Pre­cur­so­res de la izquier­da aber­tza­le: Jose A. Etxe­ba­rrie­ta- Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

Jose Etxe­ba­rrie­ta (1940−1973) es uno de los repre­sen­tan­tes his­tó­ri­cos y pre­ce­den­te de lo que lla­ma­mos izquier­da aber­tza­le. Her­mano mayor de Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta mili­tó des­de muy joven en EGI (juven­tu­des del PNV), repre­sen­tan­do el giro y la toma de con­cien­cia de la gene­ra­ción de post­gue­rra, sobre la nece­si­dad de supe­rar la inmo­vi­li­dad del nacio­na­lis­mo derro­ta­do y exi­lia­do. Y de actua­li­zar, asi­mis­mo, sus pro­gra­mas socia­les. Estu­dio dere­cho en Deus­to, sien­do dete­ni­do en 1960 y encar­ce­la­do en una reda­da con­tra Euz­ko Gaz­te­di, en la que tam­bién caye­ron otros como Mada­ria­ga o los Hnos. Robles Aranguiz….

En la cár­cel cono­ció y con­vi­vió, por pri­me­ra vez, con mili­tan­tes de Jagi-jagi. Su nacio­na­lis­mo se edu­có en la rebel­día de aque­lla gene­ra­ción, que pron­to advir­tió la deri­va equi­vo­ca­da del PNV de Agui­rre, con su inope­ran­cia e incli­na­cio­nes USA. En un momen­to en que la gue­rra fría obli­ga­ba a esco­ger y esta­lla­ban por todos los paí­ses del impe­rio yan­qui insu­rrec­cio­nes arma­das con­tra gobier­nos y dic­ta­du­ras capi­ta­lis­tas. Los her­ma­nos Etxe­ba­rrie­ta, con Krut­wig, Mada­ria­ga, Txi­llar­de­gi, Bel­tza, Esku­bi y otros apor­ta­ron en esos años las ideas y el acti­vis­mo que sir­vió para actua­li­zar el mori­bun­do nacio­na­lis­mo vas­co y dotar­le de las prin­ci­pa­les ideas socia­les del siglo XX.

Des­pués de la cár­cel, defi­ni­da su voca­ción mili­tan­te en el nue­vo nacio­na­lis­mo, se exi­lio en Ipa­rral­de, don­de con­tac­tó con Iker Gallas­te­gi y fue aco­gi­do por su fami­lia. Vivió un año en la casa de Eli Gallas­te­gi (Guda­ri), de quien pudo cono­cer los pro­ble­mas del nacio­na­lis­mo ante­rior a 1936 y deba­tir sobre sus acti­tu­des políticas.

Tam­bién se rela­cio­nó con los círcu­los exi­lia­dos jagi-jagi. Con­si­gue una beca de estu­dios del Gobierno Vas­co. Se matri­cu­la en Cien­cias Polí­ti­cas, en Paris. En 1961 orga­ni­za unas con­fe­ren­cias en el Cen­tro Vas­co de Paris. Par­ti­ci­pa­ron Iker Gallas­te­gi (EGI) y Txi­llar­de­gi (ETA), entre otros.En aque­lla ocasión,Txillardegi afeó a los oyen­tes (la pla­na mayor peneu­vis­ta) que tuvie­ra que hablar­les en espa­ñol, que hubie­ran olvi­da­do el eus­ke­ra o que no lo ense­ña­ran a sus hijos. Iker por su par­te fue tam­bién con­tun­den­te, lan­zan­do la cono­ci­da adver­ten­cia: “con quien quie­ra razo­nar razo­na­re­mos, pero solo el bra­zo arma­do pue­de pre­va­le­cer con­tra el des­po­tis­mo arma­do. Eus­ka­di des­ar­ma­da con­se­gui­rá la liber­tad que a Espa­ña le plaz­ca con­ce­der­le. Eus­ka­di arma­da con­se­gui­rá toda la liber­tad que desee….” Para muchos esta fue la pri­me­ra decla­ra­ción mili­tar ofi­cial, de la nue­va gene­ra­ción. Las con­fe­ren­cias serían un alda­bo­na­zo en el exi­lio com­pla­cien­te del nacio­na­lis­mo inope­ran­te, ponien­do en guar­dia a los jel­ki­des que pro­tes­ta­ron por ellas y con­tra los que empe­za­ban a lla­mar a la puer­ta de la his­to­ria, con nue­vos tiem­pos y mane­ras. Se empe­za­ba a defi­nir la rup­tu­ra del par­ti­do con los jóvenes.

En París, Etxe­ba­rrie­ta estu­dia mar­xis­mo. Lee a Marx, Engels, Lenin. Hegel, Sar­tre, Mao, Gue­va­ra, Fanon etc. y ter­mi­na decep­cio­na­do por la acti­tud cómo­da y pro-yan­qui de las auto­ri­da­des del PNV. Con­tac­ta con los mili­tan­tes de ETA, que acu­san la mis­ma decep­ción. Al vol­ver a Hegoal­de tie­ne poco mas de 20 años. Según Bel­tza “la línea de pen­sa­mien­to de Eli Gallas­te­gi, a tra­vés de su hijo Iker y de Jose A. Etxe­ba­rrie­ta, empal­ma enton­ces con la his­to­ria de ETA de los años 60 – 70″. Etxe­ba­rrie­ta ha madu­ra­do una ideo­lo­gía, que par­tien­do de Sabino Ara­na, pasan­do por la influen­cia de Gallas­te­gi y actua­li­za­da con las lec­tu­ras de los auto­res del mar­xis­mo leni­nis­mo, clá­si­cos o de los movi­mien­tos de libe­ra­ción de los sesen­ta, desem­bo­ca direc­ta­men­te en la V Asam­blea de ETA (1967) y le con­vier­ten en el esla­bón que une el nacio­na­lis­mo aber­tza­le de los años trein­ta (Abe­rri y Jagi-jagi) a un perio­do fun­da­men­tal de la his­to­ria de ETA, en la que Etxe­ba­rrie­ta habría ingre­sa­do hacia 1966.

Des­de enton­ces, cor­ta­dos sus lazos juve­ni­les con PNV, y ya en los cua­dros direc­ti­vos de ETA es tam­bién uno de sus pri­me­ros mili­tan­tes arma­dos. Aca­ba­da su licen­cia­tu­ra en dere­cho, ejer­ce la abo­ga­cía en la defen­sa de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. Fue el pri­mer abo­ga­do que se dedi­có, en Eus­ka­di, por ente­ro a esta tarea. Entre sus defen­di­dos estu­vo el recien­te­men­te falle­ci­do Txo­min Zilua­ga, jun­to a otros que empe­za­ban a ser cono­ci­dos por la poli­cía de Fran­co, como “terro­ris­tas”. En aque­llos años, los abo­ga­dos anti­fran­quis­tas ejer­cían sobre todo en el terreno labo­ra­lis­ta, en defen­sa de tra­ba­ja­do­res, sin­di­ca­lis­tas etc. Sin embar­go, Etxe­ba­rrie­ta espe­cia­li­zó su abo­ga­cía en la resis­ten­cia polí­ti­ca, ante el TOP (hoy Audien­cia Nacio­nal) o los tri­bu­na­les mili­ta­res. Otros le siguie­ron des­pués. En este aspec­to, Jose Etxe­ba­rrie­ta es cono­ci­do, sobre todo, por su papel en el Jui­cio de Bur­gos (1970). Cau­sa suma­ria mili­tar con­tra 15 acti­vis­tas de ETA (Abris­ke­ta, Onain­dia, Goros­ti­di, Aiz­pu­rua, Etxa­be, Dorron­so­ro, López Ira­sue­gi, Izko, Uriar­te, Karrera…..etc.) que Etxe­ba­rrie­ta pre­pa­ró y orga­ni­zó, coor­di­nan­do en el equi­po defen­sor a letra­dos como (Ban­drés, Peces Bar­ba, Leta­men­dia “Ortzi”, Miguel Cas­tell, P. Iba­rra, Zar­co…) La pro­yec­ción inter­na­cio­nal de aquel jui­cio, el plan­tea­mien­to tác­ti­co de las defen­sas, suge­ri­do y pre­pa­ra­do por Etxe­ba­rrie­ta, con­si­guió dar a cono­cer la cau­sa del pue­blo vas­co y el acti­vis­mo de ETA por toda Euro­pa. Las con­de­nas fue­ron duras, pro­pias de la dic­ta­du­ra ago­ni­zan­te, pero las mues­tras de soli­da­ri­dad se pro­du­je­ron en todas las gran­des capi­ta­les euro­peas. Ante un tri­bu­nal uni­for­ma­do y arma­do, que les esta­ba con­de­nan­do a muer­te, algu­nos de los juz­ga­dos denun­cia­ron la opre­sión nacio­nal, cul­tu­ral y social que esta­ba pade­cien­do el pue­blo vas­co. Otros se pro­cla­ma­ron nacio­na­lis­tas, cris­tiano-pro­gre­sis­tas o mar­xis­tas-leni­nis­tas. Y todos can­ta­ron el Eus­ko guda­riak, en la sesión final, cuan­do Onain­dia se diri­gió al tri­bu­nal puño en alto, había sin­di­ca­lis­tas, muje­res, curas, estudiantes…Y seis con­de­nas a muerte.

La habi­li­dad jurí­di­ca de Etxe­ba­rrie­ta y los suyos rom­pió la opa­ci­dad mili­tar del régi­men, atra­yen­do el inte­rés o la soli­da­ri­dad de per­so­nas como Sar­tre, Olof Pal­mer, Miró, Tapies, Serrat, Espert, el car­de­nal Mon­ti­ni y un largo
etcé­te­ra. Miles de per­so­nas, cono­ci­dos o no, inte­lec­tua­les, obre­ros, estu­dian­tes, diri­gen­tes polí­ti­cos del sis­te­ma o anti­sis­te­ma, etc. se hicie­ron eco del caso vas­co y denun­cia­ron la repre­sión con­tra los vas­cos. Jose Etxe­ba­rrie­ta, jun­to a su her­mano Txa­bi muer­to en un con­trol de la guar­dia civil en 1968, fue uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de ETA, de fina­les de los sesen­ta. La cono­ci­da como V Asam­blea (1967), con­vo­ca­da a ins­tan­cias de Txi­llar­de­gi, fue tam­bién pre­pa­ra­da y orga­ni­za­da por una direc­ción, en la que Jose ocu­pa­ba un des­ta­ca­do lugar. Escri­bió el lla­ma­do “Infor­me Txa­ta­rra”, que su her­mano leyó en la asam­blea, al no poder asis­tir el mis­mo ya para enton­ces gra­ve­men­te enfer­mó, aque­ja­do de una mie­li­tis trans­ver­sal des­de 1963. El infor­me, del que solo se hicie­ron cin­co copias, hoy per­di­das, repre­sen­ta­ba la ideo­lo­gía socia­lis­ta y nacio­na­lis­ta de ETA. Y sir­vió, entre otras cosas, para la sepa­ra­ción de los sec­to­res con­si­de­ra­dos “espa­ño­lis­tas”. Su vigen­cia, al reu­nir el nacio­na­lis­mo pro­gre­sis­ta de los años trein­ta, con los pro­gra­mas mar­xis­tas de los sesen­ta, ha sido noto­ria has­ta fechas recien­tes. Los que lo cono­cie­ron o par­ti­ci­pa­ron en esta Asam­blea, así lo recuerdan.

Como con­se­cuen­cia del triun­fo de las tesis mar­xis­tas pro­pug­na­das por Etxe­ba­rrie­ta, en la V Asam­blea, el gru­po de Txi­llar­de­gi (lla­ma­do Socia­lis­ta) se sepa­ró de ETA, aun­que se man­tu­vo en sec­to­res de izquier­da aber­tza­le. Ade­más de su acti­vis­mo polí­ti­co y judi­cial, Etxe­ba­rrie­ta muer­to a los 33 años como con­se­cuen­cia de la enfer­me­dad que pade­cía, tuvo tiem­po para dejar impre­so algu­nos de sus pen­sa­mien­tos. Escri­bió en Zutik con fre­cuen­cia, igual que su her­mano Txa­bi. Redac­tó el lla­ma­do Iraul­tza nº 1, publi­ca­do tras la muer­te de este en home­na­je al her­mano muer­to. Otro tex­to de Jose Etxe­ba­rrie­ta, que data de sus últi­mos años, es “Los vien­tos favo­ra­bles”, que no fue publi­ca­do has­ta 1995 (Txa­la­par­ta). En el pode­mos leer una impor­tan­te rese­ña de la rup­tu­ra gene­ra­cio­nal y evo­lu­ción polí­ti­ca de aque­llos jóve­nes que fun­da­ron ETA, en los años 50, muchos de ellos pro­ce­den­tes de EGI. O de quie­nes le impri­mie­ron carác­ter revo­lu­cio­na­rio, en los años sesen­ta. Tam­bién algu­nos párra­fos deci­si­vos e ideas sobre el modo en que ETA abor­da­ba sus pri­me­ros años y como pre­pa­ra­ba el camino hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, median­te el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Tam­bién se inclu­yen en este tex­to valo­ra­cio­nes pro­ve­cho­sas sobre el nacio­na­lis­mo, sobre el comien­zo his­tó­ri­co del con­flic­to con Espa­ña y sus cla­ves prin­ci­pa­les, sobre la evo­lu­ción gene­ra­cio­nal etc, que hoy siguen sien­do muy valiosas.

Etxe­ba­rrie­ta ase­gu­ra que “no bas­ta tener razón”, la razón cómo­da con la que pare­cían con­for­mar­se los exi­lia­dos. Afir­ma que hay que tener tam­bién fuer­za. Dice: “Hacen fal­ta hechos. Hechos pací­fi­cos y vio­len­tos: huel­gas y revis­tas, dis­pa­ros y vola­du­ras. El mun­do ten­drá que ente­rar­se que Eus­ka­di quie­re la liber­tad y que se ha hecho con la fuer­za para con­se­guir­la”. Res­pec­to a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca tenía muy cla­ro que “no pue­de pedír­se­le al ocu­pan­te que trans­mi­ta una auto­ri­dad que no tie­ne. La úni­ca lega­li­dad es la de Eus­ka­di y humi­llar esta ante la lega­li­dad espa­ño­la o fran­ce­sa es la nega­ción mis­ma del nacio­na­lis­mo”. En el mis­mo tex­to, resul­ta lla­ma­ti­vo, en un mar­xis­ta como Etxe­ba­rrie­ta, la valo­ra­ción posi­ti­va que hace de la figu­ra de Ara­na, con­tra­po­nién­do­la al nacio­na­lis­mo cómo­do y bur­gués, coin­ci­dien­do aquí tam­bién con el pen­sa­mien­to de Eli Gallas­te­gi, los abe­rris y los jagi-jagis, en un capí­tu­lo dedi­ca­do al “Mar­xis­mo y nacio­na­lis­mo” en el que sub­ra­ya los aspec­tos socia­les del aranismo.

La épo­ca en que vivió, las difi­cul­ta­des pro­pias de su enfer­me­dad (que le lle­vó a la muer­te con solo 33 años) y su acti­vis­mo polí­ti­co y jurí­di­co, no impi­die­ron que Jose A. Etxe­ba­rrie­ta dedi­ca­ra aten­ción al estu­dio y a lec­tu­ras, dis­cu­sio­nes muchas veces con su her­ma­nos Txa­bi y con otros mili­tan­tes de la épo­ca, o a poner en orden y por escri­to su pen­sa­mien­to. Sin duda su exi­lio en Paris o en Ipa­rral­de le per­mi­tie­ron acce­der a libros y con­tac­tos, impo­si­bles en el “inte­rior” some­ti­do a las res­tric­cio­nes fran­quis­tas. Todos los que le cono­cie­ron afir­man con segu­ri­dad que fue uno de los gran­des ideó­lo­gos y polí­ti­cos vas­cos de los años sesen­ta y pri­me­ros 70…

Pedro Iba­rra, que le cono­ció muy bien, ase­gu­ra que fue “un nacio­na­lis­ta ilus­tra­do” y “un genio como abo­ga­do polí­ti­co”. Txo­min Zilua­ga escri­bió de él: “Inte­lec­tual mar­xis­ta, revo­lu­cio­na­rio hones­to, com­ba­ti­vo, sin­ce­ro y con­se­cuen­te. Para la his­to­ria de nues­tro pue­blo, del pue­blo vas­co y de la huma­ni­dad, es uno de los que nun­ca mueren”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *