Fué la URSS la que libe­ró a los pue­blos euro­peos del yugo nazi-fas­cis­ta alemán

Fue la URSS la que derro­tó a la Ale­ma­nia nazi, en Mos­cú, Lenin­gra­do, Kursk y Sta­lin­gra­do, para final­men­te en una olea­da libe­ra­do­ra qui­tar el yugo fas­cis­ta a los pue­blos europeos

Por Pável Ernes­to Blan­co |

Sta­lin­gra­do, un ejem­plo y un lega­do para la juventud.

images

Honor al com­ba­tien­te de la bruma,
honor al Comi­sa­rio y al soldado,
honor al cie­lo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.

Pablo Neru­da

Los jóve­nes comu­nis­tas rei­vin­di­ca­mos la apor­ta­ción his­tó­ri­ca de la URSS, por razo­nes ideo­ló­gi­cas y polí­ti­cas, pero tam­bién por­qué gra­cias a ella se garan­ti­zó la super­vi­ven­cia de la humanidad.

Nos quie­ren con­tar una his­to­ria que no se basa en la ver­dad, sino en men­ti­ras, y es nues­tro papel con­tri­buir a que la ver­dad flu­ya, se conozca.

Se nos quie­re con­ven­cer de que la Ale­ma­nia Nazi y la URSS son ejem­plos del tota­li­ta­ris­mo, idén­ti­cos, bus­can equi­pa­rar­los. Las URSS era un Esta­do don­de el poder los tenían los obre­ros y cam­pe­si­nos, don­de se cons­tru­yó una socie­dad nue­va, el socia­lis­mo-comu­nis­mo, y la esta­dís­ti­ca com­pro­ba­ble de los años 30 demues­tra que el nivel de vida de los tra­ba­ja­do­res era ya supe­rior al de los paí­ses capi­ta­lis­tas y que para millo­nes de tra­ba­ja­do­res en el mun­do era per­cep­ti­ble que otro mun­do se cons­truía, y desa­rro­lla­ban accio­nes de soli­da­ri­dad con el poder sovié­ti­co. No solo se vivía mejor, sin los efec­tos de la cri­sis de 1929 que azo­ta­ban a los tra­ba­ja­do­res en el mun­do capi­ta­lis­ta (des­em­pleo, ham­bru­na) sino que nue­vas rela­cio­nes socia­les sur­gían; ya no había explo­ta­ción, la dife­ren­cia entre el cam­po y la ciu­dad empe­za­ba a diluir­se, en la fami­lia ya no exis­tían las rela­cio­nes de opre­sión y la mujer empe­za­ba a eman­ci­par­se, un pue­blo antes anal­fa­be­to aho­ra no solo era cul­to sino que pro­du­cía cul­tu­ra que enri­que­cía el acer­vo de la huma­ni­dad. La URSS era el blan­co de los paí­ses capi­ta­lis­tas, no solo infa­mias en su con­tra, tam­bién ope­ra­cio­nes mili­ta­res, sabo­ta­je a la pro­duc­ción, espio­na­je. No es secre­to que Ingla­te­rra, EEUU, Japón, Fran­cia y en gene­ral los mono­po­lios aca­ri­cia­ban la idea de que el fas­cis­mo ale­mán aplas­ta­ra mili­tar­men­te la “pesa­di­lla bol­che­vi­que”. Ale­ma­nia nazi era un país fas­cis­ta, y sabe­mos que el fas­cis­mo es la for­ma de ges­tión por la que optó el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo para esta­bi­li­zar la cri­sis de 1929 y fre­nar la ola revo­lu­cio­na­ria des­ata­da por el triun­fo de la Revo­lu­ción de Octu­bre. El fas­cis­mo es como dijo el héroe pro­le­ta­rio Jor­ge Dimi­trov en el VII Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta la dic­ta­du­ra terro­ris­ta abier­ta de los ele­men­tos más reac­cio­na­rios, más cho­vi­nis­tas y más impe­ria­lis­tas del capi­tal finan­cie­ro. Para Hitler y los mono­po­lios que él repre­sen­ta­ba no exis­tía algo más odia­do que la URSS y por ello des­ató una ofen­si­va mili­tar cruel, trai­cio­ne­ra, que pro­vo­có la muer­te a 27 millo­nes de sovié­ti­cos. Los fas­cis­tas son los enemi­gos jura­dos de los comu­nis­tas. Y es una ver­da­de­ra dis­tor­sión que­rer com­pa­rar el mun­do nue­vo con el deca­den­te y reac­cio­na­rio mun­do repre­sen­ta­do por el fascismo.

Otra men­ti­ra muy divul­ga­da es el cur­so mis­mo de la gue­rra. Toda la maqui­na­ria ideo­ló­gi­ca-mediá­ti­ca está cen­tra­da en mag­ni­fi­car el papel de los EEUU en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La ver­dad es que cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos des­em­bar­ca­ron en Nor­man­día ya esta­ba deci­di­da la derro­ta de Ale­ma­nia nazi. La resis­ten­cia heroi­ca del pue­blo sovié­ti­co trans­for­mo todo el terri­to­rio de la URSS en un cam­po de gue­rra sin tre­gua para el inva­sor. En las puer­tas de Mos­cú el ejér­ci­to fas­cis­ta ale­mán obtu­vo una con­tun­den­te derro­ta. Pero una de las bata­llas más sig­ni­fi­ca­ti­vas fue la de la ciu­dad-héroe de Sta­lin­gra­do que duró más de 200 días y don­de el Ejér­ci­to Rojo y los par­ti­sa­nos, las mili­cias obre­ras y los comu­nis­tas, toda la cla­se obre­ra y el pue­blo, hom­bres, muje­res, niños y ancia­nos, entre­ga­ron todo has­ta derro­tar al VI Ejér­ci­to ale­mán, des­tro­zan­do así la colum­na ver­te­bral de la agre­sión nazi.

Fue la URSS la que derro­tó a la Ale­ma­nia nazi, en Mos­cú, Lenin­gra­do, Kursk y Sta­lin­gra­do, para final­men­te en una olea­da libe­ra­do­ra qui­tar el yugo fas­cis­ta a los pue­blos euro­peos, inclui­do el ale­mán, cul­mi­nan­do la epo­pe­ya con la ban­de­ra roja del pro­le­ta­ria­do ondean­do en el Reichstag.

Evo­car la impor­tan­cia de Sta­lin­gra­do y la cons­truc­ción del socia­lis­mo en el Siglo XX, vie­ne a ser otro de los pila­res que sos­tie­nen nues­tro ímpe­tu, nues­tro entu­sias­mo por defen­der algo dia­me­tral­men­te dis­tin­to a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, mis­ma que con cada nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca que se des­ata, nos recuer­da la impla­ca­ble tarea que tene­mos los comu­nis­tas por derro­tar al enemigo.

Liga de la Juven­tud Comunista

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *