Acci­den­te ferro­via­rio ¿se seña­lan todas las cau­sas?

Ya hemos habla­do, y mucho se ha escri­to y ana­li­za­do, sobre las cau­sas que pro­du­cen los pro­ble­mas de salud como los acci­den­tes, aun­que el últi­mo ocu­rri­do en San­tia­go de Com­pos­te­la es de una mag­ni­tud y tra­ge­dia tal que nos moti­va esta refle­xión sobre sus cau­sas. Y para ello es esen­cial com­pren­der la rela­ción dia­léc­ti­ca entre el azar y la nece­si­dad, entre lo casual y lo cau­sal. No es una retó­ri­ca gra­tui­ta, no es un super­fi­cial y frí­vo­lo jue­go de pala­bras, es pura pra­xis, es pura inten­ción de poner las cosas en su sitio, a los res­pon­sa­bles y res­pon­sa­bi­li­da­des de un dra­ma. Es, en defi­ni­ti­va, poner en su lugar todas las cau­sas para seña­lar a los ver­da­de­ros cul­pa­bles y a las autén­ti­cas res­pon­sa­bi­li­da­des y actuar para erra­di­car­los y evi­tar­los en el futu­ro.

Decía­mos en cier­ta oca­sión que «fren­te al deter­mi­nis­mo y el meca­ni­cis­mo que aún pre­do­mi­nan en los aná­li­sis de las cien­cias de la salud debe­mos con­si­de­rar un hecho bási­co: que hay deter­mi­na­ción en la inde­ter­mi­na­ción e inde­ter­mi­na­ción en la deter­mi­na­ción. ¿Qué quie­re decir esto? Si ana­li­za­mos cual­quier acon­te­ci­mien­to de la natu­ra­le­za (viva o iner­te) o de la socie­dad pode­mos com­pro­bar que se pro­du­ce por una serie de cau­sas, de cade­nas cau­sa­les (nece­sa­rias y deter­mi­na­das) que cho­can y se entre­cru­zan entre sí de for­ma cau­sal o aza­ro­sa (inde­ter­mi­na­da)».

Este acci­den­te de tren ocu­rri­do en San­tia­go de Com­pos­te­la, nos obli­ga a inda­gar y mos­trar todas las cade­nas cau­sa­les que lo han pro­du­ci­do. Solo el cru­ce de esos pro­ce­sos cau­sa­les, que deben ser ana­li­za­dos minu­cio­sa­men­te, es casual. Ese pun­to don­de se encuen­tran una serie de cir­cuns­tan­cias, el posi­ble «des­pis­te» del maqui­nis­ta pro­duc­to de su situa­ción y esta­do psi­co­so­má­ti­co con­cre­to, y otras rela­cio­na­das con las con­di­cio­nes de segu­ri­dad de un tren de «alta velo­ci­dad» (TAV), que pare­ce que solo fue alta en velo­ci­dad, pero baja en segu­ri­dad, así como de las con­di­cio­nes de la vía, cur­va exce­si­va­men­te cerra­da para un tra­yec­to TAV entre otras posi­bles cir­cuns­tan­cias. Solo es casual y for­tui­ta la coin­ci­den­cia en el tiem­po y el espa­cio de ese con­jun­to de pro­ce­sos que ori­gi­na­ron el acci­den­te.

Cuan­do macha­co­na­men­te los medios de comu­ni­ca­ción y los dife­ren­tes diri­gen­tes polí­ti­cos cen­tran el ori­gen del pro­ble­ma, la cau­sa, en la impru­den­cia del maqui­nis­ta, en la res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual, nos están mos­tran­do una visión meca­ni­cis­ta y deter­mi­nis­ta de los pro­ble­mas que no va a la raíz, al cono­ci­mien­to com­ple­to y dia­léc­ti­co, y elu­den hablar de las res­pon­sa­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas, socia­les y polí­ti­cas. Solo pro­mo­vien­do ese cono­ci­mien­to com­ple­to y has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias de las cir­cuns­tan­cias invo­lu­cra­das nos per­mi­ti­rá evi­tar­las en el futu­ro, por­que cuan­to más conoz­ca­mos y poda­mos inter­ve­nir sobre todas las cau­sas, más podre­mos evi­tar el fatal des­en­la­ce, el acci­den­te, y menos posi­bi­li­da­des le deja­re­mos al azar.

Pero para ana­li­zar en pro­fun­di­dad las con­di­cio­nes de un acci­den­te como este tam­bién tene­mos que con­si­de­rar otra impor­tan­te rela­ción dia­léc­ti­ca, la de la reali­dad y la posi­bi­li­dad. Los fenó­me­nos o hechos se con­si­de­ran reales por­que son posi­bles que ocu­rran, fren­te a lo impo­si­ble. Es sabi­da la posi­bi­li­dad real de que se pro­duz­ca un acci­den­te de cual­quier tipo, y por tan­to, ante dicha posi­bi­li­dad, todo nues­tro esfuer­zo debe ir diri­gi­do a cono­cer y evi­tar los ele­men­tos que lo hacen más pro­ba­ble y fomen­tar los que lo hacen más impro­ba­ble. En el caso que nos ocu­pa, tene­mos un tra­za­do anti­guo, una cur­va que se con­ser­vó pese a no ser ade­cua­da para una vía de alta velo­ci­dad. Tene­mos, ade­más, que a dicho tra­za­do no ade­cua­do a una máqui­na ferro­via­ria más poten­te no se le incor­po­ran los corres­pon­dien­tes y sofis­ti­ca­dos sis­te­mas de segu­ri­dad que mini­mi­cen a casi cero el ries­go de medios de trans­por­tes que alcan­zan tan altas velo­ci­da­des. Y en estas cir­cuns­tan­cias adver­sas des­cri­tas todo depen­de del fac­tor humano, del tra­ba­jo humano que es bien dife­ren­te al que se tenía en el pasa­do, por­que las con­se­cuen­cias en caso de acci­den­te son ‑con más pro­ba­bi­li­dad- gra­ves y mor­tí­fe­ras. Por­que tam­bién las con­di­cio­nes del tra­ba­ja­dor que pilo­ta el tren son dife­ren­tes. Pon­ga­mos un ejem­plo: el juez le pre­gun­ta al pilo­to que si tenía 4 kiló­me­tros para fre­nar antes de la cur­va, pare­ce que con cier­ta extra­ñe­za, como es que en un reco­rri­do tan «lar­go» no pudie­ra haber teni­do tiem­po sufi­cien­te de dar­se cuen­ta de su «des­pis­te»; pero en el tra­mo ante­rior el tren cir­cu­la a 200 km/​hora, y a esa velo­ci­dad el maqui­nis­ta tie­ne exac­ta­men­te 1 minu­to y 12 segun­dos des­de que debe rea­li­zar la fre­na­da has­ta la entra­da a la defec­tuo­sa cur­va. Sin dis­po­ner de toda la infor­ma­ción ni deta­lles del suce­so, y cuan­do pare­ce con­fir­mar­se que el pilo­to aten­día una lla­ma­da tele­fó­ni­ca de su com­pa­ñe­ro en ese momen­to, cual­quie­ra pue­de enten­der que dejar toda la res­pon­sa­bi­li­dad a un ser humano, que pue­de sufrir cual­quier impre­vis­to de salud, u otros, de una máqui­na con esa velo­ci­dad y con tal can­ti­dad de via­je­ros es, cuan­to menos, escan­da­lo­so.

Fren­te a la nece­si­dad de defen­der y rei­vin­di­car un cono­ci­mien­to exhaus­ti­vo, una visión dia­léc­ti­ca que ana­li­ce todos los ele­men­tos inter­re­la­cio­na­dos, nos encon­tra­mos unos medios de comu­ni­ca­ción que macha­co­na­men­te se cen­tran en la res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual, una visión deter­mi­nis­ta y cul­pa­bi­li­za­do­ra del indi­vi­duo que lo úni­co que hace es ocul­tar las raí­ces del pro­ble­ma, las con­tra­dic­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de esta socie­dad en cri­sis que prio­ri­za el bene­fi­cio eco­nó­mi­co, mone­ta­rio e inme­dia­to fren­te a los bene­fi­cios socia­les, amplios y a lar­go pla­zo de la salud de su pobla­ción. Insis­ti­mos, la res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual debe com­bi­nar­se con la social, hacien­do cada vez menos posi­ble la pri­me­ra por­que cui­da­mos has­ta el últi­mo deta­lle la segun­da.

En defi­ni­ti­va, en los aná­li­sis de un pro­ble­ma de salud, como el acci­den­te que ana­li­za­mos, como en cual­quier otro cam­po del cono­ci­mien­to, es común caer en la tram­pa de los mode­los deter­mi­nis­tas que tie­nen la inca­pa­ci­dad de no dejar liber­tad para la acción y trans­for­ma­ción de la reali­dad y que, por lo mis­mo, ter­mi­nan cayen­do en el idea­lis­mo, la fata­li­dad y la impo­ten­cia ante los acon­te­ci­mien­tos. Si un acci­den­te de estas carac­te­rís­ti­cas se cen­tra en la uni­cau­sa­li­dad del error humano, esta­mos jus­ti­fi­can­do y per­pe­tuan­do las posi­bles res­pon­sa­bi­li­da­des socia­les, y hacien­do ina­mo­vi­ble el sis­te­ma social y polí­ti­co. Pero pese a esta men­ta­li­dad que reite­ra­da­men­te nos quie­ren incul­car, la lucha por el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co y crí­ti­co debe ser una cons­tan­te, pues el cono­ci­mien­to ver­da­de­ro siem­pre es crí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio. La idea que debe pre­va­le­cer es que pode­mos actuar y trans­for­mar, inclui­da nues­tra socie­dad y aun­que cho­quen con deter­mi­na­dos intere­ses del sis­te­ma. Que tene­mos la «liber­tad» de inter­ve­nir sobre la posi­bi­li­dad de apa­ri­ción de acci­den­tes como este. Que es la pro­pia pobla­ción, y el pue­blo tra­ba­ja­dor en su con­jun­to, la que debe pro­po­ner y rei­vin­di­car polí­ti­cas de trans­por­tes públi­cos segu­ros, equi­ta­ti­vos y rápi­dos (por ese orden). Y seña­lar y corre­gir a todos los res­pon­sa­bles y a todas las res­pon­sa­bi­li­da­des socia­les y polí­ti­cas si se come­tie­ran erro­res.

Con­cep­ción Cruz Rojo, mili­tan­te del SAT

Cádiz, 1 de agos­to de 2013

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *