La nece­si­dad de la sobe­ra­nía en Anda­lu­cía

  1. El uso falaz e ideo­ló­gi­co de una pala­bra como este caso de la lla­ma­da «recon­quis­ta» es útil para trans­mi­tir todo lo con­tra­rio de lo que real­men­te ocu­rrió en Anda­lu­cía. La reali­dad es que los habi­tan­tes del al-Anda­lus se con­fi­gu­ró duran­te siglos de una nume­ro­sa pobla­ción de his­pa­no­ro­ma­nos y des­cen­dien­tes de los ára­bes, bere­be­res o esla­vos que entra­ron en el año 711. Estos últi­mos, al con­tra­rio de lo que ocu­rrió con los godos, se fusio­na­ron y con­flu­ye­ron en un perio­do de gran esplen­dor cul­tu­ral, cien­tí­fi­co y artís­ti­co.
  2. Des­de la des­apa­ri­ción del poder visi­go­do tras la bata­lla de La Jan­da en el año 711 has­ta la ren­di­ción de Gra­na­da en enero de 1492, fue­ron con­ti­nuos los inten­tos de los rei­nos del nor­te por con­quis­tar las tie­rras del al-Anda­lus. La bata­lla, qui­zá más impor­tan­te, gana­da por el ejér­ci­to anda­lu­sí fue la bata­lla de Alar­cos, con­tra el ejér­ci­to cas­te­llano-leo­nés en el año 1195. Y otras per­di­das como la libra­da con­tra un ejér­ci­to com­bi­na­do de todos los rei­nos penin­su­la­res y algu­nos euro­peos (don­de se pro­du­jo una gran matan­za en las Navas de Tolo­sa). En el siglo XIII el rei­na­do cas­te­llano-leo­nés con­quis­ta una par­te impor­tan­te del terri­to­rio del al-Anda­lus (con Fer­nan­do III) que es com­ple­ta­da por los reyes cató­li­cos en el siglo XV, Isa­bel de Cas­ti­lla y León; y Fer­nan­do de Ara­gón y Cata­lu­ña.
  3. Hay que acla­rar que la lle­ga­da de los ára­bes fue pro­duc­to de múl­ti­ples fac­to­res, las luchas inter­nas entre los nobles godos, hizo que uno de ellos pidie­ra ayu­da a tro­pas ára­bes y bere­be­res del nor­te de Áfri­ca; a ello se unía la mise­ria y des­cré­di­to entre un amplio sec­tor de la pobla­ción his­pa­no­ro­ma­na, que no había aca­ba­do de mez­clar­se con los godos y vivían some­ti­das a una con­di­ción de escla­vi­tud y mise­ria.
  4. La pobla­ción indí­ge­na, mozá­ra­bes (cris­tia­nos inte­gra­dos y res­pe­ta­dos por los musul­ma­nes) y mula­díes (cris­tia­nos que se con­ver­tían al Islam o hijos de matri­mo­nios mix­tos con ára­bes y bere­be­res y, en defi­ni­ti­va, la pobla­ción de ori­gen his­pa­no­ro­mano y visi­go­do eran lla­ma­dos mula­díes). La noble­za visi­go­da aca­bó fusio­nán­do­se con la ára­be (que jun­to con la bere­be­re eran las que tenían el poder). La ara­bi­za­ción cul­tu­ral de los mula­díes y su mez­cla a tra­vés de matri­mo­nios mix­tos con los ára­bes y bere­be­res lle­ga­dos a la penín­su­la, mucho menos nume­ro­sos, hizo que las dife­ren­cias étni­cas entre los dis­tin­tos gru­pos prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cie­ron en los siglos XII y XIII, hacien­do que fue­ra casi impo­si­ble dis­tin­guir en la pobla­ción anda­lu­sí los ele­men­tos de ori­gen forá­neo de los pro­pia­men­te penin­su­la­res.
  5. J. Greus: Así vivían en Al-Anda­lus, Madrid, Ana­ya, 1991.
  6. Pese a lo comen­ta­do en la nota ante­rior, las dife­ren­cias socio-eco­nó­mi­cas en el al-Anda­lus crea­ron ten­sio­nes y suble­va­cio­nes, sobre todo en el siglo IX, bien de las cla­ses más pobres como la rebe­lión del arra­bal de Cór­do­ba, bien de cla­ses medias como el inten­to de segre­ga­ción de Tole­do pro­ta­go­ni­za­dos prin­ci­pal­men­te por mula­díes y mozá­ra­bes. No hay que olvi­dar que estos últi­mos jun­to a bere­be­res y esla­vos ocu­pa­ron car­gos des­ta­ca­dos en la admi­nis­tra­ción civil y en el ejér­ci­to anda­lu­sí.
  7. G. Ler­ner: La crea­ción del patriar­ca­do, Bar­ce­lo­na, Edi­to­rial Crí­ti­ca, 1990.
  8. A. C. Comin: Noti­cia de Anda­lu­cía, Madrid, Edi­to­rial Cua­der­nos para el Dia­lo­go, 1970.
  9. R. San­Mar­tín: His­to­ria de Anda­lu­cía. Para jóve­nes. Una aven­tu­ra apa­sio­nan­te, Cór­do­ba, Almu­za­ra, 2005
  10. S. Fedi­ci­ne: El Cali­bán y la bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, Madrid, Tra­fi­can­tes de Sue­ños, 2010.
  11. R. Cara­ba­llo y J. Ver­ga­ra: Mate­rial didác­ti­co. Acer­car­se a Blas Infan­te, Sevi­lla, Atra­pa­sue­ños, 2013, p. 65
  12. J. Díaz del Moral: His­to­ria de las agi­ta­cio­nes cam­pe­si­nas anda­lu­zas, Madrid, Alian­za Edi­to­rial, 1979.
  13. R. San­Mar­tín: His­to­ria de Anda­lu­cía. Para jóve­nes. Una aven­tu­ra apa­sio­nan­te, Cór­do­ba, Almu­za­ra, 2005.
  14. J. Díaz del Moral: His­to­ria de las agi­ta­cio­nes cam­pe­si­nas anda­lu­zas, Madrid, Alian­za Edi­to­rial, 1979.
  15. R. San­Mar­tín: His­to­ria de Anda­lu­cía. Para jóve­nes. Una aven­tu­ra apa­sio­nan­te, Cór­do­ba, Almu­za­ra, 2005.
  16. R. Cara­ba­llo y J. Ver­ga­ra: Mate­rial didác­ti­co. Acer­car­se a Blas Infan­te, Sevi­lla, Atra­pa­sue­ños, 2013, p. 65.
  17. José Sán­chez Rosa, nace en un pue­blo de la sie­rra de Cádiz, Gra­za­le­ma, en el año 1864, de fami­lia muy humil­de zapa­te­ra. Des­de casi niño tra­ba­ja en el cam­po y remen­da­ba los zapa­tos de sus com­pa­ñe­ros por la noche. Apren­de a leer en la escue­la ofi­cial que tuvo que aban­do­nar des­de muy niño para tra­ba­jar en el cam­po. En los años 70 del siglo XIX los actos de sabo­ta­je se pro­du­cían por dife­ren­tes zonas de las pro­vin­cias de Sevi­lla y Cádiz y sus auto­res nun­ca se des­cu­brían. Aun­que la pren­sa obre­ra espa­ño­la había des­apa­re­ci­do por com­ple­to, en Anda­lu­cía se reci­bía clan­des­ti­na­men­te la anar­quis­ta de Amé­ri­ca, espe­cial­men­te: El Per­se­gui­do, por medio de los emi­gran­tes. En la sole­dad de los cam­pos los tra­ba­ja­do­res escu­cha­ban con devo­ción los ardien­tes artícu­los ácra­tas que Sán­chez Rosa les leía, ape­nas un niño de 13 o 14 años. For­mó par­te del exten­so movi­mien­to cam­pe­sino de la baja Anda­lu­cía cono­ci­do como «Mano Negra» y par­ti­ci­pó muy des­ta­ca­da­men­te en el asal­to a Jerez de la Fron­te­ra por gran can­ti­dad de cam­pe­si­na­do. En la cár­cel de Cádiz cono­ció a un anar­quis­ta fran­cés, ami­go de Reclus, que le ense­ñó el idio­ma y amplió sus cono­ci­mien­tos en luchas obre­ras. En la cár­cel de Jerez estre­chó amis­tad con Fer­mín Sal­vo­chea. Fue un exper­to ora­dor y escri­tor de nume­ro­sos folle­tos de pro­pa­gan­da así como tex­tos de dife­ren­te temá­ti­ca como el muy prác­ti­co: El abo­ga­do del obre­ro. Sus escri­tos en gene­ral mues­tran su cla­ra intui­ción del alma popu­lar que mue­ven los resor­tes emo­ti­vos que apa­sio­nan al tra­ba­ja­dor anda­luz.
  18. Fer­mín Sal­vo­chea y Álva­rez nace en Cádiz en el año 1842, des­ta­ca­do fede­ra­lis­ta y anar­co­co­mu­nis­ta, alcal­de de Cádiz y pre­si­den­te de su can­tón, se le con­si­de­ra uno de los mayo­res líde­res e ideó­lo­gos de las luchas obre­ras en Anda­lu­cía, y en espe­cial de la suble­va­ción gadi­ta­na en diciem­bre de 1868.
  19. Decla­ra­do Patri­mo­nio Inma­te­rial de la Huma­ni­dad. El sor­teo se cele­bra cada cua­tro años don­de las fami­lias resi­den­tes de la loca­li­dad con­cu­rren para obte­ner las tie­rras de una de las 232 hazas (terre­nos) que están en jue­go. En reali­dad fue una for­ma de ani­mar a poblar un terri­to­rio fron­te­ri­zo y peli­gro­so en sus orí­ge­nes pero que en cual­quier caso superó todo tipo de tra­bas como la de la des­amor­ti­za­ción, entre otras.
  20. Los miem­bros anda­lu­ces del Par­ti­do Fede­ral son los que redac­tan el pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción o Pac­to fede­ral para los Can­to­nes Regio­na­les Anda­lu­ces en el año 1883, más cono­ci­do como Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra. En su arti­cu­la­do des­ta­ca­mos el cuar­to que dice que la Fede­ra­ción Anda­lu­za tie­ne como obje­to ase­gu­rar la inde­pen­den­cia e inte­gri­dad del terri­to­rio o el deci­mo­cuar­to que reco­no­ce la inde­pen­den­cia civil y social de la mujer, dero­gan­do todas las leyes que impli­quen su subor­di­na­ción.
  21. Blas Infan­te nace en Casa­res (Mála­ga) el 5 de Julio de 1885, su infan­cia en ese pue­blo de la sie­rra mala­gue­ña pudo com­pro­bar la exis­ten­cia de per­so­nas de pri­me­ra y segun­da cla­se, la exclu­sión y mar­gi­na­li­dad del pue­blo gitano, la explo­ta­ción infan­til y la pobre­za de las fami­lias jor­na­le­ras. Esa sen­sa­ción, que le mar­có toda su vida, se reafir­mó cuan­do estu­dió en el ins­ti­tu­to de Archi­do­na, don­de con­vi­vi­rá con alum­nos gra­tui­tos pro­ve­nien­tes de esas fami­lias jor­na­le­ras.
  22. R. San­Mar­tín: His­to­ria de Anda­lu­cía. Para jóve­nes. Una aven­tu­ra apa­sio­nan­te, Cór­do­ba, Almu­za­ra, 2005.
  23. J. Díaz del Moral: His­to­ria de las agi­ta­cio­nes cam­pe­si­nas anda­lu­zas, Madrid, Alian­za Edi­to­rial, 1979.
  24. uan Díaz del Moral nace en el año 1870 en Buja­lan­ce (Cór­do­ba) y mue­re en Madrid en el año 1948. Es un pro­fe­sor y abo­ga­do des­ta­ca­do por denun­ciar la situa­ción de los jor­na­le­ros y cam­pe­si­nos en Anda­lu­cía y quien acu­ña el tér­mino de «socia­lis­mo indí­ge­na». Des­ta­ca su obra: La his­to­ria de las agi­ta­cio­nes cam­pe­si­nas anda­lu­zas, que nos ha ser­vi­do para datar y resal­tar muchas de las luchas anda­lu­zas seña­la­das en este tex­to.
  25. R. Cara­ba­llo y J. Ver­ga­ra: Mate­rial didác­ti­co. Acer­car­se a Blas Infan­te, Sevi­lla, Atra­pa­sue­ños, 2013, p. 65.
  26. I. Gil de San Vicen­te: El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del PC de Espa­ña (Crí­ti­ca de una his­to­ria de domi­na­ción), abril de 2009, http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​e​l​-​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​t​a​-​d​e​l​-​p​c​-​d​e​-​e​s​p​a​na/.
  27. I. Gil de San Vicen­te: El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del PC de Espa­ña (Crí­ti­ca de una his­to­ria de domi­na­ción), abril de 2009, http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​e​l​-​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​t​a​-​d​e​l​-​p​c​-​d​e​-​e​s​p​a​na/
  28. A. C. Comin: Noti­cia de Anda­lu­cía, Madrid, Edi­to­rial Cua­der­nos para el Dia­lo­go, 1970.
  29. El Sin­di­ca­to Obre­ro del Cam­po se crea en el año 1976 tras la for­ma­ción de comi­sio­nes de jor­na­le­ros en los años 1974 y 1975 y ha sufri­do a lo lar­go de los años una fuer­te repre­sión polí­ti­ca y sin­di­cal de los dife­ren­tes gobier­nos de la «demo­cra­cia» de UCD y PSOE.
  30. Docu­men­tos del Pri­mer Con­gre­so del SAT, apar­ta­do II, Anda­lu­cía gol­pea­da por la cri­sis, Sevi­lla, 17 y 18 de diciem­bre de 2011.
  31. «Bie­nes de pro­pios» o «los bie­nes de pro­pios» o «los pro­pios» son bie­nes del muni­ci­pio que el ayun­ta­mien­to arrien­da y cuan­do son uti­li­za­dos por sus veci­nos, repar­ti­dos, ya se deno­mi­nan bie­nes comu­na­les.
  32. J. M. Nare­do y M. Gon­zá­lez de Moli­na (2002): Refor­ma agra­ria y desa­rro­llo eco­nó­mi­co en la Anda­lu­cía del siglo XX, Gon­zá­lez de Moli­na, M. (Ed.) La his­to­ria de Anda­lu­cía deba­te, vol. II, «El cam­po anda­luz», Edi­to­rial Anth­ro­pos (Rubí, Bar­ce­lo­na) en coedi­ción con la Dipu­tación Pro­vin­cial de Gra­na­da (Gra­na­da), año 2002, pp. 88 – 116.
  33. SAT: Pro­yec­to de Decre­to-Ley de Patri­mo­nio Agra­rio Anda­luz, Anda­lu­cía 2013.
  34. SAT: Pro­yec­to de Decre­to-Ley de Patri­mo­nio Agra­rio Anda­luz, Anda­lu­cía 2013.
  35. R. A. Pérez Tru­ji­llano: Refor­ma agra­ria: pue­blo, Esta­do y dere­cho. A pro­pó­si­to de la Ley 8/​1984, de Refor­ma Agra­ria del Par­la­men­to de Anda­lu­cía y la Sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal 371987, Gru­po de Estu­dios del Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadores/​as, abril de 2013.
  36. H. R. Sonn­tag y H. Vale­ci­llos: El Esta­do en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, Méxi­co D.F., Siglo XXI, Méxi­co D.F., pp. 88 – 133. Cita­do por R.A. Pérez Tru­ji­llano: Refor­ma agra­ria: pue­blo, Esta­do y dere­cho. A pro­pó­si­to de la Ley 8/​1984, de Refor­ma Agra­ria del Par­la­men­to de Anda­lu­cía y la Sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal 371987, Gru­po de Estu­dios del Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadores/​as, abril de 2013.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *