Mer­ce­des Oli­ve­ra y la cons­truc­ción del femi­nis­mo indí­ge­na- Itan­dehui Reyes Díaz

Mer­ce­des Oli­ve­ra Bus­ta­man­te es antro­pó­lo­ga, pen­sa­do­ra femi­nis­ta y pre­cur­so­ra del tra­ba­jo de base con muje­res indígenas.

Des­de la trin­che­ra del Cen­tro de Dere­chos de la Mujer de Chia­pas ha impul­sa­do la for­ma­ción de indí­ge­nas en Dere­chos Huma­nos (DH), vital herra­mien­ta para for­ta­le­cer sus luchas.

El esce­na­rio es el Cen­tro Indí­ge­na de Capa­ci­ta­ción Inte­gral Fray Bar­to­lo­mé de Las Casas-Uni­ver­si­dad de la Tie­rra Chia­pas (Cide­ci-Uni­tie­rra). Mer­ce­des com­par­te su pala­bra humil­de y cer­te­ra, como una abue­la sabia a quien no nos can­sa­mos de escuchar.

Nos rela­ta sus expe­rien­cias sobre las difi­cul­ta­des y avan­ces que han teni­do las muje­res indí­ge­nas en sus luchas, y el femi­nis­mo de cos­mo­vi­sión indí­ge­na, sobre todo su con­cep­ción del cuerpo.

EL CUERPO PROHIBIDO

–Cimac­no­ti­cias (CN): En su expe­rien­cia de tra­ba­jo con las comu­ni­da­des indí­ge­nas ¿cómo se abor­da lo que noso­tras cono­ce­mos como dere­chos sexua­les y reproductivos?

–Mer­ce­des Oli­ve­ra (MO): Para las muje­res indí­ge­nas es un tema muy difí­cil, nos ha cos­ta­do mucho. Recuer­do que hici­mos un taller sobre el cuer­po con las muje­res refu­gia­das gua­te­mal­te­cas y suce­dió que los folle­tos con los que tra­ba­ja­mos los vie­ron los hom­bres y enton­ces obli­ga­ron a quemarlos.

“Otra expe­rien­cia: en Chi­lón, con muje­res tzel­ta­les, empe­za­mos hablan­do de las dife­ren­cias entre muje­res y hom­bres cuan­do nace un bebé. Era muy difí­cil para ellas pro­nun­ciar en su len­gua los nom­bres que se le dan a los órga­nos sexuales.

“Esto está liga­do a cues­tio­nes intro­du­ci­das des­de hace mucho tiem­po jun­to con la reli­gión cató­li­ca, la for­ma de prohi­bir, de ver y sen­tir el cuer­po. Ha sido un tema al que lle­ga­mos des­pués de mucho tiem­po, des­pués de sen­si­bi­li­zar a las muje­res de otros dere­chos, como el dere­cho a la tie­rra o dere­cho a una vida dig­na, como dicen las zapatistas.

“Para entrar al ámbi­to de lo per­so­nal empe­za­mos hablan­do de los sen­ti­mien­tos, de las tris­te­zas, lle­gar a la con­cien­cia del cuer­po, has­ta los dere­chos para deci­dir cuán­tos hijos tener, con quién y cómo.

“En el pen­sa­mien­to indí­ge­na algu­nas per­so­nas lo lla­man pen­sa­mien­to cir­cu­lar; yo le lla­mo pen­sa­mien­to colec­ti­vo. El ‘Yo’ para las muje­res impli­ca un camino muy dis­tan­te, hay que cru­zar por la comu­ni­dad, por la fami­lia, por los hijos, por el mari­do, has­ta lle­gar a su iden­ti­dad femenina.

“Esto real­men­te nos ha lle­va­do a la cons­truc­ción de un femi­nis­mo muy dife­ren­te. Se pue­de empe­zar el tra­ba­jo por los dere­chos sexua­les, los dere­chos repro­duc­ti­vos, al abor­to, el dere­cho a la opción sexual, pero noso­tras tene­mos un tra­ba­jo total­men­te al revés: par­ti­mos de la vio­len­cia sis­té­mi­ca, de la vio­len­cia eco­nó­mi­ca y poco a poco nos vamos acer­can­do a la individualidad”.

–CN: ¿Ha podi­do cono­cer la cos­mo­vi­sión de las muje­res indí­ge­nas sobre la sexua­li­dad en temas como el pla­cer, por ejemplo?

–MO: He tra­ba­ja­do poco la ideo­lo­gía del cuer­po; las muje­res dicen “sien­to boni­to, sien­to agra­da­ble”, pero el con­cep­to nues­tro de pla­cer yo no lo iden­ti­fi­co en su ideo­lo­gía ni en su lengua.

“Has­ta hace poco, en algu­nas comu­ni­da­des el matri­mo­nio era arre­gla­do por los padres, hay un inter­cam­bio de rega­los, estos rega­los se vuel­ven mer­can­cía y con el tiem­po se vuel­ve el pre­cio de la novia.

“Aho­ra con la influen­cia de la cul­tu­ra occi­den­tal apa­re­ce la figu­ra del noviaz­go, hay más con­tac­to físi­co. Antes besar­se en públi­co era extra­ñí­si­mo aho­ra se ven en la ciu­dad a pare­jas de indí­ge­nas toma­dos de la mano, abra­za­dos y besándose.

“Iden­ti­fi­co que muchas muje­res viven el cuer­po, la sexua­li­dad, toda­vía con una gran repre­sión, con toda la con­cep­ción de que el sexo es peca­do y es para tener hijos, para cum­plir­le al mari­do, pero no como una satis­fac­ción per­so­nal físi­ca. Esto hay que tomar­lo con reser­vas por­que es pro­ba­ble que haya cam­bia­do recientemente”.

AUTODETERMINACIÓN COLECTIVA

–CN: ¿Cómo le lla­ma a este femi­nis­mo (el que tra­ba­ja con las muje­res indígenas)?

–MO: Femi­nis­mo cam­pe­sino, popu­lar, femi­nis­mo indí­ge­na. Teó­ri­ca­men­te no está total­men­te cla­ro qué es el femi­nis­mo indí­ge­na. Me ha toca­do estar en reunio­nes con indí­ge­nas que se dicen femi­nis­tas y es intere­san­te cómo repi­ten el dis­cur­so occi­den­tal en su len­gua, para mí eso no es femi­nis­mo indígena.

“Es muy intere­san­te la dis­cu­sión sobre lo que lla­mo la ‘indi­vi­dua­ción’. Los con­cep­tos occi­den­ta­les par­ten del indi­vi­duo y sobre todo nues­tro femi­nis­mo occi­den­tal posi­ti­vis­ta que par­te del indi­vi­duo, un indi­vi­duo exclu­yen­te, que ha exclui­do his­tó­ri­ca­men­te a las mujeres.

“En el plan­tea­mien­to de las com­pa­ñe­ras indí­ge­nas se tra­ta de dere­chos colec­ti­vos. Hemos dis­cu­ti­do con Celia Amo­rós, quien plan­tea que los colec­ti­vos son con­tra­rios a la auto­de­ter­mi­na­ción femi­nis­ta. Pero noso­tras hace­mos aná­li­sis de la reali­dad para hacer esta inter­pre­ta­ción de lo colec­ti­vo. No es lo mis­mo el indi­vi­dua­lis­mo carac­te­rís­ti­co de la socie­dad occi­den­tal a lo que yo lla­mo ‘indi­vi­dua­ción’.

“No se tra­ta de anu­lar el indi­vi­duo, sino que se reco­noz­ca que el colec­ti­vo está hecho de dife­ren­tes per­so­nas. La ‘indi­vi­dua­ción’ impli­ca este reco­no­ci­mien­to colec­ti­vo de la exis­ten­cia de lo indi­vi­dual No se pue­den hacer colec­ti­vos si no hay este reco­no­ci­mien­to y res­pe­to a las auto­de­ter­mi­na­cio­nes. Tam­bién se tra­ta de lle­gar a la auto­de­ter­mi­na­ción, pero que se gene­re en colectivo.

“El femi­nis­mo indí­ge­na tie­ne que ser un pro­yec­to de cons­truc­ción par­tien­do de estas con­cep­cio­nes del mun­do indí­ge­na, de las iden­ti­da­des colec­ti­vas, iden­ti­da­des que sí hay que trans­for­mar pues­to que algu­nas son muy exclu­yen­tes, sexis­tas y dis­cri­mi­na­do­ras con las muje­res. Pero tam­bién hay cosas den­tro de las colec­ti­vi­da­des indí­ge­nas que occi­den­te debe apren­der­se, como la soli­da­ri­dad y las redes fami­lia­res de apoyo”.

–CN: ¿Qué hay con estas jóve­nes de las nue­vas gene­ra­cio­nes que salen de la comu­ni­dad y vie­nen a la ciu­dad? De algu­na for­ma en las comu­ni­da­des se les sigue vien­do como transgresoras…

–MO: Sien­to que hay un cam­bio de valo­res pero tam­bién una pla­ta­for­ma para los abu­sos hacia las jóve­nes indí­ge­nas. Hay casos de femi­ni­ci­dio de jóve­nes indí­ge­nas que han sido ase­si­na­das aquí en San Cris­tó­bal por pre­ten­dien­tes de la comunidad.

“Que una mujer ven­ga a la ciu­dad es cues­tio­na­do; les dicen que lo úni­co que quie­ren es bus­car hom­bre, que son ‘putas’. Empie­zan hos­ti­gán­do­las y aca­ban ase­si­nán­do­las no sin antes vio­lar­las de for­ma múl­ti­ple por jóve­nes dro­ga­dos y alcoholizados.

“Esta vio­len­cia tie­ne en el fon­do una dosis de racis­mo hacia las indí­ge­nas. Esto lo hemos vivi­do en la Uni­ver­si­dad y me cau­sa mucha rabia. Las jóve­nes vie­nen y des­cu­bren un mun­do y no tie­nen las for­mas de medir el peligro.

“Otro pro­ble­ma en la Uni­ver­si­dad con las jóve­nes es una fuer­te dis­cri­mi­na­ción, inclu­so maes­tros que las reprue­ban por­que son indí­ge­nas; dicen que no tie­nen capa­ci­dad para enten­der. En el fon­do tie­ne algo de reali­dad, no es para jus­ti­fi­car la dis­cri­mi­na­ción pero la lógi­ca y len­gua­je del pen­sa­mien­to indí­ge­na es muy dife­ren­te al nues­tro, hay mucho pro­ble­ma para enten­der los con­cep­tos abs­trac­tos de nues­tras ciencias.

“Me ha toca­do dar cla­se y ten­go que tener el dic­cio­na­rio al lado, me doy cuen­ta que lo están enten­dien­do de mane­ra dife­ren­te de acuer­do a su cos­mo­vi­sión. Esto tam­bién es dis­cri­mi­na­ción, esto impli­ca que no ha habi­do una inter­cul­tu­ra­li­dad por­que no se ha tra­ba­ja­do con ellos los códi­gos de nues­tra cul­tu­ra para que pue­dan acce­der a ellos”.

CAPITALISMO VIOLENTO Y FEMINICIDA

–Cimac­no­ti­cias (CN): En la Cam­pa­ña Popu­lar con­tra el Femi­ni­ci­dio que han impul­sa­do aquí en Chia­pas se habla de la vio­len­cia estruc­tu­ral con­tra las muje­res. ¿A qué se refiere?

–Mer­ce­des Oli­ve­ra (MO): Más bien la vio­len­cia hacia las muje­res tie­ne un carác­ter estruc­tu­ral y esto se conec­ta con la divi­sión sexual del tra­ba­jo y los apor­tes que hemos dado his­tó­ri­ca­men­te las muje­res con la for­ma­ción de la fuer­za de trabajo.

“Las muje­res tene­mos hijos, los edu­ca­mos, los cria­mos has­ta que ya son úti­les para tra­ba­jar, y pare­ce que es nues­tra obli­ga­ción, está abso­lu­ta­men­te natu­ra­li­za­do. Hemos hecho un apor­te per­ma­nen­te de nues­tro tra­ba­jo hacia la diná­mi­ca capi­ta­lis­ta, en esta pro­duc­ción de fuer­za de tra­ba­jo se va nues­tra ener­gía, nues­tra salud, nues­tras preo­cu­pa­cio­nes y esto tam­bién es una violencia.

“Aho­ra se habla de un cam­bio en la divi­sión sexual del tra­ba­jo, las muje­res ya no sola­men­te somos repro­duc­to­ras sino tam­bién abastecedoras.

“En el caso de las cam­pe­si­nas, se están que­dan­do con la obli­ga­ción de lo que lla­man man­te­ner a la fami­lia por­que los hom­bres están emi­gran­do. Hay un pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­ción oca­sio­na­do por el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta que ha des­trui­do la vida campesina.

“En una inves­ti­ga­ción recien­te encon­tra­mos que el pro­me­dio de gas­to dia­rio en Chia­pas son 12 pesos, en la Sel­va no lle­ga a 9 pesos, en la par­te Sel­va Nor­te el gas­to es de 4 pesos con 35 cen­ta­vos. ¿Cómo pue­den vivir las fami­lias? Son las muje­res las que tie­nen que resol­ver­lo, tie­nen que reco­ger fru­tos y ver­du­ras del mon­te, criar ani­ma­les, hacer­se car­go del cul­ti­vo y ade­más de las y los hijos; esto es una sobre­car­ga de lo que lla­ma­mos el tra­ba­jo de cuidado”.

–CN: Y de ahí vie­ne la con­cep­ción de vio­len­cia feminicida…

–MO: Sí, lo que te quie­ro decir es que todo estos cam­bios en la divi­sión sexual del tra­ba­jo han movi­do el poder sobre el que ha sido cons­trui­da la mas­cu­li­ni­dad: el ser abas­te­ce­dor, el ser jefes de fami­lia; la rela­ción entre muje­res y hom­bres ha cambiado.

“La hipó­te­sis es que al movér­se­les el piso a los hom­bres, aumen­ta el con­su­mo del alcohol y las dro­gas y por supues­to la vio­len­cia hacia las muje­res; la cues­tión del femi­ni­ci­dio, de lo que lla­ma­mos vio­len­cia femi­ni­ci­da, es una vio­len­cia acu­mu­la­da de rela­cio­nes con­flic­ti­vas que no se resuel­ven, comien­zan sien­do rega­ños, gol­pes y aca­ban sien­do agre­sio­nes ya mayores”.

EJEMPLO

–CN: A 20 años de la Ley Revo­lu­cio­na­ria de las Muje­res pro­cla­ma­da por el EZLN ¿qué cam­bios hay para ellas?

–MO: Hay que recor­dar que la ley se hizo para las muje­res com­ba­tien­tes en el con­tex­to del alza­mien­to zapa­tis­ta; hay que enten­der­la en el con­tex­to de los años 90 y espe­cí­fi­ca­men­te en el caso de las muje­res del EZLN. Aho­ra la han reba­sa­do en la prác­ti­ca misma.

“La situa­ción de las zapa­tis­tas aho­ra es la cons­truc­ción de un pro­yec­to polí­ti­co, social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co que tie­ne sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y diná­mi­cas. Para las muje­res no ha sido fácil some­ter­se a las for­mas de dis­ci­pli­na que impli­ca un pro­yec­to polí­ti­co. Rom­per con una tra­di­ción y cons­truir una nue­va vida; eso ha sido ejemplar.

“Cuan­do sur­gen los Cara­co­les en 2003, los zapa­tis­tas hicie­ron una eva­lua­ción y encon­tra­ron tres pro­ble­mas fun­da­men­ta­les: uno es que la estruc­tu­ra mili­tar esta­ba hege­mo­ni­zan­do las deci­sio­nes de las comu­ni­da­des; otro, el ‘man­dar obe­de­cien­do’ no se esta­ba lle­van­do a cabo, y el otro pun­to es que las muje­res no esta­ban participando.

“Esta­ba la gene­ra­ción de las mili­cia­nas y las coman­dan­tas, des­pués un vacío y lue­go las muje­res de base fun­da­men­tal­men­te dedi­ca­das a la vida doméstica.

“Aun­que no se les prohi­bía o limi­ta­ba su par­ti­ci­pa­ción, pero las muje­res pre­fe­rían que­dar­se en casa, tener hijos, hacer tor­ti­llas y cola­bo­rar hacien­do tos­ta­das; era su mane­ra de coope­rar al tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio, pero indu­da­ble­men­te eso era una con­ti­nui­dad de cos­tum­bres tradicionales.

“A par­tir de 2003 se tra­zó una estra­te­gia para que las muje­res estu­vie­ran infor­ma­das, para que par­ti­ci­pa­ran en las estruc­tu­ras de gobierno, jus­ti­cia, edu­ca­ción, un cam­bio muy impor­tan­te con un gran esfuerzo.

“Al mis­mo tiem­po como refle­jo de lo públi­co a lo fami­liar hay cam­bios en las rela­cio­nes; las muje­res zapa­tis­tas reco­no­cen que los hom­bres zapa­tis­tas no les pegan, cola­bo­ran con los tra­ba­jos de la casa, inclu­so muchos han apren­di­do a hacer comi­da y se que­dan al cui­da­do de las y los niños cuan­do las muje­res van a las reunio­nes; esto sig­ni­fi­ca cam­bios fuer­tes en la vida cotidiana.

“Social­men­te está reco­no­ci­da la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res y es impul­sa­da. La rique­za cul­tu­ral y social del zapa­tis­mo se ha dupli­ca­do con la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res; aun des­de su reclu­sión domés­ti­ca han hecho apor­tes impor­tan­tes para la cons­truc­ción de la autonomía.

“Ha sido fun­da­men­tal esa apor­ta­ción des­de su tra­ba­jo domés­ti­co, el tener hijos y cui­dar­los en esa situación.

“Yo pue­do decir que las y los com­pa­ñe­ros prác­ti­ca­men­te son héroes en medio de la gue­rra, los para­mi­li­ta­res y los pro­yec­tos asis­ten­cia­les que tie­nen un carác­ter contrainsurgente.

“Resis­tir y cons­truir tenien­do tan­tas nece­si­da­des y con la capa­ci­dad de recha­zar los apo­yos guber­na­men­ta­les; las com­pa­ñe­ras entien­den que si se acep­tan apo­yos del gobierno están acep­tan­do for­mas dife­ren­tes, lo que les impe­di­ría la cons­truc­ción de la auto­no­mía, no pue­den estar con un pie en un lado y con un pie en el otro.

MENOS MUERTES MATERNAS

–CN: En este con­tex­to de gue­rra y cons­truc­ción zapa­tis­ta se nece­si­tan hijas e hijos; esto es la impor­tan­cia de repro­du­cir­se para resistir…

–MO: En la “Escue­li­ta” (pro­yec­to de ense­ñan­za-apren­di­za­je del pen­sa­mien­to y acción zapa­tis­tas) nos dimos cuen­ta de muchas cosas; por ejem­plo muchas de las que eran niñas en el 94 aho­ra ya son muje­res, o las que no habían naci­do son adolescentes.

“Algu­nas de las jóve­nes que fue­ron for­ma­das en las escue­las zapa­tis­tas aca­ban casán­do­se con un “par­ti­dis­ta”, como ellos les lla­man; esto impli­ca que se van a vivir a la comu­ni­dad del esposo.

“Son de esas con­tra­dic­cio­nes de las que hablá­ba­mos entre lo indi­vi­dual y lo colec­ti­vo, por­que indi­vi­dual­men­te como muje­res tie­nen dere­cho a casar­se con quie­nes ellas deci­dan, pero para el colec­ti­vo ya están coop­ta­das por el pro­yec­to polí­ti­co del mari­do, ya no pue­den ser zapatistas.

“Tal vez no sea tan gra­ve por­que no son muchas las muje­res que se casan con los par­ti­dis­tas, pero es intere­san­te reco­no­cer­lo como un obs­tácu­lo para el pro­ce­so de cons­truc­ción zapa­tis­ta y para la libe­ra­ción de las muje­res, por­que cuan­do se pasan con los par­ti­dis­tas vuel­ven a las posi­cio­nes subor­di­na­das, y a las polí­ti­cas desa­rro­llis­tas que las vuel­ven depen­dien­tes del gobierno.

“Esto ha sig­ni­fi­ca­do una pér­di­da por­que si no hay muje­res jóve­nes las loca­li­da­des van dis­mi­nu­yen­do, si no hay nue­vas niñas y niños es preo­cu­pan­te para el pro­ce­so de cons­truc­ción y repro­duc­ción zapatista”.

–CN: En esta cons­truc­ción de alter­na­ti­vas zapa­tis­tas tam­bién está pre­sen­te la salud de las muje­res ¿cómo lo están haciendo?

–MO: La cons­truc­ción de sus pro­pios espa­cios de salud repro­duc­ti­va, de tener la posi­bi­li­dad de con­tar con aten­ción médi­ca opor­tu­na, lo que nos decían ellas es que las muer­tes mater­nas han dis­mi­nui­do muchí­si­mo en las zonas zapa­tis­tas. La posi­bi­li­dad de que las muje­res ten­gan aten­ción opor­tu­na antes del par­to; si hay par­tos de ries­go se acu­de al hospital.

“Tene­mos noti­cias de un nue­vo tipo de enfer­me­ras y par­te­ras que empe­za­ron a luchar en la prác­ti­ca por la mater­ni­dad volun­ta­ria y se esta­ble­ció una clí­ni­ca espe­cial en zona zapa­tis­ta para la aten­ción de estos casos. Ha habi­do avan­ces muy importantes.

“Las zapa­tis­tas nos están dan­do un ejem­plo, una espe­ran­za, pero sobre todo un nor­te para encon­trar alternativas”.

www​.cimac​no​ti​cias​.com​.mx

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *