[Video] Impac­tan­tes tes­ti­mo­nios de las tra­ba­ja­do­ras de las coci­nas hospitalarias

Trabajadores de cocinas hospitalarias, en la protesta de ayer. CALLEJA.

LA PESADILLA DE LAS PRIVATIZACIONES LLEGA A LA SANIDAD PÚBLICA DE LA MANO DE UPN




Por des­gra­cia, la pri­va­ti­za­ción de las coci­nas hos­pi­ta­la­rias ha con­fir­ma­do las denun­cias que tra­ba­ja­do­ras y sin­di­ca­tos hemos rea­li­za­do duran­te meses. El bochor­no­so esper­pen­to que han gene­ra­do la Con­se­je­ría de Sani­dad diri­gi­da por UPN y la empre­sa Medi­te­rrá­nea de Cate­ring con­den­sa las per­ni­cio­sas con­se­cuen­cias de la polí­ti­ca privatizadora.

PRIVATIZACIÓN=LOS RICOS MÁS RICOS

La empre­sa de cate­ring Medi­te­rrá­nea está con­tro­la­da por Por­to­be­llo Capi­tal, un impor­tan­te fon­do de capi­tal ries­go. De hecho, uno de sus socios fun­da­do­res, Ramón Cer­dei­ras, fue pre­si­den­te de la patro­nal del sec­tor, ASCRI, la Aso­cia­ción Espa­ño­la de Enti­da­des de Capi­tal Ries­go. Otro socio, Sán­chez Asiain, es sobrino del que fue­ra pre­si­den­te del Ban­co Bil­bao Vizcaya.

Estos fon­dos invier­ten en empre­sas con el obje­ti­vo de con­se­guir el máxi­mo de ganan­cias en el más cor­to perio­do de tiem­po, expri­mien­do a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, redu­cien­do cos­tes de mane­ra sal­va­je, y espe­cu­lan­do; para ellos, el obje­to de la empre­sa en cues­tión es algo secundario.

Por­to­be­llo Capi­tal está rela­cio­na­da con el ban­co de inver­sión Gold­man Sachs, uno de los res­pon­sa­bles de la cri­sis mun­dial que esta­lló en 2008 y segui­mos pade­cien­do, y tam­bién uno de los res­pon­sa­bles del hun­di­mien­to de Grecia.

La com­pra de Medi­te­rrá­nea de Cate­ring fue finan­cia­da, entre otros, por BBVA y Ban­co San­tan­der. El Ban­co San­tan­der es uno de los mayo­res acree­do­res de Nava­rra, como con­se­cuen­cia del cré­di­to que Emi­lio Botín con­ce­dió a Yolan­da Bar­ci­na para que UPN tapa­ra par­te del agu­je­ro que ha gene­ra­do en las arcas públi­cas con su nefas­ta ges­tión. Aho­ra, el Ban­co San­tan­der se bene­fi­cia de mane­ra indi­rec­ta de la pri­va­ti­za­ción de las coci­nas hospitalarias.

Así pues, UPN está des­man­te­lan­do el sec­tor públi­co para que enti­da­des como Por­to­be­llo Capi­tal, Gold­man Sachs o Ban­co San­tan­der ganen dine­ro. Es decir, aque­llos que gene­ra­ron la cri­sis eco­nó­mi­ca son los que se bene­fi­cian de las pri­va­ti­za­cio­nes que impul­san UPN-PP con la excu­sa de la crisis.

PRIVATIZACIÓN=DESTRUCCIÓN DE EMPLEO

El Gobierno de Nava­rra es el prin­ci­pal des­truc­tor de empleo. En los últi­mos tres años se han des­trui­do 2.000 pues­tos de tra­ba­jo en los ser­vi­cios públi­cos y la san­gría con­ti­núa en las empre­sas públi­cas. Con la pri­va­ti­za­ción de las Coci­nas Hos­pi­ta­la­rias (Vir­gen del Camino, Hos­pi­tal de Nava­rra, Clí­ni­ca Ubar­min), se han des­trui­do 141 pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor públi­co y pre­vi­si­ble­men­te la plan­ti­lla de Medi­te­rrá­nea de Cate­ring no alcan­za­rá la mitad de esa cifra. Como mues­tra, en Vir­gen del Camino había 23 pin­ches por turno y aho­ra tan sólo hay 11 a la maña­na y 10 a la tar­de; es decir, se tra­ba­ja con menos del 50% de la plantilla.

PRIVATIZACIÓN=PÉRDIDA DE CALIDAD

Allí don­de se le dota con los medios nece­sa­rios, el sec­tor públi­co es el que más cali­dad ofre­ce. La dege­ne­ra­ción de la ali­men­ta­ción que se entre­ga a per­so­nas enfer­mas supo­ne una invo­lu­ción que una socie­dad como la nues­tra no pue­de admi­tir. Deben tomar­se medi­das urgen­tes pues­to que se tra­ta de un pro­ble­ma de salud públi­ca de pri­me­ra magnitud.

PRIVATIZACIÓN=EXPLOTACIÓN LABORAL

A la nula pla­ni­fi­ca­ción y for­ma­ción pre­vias, se le suman unas con­di­cio­nes labo­ra­les real­men­te infer­na­les: rea­li­za­ción de tra­ba­jos por los que no fue­ron con­tra­ta­das (lim­pie­za de obras), rit­mos de tra­ba­jo tre­pi­dan­tes, tra­ba­jo a des­ta­jo (lle­gan­do a tra­ba­jar has­ta la 01:00 cuan­do la jor­na­da fina­li­za­ba a las 23:00), mani­pu­la­ción de car­gas exce­si­vas, tra­to veja­to­rio… Es lla­ma­ti­vo que dos per­so­nas que pre­via­men­te habían tra­ba­ja­do en las Coci­nas públi­cas hayan cau­sa­do baja por estrés y ansie­dad, así como el hecho de que al menos dos per­so­nas hayan opta­do por dejar el empleo; esto quie­re decir que casi el 25% de los pin­ches (4 de 21) se han mar­cha­do o han cogi­do la baja por las bru­ta­les con­di­cio­nes labo­ra­les. Muchos de los que siguen tra­ba­jan­do, lo hacen obli­ga­dos por la actual situa­ción de paro; y hay varios que han sido des­pe­di­dos (pode­mos dar fe de uno de ellos, que ha con­tac­ta­do con el sindicato).

Res­pec­to a la jor­na­da y al sala­rio, la fal­ta de infor­ma­ción es total. Pero si, tal y como pare­ce, se les apli­ca la cuar­ta cate­go­ría del Con­ve­nio de Hos­te­le­ría de Nava­rra, supon­dría que las tra­ba­ja­do­ras de las coci­nas actua­les tra­ba­ja­rán un 8% más de jor­na­da y cobra­rán un 23% menos que en las Coci­nas públicas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *