso­lu­ción del con­flic­to son más fal­sos que una mone­da de made­ra si eso no inci­de y está rela­cio­na­do con una vic­to­ria sobre el opo­nen­te. Los acuer­dos de lle­gar, los con­sen­sos de dar­se, las nego­cia­cio­nes de pro­du­cir­se, son refle­jo direc­to de la balan­za de poder entre el opre­sor y opri­mi­do. De esa lucha entre con­tra­rios irreconciliables.

La solu­ción al con­flic­to es la derro­ta del esta­do espa­ñol y fran­cés en cuan­to a sus infa­mes intere­ses sobre Eus­kal Herria. La libe­ra­ción nacio­nal. Ya que solo ésta ase­gu­ra­rá que el pue­blo vas­co deci­da sobre su des­tino y lo haga con paz par­cial. Ya que la paz total solo lle­ga­rá cuan­do la cla­se bur­gue­sa se vea subor­di­na­da a la mayo­ría de la población.

Pedir “solu­ción al con­flic­to” es como pedir a una nube tor­men­to­sa que no arro­je llu­via ya que para­dó­ji­ca­men­te pedir solu­ción al con­flic­to real­men­te es inten­si­fi­car el con­flic­to has­ta vencer.

Si la socie­dad vas­ca es capaz de enten­der el esque­ma que guía el accio­nar del esta­do que hace irre­con­ci­lia­ble cual­quier entron­que de una Eus­kal Herria libre bajo legis­la­cio­nes que bus­can su des­truc­ción, si la con­fron­ta­ción se ins­ta­la, ini­cián­do­se un pro­ce­so uni­la­te­ral has­ta ejer­cer la sobe­ra­nía, si la cla­se tra­ba­ja­do­ra se radi­ca­li­za y empie­za a gene­rar con­tra­dic­cio­nes, pue­de abrir­se la opción para cor­tar ama­rras con ese bucle chan­ta­jis­ta del esta­do que nun­ca ter­mi­na­rá, o por el con­tra­rio ins­ta­lar­nos en él y lle­gar a creer que depen­dien­do de lo que haga el opri­mi­do en el sen­ti­do vehi­cu­li­za­do por el esta­do, éste cesa­rá en sus ansias depre­da­do­ras. No lo hará, no se acu­mu­la­rá más “fuer­za” ni se ejer­ce­rá ahí don­de haga des­es­ta­bi­li­zar los pila­res base de la injus­ti­cia y se dilui­rá el carác­ter rebel­de nece­sa­rio para el reto de supe­rar un con­glo­me­ra­do legal impues­to. En defi­ni­ti­va, la solu­ción del con­flic­to ven­drá del incre­men­to expo­nen­cial del con­flic­to y no al revés.

Esa es la dife­ren­cia fun­da­men­tal. Tomar la pas­ti­lla alu­ci­nó­ge­na o enfren­tar­se a la realidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *