Pre­cur­so­res de la izquier­da aber­tza­le: Jose A. Etxe­ba­rrie­ta- Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

Jose Etxe­ba­rrie­ta (1940−1973) es uno de los repre­sen­tan­tes his­tó­ri­cos y pre­ce­den­te de lo que lla­ma­mos izquier­da aber­tza­le. Her­mano mayor de Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta mili­tó des­de muy joven en EGI (juven­tu­des del PNV), repre­sen­tan­do el giro y la toma de con­cien­cia de la gene­ra­ción de post­gue­rra, sobre la nece­si­dad de supe­rar la inmo­vi­li­dad del nacio­na­lis­mo derro­ta­do y exi­lia­do. Y de actua­li­zar, asi­mis­mo, sus pro­gra­mas socia­les. Estu­dio dere­cho en Deus­to, sien­do dete­ni­do en 1960 y encar­ce­la­do en una reda­da con­tra Euz­ko Gaz­te­di, en la que tam­bién caye­ron otros como Mada­ria­ga o los Hnos. Robles Aranguiz….

En la cár­cel cono­ció y con­vi­vió, por pri­me­ra vez, con mili­tan­tes de Jagi-jagi. Su nacio­na­lis­mo se edu­có en la rebel­día de aque­lla gene­ra­ción, que pron­to advir­tió la deri­va equi­vo­ca­da del PNV de Agui­rre, con su inope­ran­cia e incli­na­cio­nes USA. En un momen­to en que la gue­rra fría obli­ga­ba a esco­ger y esta­lla­ban por todos los paí­ses del impe­rio yan­qui insu­rrec­cio­nes arma­das con­tra gobier­nos y dic­ta­du­ras capi­ta­lis­tas. Los her­ma­nos Etxe­ba­rrie­ta, con Krut­wig, Mada­ria­ga, Txi­llar­de­gi, Bel­tza, Esku­bi y otros apor­ta­ron en esos años las ideas y el acti­vis­mo que sir­vió para actua­li­zar el mori­bun­do nacio­na­lis­mo vas­co y dotar­le de las prin­ci­pa­les ideas socia­les del siglo XX.

Des­pués de la cár­cel, defi­ni­da su voca­ción mili­tan­te en el nue­vo nacio­na­lis­mo, se exi­lio en Ipa­rral­de, don­de con­tac­tó con Iker Gallas­te­gi y fue aco­gi­do por su fami­lia. Vivió un año en la casa de Eli Gallas­te­gi (Guda­ri), de quien pudo cono­cer los pro­ble­mas del nacio­na­lis­mo ante­rior a 1936 y deba­tir sobre sus acti­tu­des políticas.

Tam­bién se rela­cio­nó con los círcu­los exi­lia­dos jagi-jagi. Con­si­gue una beca de estu­dios del Gobierno Vas­co. Se matri­cu­la en Cien­cias Polí­ti­cas, en Paris. En 1961 orga­ni­za unas con­fe­ren­cias en el Cen­tro Vas­co de Paris. Par­ti­ci­pa­ron Iker Gallas­te­gi (EGI) y Txi­llar­de­gi (ETA), entre otros.En aque­lla ocasión,Txillardegi afeó a los oyen­tes (la pla­na mayor peneu­vis­ta) que tuvie­ra que hablar­les en espa­ñol, que hubie­ran olvi­da­do el eus­ke­ra o que no lo ense­ña­ran a sus hijos. Iker por su par­te fue tam­bién con­tun­den­te, lan­zan­do la cono­ci­da adver­ten­cia: “con quien quie­ra razo­nar razo­na­re­mos, pero solo el bra­zo arma­do pue­de pre­va­le­cer con­tra el des­po­tis­mo arma­do. Eus­ka­di des­ar­ma­da con­se­gui­rá la liber­tad que a Espa­ña le plaz­ca con­ce­der­le. Eus­ka­di arma­da con­se­gui­rá toda la liber­tad que desee….” Para muchos esta fue la pri­me­ra decla­ra­ción mili­tar ofi­cial, de la nue­va gene­ra­ción. Las con­fe­ren­cias serían un alda­bo­na­zo en el exi­lio com­pla­cien­te del nacio­na­lis­mo inope­ran­te, ponien­do en guar­dia a los jel­ki­des que pro­tes­ta­ron por ellas y con­tra los que empe­za­ban a lla­mar a la puer­ta de la his­to­ria, con nue­vos tiem­pos y mane­ras. Se empe­za­ba a defi­nir la rup­tu­ra del par­ti­do con los jóvenes.

En París, Etxe­ba­rrie­ta estu­dia mar­xis­mo. Lee a Marx, Engels, Lenin. Hegel, Sar­tre, Mao, Gue­va­ra, Fanon etc. y ter­mi­na decep­cio­na­do por la acti­tud cómo­da y pro-yan­qui de las auto­ri­da­des del PNV. Con­tac­ta con los mili­tan­tes de ETA, que acu­san la mis­ma decep­ción. Al vol­ver a Hegoal­de tie­ne poco mas de 20 años. Según Bel­tza “la línea de pen­sa­mien­to de Eli Gallas­te­gi, a tra­vés de su hijo Iker y de Jose A. Etxe­ba­rrie­ta, empal­ma enton­ces con la his­to­ria de ETA de los años 60 – 70″. Etxe­ba­rrie­ta ha madu­ra­do una ideo­lo­gía, que par­tien­do de Sabino Ara­na, pasan­do por la influen­cia de Gallas­te­gi y actua­li­za­da con las lec­tu­ras de los auto­res del mar­xis­mo leni­nis­mo, clá­si­cos o de los movi­mien­tos de libe­ra­ción de los sesen­ta, desem­bo­ca direc­ta­men­te en la V Asam­blea de ETA (1967) y le con­vier­ten en el esla­bón que une el nacio­na­lis­mo aber­tza­le de los años trein­ta (Abe­rri y Jagi-jagi) a un perio­do fun­da­men­tal de la his­to­ria de ETA, en la que Etxe­ba­rrie­ta habría ingre­sa­do hacia 1966.

Des­de enton­ces, cor­ta­dos sus lazos juve­ni­les con PNV, y ya en los cua­dros direc­ti­vos de ETA es tam­bién uno de sus pri­me­ros mili­tan­tes arma­dos. Aca­ba­da su licen­cia­tu­ra en dere­cho, ejer­ce la abo­ga­cía en la defen­sa de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. Fue el pri­mer abo­ga­do que se dedi­có, en Eus­ka­di, por ente­ro a esta tarea. Entre sus defen­di­dos estu­vo el recien­te­men­te falle­ci­do Txo­min Zilua­ga, jun­to a otros que empe­za­ban a ser cono­ci­dos por la poli­cía de Fran­co, como “terro­ris­tas”. En aque­llos años, los abo­ga­dos anti­fran­quis­tas ejer­cían sobre todo en el terreno labo­ra­lis­ta, en defen­sa de tra­ba­ja­do­res, sin­di­ca­lis­tas etc. Sin embar­go, Etxe­ba­rrie­ta espe­cia­li­zó su abo­ga­cía en la resis­ten­cia polí­ti­ca, ante el TOP (hoy Audien­cia Nacio­nal) o los tri­bu­na­les mili­ta­res. Otros le siguie­ron des­pués. En este aspec­to, Jose Etxe­ba­rrie­ta es cono­ci­do, sobre todo, por su papel en el Jui­cio de Bur­gos (1970). Cau­sa suma­ria mili­tar con­tra 15 acti­vis­tas de ETA (Abris­ke­ta, Onain­dia, Goros­ti­di, Aiz­pu­rua, Etxa­be, Dorron­so­ro, López Ira­sue­gi, Izko, Uriar­te, Karrera…..etc.) que Etxe­ba­rrie­ta pre­pa­ró y orga­ni­zó, coor­di­nan­do en el equi­po defen­sor a letra­dos como (Ban­drés, Peces Bar­ba, Leta­men­dia “Ortzi”, Miguel Cas­tell, P. Iba­rra, Zar­co…) La pro­yec­ción inter­na­cio­nal de aquel jui­cio, el plan­tea­mien­to tác­ti­co de las defen­sas, suge­ri­do y pre­pa­ra­do por Etxe­ba­rrie­ta, con­si­guió dar a cono­cer la cau­sa del pue­blo vas­co y el acti­vis­mo de ETA por toda Euro­pa. Las con­de­nas fue­ron duras, pro­pias de la dic­ta­du­ra ago­ni­zan­te, pero las mues­tras de soli­da­ri­dad se pro­du­je­ron en todas las gran­des capi­ta­les euro­peas. Ante un tri­bu­nal uni­for­ma­do y arma­do, que les esta­ba con­de­nan­do a muer­te, algu­nos de los juz­ga­dos denun­cia­ron la opre­sión nacio­nal, cul­tu­ral y social que esta­ba pade­cien­do el pue­blo vas­co. Otros se pro­cla­ma­ron nacio­na­lis­tas, cris­tiano-pro­gre­sis­tas o mar­xis­tas-leni­nis­tas. Y todos can­ta­ron el Eus­ko guda­riak, en la sesión final, cuan­do Onain­dia se diri­gió al tri­bu­nal puño en alto, había sin­di­ca­lis­tas, muje­res, curas, estudiantes…Y seis con­de­nas a muerte.

La habi­li­dad jurí­di­ca de Etxe­ba­rrie­ta y los suyos rom­pió la opa­ci­dad mili­tar del régi­men, atra­yen­do el inte­rés o la soli­da­ri­dad de per­so­nas como Sar­tre, Olof Pal­mer, Miró, Tapies, Serrat, Espert, el car­de­nal Mon­ti­ni y un largo
etcé­te­ra. Miles de per­so­nas, cono­ci­dos o no, inte­lec­tua­les, obre­ros, estu­dian­tes, diri­gen­tes polí­ti­cos del sis­te­ma o anti­sis­te­ma, etc. se hicie­ron eco del caso vas­co y denun­cia­ron la repre­sión con­tra los vas­cos. Jose Etxe­ba­rrie­ta, jun­to a su her­mano Txa­bi muer­to en un con­trol de la guar­dia civil en 1968, fue uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de ETA, de fina­les de los sesen­ta. La cono­ci­da como V Asam­blea (1967), con­vo­ca­da a ins­tan­cias de Txi­llar­de­gi, fue tam­bién pre­pa­ra­da y orga­ni­za­da por una direc­ción, en la que Jose ocu­pa­ba un des­ta­ca­do lugar. Escri­bió el lla­ma­do “Infor­me Txa­ta­rra”, que su her­mano leyó en la asam­blea, al no poder asis­tir el mis­mo ya para enton­ces gra­ve­men­te enfer­mó, aque­ja­do de una mie­li­tis trans­ver­sal des­de 1963. El infor­me, del que solo se hicie­ron cin­co copias, hoy per­di­das, repre­sen­ta­ba la ideo­lo­gía socia­lis­ta y nacio­na­lis­ta de ETA. Y sir­vió, entre otras cosas, para la sepa­ra­ción de los sec­to­res con­si­de­ra­dos “espa­ño­lis­tas”. Su vigen­cia, al reu­nir el nacio­na­lis­mo pro­gre­sis­ta de los años trein­ta, con los pro­gra­mas mar­xis­tas de los sesen­ta, ha sido noto­ria has­ta fechas recien­tes. Los que lo cono­cie­ron o par­ti­ci­pa­ron en esta Asam­blea, así lo recuerdan.

Como con­se­cuen­cia del triun­fo de las tesis mar­xis­tas pro­pug­na­das por Etxe­ba­rrie­ta, en la V Asam­blea, el gru­po de Txi­llar­de­gi (lla­ma­do Socia­lis­ta) se sepa­ró de ETA, aun­que se man­tu­vo en sec­to­res de izquier­da aber­tza­le. Ade­más de su acti­vis­mo polí­ti­co y judi­cial, Etxe­ba­rrie­ta muer­to a los 33 años como con­se­cuen­cia de la enfer­me­dad que pade­cía, tuvo tiem­po para dejar impre­so algu­nos de sus pen­sa­mien­tos. Escri­bió en Zutik con fre­cuen­cia, igual que su her­mano Txa­bi. Redac­tó el lla­ma­do Iraul­tza nº 1, publi­ca­do tras la muer­te de este en home­na­je al her­mano muer­to. Otro tex­to de Jose Etxe­ba­rrie­ta, que data de sus últi­mos años, es “Los vien­tos favo­ra­bles”, que no fue publi­ca­do has­ta 1995 (Txa­la­par­ta). En el pode­mos leer una impor­tan­te rese­ña de la rup­tu­ra gene­ra­cio­nal y evo­lu­ción polí­ti­ca de aque­llos jóve­nes que fun­da­ron ETA, en los años 50, muchos de ellos pro­ce­den­tes de EGI. O de quie­nes le impri­mie­ron carác­ter revo­lu­cio­na­rio, en los años sesen­ta. Tam­bién algu­nos párra­fos deci­si­vos e ideas sobre el modo en que ETA abor­da­ba sus pri­me­ros años y como pre­pa­ra­ba el camino hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, median­te el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Tam­bién se inclu­yen en este tex­to valo­ra­cio­nes pro­ve­cho­sas sobre el nacio­na­lis­mo, sobre el comien­zo his­tó­ri­co del con­flic­to con Espa­ña y sus cla­ves prin­ci­pa­les, sobre la evo­lu­ción gene­ra­cio­nal etc, que hoy siguen sien­do muy valiosas.

Etxe­ba­rrie­ta ase­gu­ra que “no bas­ta tener razón”, la razón cómo­da con la que pare­cían con­for­mar­se los exi­lia­dos. Afir­ma que hay que tener tam­bién fuer­za. Dice: “Hacen fal­ta hechos. Hechos pací­fi­cos y vio­len­tos: huel­gas y revis­tas, dis­pa­ros y vola­du­ras. El mun­do ten­drá que ente­rar­se que Eus­ka­di quie­re la liber­tad y que se ha hecho con la fuer­za para con­se­guir­la”. Res­pec­to a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca tenía muy cla­ro que “no pue­de pedír­se­le al ocu­pan­te que trans­mi­ta una auto­ri­dad que no tie­ne. La úni­ca lega­li­dad es la de Eus­ka­di y humi­llar esta ante la lega­li­dad espa­ño­la o fran­ce­sa es la nega­ción mis­ma del nacio­na­lis­mo”. En el mis­mo tex­to, resul­ta lla­ma­ti­vo, en un mar­xis­ta como Etxe­ba­rrie­ta, la valo­ra­ción posi­ti­va que hace de la figu­ra de Ara­na, con­tra­po­nién­do­la al nacio­na­lis­mo cómo­do y bur­gués, coin­ci­dien­do aquí tam­bién con el pen­sa­mien­to de Eli Gallas­te­gi, los abe­rris y los jagi-jagis, en un capí­tu­lo dedi­ca­do al “Mar­xis­mo y nacio­na­lis­mo” en el que sub­ra­ya los aspec­tos socia­les del aranismo.

La épo­ca en que vivió, las difi­cul­ta­des pro­pias de su enfer­me­dad (que le lle­vó a la muer­te con solo 33 años) y su acti­vis­mo polí­ti­co y jurí­di­co, no impi­die­ron que Jose A. Etxe­ba­rrie­ta dedi­ca­ra aten­ción al estu­dio y a lec­tu­ras, dis­cu­sio­nes muchas veces con su her­ma­nos Txa­bi y con otros mili­tan­tes de la épo­ca, o a poner en orden y por escri­to su pen­sa­mien­to. Sin duda su exi­lio en Paris o en Ipa­rral­de le per­mi­tie­ron acce­der a libros y con­tac­tos, impo­si­bles en el “inte­rior” some­ti­do a las res­tric­cio­nes fran­quis­tas. Todos los que le cono­cie­ron afir­man con segu­ri­dad que fue uno de los gran­des ideó­lo­gos y polí­ti­cos vas­cos de los años sesen­ta y pri­me­ros 70…

Pedro Iba­rra, que le cono­ció muy bien, ase­gu­ra que fue “un nacio­na­lis­ta ilus­tra­do” y “un genio como abo­ga­do polí­ti­co”. Txo­min Zilua­ga escri­bió de él: “Inte­lec­tual mar­xis­ta, revo­lu­cio­na­rio hones­to, com­ba­ti­vo, sin­ce­ro y con­se­cuen­te. Para la his­to­ria de nues­tro pue­blo, del pue­blo vas­co y de la huma­ni­dad, es uno de los que nun­ca mueren”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.