«Somos la nación opri­mi­da (Gali­za) que en tér­mi­nos obje­ti­vos más nece­si­ta recu­pe­rar la ple­na sobe­ra­nía nacio­nal, la inde­pen­den­cia». Cau­sa Ope­rá­ria entre­vis­ta a Mau­ri­cio Cas­tro, edi­tor de “Dia­rio Liberdade”

«Somos la nación opri­mi­da que en tér­mi­nos obje­ti­vos más nece­si­ta recu­pe­rar la ple­nas sobe­ra­nía nacio­nal, la independencia».

Cau­sa Ope­ra­ria entre­vis­ta a Mau­ri­cio Cas­tro, naci­do en Gali­za, edi­tor y fun­da­dor del Dia­rio Liber­da­de en 2009. Licen­cia­do en Filo­lo­gía Gale­go-por­tu­gue­sa y pro­fe­sor de por­tu­gués en Ferrol, Gali­za, for­ma par­te de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta gale­ga y tam­bién del movi­mien­to social por la recu­pe­ra­ción de los dere­chos lin­güís­ti­cos de su pue­blo. Ha publi­ca­do dife­ren­tes libros de temá­ti­ca lin­güís­ti­ca y socio­lin­güís­ti­ca, algu­nos de los cua­les están dis­po­ni­bles onli­ne en el blog (http://​from​ga​li​za​.tumblr​.com/)

Cau­sa Ope­ra­ria: La mayo­ría de las per­so­nas en Bra­sil tie­nen la idea de que Espa­ña es un país con­so­li­da­do. ¿Que podrías comen­tar sobre las comu­ni­da­des que com­po­nen el Rei­no Español?

Mau­ri­cio Cas­tro: Ten­dría que decir que el Esta­do espa­ñol tie­ne una his­to­ria con­vul­sa y for­ja­da pri­me­ro en la con­quis­ta y en el expo­lio de gran núme­ro de pue­blos, muchos de estos en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, como sabéis. Pero, a par­tir del siglo XIX, comen­zó una pro­gre­si­va pér­di­da de terri­to­rios que impi­dió la con­so­li­da­ción del pro­yec­to impe­ria­lis­ta que el Rei­no de Espa­ña siem­pre repre­sen­tó. Aún en fechas recien­tes, con­ti­nuó per­dien­do el domi­nio sobre los pue­blos afri­ca­nos pre­via­men­te colo­ni­za­dos, como Gui­nea Ecua­to­rial (1968) el Sáha­ra Occi­den­tal (1978), que has­ta ese momen­to eran par­te supues­ta­men­te «indi­vi­si­ble» de la nación española.

Por lo tan­to, la ines­ta­bi­li­dad del pro­yec­to nacio­nal es una cons­tan­te y su reduc­ción terri­to­rial una ten­den­cia has­ta hoy impo­si­ble de dete­ner. El Rei­no de Espa­ña con­ti­núa sien­do un espa­cio terri­to­rial­men­te dis­con­tí­nuo, con terri­to­rios domi­na­dos en Áfri­ca (Ceu­ta y Meli­lla) y en sus alre­de­do­res (Islas Cana­rias), así como en la pro­pia Penín­su­la Ibé­ri­ca (Gali­za, Cata­lu­ña, País Vas­co…) En todos estos casos, exis­ten movi­mien­tos pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios que luchan por la sobe­ra­nía nacio­nal, tal como antes hicie­ran los pue­blos ame­ri­ca­nos y tam­bién afri­ca­nos. Es un pro­ce­so abier­to en el siglo XIX y aún inaca­ba­do, de ahí las con­vul­sio­nes per­ma­nen­tes que en esta mate­ria sacu­den al Esta­do espa­ñol y que sólo en una peque­ña par­te tie­ne eco en los media internacionales.

Cau­sa Ope­ra­ria: En su opi­nión ¿Por qué Gali­za debe­ría for­mar par­te de los paí­ses lusó­fo­nos y de qué mane­ra fue inte­gra­da en el Rei­no Español?

Mau­rí­cio Cas­tro. Gali­za fue, en una eta­pa tan leja­na en el tiem­po como el siglo V de nues­tra era, el pri­mer rei­no cons­ti­tui­do como tal en Euro­pa Occi­den­tal con el nom­bre de Rei­no Sue­vo de Gali­za abar­can­do el nor­te de lo que actual­men­te es Por­tu­gal. Fue en ese espa­cio que nació, en el siglo IX, la len­gua que hoy es mun­dial­men­te cono­ci­da con el nom­bre de «por­tu­gués», y que en aquel momen­to se lla­ma­ba «gale­go», tal como en la actua­li­dad se con­ti­núa lla­man­do en nues­tro país. Des­de enton­ces, Gali­za no ha deja­do de hablar su len­gua, a pesar de que ya en el siglo XII se pro­du­jo la rup­tu­ra de la par­te sur del país, que ori­gi­na­ría una nue­va nación lla­ma­da Por­tu­gal. Gali­za y Por­tu­gal com­par­ten has­ta la actua­li­dad un idio­ma común, habla­do con par­ti­cu­la­ri­da­des pro­pias en los dos casos, tal como suce­de en Bra­sil, des­de que nues­tra len­gua fue ahí lle­va­da por el impe­ria­lis­mo portugués.

La caí­da pro­gre­si­va en la órbi­ta polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal cas­te­lla­na-espa­ño­la hizo que el cas­te­llano fue­se impues­to en las ins­ti­tu­cio­nes gale­gas, así como en la edu­ca­ción y demás ámbi­tos de nues­tra vida social. Aún así, el gale­go (por­tu­gués de Gali­za) se man­tu­vo como len­gua mayo­ri­ta­ria de nues­tro pue­blo has­ta hoy, en que la fuer­za de las nue­vas tec­no­lo­gías y la uni­ver­sa­li­za­ción edu­ca­ti­va y mediá­ti­ca en espa­ñol pone en gra­ve ries­go la sobre­vi­ven­cia de nues­tra lengua.

El movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta gale­go defien­de la reorien­ta­ción de Gali­za para el ámbi­to lusó­fono por­que, ade­más de hacer­nos gené­ti­ca­men­te par­te de este mun­do como nación fun­da­do­ra de la len­gua por­tu­gue­sa, refor­za­ría nues­tras posi­bi­li­da­des de recu­pe­ra­ción total a nivel lin­güís­ti­co y tam­bién de nues­tros dere­chos nacio­na­les hacia el impe­ria­lis­mo español.

Hoy es fun­da­men­tal poder con­trar con el apo­yo, tan­to del pue­blo por­tu­gués como del pue­blo bra­si­le­ño, pue­blos her­ma­nos de len­gua que pue­den ser deter­mi­nan­tes en nues­tro pro­ce­so de eman­ci­pa­ción lin­güís­ti­ca, cul­tu­ral y nacio­nal de Galiza.

Cau­sa Ope­ra­ria: ¿Cuál es el impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de las polí­ti­cas de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral sobre Galiza?

Mau­ri­cio Cas­tro. Gali­za fue muy tem­pra­na­men­te expo­lia­da por el impe­ria­lis­mo cas­te­llano y des­pués por el espa­ñol, jugan­do un rol, sobre todo de abas­te­ce­do­ra de mate­rias pri­mas para la metró­po­li, un papel típi­co de los con­tex­tos colo­nia­les. Nues­tras cla­ses diri­gen­tes fue­ron coop­ta­das por la oli­gar­quía espa­ño­la des­de el ini­cio de la Edad Moder­na y en la actua­li­dad la bur­gue­sía gale­ga tie­ne un papel inter­me­dia­rio y sub­si­dia­rio en rela­ción a esa oli­gar­quía nega­do­ra de nues­tros dere­chos nacionales.

Gali­za ha ocu­pa­do tra­di­cio­nal­men­te los peo­res pues­tos en todo tipo de pará­me­tros de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social den­tro del Esta­do espa­ñol, a par­tir de nues­tra incor­po­ra­ción en pre­ca­rio al capi­ta­lis­mo indus­trial en el siglo XIX has­ta la actua­li­dad. Con­tra­ria­men­te a lo que suce­de en el País Vas­co y en Cata­lu­ña, que son moto­res del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta espa­ñol, Gali­za ha sido en el últi­mo siglo y medio una de las áreas menos desa­rro­lla­das y más cas­ti­ga­das por la con­di­ción de depen­dien­te, de ahí que el nivel de con­cien­cia nacio­nal sea tam­bién infe­rior al exis­ten­te en el País Vas­co y Cataluña.

Somos, por eso, la nación opri­mi­da que en tér­mi­nos obje­ti­vos más nece­si­ta recu­pe­rar la ple­na sobe­ra­nía nacio­nal, la inde­pen­den­cia, pero que se enfren­ta a mayo­res difi­cul­ta­des debi­do al fac­tor sub­je­ti­vo, de con­cien­cia nacio­nal, por un bru­tal pro­ce­so de impo­si­ción española.

Cau­sa Ope­ra­ria: ¿Cuál. ha sido la par­ti­ci­pa­ción de las masas tra­ba­ja­do­ras gale­gas con­tra los pla­nos de aus­te­ri­dad pro­mo­vi­dos por el PSOE y aho­ra por el PP (Par­ti­do Popu­lar)? Cómo se ha desa­rro­lla­do la coor­di­na­ción entre los movi­mien­tos y sin­di­ca­tos de la nación gale­ga con las demás comu­ni­da­des el Esta­do español.

Mau­rí­cio Cas­tro. En Gali­za, el movi­mien­to por la recu­pe­ra­ción de los dere­chos nacio­na­les ha teni­do siem­pre una cla­ra defi­ni­ción de cla­se, impul­sa­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Tie­ne un carác­ter níti­da­men­te pro­gre­sis­ta ya des­de el siglo XIX y, a par­tir de los años 60 del siglo XX, el peso obre­ro y mar­xis­ta ha sido deter­mi­nan­te en la orien­ta­ción y for­ta­le­ci­mien­to del movi­mien­to, con mucha fuer­za en el ámbi­to de los tra­ba­ja­do­res y sindical.

Sim­pli­fi­can­do, pode­mos decir que, en nues­tro país, la dere­cha es pro-espa­ño­la, y la izquier­da mayo­ri­ta­ria­men­te defen­so­ra de la iden­ti­dad y de los dere­chos gale­gos. En la actual cri­sis, ese prin­ci­pio está sien­do con­fir­ma­do y Gali­za es uno de los terri­to­rios inte­gra­dos en el Esta­do espa­ñol que más está salien­do a la calle, movi­li­zán­do­se con­tra la ofen­si­va reac­cio­na­ria que lide­ra el Gobierno espa­ñol. Es cla­ro que el gra­do de movi­li­za­ción aún no es sufi­cien­te para modi­fi­car la corre­la­ción de fuer­zas, pero Gali­za están pre­sen­tan­do una sig­ni­fi­ca­ti­va resis­ten­cia a los pla­nos apli­ca­dos por el gran capi­tal euro­peo y espa­ñol con­tra nues­tro pueblo.

La coor­di­na­ción con otras nacio­nes del Esta­do espa­ñol, exis­te, pero acos­tum­bra a ser difi­cul­ta­da por el afán domi­na­dor exis­ten­te en las direc­cio­nes par­ti­da­rias y sin­di­ca­les de la izquier­da cen­tra­lis­ta espa­ño­la, poco res­pe­tuo­sa en rela­ción a la reali­dad y a los rit­mos dife­ren­tes que la diver­si­dad nacio­nal impone.

Cau­sa Ope­rá­ria: ¿Cómo el ascen­so de los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas en las comu­ni­da­des refle­ja la cri­sis polí­ti­ca del Rei­no Español?

Mau­rí­cio Cas­tro. como he dicho, las luchas nacio­na­les en el inte­rior del Esta­do espa­ñol vie­nen ya del siglo XIX y nun­ca se detu­vie­ron. La dic­ta­du­ra fran­quis­ta (1936−1975) fue en gran medi­da una bru­tal res­pues­ta de la cla­se domi­nan­te espa­ño­la con­tra esas luchas por la eman­ci­pa­ción nacio­nal, sobre todo en el País Vas­co, Cata­lu­ña y Gali­za. En nues­tro país, esa dic­ta­du­ra mili­tar pro­vo­có muchos miles de muer­tos, desaparecidas/​os y represaliadas/​os, liqui­dan­do los sec­to­res más com­pro­me­ti­dos con el pro­gre­so y con la liber­tad de nues­tro país. Sin embar­go, la lucha ha con­ti­nua­do has­ta hoy, una vez que la res­tau­ra­ción monár­qui­ca que siguió a la dic­ta­du­ra tam­bién dejó sin resol­ver la cues­tión nacional.

Es ver­dad que la cri­sis sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta en cur­so está mos­tran­do como la oli­gar­quía espa­ño­la apli­ca, a tra­vés de los gobier­nos a su ser­vi­cio, no sólo los pro­gra­mas de cor­tes socia­les, sino tam­bién una pla­ni­fi­ca­da recen­tra­li­za­ción para inten­tar impo­ner la espa­ño­li­za­ción a los pue­blos some­ti­dos por el impe­ria­lis­mo español.

En esa medi­da, los sec­to­res de las bur­gue­sías vas­ca y cata­la­na favo­ra­bles a la sobe­ra­nía de esas nacio­nes están recla­man­do la inde­pen­den­cia, res­pon­dien­do a un ansia popu­lar mayo­ri­ta­ria en el caso de esas dos nacio­nes. En el caso gale­go, con la bur­gue­sía total­men­te doble­ga­da ante la pode­ro­sa oli­gar­quía espa­ño­la, son los sec­to­res popu­la­res que man­tie­nen las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les, unién­do­las a una sali­da a la cri­sis opues­ta a los intere­ses de las trans­na­cio­na­les y del capi­tal financiero.

Cau­sa Ope­ra­ria: ¿Cual es la situa­ción actual del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta gale­go? Como podría ser com­pa­ra­da con la situa­ción en Cata­lu­ña y en el País Vasco?

Mau­rí­cio Cas­tro: El ras­go dis­tin­ti­vo gale­go en rela­ción al cata­lán y al vas­co es la pre­sen­cia de una bur­gue­sía total­men­te ven­di­da al núcleo del poder espa­ñol impues­to a nues­tro país. Con­tra­ria­men­te a Cata­lu­ña y al País Vas­co, don­de las bur­gue­sías están divi­di­das entre seg­men­tos pro-espa­ño­les e inde­pen­den­tis­tas, lo que con­vier­te la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal más trans­ver­sal, en Gali­za la rei­vin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta está sólo en manos del pue­blo trabajador.

Ade­más de esto, Gali­za cayó his­tó­ri­ca­men­te más tem­prano bajo el domi­nio cas­te­llano-espa­ñol, sien­do some­ti­da a un pro­ce­so más pro­lon­ga­do y bru­tal de some­ti­mien­to nacional.

Ese pro­ce­so his­tó­ri­co no con­si­guió liqui­dar los ras­gos obje­ti­vos que defi­nen Gali­za como la nación más cla­ra­men­te dife­ren­cial rela­ti­va­men­te al padrón espa­ñol, pero si tras­to­có seria­men­te el com­po­nen­te sub­je­ti­vo, que es el más impor­tan­te a la hora de hacer via­ble un pro­ce­so de cons­truc­ción nacional.

Esto expli­ca que el gale­go hoy sea un pue­blo cla­ra­men­te dife­ren­cia­ble des­de el pun­to de vis­ta obje­ti­vo, en sus ras­gos lin­güís­ti­cos, cul­tu­ra­les, has­ta geo­grá­fi­cos y cli­má­ti­cos en el entra­ma­do penin­su­lar. Sin embar­go, nues­tro pue­blo arras­tra en simul­tá­neo una con­di­ción típi­ca de con­tex­tos colo­nia­les, defi­ni­da como de «auto-odio» o » auto-nega­ción», vien­do como las éli­tes nacio­na­les nie­gan nues­tra con­di­ción nacio­nal y se entre­gan a los intere­ses de nues­tros enemi­gos históricos.

La lucha por la inde­pen­den­cia gale­ga enfren­ta así mayo­res difi­cul­ta­des que la vas­ca y cata­la­na. Ade­más de esto, las clá­si­cas divi­sio­nes de la izquier­da se refle­jan en un movi­mien­to por la sobe­ra­nía gale­ga tam­bién frag­men­ta­do y cas­ti­ga­do por una impla­ca­ble repre­sión por par­te del Esta­do español.

Cau­sa Ope­ra­ria. En su opi­nión ¿Cuál es el impac­to que el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta en el Rei­no espa­ñol podrá tener sobre los demás paí­ses de la Unión Euro­pea don­de exis­ten pro­ble­mas nacio­na­les pendientes?

Mau­rí­cio Cas​tro​.La pre­sen­cia de con­flic­tos nacio­na­les no es exclu­si­va del Rei­no de Espa­ña. En toda Euro­pa Occi­den­tal exis­ten con­flic­tos como con­se­cuen­cia de los imper­fec­tos pro­ce­sos de for­ma­ción de los esta­dos-nación a par­tir de lo que el antro­pó­lo­go Bene­dict Ander­son deno­mi­nó «capi­ta­lis­mo edi­to­rial», en el siglo XVI.

Los pue­blos mar­gi­na­li­za­dos por tales pro­ce­sos lucha­ron con dife­ren­te for­tu­na por su sobre­vi­ven­cia, con­si­guien­do algu­nos de ellos la eman­ci­pa­ción en rela­ción a espa­cios esta­ta­les mayo­res a lo lar­go de los siglos siguientes.

Algu­nos de los que no lo con­si­guie­ron, como Gali­za, han man­te­ni­do esa lucha has­ta la actua­li­dad. Tene­mos el caso irlan­dés, cuya inde­pen­den­cia (par­cial) sólo fue con­se­gui­da en 1921, pero tam­bién otros que con­ti­núan en ese camino por la liber­tad nacio­nal, como Esco­cia, Cór­ce­ga, o Flan­des. Se tra­ta, por lo tan­to, de una pro­ble­má­ti­ca con­ti­nen­tal abier­ta y que, natu­ral­men­te, pro­vo­ca influen­cias mútuas entre los dife­ren­tes esce­na­rios de enfrentamiento.

El actual avan­ce por par­te de Cata­lu­ña o de Esco­cia hacia posi­cio­nes de inde­pen­den­cia pue­de ayu­dar a que otras nacio­nes opri­mi­das tam­bién expe­ri­men­ten pro­gre­sos en el fac­tor sub­je­ti­vo, impres­cin­di­ble para que la con­di­ción de depen­den­cia obje­ti­va aca­be por quebrarse.

Cau­sa Ope­ra­ria: ¿Que­rría hacer algún comen­ta­rio final?

Mau­rí­cio Cas­tro: Quie­ro agra­de­cer el inte­rés sobre la cues­tión nacio­nal gale­ga, ya que, como uste­des bien saben, es un asun­to mal cono­ci­do en Bra­sil y a veces iden­ti­fi­ca­do con posi­cio­nes reac­cio­na­rias, lo que en el caso gale­go es una gra­ve dis­tor­sión de la realidad.

Es fun­da­men­tal para noso­tros, gale­gos y gale­gas, con­se­guir que el pue­blo bra­si­lei­ro tome con­cien­cia de la exis­ten­cia de nues­tro pue­blo y de la iden­ti­dad lin­güís­ti­ca que nos une a Brasil.

La soli­da­ri­dad bra­si­le­ña con la cau­sa del pue­blo gale­go pue­de con­tri­buir de mane­ra deter­mi­nan­te a nues­tra eman­ci­pa­ción en el camino de la inde­pen­den­cia y del socialismo.

Por eso hago un lla­ma­mien­to a las dife­ren­tes corrien­tes de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y al con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor bra­si­lei­ro para que conoz­ca nues­tra reali­dad y apo­yo nues­tra lucha. Gali­za-PCO -«somos la nación opri­mi­da que en tér­mi­nos obje­ti­vos más nece­si­ta recu­pe­rar la ple­nas sobe­ra­nía nacio­nal, la independencia».

www​.pco​.org​.br

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *