Leer «El Capi­tal»- Car­lo Frabetti

Hace unos días par­ti­ci­pé en la pre­sen­ta­ción en Madrid de “Nues­tro Marx”, de Nés­tor Kohan (un libro escla­re­ce­dor cuya lec­tu­ra reco­mien­do sin reser­vas), recien­te­men­te publi­ca­do por la edi­to­rial La Ove­ja Roja con un exce­len­te pró­lo­go de Belén Gope­gui, y duran­te el colo­quio alguien dijo que un tex­to sobre mar­xis­mo solo es váli­do si nos lle­va a leer “El capi­tal”. Y aun­que mani­fes­té mi des­acuer­do con esta afir­ma­ción, no hubo tiem­po para pro­fun­di­zar en el asun­to, de modo que inten­ta­ré hacer­lo ahora.

Creo que a nin­gún bió­lo­go se le ocu­rri­ría decir que un tex­to sobre evo­lu­cio­nis­mo solo es váli­do si nos lle­va a leer “El ori­gen de las espe­cies”, y, des­de lue­go, nin­gún físi­co diría que la vali­dez de un tra­ba­jo de físi­ca teó­ri­ca depen­de de que nos remi­ta al “Diá­lo­go sobre los dos máxi­mos sis­te­mas del mun­do” de Gali­leo o a los “Prin­ci­pia Mathe­ma­ti­ca” de New­ton. Y sin embar­go, sien­do muchí­si­mo lo que las cien­cias socia­les le deben a “El capi­tal”, es aún más lo que las cien­cias natu­ra­les les deben a cual­quie­ra de los otros tres libros cita­dos. ¿Por qué la rela­ción con los clá­si­cos (aun­que en este caso habría que hablar más bien de libros fun­da­cio­na­les) no es la mis­ma en uno y otro cam­po? ¿Por qué en el mar­co de las cien­cias socia­les cabe una afir­ma­ción tan esque­má­ti­ca como la antes cita­da? Si tuvie­ra que dar una res­pues­ta igual­men­te esque­má­ti­ca, diría: por puro feti­chis­mo (y apro­ve­cho para seña­lar que uno de los prin­ci­pa­les méri­tos del libro de Kohan es el de situar la cues­tión del feti­chis­mo en el cen­tro de su argu­men­ta­ción). Pero inten­ta­ré dar una res­pues­ta más matizada.

Si bien la lec­tu­ra de los libros de Gali­leo, New­ton o Dar­win es fun­da­men­tal para un epis­te­mó­lo­go o un filó­so­fo de la cien­cia, no es ni mucho menos impres­cin­di­ble para un cien­tí­fi­co actual (y has­ta me atre­ve­ría a aña­dir que es inade­cua­da para el pro­fano que desea acer­car­se a la físi­ca o a la bio­lo­gía). Y, aná­lo­ga­men­te, con­si­de­ro que “El capi­tal” es de obli­ga­da lec­tu­ra para quie­nes inten­ta­mos refle­xio­nar sobre los fun­da­men­tos del comu­nis­mo, pero no para los mili­tan­tes de izquier­das en general.

Alguien podría obje­tar que esta­blez­co un para­le­lis­mo abu­si­vo entre cien­cias socia­les y natu­ra­les. La rela­ción entre teo­ría y pra­xis no es la mis­ma en ambos cam­pos, y el méto­do expe­ri­men­tal, base de la cien­cia moder­na, solo es apli­ca­ble de for­ma muy limi­ta­da en el ámbi­to de la eco­no­mía o la socio­lo­gía; de hecho, las lla­ma­das “cien­cias socia­les” son, en el mejor de los casos (y algu­nos con­si­de­ra­mos que el mejor de los casos es pre­ci­sa­men­te el mar­xis­mo), pro­to­cien­cias. Pero en la medi­da en que el mar­xis­mo es cien­tí­fi­co (es decir, en la medi­da en que dia­lo­ga per­ma­nen­te­men­te con la cam­bian­te reali­dad), no nece­si­ta remi­tir­se a sus tex­tos fun­da­cio­na­les, que, pre­ci­sa­men­te en esa medi­da, ya han sido incor­po­ra­dos al dis­cur­so y a la pra­xis de la izquier­da genui­na (es decir, del genuino anti­ca­pi­ta­lis­mo). Es más, bus­car la res­pues­ta en “El capi­tal” cuan­do sur­ge una duda (a no ser que la duda sea sobre el capi­tal mis­mo) es tan ocio­so como con­sul­tar los “Prin­ci­pia” para eva­luar la teo­ría de super­cuer­das. Como dijo el gran escri­tor de cien­cia fic­ción James Blish, Eins­tein se tra­gó vivo a New­ton; y, aná­lo­ga­men­te, noso­tros tene­mos que tra­gar­nos vivo a Marx, no con­sul­tar­lo como a un oráculo.

He de admi­tir, sin embar­go, que hay pode­ro­sas razo­nes cir­cuns­tan­cia­les para pro­pug­nar la lec­tu­ra de “El capi­tal”, como las hubo en su día para inci­tar a leer los libros de Gali­leo y de Dar­win (el de New­ton fue acep­ta­do sin reser­vas des­de el prin­ci­pio), y esas razo­nes tie­nen que ver con el empe­ño de los pode­res esta­ble­ci­dos y sus inte­lec­tua­les a suel­do en des­pres­ti­giar al marxismo.

Es intere­san­te, aho­ra que ya pode­mos hacer­lo, con­tem­plar con cier­ta pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca la dis­tin­ta suer­te corri­da por los tres pila­res de la nue­va visión del mun­do sur­gi­da en la segun­da mitad del siglo XIX: el evo­lu­cio­nis­mo, el mar­xis­mo y el psi­co­aná­li­sis. Tras una opo­si­ción feroz por par­te de la Igle­sia y de los sec­to­res más con­ser­va­do­res de la bur­gue­sía, el evo­lu­cio­nis­mo aca­bó impo­nién­do­se de for­ma incues­tio­na­ble, y hoy solo algu­nos fun­da­men­ta­lis­tas obtu­sos se atre­ven a impug­nar­lo. Por el con­tra­rio, el psi­co­aná­li­sis gozó de un gran pres­ti­gio inte­lec­tual duran­te varias déca­das, para aca­bar sien­do des­es­ti­ma­do por quie­nes estu­dian el fun­cio­na­mien­to de la men­te huma­na de for­ma más acor­de con los prin­ci­pios de la ciencia.

En cuan­to al mar­xis­mo, des­de el pri­mer momen­to cono­ció a la vez el pres­ti­gio inte­lec­tual, la acep­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria y la impug­na­ción más feroz. Pero en los años sesen­ta (sobre todo a par­tir de Mayo del 68) se puso en mar­cha una nue­va y bien orques­ta­da ofen­si­va anti­mar­xis­ta que podría­mos lla­mar “filo­só­fi­ca”, si no fue­ra por temor a ofen­der a la filo­so­fía. Pos­mo­der­nos, rela­ti­vis­tas cul­tu­ra­les y “nue­vos filó­so­fos” arre­me­tie­ron con­tra la supues­ta pre­ten­sión mar­xis­ta de expli­car la com­ple­ja reali­dad socio­eco­nó­mi­ca en fun­ción de unas cuan­tas varia­bles ele­men­ta­les, y algu­nos pres­ti­gio­sos inte­lec­tua­les sos­pe­cho­sa­men­te tole­ran­tes con el psi­co­aná­li­sis (sobre todo en su ver­tien­te laca­nia­na) tacha­ron al mar­xis­mo de seu­do­cien­cia, cuan­do no de seudorreligión.

En estos momen­tos crí­ti­cos en los que las herra­mien­tas teó­ri­cas son tan nece­sa­rias como la lucha orga­ni­za­da, es impres­cin­di­ble con­tra­rres­tar la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio del mar­xis­mo ‑que sigue sien­do nues­tra mejor herra­mien­ta- orques­ta­da des­de el poder. Y, para ello, hemos de tener muy en cuen­ta que cada vez que los pro­pios mar­xis­tas incu­rri­mos en el feti­chis­mo de los clá­si­cos, el cul­to a la per­so­na­li­dad o la sen­ten­cio­si­dad doc­tri­na­ria, les damos argu­men­tos a nues­tros detractores.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *