Diá­lo­go con Joel Suá­rez: “Las resis­ten­cias par­ten de la indig­na­ción ética”

Escri­to por radio​mun​do​real​.fm
Diálogo con Joel Suárez: “Las resistencias parten de la indignación ética”Diá­lo­go con Joel Suá­rez, del Cen­tro Mar­tin Luther King de Cuba y la Arti­cu­la­ción de Movi­mien­tos Socia­les hacia el ALBA.

Des­car­gar: MP3 (12.3 MB)

¿Cuál es el sen­ti­do de la Cum­bre de los Pueblos?

Yo creo que hay en dispu­ta en la región varios mode­los de desa­rro­llo. Y de lo que se tra­ta, en defi­ni­ti­va, es en qué medi­da la voz de los movi­mien­tos socia­les, de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, de la ciu­da­da­nía acti­va, com­pro­me­ti­da, encuen­tra en estos espa­cios de las cum­bres, en los espa­cios de la comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va y oja­lá en espa­cios más for­ma­les de los gran­des medios, un con­tra­pe­so para la dispu­ta de hege­mo­nía sobre los sen­ti­dos del mun­do al que vamos. Creo que hoy se tra­ta de a dón­de vamos. (…) Tene­mos reli­da­des tan­gi­bles que indi­can que la mane­ra que nos hemos dado para orga­ni­zar la repro­duc­ción de la vida es insos­te­ni­ble. (…) El modo de vivir del capi­ta­lis­mo como mode­lo civi­li­za­to­rio, occi­den­tal, depre­da­dor de la natu­ra­le­za, que sacri­fi­ca a los tra­ba­ja­do­res, a los seres huma­nos, racis­ta, xeno­fó­bi­co, patriar­cal, no pue­de seguir sien­do el modo en que se repro­du­za la vida de todos y todas en el pla­ne­ta. Por­que el capi­ta­lis­mo nece­si­ta con­ti­nua­men­te la san­gre de las víc­ti­mas y en este caso las víc­ti­mas son los seres huma­nos y la natu­ra­le­za. (…) Enton­ces hay aquí en jue­go muchas visio­nes sobre ese otro mun­do posible.

Tú decías hace poco rato que es nece­sa­rio que los espa­cios de cum­bres de los pue­blos no sean vis­tos como espa­cios con­tra las cum­bres ofi­cia­les, sino que de algu­na mane­ra son para­le­los y debe­rían nutrir­se. ¿Algo así no?

Esta cum­bre no es con­tra la cum­bre pre­si­den­cial. Esta cum­bre es plu­ral y diver­sa, fren­te y con­tra un mode­lo depre­da­dor exclu­yen­te, patriar­cal, que rige en modo gene­ral en nues­tra región, aun con los cam­bios que se han dado con gobier­nos que, con mane­ras de cla­si­fi­car­los diver­sas, pero que al menos se han preo­cu­pa­do por dete­ner un poco el impac­to de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y con­tri­buir a la redis­tri­bu­ción de la rique­za social.

Es cier­to pero en la prác­ti­ca estos encuen­tros ter­mi­nan gene­ran­do aper­tu­ras con algu­nos pre­si­den­tes pro­gre­sis­tas, con Boli­via, Vene­zue­la, Ecua­dor, Cuba. ¿Pero qué pasa con el res­to de los gobier­nos, con los euro­peos? ¿Cuá­les son las posi­bi­li­da­des reales de inser­tar algo de lo que de acá sale en esos otros espacios?

El pro­ble­ma es que no pode­mos seguir tra­ba­jan­do en la lógi­ca que mar­có mucho al movi­mien­to social, a las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, (…) de las gran­des cum­bres mun­dia­les (…), don­de se crea­ron espa­cios para ver cómo se inci­día, como tú colo­ca­bas al menos ahí en la gra­má­ti­ca del párra­fono 6, del artícu­lo 3 sobre finan­cia­mien­to al desa­rro­llo, tal pala­bra que indi­ca­ra una vic­to­ria. Yo colo­ca­ría más nues­tro esfuer­zo no en la lógi­ca ’de inci­den­cia en’, sino en la lógi­ca de cómo con­tri­buir a for­ta­le­cer nues­tra capa­ci­dad de par­ti­ci­par en la dispu­ta hege­mó­ni­ca sobre la visión del mun­do. Eso es lo sus­tan­ti­vo. (…) Hay otro com­po­nen­te, esa dispu­ta por la par­ti­ci­pa­ción efi­caz en el orden de las ideas, de la comu­ni­ca­ción, de la ima­gen, con los sen­ti­dos de cómo que­re­mos que se con­fi­gu­re el mun­do, tie­ne que tener una con­tri­bu­ción en la lucha social, en la lucha en las calles, en la lucha de masas. (…) Es la agen­da fun­da­men­tal de la Arti­cu­la­ción de Movi­mien­tos Socia­les hacia el ALBA: cómo recu­pe­rar la lucha social, la lucha de con­fron­ta­ción, la lucha de resis­ten­cia en las calles de nues­tros países.

Me gus­ta­ría una refle­xión gene­ral de la Cuba de hoy.

En Cuba hoy se están pro­du­cien­do pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes. Un país en el que a par­tir del año 90 se jun­tan los erro­res y des­acier­tos de esa aven­tu­ra inau­di­ta que ha sido la revo­lu­ción cuba­na, de esa dicha innom­bra­ble que nos ha toca­do vivir en la isla, que ha esta­do lle­na de ale­grías, de vic­to­rias, de feli­ci­da­des, enca­bro­na­mien­tos y empu­tamien­tos con­tra cosas mal hechas por noso­tros, que se ha jun­ta­do con un blo­queo y una agre­si­vi­dad nor­te­ame­ri­ca­na que se man­tie­ne y una cri­sis que a par­tir del año 90 se ins­ta­ló en el país por nues­tros víncu­los comer­cia­les con los paí­ses de Euro­pa del Este. Todo eso se jun­ta y ha indi­ca­do que tene­mos que pro­du­cir trans­for­ma­cio­nes (…) que pre­ten­den, pri­me­ro, dina­mi­zar la eco­no­mía cuba­na y tra­tar de resol­ver, des­de un mode­lo de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble (…), la mate­ria­li­dad de la feli­ci­dad de los cuba­nos. Y al mis­mo tiem­po ir avan­zan­do en un país mucho más par­ti­ci­pa­ti­vo, demo­crá­ti­co, y en un con­tex­to tam­bién don­de se va a pro­du­cir una tran­si­ción gene­ra­cio­nal en el lide­raz­go de la revo­lu­ción. Y de pron­to Cuba es un her­vi­de­ro de ideas, de deba­tes, expe­rien­cias, ejer­ci­cios de prue­ba y error. Cuba está por rein­ven­tar­se te diría y en eso hay que meter la mano.

¿El recam­bio gene­ra­cio­nal de diri­gen­tes del que habla­bas tie­ne base?, ¿está preparado?

En Cuba no hay una indus­tria de pro­du­cir cla­se polí­ti­ca. (…) En Cuba hay un pue­blo que ha teni­do nive­les de orga­ni­za­ción, de ins­truc­ción, de for­ma­ción polí­ti­ca, valo­res de coope­ra­ción y sen­si­bi­li­dad, y nues­tro sis­te­ma, que es nues­tro sis­te­ma, pue­de ser una mier­da, pero nos lo dimos noso­tros, y nos corres­pon­de a noso­tros si es una mier­da cam­biar­lo y tene­mos que mejo­rar­lo. (…) La tra­di­ción socia­lis­ta, y sobre todo aque­lla como la nues­tra que copió cosas acrí­ti­ca­men­te del mode­lo sovié­ti­co, tie­ne insu­fi­cien­cias en su mode­lo demo­crá­ti­co. Pero insu­fi­cien­cias para las nece­si­da­des de pro­ta­go­nis­mo popu­lar que nece­si­ta un pro­yec­to socia­lis­ta como pro­yec­to de socia­li­za­ción del poder, no insu­fi­cien­cias demo­crá­ti­cas con res­pec­to a las demo­cra­cias que me ven­den en Amé­ri­ca Lati­na. Hay que cami­nar, cami­nar, cami­nar. No hay una indus­tria de pro­duc­ción de cla­se polí­ti­ca. Son ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que por su abne­ga­ción, su entre­ga al tra­ba­jo, sus capa­ci­da­des, sus habi­li­da­des, lle­ga­rán a pues­tos de direc­ción. No vamos a tener otro Fidel Cas­tro. (…) Noso­tros tene­mos que, toman­do con­cien­cia de que no vamos a tener un lide­raz­go de la esta­tu­ra, tama­ño y den­si­dad caris­má­ti­ca his­tó­ri­ca de Fidel, ver cómo ese lide­raz­go se da de mane­ra socia­li­za­da, de mane­ras más colec­ti­vas. (…) El socia­lis­mo tie­ne que ser un pro­ce­so pro­fun­do de socia­li­za­ción del poder don­de todos y todas de mane­ra cre­cien­te, has­ta los lími­tes téc­ni­cos posi­bles, ejer­za­mos la demo­cra­cia direc­ta y par­ti­ci­pa­ti­va. Y por ahí esta­mos cami­nan­do. ¿Qué sal­drá? No sé. Pero vamos a morir en la pelea de que lo que se pre­ten­de en Cuba, y lo que que­re­mos para Cuba, es pro­fun­di­zar, embe­lle­cer el pro­yec­to socia­lis­ta cubano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *