Patriar­chal devi­ces- Aran­tza Santesteban

Exrec­to­res, polí­ti­cos, acti­vis­tas, ecle­siás­ti­cos y com­pa­ñe­ros nos ofre­cen una y otra vez pará­me­tros y cate­go­rías de todo tipo: aca­dé­mi­cos, coti­dia­nos, emo­cio­na­les, dis­cur­si­vos, etc. que no nos valen para expli­car cómo vemos el mun­do y cómo nos sen­ti­mos nosotras

bell hooks ‑en minúsculas‑, escri­to­ra y acti­vis­ta femi­nis­ta esta­dou­ni­den­se, pro­po­ne una lec­tu­ra impres­cin­di­ble. Apor­ta un tes­ti­mo­nio cla­ve para com­pren­der los sis­te­mas de domi­na­ción y opre­sión en cues­tio­nes de géne­ro, etnia y cla­se. Pero bell hooks es negra y ade­más femi­nis­ta, y tal vez por ello, no sea tan cono­ci­da ni teni­da en cuen­ta en muchos círcu­los aca­dé­mi­cos y/​o polí­ti­cos. En una anto­lo­gía sobre femi­nis­mos negros, he leí­do una cita suya. Dice que el anhe­lo de encon­trar fuen­tes que pudie­ran expli­car la expe­rien­cia negra ‑las bus­ca­ba en libros escri­tos por blan­cos- es pre­ci­sa­men­te el refle­jo de cómo se socia­li­zan los gru­pos opri­mi­dos y explo­ta­dos den­tro de una cul­tu­ra de domi­na­ción. Dice tam­bién que las femi­nis­tas negras han apren­di­do así que no tie­nen poder para defi­nir su pro­pia reali­dad o para trans­for­mar las estruc­tu­ras opre­so­ras. «Noso­tras apren­de­mos a bus­car en aque­llas fuen­tes capa­ci­ta­das por los sis­te­mas de domi­na­ción que nos hie­ren y nos dañan, bus­ca­mos ser libe­ra­das y nun­ca lo haya­mos. Para noso­tras, es nece­sa­rio hacer el tra­ba­jo por noso­tras mis­mas». bell hooks pone pala­bras a lo que sen­ti­mos muchas de noso­tras y no con­se­gui­mos formular.

Mi últi­mo artícu­lo, «Patriar­cal vic­tims», tuvo cier­ta difu­sión en las redes socia­les. Cuan­do una pare ‑de parir- un artícu­lo y lo deja en las pági­nas de un perió­di­co, sabe que esta­rá suje­to a todo tipo de crí­ti­cas. Mi sor­pre­sa fue con­si­de­ra­ble cuan­do en uno de los comen­ta­rios sus­ci­ta­dos por él encon­tré al que fue­ra rec­tor de la UPV ale­gan­do que la fra­se don­de decía «no olvi­de­mos que el deseo tam­bién es una cons­truc­ción polí­ti­ca que, de momen­to y des­gra­cia­da­men­te, no se enmar­ca en la liber­tad de deci­dir» era tirar al tras­te toda la his­to­ria de la evo­lu­ción huma­na en pocas pala­bras. Y apor­ta­ba una serie de docu­men­tos don­de diver­sos estu­dios jus­ti­fi­can la dife­ren­cia entre los deseos de hom­bres y muje­res. Hom­bres que, por su natu­ra­le­za huma­na, nece­si­tan cubrir a muchas hem­bras para ase­gu­rar su des­cen­den­cia gené­ti­ca. Muje­res que por esta mis­ma natu­ra­le­za somos menos pro­mis­cuas a la hora de ele­gir con quien nos apa­rea­mos, ya que nece­si­ta­mos ele­gir los mejo­res genes.

El comen­ta­rio me dejó estu­pe­fac­ta por varias razo­nes. Por com­pro­bar el bajo nivel de un exrec­tor que hace afir­ma­cio­nes ‑o nega­cio­nes- que se basan en el para­dig­ma del evo­lu­cio­nis­mo bio­ló­gi­co. Por com­pro­bar la com­ple­ji­dad, inten­si­dad y exten­sión de la super­es­truc­tu­ra que per­mi­te y repro­du­ce nues­tra domi­na­ción. La mis­ma que ha per­mi­ti­do a cien­tí­fi­cos de este cali­bre afir­mar que los negros y las negras eran menos inte­li­gen­tes a cau­sa del tama­ño de sus cráneos…

Cada día entien­do mejor las pala­bras de bell hooks. Exrec­to­res, polí­ti­cos, acti­vis­tas, ecle­siás­ti­cos y com­pa­ñe­ros nos ofre­cen una y otra vez pará­me­tros y cate­go­rías de todo tipo: aca­dé­mi­cos, coti­dia­nos, emo­cio­na­les, dis­cur­si­vos, etc. que no nos valen para expli­car cómo vemos el mun­do y cómo nos sen­ti­mos noso­tras. Así se van natu­ra­li­zan­do los dis­po­si­ti­vos ‑devi­ces- de la domi­na­ción y obvia­mos que tras el machis­mo, el racis­mo y el cla­sis­mo no hay nin­gu­na natu­ra­li­dad, sino una domi­na­ción del ser humano por el ser humano que se alar­ga ya dema­sia­dos siglos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *