Salir de la pesa­di­lla del euro- Alber­to Mon­te­ro Soler

I

Pasan los meses, se con­vier­ten en años y las posi­bi­li­da­des de que los paí­ses peri­fé­ri­cos de la Euro­zo­na superen esta cri­sis por una vía que no sea una solu­ción de rup­tu­ra se ale­jan cada vez más del horizonte.

Fren­te a quie­nes man­tie­nen que exis­ten vías de refor­ma capa­ces de enfren­tar la actual situa­ción de dete­rio­ro eco­nó­mi­co y social, la reali­dad se empe­ña en demos­trar que la via­bi­li­dad de esas pro­pues­tas requie­re de una con­di­ción pre­via inex­cu­sa­ble: la modi­fi­ca­ción radi­cal de la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, de las reglas de fun­cio­na­mien­to y de la línea ideo­ló­gi­ca que guía el fun­cio­na­mien­to de la Eurozona.

El pro­ble­ma de fon­do es que ese mar­co resul­ta fun­cio­nal y esen­cial para el pro­ce­so de acu­mu­la­ción del gran capi­tal euro­peo; pero, tam­bién, y es algo que debe­mos man­te­ner per­ma­nen­te­men­te pre­sen­te, para que Ale­ma­nia con­so­li­de tan­to su papel pro­ta­gó­ni­co en Euro­pa como al que aspi­ra en la nue­va geo­po­lí­ti­ca mul­ti­po­lar en cons­truc­ción. En este sen­ti­do, pue­den plan­tear­se al menos dos argu­men­tos bási­cos que refuer­zan la tesis de la nece­si­dad de la rup­tu­ra del mar­co res­tric­ti­vo impues­to por el euro si se desea abrir el aba­ni­co de posi­bi­li­da­des para optar a una sali­da de esta cri­sis que per­mi­ta una míni­ma posi­bi­li­dad eman­ci­pa­to­ria para el con­jun­to de los pue­blos europeos.

El pri­mer argu­men­to es que la solu­ción que se está impo­nien­do fren­te a esta cri­sis des­de las éli­tes domi­nan­tes a nivel euro­peo es, en sí mis­ma, una solu­ción de rup­tu­ra por su par­te y a su favor. Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad cons­ti­tu­yen la expre­sión pal­ma­ria de que esas éli­tes se encuen­tran en tal posi­ción de fuer­za con res­pec­to al mun­do del tra­ba­jo que pue­den per­mi­tir­se rom­per uni­la­te­ral y defi­ni­ti­va­men­te el pac­to implí­ci­to sobre el que se habían crea­do, cre­ci­do y man­te­ni­do los Esta­dos de bien­es­tar euro­peos. Esas éli­tes saben per­fec­ta­men­te que una cla­se tra­ba­ja­do­ra pre­ca­ri­za­da, des­ideo­lo­gi­za­da, des­es­truc­tu­ra­da y que ha per­di­do amplia­men­te su con­cien­cia de cla­se es una cla­se tra­ba­ja­do­ra inde­fen­sa y sin capa­ci­dad de resis­ten­cia real para pre­ser­var las estruc­tu­ras de bien­es­tar que la pro­te­gían de las incle­men­cias de la mer­can­ti­li­za­ción de los satis­fac­to­res de nece­si­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les bási­cas. Las con­ce­sio­nes hechas duran­te el capi­ta­lis­mo for­dis­ta de pos­gue­rra están en tran­ce de ser rever­ti­das por­que, ade­más, en la pri­va­ti­za­ción de esas estruc­tu­ras de bien­es­tar exis­te un nicho de nego­cio capaz de faci­li­tar la recu­pe­ra­ción de la caí­da en la tasa de ganancia.

El segun­do argu­men­to es que no pue­de olvi­dar­se, como pare­ce que se hace, la natu­ra­le­za adqui­ri­da por el pro­yec­to de inte­gra­ción mone­ta­ria euro­peo des­de que se creó y comen­za­ron a actuar las diná­mi­cas eco­nó­mi­cas que el mis­mo pro­mo­vía a su inte­rior. El pro­ble­ma esen­cial es que la Euro­zo­na es un híbri­do que no avan­za en lo fede­ral, con y por todas las con­se­cuen­cias que ello ten­dría en mate­ria de cesión de sobe­ra­nía, y se man­tie­ne exclu­si­va­men­te en el terreno de lo mone­ta­rio por­que esa dimen­sión, jun­to a la liber­tad de movi­mien­tos de capi­ta­les y bie­nes y ser­vi­cios, bas­ta para con­fi­gu­rar un mer­ca­do de gran­des dimen­sio­nes que per­mi­te una mayor esca­la de repro­duc­ción de los capi­ta­les, que eli­mi­na los ries­gos de deva­lua­cio­nes mone­ta­rias com­pe­ti­ti­vas por par­te de los Esta­dos y que faci­li­ta la domi­na­ción de unos Esta­dos sobre otros sobre la base de la apa­ren­te neu­tra­li­dad que se le atri­bu­ye a los mercados.

Por lo tan­to, Euro­pa –y, con ella, su expre­sión de “inte­gra­ción” más avan­za­da que es el euro– se ha con­ver­ti­do en un pro­yec­to exclu­si­va­men­te eco­nó­mi­co pues­to al ser­vi­cio de la oli­gar­quías indus­tria­les y finan­cie­ras euro­peas con el agra­van­te de que, en el pro­ce­so, han coop­ta­do a la cla­se polí­ti­ca, tan­to nacio­nal como supra­na­cio­nal, secues­tran­do con ello los meca­nis­mos de inter­ven­ción polí­ti­ca sobre la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca y res­trin­gien­do los már­ge­nes para cual­quier tipo de refor­ma que no actúe en su bene­fi­cio. En con­se­cuen­cia, este espa­cio difí­cil­men­te pue­de ser iden­ti­fi­ca­do y defen­di­do por las cla­ses popu­la­res euro­peas como la Euro­pa de los Ciu­da­da­nos a la que en algún momen­to aspi­ró la izquier­da.

II 

De hecho, exis­te una serie de ele­men­tos que expli­can por qué el euro haya sido, des­de la pers­pec­ti­va de los pue­blos euro­peos, un pro­yec­to falli­do des­de su mis­mo ini­cio: por un lado, tan­to las polí­ti­cas de ajus­te per­ma­nen­te que se arti­cu­la­ron duran­te el pro­ce­so de con­ver­gen­cia pre­vio a la intro­duc­ción del euro como las polí­ti­cas que se han man­te­ni­do des­de su entra­da en vigor han res­trin­gi­do las tasas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con el con­se­cuen­te impac­to sobre la crea­ción de empleo; por otro lado, la ausen­cia de una estruc­tu­ra fis­cal de redis­tri­bu­ción de la ren­ta y la rique­za o de cual­quier meca­nis­mo de soli­da­ri­dad que real­men­te res­pon­da a ese prin­ci­pio ha difi­cul­ta­do la reduc­ción de los des­equi­li­brios de las con­di­cio­nes de bien­es­tar entre los ciu­da­da­nos de los Esta­dos miem­bros; y, final­men­te, tam­bién debe resal­tar­se que las asi­me­trías estruc­tu­ra­les exis­ten­tes entre las dis­tin­tas eco­no­mías al ini­cio del pro­yec­to se han ido agra­van­do duran­te estos años, refor­zan­do la estruc­tu­ra cen­tro-peri­fe­ria al inte­rior de la Euro­zo­na y apun­ta­lan­do la dimen­sión pro­duc­ti­va de la cri­sis actual.

Si a todo ello se le aña­de el que las polí­ti­cas enca­mi­na­das a sal­var el euro son polí­ti­cas diri­gi­das a pre­ser­var los intere­ses de la éli­te eco­nó­mi­ca euro­pea en con­tra del bien­es­tar de las cla­ses popu­la­res, la resul­tan­te es que se reafir­ma la idea del dis­tan­cia­mien­to ace­le­ra­do de la posi­bi­li­dad de iden­ti­fi­car a la Euro­zo­na con un pro­ce­so de inte­gra­ción que los pue­blos euro­peos pue­dan reco­no­cer como pro­pio y cons­trui­do a la medi­da de sus aspiraciones.

Pue­de con­cluir­se, enton­ces, que el euro –y entién­da­se­lo no sólo como una mone­da en sí mis­ma, sino como todo un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal y una diná­mi­ca fun­cio­nal pues­ta al ser­vi­cio de la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal a esca­la euro­pea– es la sín­te­sis más cru­da y aca­ba­da del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral. Un tipo de capi­ta­lis­mo que se desa­rro­lla en el mar­co de un mer­ca­do úni­co domi­na­do por el impe­ra­ti­vo de la com­pe­ti­ti­vi­dad y en el que, ade­más, se ha pro­du­ci­do un vacia­do de las sobe­ra­nías nacio­na­les –y no diga­mos de las popu­la­res – , en bene­fi­cio de una tec­no­cra­cia que actúa polí­ti­ca­men­te a favor de las éli­tes euro­peas y en menos­ca­bo de las con­di­cio­nes de bien­es­tar de las cla­ses populares.

Y si coin­ci­di­mos en que para éstas últi­mas la crea­ción del euro se tra­ta de un pro­yec­to falli­do, la cues­tión que inme­dia­ta­men­te se plan­tea es qué pue­den hacer, al menos las de los paí­ses peri­fé­ri­cos sobre los que está reca­yen­do con mayor inten­si­dad el peso del ajus­te, fren­te a un futu­ro tan poco espe­ran­za­dor y en el que las opcio­nes de refor­ma en un sen­ti­do soli­da­rio se van blo­quean­do con can­da­dos cada vez más férreos. La res­pues­ta a esta cues­tión va a depen­der de cuál sea la con­cep­ción que se ten­ga de la cri­sis actual, de las diná­mi­cas que la man­tie­nen acti­va y de las pers­pec­ti­vas de evo­lu­ción de las rela­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas al inte­rior de la Euro­zo­na que pudie­ran rever­tir la situa­ción actual o, en sen­ti­do con­tra­rio, consolidarla.

III 

A mi modo de ver, la cri­sis pre­sen­ta en estos momen­tos dos dimen­sio­nes difí­cil­men­te recon­ci­lia­bles y que faci­li­tan la con­so­li­da­ción del sta­tus quo actual.

La pri­me­ra dimen­sión es finan­cie­ra y se cen­tra en el pro­ble­ma del endeu­da­mien­to gene­ra­li­za­do que, en el caso de la mayor par­te de los paí­ses peri­fé­ri­cos, se ini­ció como un pro­ble­ma de deu­da pri­va­da y se con­vir­tió en uno de deu­da públi­ca cuan­do se res­ca­tó –y, por tan­to, se socia­li­zó– la deu­da del sis­te­ma finan­cie­ro. Los nive­les que ha alcan­za­do el endeu­da­mien­to, tan­to pri­va­do como públi­co, son tan ele­va­dos que es impo­si­ble que esa deu­da pue­da reem­bol­sar­se com­ple­ta, y eso es algo de lo que se debe ser ple­na­men­te cons­cien­te por sus con­se­cuen­cias prác­ti­cas. De eso, y del hecho de que, pri­va­dos de mone­da nacio­nal y con unas tasas de cre­ci­mien­to del ratio deuda/​PIB muy supe­rio­res a las de la tasa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la car­ga de la deu­da se hace insos­te­ni­ble y se con­vier­te en una bom­ba de relo­je­ría que en algún momen­to esta­lla­rá sin remedio.

La segun­da dimen­sión es real y se con­cre­ta en las dife­ren­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad entre las eco­no­mías cen­tra­les y las eco­no­mías peri­fé­ri­cas. Esas dife­ren­cias se encuen­tran, entre otros fac­to­res, en el ori­gen de la cri­sis y el pro­ble­ma de fon­do es que no sólo no están dis­mi­nu­yen­do sino que se están amplian­do. Es más, la lec­tu­ra de la reduc­ción de los des­equi­li­brios exter­nos de las eco­no­mías peri­fé­ri­cas al inte­rior de la Euro­zo­na como un sín­to­ma de que esta­mos en trán­si­to de supera­ción de la cri­sis es mani­fies­ta­men­te per­ver­sa por­que des­con­si­de­ra la tre­men­da reper­cu­sión del estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co sobre las importaciones.

El víncu­lo de cone­xión entre ambas dimen­sio­nes de la cri­sis lo cons­ti­tu­ye la posi­ción domi­nan­te alcan­za­da por los paí­ses cen­tra­les fren­te a los peri­fé­ri­cos y, en con­cre­to, la posi­ción alcan­za­da por Ale­ma­nia en el con­jun­to de la Euro­zo­na, no sólo rele­van­te por su peso eco­nó­mi­co sino tam­bién por su con­trol polí­ti­co de las diná­mi­cas de recon­fi­gu­ra­ción de la Euro­zo­na que se están desa­rro­llan­do con la excu­sa de ser solu­cio­nes fren­te a la cri­sis pero que actúan, de hecho, refor­zan­do su hegemonía.

Si a ello se le aña­den las pecu­lia­ri­da­des de su estruc­tu­ra pro­duc­ti­va, carac­te­ri­za­da por la debi­li­dad cró­ni­ca de su deman­da inter­na –y, por tan­to, por la exis­ten­cia recu­rren­te de exce­so de aho­rro nacio­nal– y la poten­cia de su deman­da exter­na –fun­da­men­to de sus supe­rá­vits comer­cia­les con­ti­nuos – , com­pro­ba­re­mos cómo lo que pare­cía un círcu­lo vir­tuo­so de cre­ci­mien­to para toda la Euro­zo­na se ha aca­ba­do con­vir­tien­do en un yugo sobre las eco­no­mías peri­fé­ri­cas, prin­ci­pal des­tino de los flu­jos finan­cie­ros a tra­vés de los que Ale­ma­nia ren­ta­bi­li­za­ba sus exce­den­tes de aho­rro interno y comer­cia­les reci­clán­do­los en for­ma de deu­da exter­na que colo­ca­ba en dichas economías.

De esa for­ma, Ale­ma­nia ha recon­ver­ti­do su posi­ción acree­do­ra en una posi­ción de domi­na­ción cua­si hege­mó­ni­ca que le per­mi­te impo­ner las polí­ti­cas nece­sa­rias a sus intere­ses. Esto impli­ca, en la prác­ti­ca, que cual­quier solu­ción de natu­ra­le­za coope­ra­ti­va para resol­ver la cri­sis es auto­má­ti­ca­men­te recha­za­da mien­tras que se refuer­zan, por el con­tra­rio, los plan­tea­mien­tos de natu­ra­le­za com­pe­ti­ti­va entre eco­no­mías cuyas des­igual­da­des en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad ya se han demos­tra­do insos­te­ni­bles en un mar­co tan disí­mil y asi­mé­tri­co como el de la Eurozona.

Y, así, resul­ta tan trá­gi­co como deso­la­dor asis­tir a la aquies­cen­cia con la que los gobier­nos de la Euro­zo­na peri­fé­ri­ca asu­men y apli­can polí­ti­cas que están agra­van­do las dife­ren­cias estruc­tu­ra­les pre­exis­ten­tes y que, por lo tan­to, no hacen sino acen­tuar las dife­ren­cias en tér­mi­nos pro­duc­ti­vos y de bien­es­tar entre el cen­tro y la peri­fe­ria sin que pue­da exis­tir nin­gún viso de solu­ción a tra­vés de las mis­mas: los pro­ce­sos de defla­ción inter­na no sólo mer­man la capa­ci­dad adqui­si­ti­va de las cla­ses popu­la­res sino que, ade­más, ele­van la car­ga real de la deu­da a nivel interno tan­to de la deu­da pri­va­da (por la vía de la defla­ción sala­rial) como de la deu­da públi­ca (por el dife­ren­cial entre las tasas de cre­ci­mien­to del pro­duc­to inte­rior bru­to y de la deu­da públi­ca), con el agra­van­te aña­di­do de que cual­quier apre­cia­ción del tipo de cam­bio del euro se tra­du­ce en una ero­sión de las ganan­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad espu­rias con­se­gui­das por la vía de la defla­ción sala­rial. Se tra­ta, por tan­to, de un camino hacia el abis­mo del subdesarrollo.

Es por ello por lo que, si no se pro­du­cen cam­bios estruc­tu­ra­les radi­ca­les (que pasan todos ellos por meca­nis­mos de trans­fe­ren­cias fis­ca­les redis­tri­bu­ti­vas), la Euro­zo­na se con­so­li­da­rá como un espa­cio asi­mé­tri­co de acu­mu­la­ción de capi­ta­les en el que las eco­no­mías peri­fé­ri­cas se verán con­de­na­das a des­en­vol­ver­se en algu­na de las solu­cio­nes de equi­li­brio sin cre­ci­mien­to posi­bles, por uti­li­zar un eufe­mis­mo eco­no­mi­cis­ta, o, en el peor de los casos, aqué­lla aca­ba­rá sal­tan­do par­cial o total­men­te por los aires.

El pro­ble­ma es que esas refor­mas radi­ca­les no sólo no apa­re­cen en la agen­da euro­pea, sino que son sis­te­má­ti­ca­men­te veta­das por Ale­ma­nia. De hecho, creo que es fácil­men­te cons­ta­ta­ble cómo en estos momen­tos, en el seno de la Euro­zo­na, exis­ten ten­sio­nes entre los intere­ses de las éli­tes eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras euro­peas y los de las cla­ses popu­la­res del con­jun­to de la Euro­zo­na, más inten­sas en el caso de las de los Esta­dos peri­fé­ri­cos; entre los intere­ses de Ale­ma­nia y otros Esta­dos del cen­tro y los de los Esta­dos de la peri­fe­ria; y entre las pro­pues­tas de solu­ción de la cri­sis impues­tas por dichas éli­tes y Esta­dos y la lógi­ca eco­nó­mi­ca más ele­men­tal, la que que­da expre­sa­da en las prin­ci­pa­les iden­ti­da­des macro­eco­nó­mi­cas que reco­gen las inter­re­la­cio­nes entre los balan­ces de los sec­to­res pri­va­do, públi­co y externo de las eco­no­mías de la Euro­zo­na. Todas esas ten­sio­nes, debi­da­men­te ges­tio­na­das por quie­nes deten­tan el poder en los dife­ren­tes ámbi­tos de expre­sión del mis­mo, son fun­cio­na­les a la con­so­li­da­ción de una Euro­zo­na asi­mé­tri­ca, en el sen­ti­do ya seña­la­do, y domi­na­da por Alemania.

IV 

Pero, ade­más, esas ten­sio­nes cie­gan la posi­bi­li­dad de una sali­da a la cri­sis para las cla­ses popu­la­res que no sea de rup­tu­ra, tal y como se apun­tó al ini­cio de este tex­to. El pro­ble­ma se pre­sen­ta cuan­do quie­nes úni­ca­men­te están plan­tean­do esa posi­bi­li­dad de rup­tu­ra uni­la­te­ral, de sali­da del euro, son los par­ti­dos nacio­na­lis­tas de extre­ma dere­cha, apro­pián­do­se de un sen­ti­mien­to de insa­tis­fac­ción popu­lar cre­cien­te con­tra el euro, fren­te a una izquier­da que sigue invo­can­do la opción por unas refor­mas que con­fron­tan direc­ta­men­te con los intere­ses de quie­nes han pues­to a su ser­vi­cio las poten­cia­li­da­des de domi­na­ción impe­rial por la vía eco­nó­mi­ca que faci­li­ta el euro. Des­de ese pun­to de vis­ta, sería opor­tuno dejar de visua­li­zar al euro mera­men­te como una mone­da y pasar a asi­mi­lar­lo a un arma de des­truc­ción masi­va que está des­tru­yen­do no sólo el bien­es­tar de los pue­blos euro­peos sino, tam­bién, el sen­ti­mien­to euro­peís­ta basa­do en la fra­ter­ni­dad entre esos pue­blos que tan­to tra­ba­jo cos­tó construir.

El pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad se agra­va para la izquier­da cuan­do, para pro­mo­ver las refor­mas nece­sa­rias, se ape­la a la acti­va­ción de un suje­to, la “cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea”, que actúe como van­guar­dia en la trans­for­ma­ción de la natu­ra­le­za de la Euro­zo­na. Y es que la situa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en Euro­pa nun­ca se ha encon­tra­do más dete­rio­ra­da en lo que a con­cien­cia e iden­ti­dad de cla­se se refie­re, sin que ello mer­me un ápi­ce el hecho incon­tes­ta­ble de que la rela­ción sala­rial sigue sien­do la pie­dra de toque esen­cial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Como escri­bía recien­te­men­te Ulh­rich Beck, vivi­mos la tra­ge­dia de estar en momen­tos revo­lu­cio­na­rios sin revo­lu­ción y sin suje­to revo­lu­cio­na­rio. Ahí es nada.

En todo caso, el hori­zon­te se cla­ri­fi­ca­ría si la izquier­da fue­ra capaz de dar una res­pues­ta creí­ble a una cues­tión que se nie­ga a con­si­de­rar y que, sin embar­go, pue­de mani­fes­tar­se más pron­to que tar­de en el esce­na­rio euro­peo y, con­cre­ta­men­te, en Gre­cia: ¿qué podría hacer un gobierno de izquier­das que alcan­za­ra el poder en un úni­co país de la peri­fe­ria? ¿Debe­ría espe­rar a que estu­vie­ran dadas las con­di­cio­nes obje­ti­vas en el res­to de la Euro­zo­na para pro­ce­der a su refor­ma, sien­do cons­cien­tes que eso exi­ge el voto uná­ni­me de 27 Esta­dos, o debe­ría apro­ve­char la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad que la his­to­ria le ha per­mi­ti­do abrir y pro­mo­ver la sali­da de ese Esta­do del euro?

Evi­den­te­men­te, la res­pues­ta no es fácil pero tam­po­co cabe hacer­se tram­pas al soli­ta­rio. Para ello es nece­sa­rio reco­no­cer de par­ti­da que, en el mar­co del euro, no hay mar­gen alguno para polí­ti­cas real­men­te trans­for­ma­do­ras que actúen en bene­fi­cio de las cla­ses popu­la­res. Es más, me atre­ve­ría a afir­mar que en ese mar­co no hay mar­gen alguno para la polí­ti­ca por­que ésta ha sido secues­tra­da por el tipo de ins­ti­tu­cio­na­li­dad desa­rro­lla­da para dar car­ta de natu­ra­le­za a una mone­da que care­ce detrás de cual­quier tipo de pro­yec­to de cons­truc­ción de una comu­ni­dad polí­ti­ca inte­gra­do­ra de los pue­blos de Euro­pa. Es por ello que resul­ta un con­tra­sen­ti­do recla­mar pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes cuan­do la con­di­ción de posi­bi­li­dad pre­via para que ese pro­ce­so pue­da rea­li­zar­se con ple­ni­tud es la rup­tu­ra con el mar­co ins­ti­tu­cio­nal, polí­ti­co, eco­nó­mi­co y legal que impo­ne el euro. Una comu­ni­dad sólo pue­de refun­dar­se a tra­vés de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te si lo hace sin res­tric­cio­nes de par­ti­da pre­vias, impues­tas des­de fue­ra y que actúan, para más inri, en detri­men­to de los intere­ses de las mis­mas cla­ses popu­la­res que recla­man ese pro­ce­so constituyente.

O, por decir­lo en otros tér­mi­nos, la rup­tu­ra con el euro no es con­di­ción sufi­cien­te pero sí nece­sa­ria para cual­quier pro­yec­to de trans­for­ma­ción social eman­ci­pa­to­rio al que pue­da aspi­rar la izquier­da. Por lo tan­to, rei­vin­di­car la revo­lu­ción en abs­trac­to y, simul­tá­nea­men­te, tra­tar de pre­ser­var la mone­da euro­pea y las ins­ti­tu­cio­nes y polí­ti­cas que le son con­sus­tan­cia­les en esta Euro­pa del Capi­tal has­ta que se den las con­di­cio­nes euro­peas para su refor­ma, cons­ti­tu­ye una con­tra­dic­ción en los tér­mi­nos que res­ta cre­di­bi­li­dad ante unas cla­ses popu­la­res que pare­cen haber iden­ti­fi­ca­do al enemi­go con mayor cla­ri­dad que los diri­gen­tes de la izquierda.

Es por ello que has­ta que esa con­tra­dic­ción no sea asu­mi­da y supe­ra­da y los dis­cur­sos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos sean ambos de rup­tu­ra y corran en para­le­lo; has­ta que la sali­da del euro sea per­ci­bi­da no sólo como un pro­ble­ma, sino tam­bién como par­te de la solu­ción a la situa­ción depen­dien­te de las eco­no­mías peri­fé­ri­cas al abril el hori­zon­te de posi­bi­li­da­des para recom­po­ner­se como eco­no­mías y bus­car su sen­da de desa­rro­llo en la pro­duc­ción y pro­vi­sión de bien­es­tar de una for­ma más auto­cen­tra­da y menos depen­dien­te de su inser­ción en la eco­no­mía mun­dial; has­ta que deje de ate­na­zar­nos el mie­do a rom­per las cade­nas del euro por care­cer de cer­te­zas abso­lu­tas sobre cómo podría ser la vida fue­ra del mis­mo, de la mis­ma for­ma que ate­na­za­ba a quie­nes se nega­ban a rom­per con el patrón oro tras la Gran Depre­sión de los años trein­ta del siglo pasa­do; has­ta que todo eso no ocu­rra sólo me que­da pro­nos­ti­car, con pesar, un lar­go perio­do de sufri­mien­to social y eco­nó­mi­co para los pue­blos y tra­ba­ja­do­res de la peri­fe­ria europea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *