El año 2013 cie­rra con 218.862 per­so­nas para­das en Eus­kal Herria y sigue sin crear­se empleo

El paro regis­tra­do des­pi­de el año con una cifra ofi­cial de 218.862 per­so­nas para­das en Hego Eus­kal Herria, según la infor­ma­ción ofre­ci­da por los ser­vi­cios públi­cos de empleo. Este dato sugie­re una lige­ra dis­mi­nu­ción del des­em­pleo del 1% en tér­mi­nos inter­anua­les, es decir, que habría 2.165 per­so­nas menos en paro res­pec­to a diciem­bre de 2012.

Sin embar­go, esta evo­lu­ción del des­em­pleo con­tras­ta con la dis­mi­nu­ción del núme­ro de per­so­nas afi­lia­das a la Segu­ri­dad Social. Con­cre­ta­men­te, la afi­lia­ción del pasa­do mes de diciem­bre ofre­ce un balan­ce nega­ti­vo del año, ya que hay 17.031 per­so­nas menos afi­lia­das al Sis­te­ma en el con­jun­to de los cua­tro territorios.

Estos datos, en prin­ci­pio con­tra­dic­to­rios, pue­den ser com­pa­ti­bles fun­da­men­tal­men­te por dos motivos:

• Razo­nes demo­grá­fi­cas, inclui­dos los movi­mien­tos migra­to­rios de per­so­nas que salen al extran­je­ro en bus­ca de opor­tu­ni­da­des laborales.

• Incre­men­to del paro des­ani­ma­do. Este fenó­meno es con­se­cuen­cia de la pro­lon­ga­ción de la cri­sis, y pro­vo­ca que cada vez haya más per­so­nas en paro que aban­do­nan la bús­que­da acti­va de empleo por fal­ta de expectativas.

En cual­quier caso, la eva­lua­ción con­jun­ta de dife­ren­tes indi­ca­do­res apun­ta a 2013 como un año adver­so que no ha traí­do la recu­pe­ra­ción de empleo en tér­mi­nos netos. Por tan­to, no es momen­to de valo­ra­cio­nes triun­fan­tes, por­que no hemos sali­do de la cri­sis y con­ti­núa des­tru­yén­do­se empleo.

Por otro lado, exis­te una lógi­ca y com­pren­si­ble ansie­dad por cer­ti­fi­car la supera­ción de la cri­sis y el ini­cio una mejo­ría tan­to eco­nó­mi­ca como labo­ral. Pero, ade­más de preo­cu­par­nos por el final de la rece­sión, tam­bién es impor­tan­te poner espe­cial aten­ción y vigi­lan­cia sobre las con­di­cio­nes en las que podría pro­du­cir­se dicha salida.

En este sen­ti­do, es nece­sa­rio denun­ciar el pro­gre­si­vo dete­rio­ro de las con­di­cio­nes labo­ra­les y sala­ria­les, así como luchar con­tra la ince­san­te y bru­tal pér­di­da de dere­chos labo­ra­les y socia­les. No olvi­de­mos que todas estas con­se­cuen­cias son las duras secue­las del pro­ce­so de refor­mas impues­tas en los últi­mos años con la escu­sa de la crisis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *