La vigen­cia de la polé­mi­ca entre el Che y Bet­telheim sobre el socia­lis­mo- Cris­tian Guillén

Imagen del editor

La polé­mi­ca entre el Che y Bet­telheim, que se dio a prin­ci­pios de los años 1960 y que ori­gi­nó el artícu­lo ela­bo­ra­do por el Che “La pla­ni­fi­ca­ción socia­lis­ta, su sig­ni­fi­ca­do” (Junio 1964), es de gran rele­van­cia en los momen­tos actua­les don­de, por un lado, se plan­tea la obso­les­cen­cia de la teo­ría desa­rro­lla­da por Marx y por otro, el sur­gi­mien­to de nue­vos pen­sa­mien­tos pos­mar­xis­tas que tra­tan de des­vir­tuar los plan­tea­mien­tos cen­tra­les de Marx para esta­ble­cer alter­na­ti­vas que no rom­pen a nivel esen­cial con el capitalismo.

El Che cues­tio­na la con­cep­ción de Bet­telheim sobre el socia­lis­mo basa­do en el pri­ma­do de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, don­de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal que gene­ra­ría el cam­bio es la que se daría entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les y no la lucha entre el capi­tal y el tra­ba­jo. Para el Che, en con­tra­po­si­ción con Bet­telheim, habría que «bus­car en las rela­cio­nes de pro­duc­ción de Cuba los moto­res inter­nos que han pro­vo­ca­do la revo­lu­ción actual». El Che pone en tela de jui­cio igual­men­te el dar­le a la estruc­tu­ra jurí­di­ca una exis­ten­cia pro­pia, con el fin de pro­mo­ver la idea que la pro­pie­dad esta­tal pue­de ser con­si­de­ra­da como socia­lis­ta sin tomar en cuen­ta el carác­ter de las rela­cio­nes socia­les que se dan en su seno.

A nivel feno­mé­ni­co pue­den apa­re­cer con­tra­dic­to­rios los plan­tea­mien­tos de Bet­telheim con res­pec­to a los dos aspec­tos cen­tra­les refe­ren­tes a la deno­mi­na­da «tran­si­ción al socia­lis­mo» y que son: el pri­ma­do de fuer­zas pro­duc­ti­vas; y la «auto­no­mía» de la estruc­tu­ra jurí­di­ca, que for­ma­ría par­te de super­es­truc­tu­ra. Sin embar­go, ambos ele­men­tos están arti­cu­la­dos por la lógi­ca posi­ti­vis­ta que tra­ta en el fon­do de man­te­ner la esen­cia de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, que es el tra­ba­jo alie­na­do. Lo expues­to se sus­ten­ta en que si bien la idea cen­tral de Bet­telheim fue la con­cep­ción eco­no­mi­cis­ta del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas como fac­tor deci­si­vo para el «cam­bio», es pre­ci­so para lograr­lo no modi­fi­car la orga­ni­za­ción social de las uni­da­des pro­duc­ti­vas y del Esta­do, en tan­to las fuer­zas pro­duc­ti­vas que se fomen­tan son las capi­ta­lis­tas y, por ende, requie­ren una estruc­tu­ra orga­ni­za­cio­nal igual­men­te capitalista.

La expli­ca­ción a nivel esen­cial de lo seña­la­do es que la supues­ta con­tra­dic­ción entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les no se dan pri­me­ro, por­que las fuer­zas pro­duc­ti­vas no son neu­tras y segun­do, por­que en un pro­ce­so de repro­duc­ción diná­mi­co, las fuer­zas pro­duc­ti­vas son expre­sión de rela­cio­nes socia­les pasa­das. De lo ante­rior se dedu­ce que podrán exis­tir cier­tos con­flic­tos pro­duc­to de des­ajus­tes entre las rela­cio­nes socia­les cris­ta­li­za­das (fuer­zas pro­duc­ti­vas) y las pre­sen­tes (que serían moti­vo para pro­mo­ver la inno­va­ción) pero de nin­gu­na mane­ra pon­dría en jue­go las rela­cio­nes socia­les pre­do­mi­nan­tes, es decir las capitalistas.

Es por todo lo seña­la­do que la esta­ti­za­ción en la ex Unión sovié­ti­ca no modi­fi­có a nivel esen­cial las rela­cio­nes socia­les. En el seno de las empre­sas y del Esta­do, se man­tu­vo y pro­mo­vió el tay­lo­ris­mo (que se desa­rro­lló a prin­ci­pios del siglo XX para pro­mo­ver las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas en Esta­dos Uni­dos y tam­bién en Euro­pa), en tan­to se con­ci­bió en la ex Unión sovié­ti­ca como una for­ma cien­tí­fi­ca de la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo, y por tan­to neu­tra. Para fomen­tar esta moda­li­dad de tra­ba­jo, se creó en la ex Unión sovié­ti­ca el Ins­ti­tu­to cen­tral de tra­ba­jo (ICT) y se deno­mi­nó a la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo NOT.

El tay­lo­ris­mo pro­mo­vió en el Esta­do y en las uni­da­des de pro­duc­ción la diso­cia­ción entre tra­ba­jo manual e inte­lec­tual, la jerar­qui­za­ción, el frac­cio­na­mien­to den­tro del pro­ce­so de tra­ba­jo que fomen­tó el tra­ba­jo indi­vi­dual, en lugar del tra­ba­jo colec­ti­vo y coope­ran­te. Esta moda­li­dad indi­vi­dua­li­za­da de tra­ba­jo con­du­jo a pro­mo­ver la pro­duc­ti­vi­dad, es decir el incre­men­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas median­te el pago por pie­za, que en el fon­do lle­va a una com­pe­ti­ción entre los tra­ba­ja­do­res en lugar de crear soli­da­ri­dad entre ellos. Esta for­ma de orga­ni­zar el tra­ba­jo hizo por un lado que se man­ten­gan como cate­go­rías de mer­can­cía los sala­rios, los pre­cios y las ganan­cias, por más que «des­de arri­ba» se tra­ta­ra de regu­lar admi­nis­tra­ti­va­men­te estas cate­go­rías de mer­can­cía. Debi­do a lo ante­rior, se colo­ca­ron los mayo­res recur­sos en las empre­sas más «efi­cien­tes» y ren­ta­bles por enci­ma de las nece­si­da­des más sen­ti­das de la población.

El Che Gue­va­ra se opu­so a man­te­ner las cate­go­rías de mer­can­cía en el socia­lis­mo pro­mo­vi­das por una con­cep­ción eco­no­mi­cis­ta de éste y pre­co­ni­za­ba para eli­mi­nar­las la crea­ción de «rela­cio­nes nue­vas entre los hom­bres» ten­dien­tes a pro­mo­ver un hom­bre nue­vo don­de los incen­ti­vos mora­les pri­ma­rían sobre los mate­ria­les. El hom­bre nue­vo del Che tam­bién fue vis­lum­bra­do por Marx en sus «Manus­cri­tos Eco­nó­mi­cos y Filo­só­fi­cos» de 1844 don­de plan­tea­ba como tarea cen­tral para crear un nue­vo hom­bre la eli­mi­na­ción del tra­ba­jo alie­na­do en el capi­ta­lis­mo, el cual ve al ser humano como una cosa, como un sim­ple fac­tor de pro­duc­ción que es ajeno a la for­ma en que pro­du­ce y a lo que ela­bo­ra. Igual­men­te para pro­mo­ver el tra­ba­jo colec­ti­vo y crea­ti­vo, es nece­sa­rio que se vaya con­tra la visión indi­vi­dua­li­za­da de las empre­sas y la con­cep­ción mer­can­til de con­ce­bir las rela­cio­nes entre el cam­po y la ciu­dad. El socia­lis­mo real nun­ca tra­tó de eli­mi­nar lo ante­rior, pro­mo­vien­do el tra­ba­jo alie­na­do en su ver­sión buro­cra­ti­za­da. Es decir que nun­ca bus­có trans­for­mar a nivel esen­cial las rela­cio­nes socia­les capi­ta­lis­tas, por lo que no fue una casua­li­dad que se des­plo­ma­ra el supues­to socia­lis­mo real.

Los plan­tea­mien­tos erra­dos de Bet­telheim, que lúci­da­men­te el Che cri­ti­có pese a que eran difí­ci­les de per­ci­bir con la cla­ri­dad que se ven aho­ra por la pri­ma­cía del pen­sa­mien­to esta­li­nis­ta en ese enton­ces, fue­ron pos­te­rior­men­te revi­sa­dos por Bet­telheim. En el pri­mer volu­men de su libro “Les lut­tes de cla­ses en URSS” (1974. P.13), seña­la que el prin­ci­pal obs­tácu­lo para el desa­rro­llo socia­lis­ta ya no se encuen­tra en el nivel de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas sino en la natu­ra­le­za de las rela­cio­nes socia­les domi­nan­tes. Para este nue­vo Bet­telheim, el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas no pue­den jamás por sí solas hacer des­apa­re­cer las for­mas capi­ta­lis­tas de la divi­sión del tra­ba­jo ni las otras rela­cio­nes socia­les burguesas.

Lo antes seña­la­do lo refuer­za en el segun­do volu­men de su libro “Les lut­tes de clas­ses en URSS” (1977. P.29) al pos­tu­lar que la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal es la que opo­ne en la tran­si­ción al pro­le­ta­ria­do con la bur­gue­sía, que se mani­fies­ta en la opo­si­ción entre la cla­se obre­ra y los diri­gen­tes de empre­sa esta­ta­les y pri­va­dos, es decir que la for­ma de pro­pie­dad esta­tal no eli­mi­na la lucha de cla­ses como supo­nía en sus plan­tea­mien­tos de 1960.

La visión del Che, el aná­li­sis crí­ti­co de los erro­res y la pos­te­rior rec­ti­fi­ca­ción de Bet­telheim deben ser teni­das muy en cuen­ta en el pro­ce­so com­ple­jo de cons­truir una teo­ría eman­ci­pa­do­ra que tien­da a recha­zar la con­cep­ción posi­ti­vis­ta de ver la trans­for­ma­ción sus­ten­ta­da en el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas que pro­mue­ven el esta­li­nis­mo, el neo­es­ta­li­nis­mo y el pos­mar­xis­mo bajo sus dis­tin­tas formas.

http://​socia​lis​mo​pe​rua​noa​mau​ta​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *