La difí­cil reduc­ción de la mor­ta­li­dad mater­na en Áfri­ca- Blain Biset

Cada día mue­ren en pro­me­dio 452 muje­res en Áfri­ca sub­saha­ria­na por com­pli­ca­cio­nes deri­va­das del emba­ra­zo y el par­to. Ante ello, los gober­nan­tes reu­ni­dos en la capi­tal de Etio­pía reno­va­ron su com­pro­mi­so de redu­cir este flagelo.
La Unión Afri­ca­na (UA) y el Fon­do de Pobla­ción de las Nacio­nes Uni­das (UNFPA) lan­za­ron en mayo 2009 la Carm­ma (Cam­pa­ña para la Reduc­ción Ace­le­ra­da de la Mor­ta­li­dad Mater­na en Áfri­ca) con el fin de ampliar la dis­po­ni­bi­li­dad de ser­vi­cios de salud repro­duc­ti­va y dejar al con­ti­nen­te más cer­ca de cum­plir el quin­to de los ocho Obje­ti­vos de Desa­rro­llo de las Nacio­nes Uni­das para el Mile­nio (ODM) que tra­ta el tema.
Antes de la reu­nión de la Carm­ma, el secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), Ban Ki-moon urgió a los jefes de Esta­do a com­pro­me­ter­se con los ODM, en par­ti­cu­lar con la reduc­ción de la mor­ta­li­dad mater­na en tres cuar­tos entre 1990 y 2015 y garan­ti­zar un acce­so uni­ver­sal a la salud reproductiva.
Pero aun­que se han hecho pro­me­sas, el con­ti­nen­te toda­vía tie­ne mucho camino por reco­rrer para lle­gar a cum­plir esa meta. Áfri­ca sub­saha­ria­na redu­jo la mor­ta­li­dad mater­na en 41 por cien­to en promedio.

El direc­tor eje­cu­ti­vo del UNFPA, Baba­tun­de Oso­ti­mehin, con­si­de­ró que la región con­si­guió logros sig­ni­fi­ca­ti­vos, pero que urgen más reunio­nes de alto nivel como la del domin­go 27.

«Áfri­ca sabe qué hacer y cómo hacer­lo», dijo a IPS, «pero que­dan desa­fíos», apuntó.

El comi­sa­rio de la UA para Asun­tos Socia­les, Mus­tapha Kalo­ko, no está con­ven­ci­do de que Áfri­ca alcan­ce el obje­ti­vo para 2015, pero sí cree que Carm­ma tie­ne capa­ci­dad para ace­le­rar la reduc­ción de la mor­ta­li­dad materna.

«La natu­ra­le­za úni­ca de la cam­pa­ña es que no pide nada nue­vo», dijo Kalo­ko a IPS. «No esta­mos desa­rro­llan­do nue­vos pla­nes, sino mejo­ran­do los ins­tru­men­tos que ya tene­mos», apuntó.

La mayo­ría de las muer­tes mater­nas en Áfri­ca pudie­ron ser pre­ve­ni­das uti­li­zan­do prác­ti­cas e inter­ven­cio­nes exis­ten­tes, añadió.

Un estu­dio de la cono­ci­da revis­ta médi­ca The Lan­cet con­clu­yó que una mujer de Áfri­ca sub­saha­ria­na tie­ne casi 100 veces más posi­bi­li­da­des de morir por com­pli­ca­cio­nes deri­va­das del emba­ra­zo y el par­to que una de un país rico.

Tam­bién seña­la que ocho de los 10 paí­ses con mayor tasa de mor­ta­li­dad mater­na están en Áfri­ca, y que la lis­ta está enca­be­za­da por Nige­ria y Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Congo.

Otro gran desa­fío, según Oso­ti­mehin, es el gra­do de com­pro­mi­so polí­ti­co de las nacio­nes para redu­cir la mor­ta­li­dad mater­na en el continente.

«No se tra­ta de dine­ro, sino de com­pro­mi­so. Esta­mos aquí para ase­gu­rar­nos de que nin­gu­na mujer mue­ra dan­do vida», subrayó.

La gran mayo­ría de las muer­tes mater­nas, alre­de­dor de 57 por cien­to, ocu­rren en Áfri­ca, la mayor tasa del mundo.

Pero no solo la mor­ta­li­dad mater­na preo­cu­pa a los exper­tos en desa­rro­llo y a los médi­cos loca­les, por cada muer­te vin­cu­la­da al emba­ra­zo y al par­to, unas 20 muje­res sufren com­pli­ca­cio­nes antes, duran­te y des­pués del alum­bra­mien­to, lo que deja a madres y bebés con dis­ca­pa­ci­da­des o pro­ble­mas médi­cos de por vida.

Gra­ves san­gra­dos, infec­cio­nes, pre­sión alta y abor­tos prac­ti­ca­dos en con­di­cio­nes inse­gu­ras son las cau­sas más comu­nes de com­pli­ca­cio­nes y de muer­tes, según el UNFPA.

Para Dorothee Kin­de Gazard, minis­tra de Salud de Benin, las cifras son exor­bi­tan­tes. «Todos los nive­les de la socie­dad, en espe­cial a esca­la comu­ni­ta­ria, tie­nen que estar invo­lu­cra­dos y com­pro­me­ti­dos para ase­gu­rar­se de que nin­gu­na mujer mue­ra o que­de dis­ca­pa­ci­ta­da», señaló.

Benin tomó medi­das para redu­cir las muer­tes mater­nas mejo­ran­do los ser­vi­cios de reco­lec­ción de datos en clí­ni­cas y hos­pi­ta­les. «Todas las muer­tes que­dan regis­tra­das de for­ma de que poda­mos saber por qué son los falle­ci­mien­tos y cómo pode­mos evi­tar­los», dijo Gazard a IPS.

El cre­cien­te uso de ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción fami­liar tuvo éxi­to en varios paí­ses como Mala­wi, Tan­za­nia y Zambia.

Otra solu­ción es redu­cir la mor­ta­li­dad mater­na evi­tan­do los matri­mo­nios pre­co­ces, indi­có Osotimehin.

«Los matri­mo­nios pre­co­ces crean una situa­ción en la que niñas crían niños sin estar físi­ca ni psi­co­ló­gi­ca­men­te pre­pa­ra­das», añadió.

En Níger, alre­de­dor de tres cuar­tas par­tes de las muje­res se casan en la adolescencia.

Las niñas emba­ra­za­das entre 10 y 14 años tie­nen cin­co veces más pro­ba­bi­li­da­des de morir en el emba­ra­zo que las vein­tea­ñe­ras, según un infor­me del Fon­do de las Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia (Uni­cef), mien­tras que las de entre 15 y 19 tie­nen el doble de probabilidades.

Carm­ma se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en la salud de las muje­res, pero los hom­bres desem­pe­ñan un papel impor­tan­te en la cam­pa­ña. Oso­ti­mehin seña­ló que todo el mun­do debe dar­se cuen­ta que las altas tasas de mor­ta­li­dad mater­na no son aceptables.

«Tene­mos que hablar con los hom­bres por­que son quie­nes cau­san estos pro­ble­mas», remarcó.

Gazard coin­ci­dió en que la par­ti­ci­pa­ción mas­cu­li­na es cru­cial. «Sin ellos no logra­ría­mos redu­cir la mor­ta­li­dad mater­na», remarcó.

Para invo­lu­crar a los hom­bres, Benin lan­zó un pro­yec­to en el que se los alien­ta a acom­pa­ñar a sus espo­sas a los con­tro­les prenatales.

Por aho­ra, Gui­nea Ecua­to­rial es el úni­co país afri­cano entre los 10 que han alcan­za­do el quin­to ODM.

Figu­ras influ­yen­tes como Miche­lle Bache­let, direc­to­ra eje­cu­ti­va de ONU Muje­res, están con­ven­ci­das de que muy pocos paí­ses afri­ca­nos alcan­za­rán a redu­cir la mor­ta­li­dad mater­na en 75 por cien­to para 2015.

«Tene­mos que con­cen­trar­nos en aumen­tar los esfuer­zos, pero ya tene­mos que empe­zar a pen­sar en qué pasa­rá des­pués de 2015», dijo Bache­let a IPS.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *