El Poder- Anto­nio Aponte

La polí­ti­ca en épo­ca de cri­sis se mues­tra tal cual es: ¡una lucha des­car­na­da por el poder! En esos momen­tos los afei­tes elec­to­ra­les, los melin­dres demo­crá­ti­cos, todo cede fren­te a los impe­ra­ti­vos de la dispu­ta por el poder. En esos momen­tos cual­quier vía es «san­ta» y que­da­rá legi­ti­ma­da por el triun­fo. Los derro­ta­dos que­da­rán al mar­gen de una lega­li­dad con­sa­gra­da por la fuerza.

La hipo­cre­sía se rin­de ante las urgen­cias de la defi­ni­ción. Los fas­cis­tas dejan atrás sus elec­to­ra­les care­tas y los elec­to­re­ros pusi­lá­ni­mes se replie­gan a espe­rar que la vio­len­cia haga su trabajo.

Los revo­lu­cio­na­rios, siem­pre hones­tos, se deba­ten entre la insis­ten­cia de man­te­ner una reali­dad que se des­mo­ro­na, la obs­ti­na­ción de per­sis­tir en las reglas demo­crá­ti­cas bur­gue­sas, que no con­tie­nen ya a la reali­dad, que los oli­gar­cas des­co­no­cen abier­ta­men­te, y ade­cuar su acción a las nue­vas circunstancias.

En el pai­sa­je polí­ti­co la dispu­ta del poder pro­du­ce un reaco­mo­do interno y en las rela­cio­nes de las dife­ren­tes posi­cio­nes, de los múl­ti­ples intere­ses en pugna.

En el cam­po oli­gar­ca encon­tra­mos que todos, en dife­ren­tes gra­dos, des­co­no­cen al gobierno revo­lu­cio­na­rio. Hablan con des­ca­ro de «gobierno de fac­to», de «usur­pa­ción» e «ile­gi­ti­mi­dad». Este es un ele­men­to esen­cial de la nue­va situa­ción, un gol­pe aún en su fase pací­fi­ca. Algu­nos más auda­ces invo­can al gol­pe de abril, lo con­vier­ten en una mani­fes­ta­ción legi­ti­ma «del poder civil», de esta mane­ra dejan cla­ro su con­cep­to de lega­li­dad y sopor­tan su com­plot. Otros aso­man la inmi­nen­cia de unas elec­cio­nes que des­de ya cali­fi­can de embos­ca­da, des­co­no­cen sus resul­ta­dos. Los más evi­den­tes anun­cian vio­len­cia y se pre­pa­ran para ella.

La oli­gar­quía se man­tie­ne atrin­che­ra­da en una lega­li­dad que sólo res­pe­ta en cuan­to le sir­ve para su conspiración.

El cam­po boli­va­riano, acos­tum­bra­do a ganar bata­llas elec­to­ra­les, sufre la nar­co­sis de lo que pare­ce ser una ley de las Revo­lu­cio­nes Pací­fi­cas: mien­tras la oli­gar­quía se sal­ta la lega­li­dad bur­gue­sa, la Revo­lu­ción per­ma­ne­ce iner­me fren­te a la embes­ti­da vio­len­ta que en sus nari­ces se va des­ple­gan­do. Sumer­gi­da en la lógi­ca de elec­cio­nes bur­gue­sas que el enemi­go no esti­ma como fuen­te de lega­li­dad, se colo­ca de espal­das a la realidad.

La Revo­lu­ción vive en la con­tra­dic­ción de man­te­ner­se den­tro de la lega­li­dad bur­gue­sa, con ella con­te­ner a la insu­rrec­ción, y la reali­dad de una cons­pi­ra­ción oli­gar­ca que la des­bor­da. El momen­to crí­ti­co en que esta con­tra­dic­ción se resuel­va deter­mi­na­rá el des­tino de la Revolución.
La con­tra­dic­ción pare­ce haber lle­ga­do a un pun­to en el que no hay retorno a la lega­li­dad bur­gue­sa, es decir, a un pac­to. La lega­li­dad toma­rá nece­sa­ria­men­te la ruta de la fuer­za. No enten­der esto es ir a la con­fron­ta­ción en con­di­cio­nes de debilidad.

Allen­de no pudo resol­ver la con­tra­dic­ción superan­do la lega­li­dad bur­gue­sa e ins­tau­ran­do el orden revo­lu­cio­na­rio, y ya sabe­mos lo que pasó. El 23 de enero del 58 la con­tra­dic­ción pudo resol­ver­se con un pac­to oli­gar­ca por­que las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias no pasa­ban de ser refor­mis­tas. Debe­mos defen­der en cual­quier terreno a la posi­bi­li­dad socialista.

¡Irre­ve­ren­cia Chavista!
¡Defen­der al Socia­lis­mo con Socialismo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *