La gue­rra de Mali y sus víc­ti­mas (inclui­da la ver­dad). Dossier

Mali, una gue­rra que lle­va a la otra

Es preo­cu­pan­te el apo­yo y la indi­fe­ren­cia que el inter­ven­cio­nis­mo mili­tar en paí­ses leja­nos encuen­tra hoy en Europa.

Una gue­rra lle­va a la otra. La inte­gri­dad terri­to­rial de Mali que­dó defi­ni­ti­va­men­te des­trui­da por la inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal en Libia. Acti­vó una reac­ción en cade­na fácil­men­te pre­vi­si­ble. La Unión Afri­ca­na reu­ni­da en Mau­ri­ta­nia advir­tió en mar­zo de 2011, al día siguien­te del ini­cio de la inter­ven­ción fran­ce­sa con­tra Gada­fi, de que el cam­bio de régi­men en Libia deseta­bi­li­za­ría la situa­ción en toda la región. Se aler­tó expre­sa­men­te de que los arse­na­les libios iban a ali­men­tar otras gue­rras en la región. Eso es lo que ha pasado.

“El cuer­po de mer­ce­na­rios tua­regs del cau­di­llo libio esta­ba for­ma­do por casi toda la juven­tud de Gao, Tom­buc­tú y Kidal, atraí­da a Libia por el dine­ro y la dro­ga”, expli­ca Chris­tof Wac­ker­na­gel, un ale­mán con nue­ve años de resi­den­cia en Bama­ko. Tras la caí­da de Gada­fi ese ejér­ci­to regre­só al país arma­do has­ta los dien­tes. “Mien­tras Mau­ri­ta­nia, Niger o Bur­ki­na Faso cerra­ron sus fron­te­ras a ese arse­nal, que inclu­ye misi­les tie­rra-aire, el pre­si­den­te de Mali, Ama­dú Tuma­ní Tou­ré, per­mi­tió su ingre­so”, expli­ca Wac­ker­na­gel, según el cual los diri­gen­tes del sece­sio­nis­mo tua­reg (MNLA), que viven en Fran­cia o Marrue­cos, care­cían de base de apo­yo en el país para crear su esta­do tua­reg, el Azawad.

Los tua­reg no son lo mis­mo que los sala­fis­tas. Si con los pri­me­ros se pue­de dia­lo­gar, con los segun­dos no hay más rela­ción que la gue­rra, se dice. Pero resul­ta que estos mis­mos sala­fis­tas, a cuyas manos lle­ga­ron algu­nas de las armas que los occi­den­ta­les lan­za­ron sobre Libia en para­caí­das para los adver­sa­rios de Gada­fi, son nues­tros ami­gos de toda la vida en el Gol­fo Pér­si­co. Los adver­sa­rios del satá­ni­co Irán, cuyo régi­men es infi­ni­ta­men­te más libe­ral y civi­li­za­do que el de esas monar­quías de cabre­ros ali­nea­das con nues­tra geo­po­lí­ti­ca energética.

Nues­tros ami­gos del Gol­fo son los gran­des ins­pi­ra­do­res y finan­cia­do­res del inte­gris­mo mili­tan­te en todo el mun­do. Pre­ci­sa­men­te ellos, des­de Qatar y Ara­bia Sau­dí, finan­cian aho­ra mis­mo a los adver­sa­rios de el Azad en Siria. Éste los denun­cia como “terro­ris­tas”, de la mis­ma for­ma en que se hace con los de Mali aho­ra, pero los de Siria son hones­tos lucha­do­res con­tra la tira­nía, y a dife­ren­cia de los otros reci­ben toda la ayu­da logís­ti­ca, mili­tar y polí­ti­ca de las poten­cias occi­den­ta­les, por­que el régi­men de Azad no está en la órbi­ta occidental.

Las con­se­cuen­cias del cam­bio de régi­men en Libia se repe­ti­rán con cre­ces en Siria. Lo de Mali pue­de ser bien poca cosa al lado del gran incen­dio entre suni­tas y chií­tas que occi­den­te apo­ya en Siria y que poten­cial­men­te extien­de el con­flic­to en una amplia región que va des­de Líbano has­ta Irak, pasan­do por Tur­quía y Jor­da­nia, con Irán como tra­ca final. Las armas de Gada­fi son poca cosa al lado de las del régi­men sirio. La inde­cen­te ges­tión de un con­flic­to nos lle­va al siguiente.

Hay un nexo que une el Afga­nis­tán de la gue­rra fría con el 11‑S neo­yor­kino. La coa­li­ción de occi­den­te con lo que hoy se lla­ma sala­fis­mo duró mucho en el Hin­du­kush has­ta que algu­nos de sus suje­tos radi­ca­li­za­dos se revol­vie­ron trein­ta años des­pués y mor­die­ron la mano de su socio en Nue­va York. Tam­bién aque­lla matan­za neo­yor­ki­na sir­vió para jus­ti­fi­car otras inter­ven­cio­nes béli­cas de mayor enver­ga­du­ra con cen­te­na­res de miles de muer­tos, un resul­ta­do peor que el ini­cial y un total des­pre­cio de la lega­li­dad internacional.

Esta vez hay una peti­ción expre­sa de inter­ven­ción a Fran­cia por par­te del gobierno de Malí, se dice. Pero, ¿qué es el gobierno de Malí?, se pre­gun­ta el exper­to ale­mán Uli Cre­mer. Des­de lue­go mucho menos de lo que era el gobierno afgano pro-sovié­ti­co que pidió ayu­da a la URSS y que en gran par­te enre­dó a Mos­cú para que envia­ra tro­pas allá en 1979.

En mar­zo de 2012 el Pre­si­den­te Ama­dou Tou­ma­ni Tou­ré sufrió un gol­pe mili­tar. Los gol­pis­tas no fue­ron reco­no­ci­dos y que­da­ron ais­la­dos inter­na­cio­nal­men­te. El jefe de los gol­pis­tas era el ofi­cial Ama­dou Sano­go, con tres años de for­ma­ción mili­tar en Esta­dos Uni­dos. Pese al ais­la­mien­to sigue man­dan­do. En el lugar de Tou­ré se colo­có a Dion­co­un­da Trao­ré como pre­si­den­te y a Cheick Modi­bo Dia­rra, ex jefe de Micro­soft en Áfri­ca, como pri­mer minis­tro, ambos sin apo­yo popu­lar. Trao­ré tuvo que ser lle­va­do a Fran­cia a prin­ci­pios de año des­pués de que sufrie­ra una pali­za en la que resul­tó heri­do. Dia­rra fue dete­ni­do por los mili­ta­res a media­dos de diciem­bre y obli­ga­do a dimi­tir con su gobierno. Trao­ré fue for­za­do a nom­brar como nue­vo pri­mer minis­tro a Djan­go Sis­so­ko, fun­cio­na­rio del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal. Así pues, con­clu­ye Cre­mer, este es el gobierno de Mali que ha soli­ci­ta­do la inter­ven­ción mili­tar fran­ce­sa: “un país sin esta­do y una nación sin gobierno”. Para gran satis­fac­ción de Are­va, el gran con­sor­cio nuclear fran­cés que extrae su ura­nio en la región, con pers­pec­ti­vas en el nor­te de Mali.

Todo eso es aho­ra secun­da­rio, se dice. Los intere­ses incon­fe­sa­bles exis­ten, pero lo que está en pri­me­ra línea es otra cosa. Gada­fi, decían, iba a pasar a cuchi­llo a la pobla­ción de Ben­ga­zi. Aho­ra se tra­ta­ba de sal­var Bama­ko, la capi­tal de Mali, y a la pobla­ción del nor­te del país.

“Quie­nes están con­tra la inter­ven­ción mili­tar en Mali deben acla­rar si les trae sin cui­da­do la suer­te de esas muje­res a las que cor­tan las manos por salir solas de casa, las lapi­da­cio­nes por infi­de­li­dad matri­mo­nial, el hos­ti­ga­mien­to por fumar y todo el catá­lo­go de esos isla­mis­tas de la edad de pie­dra finan­cia­dos por la dro­ga y el secues­tro que si se hacen con el con­trol del esta­do serán un peli­gro para toda Áfri­ca Occi­den­tal y tam­bién para Euro­pa”, obser­va un vie­jo cole­ga de la pren­sa ber­li­ne­sa. Estos días estas cosas se leen por doquier en los perió­di­cos de Ber­lín y París. For­man par­te del sen­ti­do común en las redac­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos. En todas ellas tene­mos hoy un Ber­nard-Hen­ri Lévy colec­ti­vo: un cre­tino beli­cis­ta. “La inte­gri­dad de Mali es deci­si­va para la segu­ri­dad de Euro­pa”, dice el minis­tro fran­cés de defen­sa, Jean-Yves Le Drian, para­fra­sean­do la inmor­tal fra­se de su cole­ga ale­mán Peter Struck, “la liber­tad de Ale­ma­nia se defien­de en el Hindukush”.

Siem­pre un “depri­sa, depri­sa”, una extre­ma e inme­dia­ta pre­mu­ra, una cau­sa jus­ta y un peli­gro inmi­nen­te para nues­tra civi­li­za­ción que impi­den toda disi­den­cia. Suce­de en cada inter­ven­ción mili­tar: Afga­nis­tán, san­tua­rio del 11‑S, Irak, armas de des­truc­ción masi­va, Pakis­tán, el esta­do falli­do y a la vez nuclear, Yemen, poten­cial base ope­ra­cio­nal, Soma­lia, la pira­te­ría en una vital ruta marí­ti­ma, Libia, Siria y aho­ra Mali. Y siem­pre con los medios de comu­ni­ca­ción lla­man­do a la sagra­da cru­za­da beli­cis­ta. Al final de la bata­lla, miles de muer­tos una situa­ción estan­ca­da y que mani­fies­ta­men­te no ha mejo­ra­do (Afga­nis­tán, Irak, son casos de manual), y con­di­cio­nes para nue­vos con­flic­tos: gue­rras que lle­van a otras.

En Ale­ma­nia, don­de el gobierno man­tie­ne una acti­tud pru­den­te mitad por rece­lo a la coope­ra­ción mili­tar fran­co-bri­tá­ni­ca ‑vis­ta como reac­ción al arro­gan­te domi­nio eco­nó­mi­co de Ber­lín en Euro­pa- mitad por pre­ven­ción elec­to­ra­lis­ta ante una ciu­da­da­nía aún poco entu­sias­ta con las gue­rras, el papel de aci­ca­te de la pren­sa es par­ti­cu­lar­men­te remar­ca­ble. En un cuar­to de siglo, polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción han logra­do que una nación mayo­ri­ta­ria­men­te paci­fis­ta y alér­gi­ca al mili­ta­ris­mo, se comie­ra cada vez con mayor silen­cio la trans­for­ma­ción del ejér­ci­to ale­mán en una máqui­na de inter­ven­ción mun­dial. ¿Hay aho­ra en Ber­lín un deseo mal­sano de san­grar a Fran­cia, deján­do­la sola en Mali para dis­ci­pli­nar más el fren­te de la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral lide­ra­da por Mer­kel? La pren­sa y la opo­si­ción social­de­mó­cra­ta y ver­de de Ale­ma­nia están, en cual­quier caso, más bien lla­man­do con entu­sias­mo a sumar­se a la bata­lla. No hay tiem­po ni espa­cio para valo­rar todas las cir­cuns­tan­cias y con­si­de­ra­cio­nes que impi­den sumar­se a la ale­gría de esos tam­bo­res de gue­rra. Depri­sa, deprisa.

En pri­mer lugar, la polí­ti­ca euro­pea en el mun­do no debe­ría con­tri­buir a incre­men­tar los con­flic­tos y las gue­rras con sus inter­ven­cio­nes mili­ta­res, sino prac­ti­car la diplo­ma­cia y el com­pro­mi­so. Su nor­ma rec­to­ra debe­ría ser el prin­ci­pio hipo­crá­ti­co de no dañar aún más al enfer­mo, aun­que vis­tas las res­pon­sa­bi­li­da­des de los gran­des incen­dios béli­cos que se decla­ran en el mun­do hay que pre­gun­tar­se quien es aquí el prin­ci­pal pirómano.

En segun­do lugar, las alian­zas y los apo­yos de esa polí­ti­ca debe­rían venir deter­mi­na­dos por la sal­va­guar­dia de la esta­bi­li­dad y de la paz, no por bas­tar­dos intere­ses polí­ti­cos, ener­gé­ti­cos, empre­sa­ria­les o del com­ple­jo mili­tar. En ter­cer lugar, la defen­sa de los dere­chos civi­les y huma­nos uni­ver­sa­les debe­ría tener más peso en la pro­yec­ción inter­na­cio­nal y no ser cons­tan­te­men­te vio­la­da y per­ver­ti­da por la polí­ti­ca de dere­chos huma­nos occi­den­tal, es decir: por la uti­li­za­ción hipó­cri­ta y selec­ti­va de los dere­chos huma­nos para jus­ti­fi­car la agre­si­va tra­di­ción mili­tar impe­ria­lis­ta europea.

El apo­yo social y la indi­fe­ren­cia que el inter­ven­cio­nis­mo mili­tar y la gue­rra en paí­ses leja­nos encuen­tra hoy en la pobla­ción euro­pea, es un pro­ble­ma cen­tral de la actual cri­sis europea.

Rafael Poch (Bar­ce­lo­na, 1956), ami­go y cola­bo­ra­dor de Sin­Per­mi­so, es el corres­pon­sal de La Van­guar­dia en Ber­lín. Duran­te vein­te años fue corres­pon­sal en Mos­cú y en Pekín. Antes estu­dió his­to­ria con­tem­po­rá­nea en Bar­ce­lo­na y Ber­lín Oes­te, fue el corres­pon­sal en Espa­ña de “Die Tages­zei­tung”, redac­tor de la DPA en Ham­bur­go y corres­pon­sal iti­ne­ran­te en Euro­pa del Este (1983 a 1987).

http://​blogs​.lavan​guar​dia​.com/​b​e​r​lin

Cómo Washing­ton ayu­dó a fomen­tar la insu­rrec­ción isla­mis­ta en Malí

El 12 de octu­bre de 2012, el Con­se­jo de Segu­ri­dad votó uná­ni­me­men­te a favor de una reso­lu­ción redac­ta­da por Fran­cia pidien­do al gobierno de Malí que ela­bo­ra­se pla­nes para una misión mili­tar para res­ta­ble­cer el con­trol sobre el nor­te de Malí, una zona del Saha­ra más gran­de que Fran­cia . Cono­ci­do como Aza­wad por la pobla­ción tua­reg local, el nor­te de Malí ha esta­do bajo el con­trol de los extre­mis­tas islá­mi­cos tras una rebe­lión tua­reg al comien­zo del año. Duran­te varios meses, los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les se han refe­ri­do al nor­te de Malí como «el Afga­nis­tán de Afri­ca“, con lla­ma­mien­tos a una inter­ven­ción mili­tar inter­na­cio­nal cada vez inexorable.

Mien­tras que los medios de comu­ni­ca­ción han dado abun­dan­te cober­tu­ra y des­cri­to el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos y las atro­ci­da­des come­ti­das en Aza­wad des­de que esta­lló en enero de lo que era apa­ren­te­men­te sólo otra rebe­lión tua­reg, algu­nas pre­gun­tas bási­cas no han sido plan­tea­das. Nin­gún perio­dis­ta ha pre­gun­ta­do, o al menos con­tes­ta­do de mane­ra satis­fac­to­ria, cómo esta últi­ma rebe­lión tua­reg fue secues­tra­da, casi tan pron­to como empe­zó, por unos pocos cien­tos de extre­mis­tas islámicos.

En resu­men, los medios de comu­ni­ca­ción mun­dia­les no han logra­do expli­car la situa­ción en Aza­wad. Y es así por­que la ver­da­de­ra his­to­ria de lo que ha esta­do suce­dien­do allí raya en lo increí­ble, lle­ván­do­nos a los pro­fun­dos y oscu­ros con­fi­nes de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les y sus rela­cio­nes con el ser­vi­cio secre­to de Argelia.

La actual pesa­di­lla en Aza­wad es expli­ca­da en gene­ral como el resul­ta­do no inten­cio­na­do del derro­ca­mien­to de Muam­mar al-Qada­fi en Libia. Lo que es cier­to en la medi­da en que su caí­da pre­ci­pi­tó el regre­so a la región del Sahel (Níger y Malí) de miles de com­ba­tien­tes tua­regs furio­sos, des­ilu­sio­na­dos y bien arma­dos que habían ido a bus­car for­tu­na al ser­vi­cio del régi­men de Qada­fi. Pero esta no fue sino la últi­ma gota en una déca­da de cre­cien­te explo­ta­ción, repre­sión y mar­gi­na­ción que ha ali­men­ta­do un ciclo con­ti­nuo de pro­tes­tas, dis­tur­bios y rebe­lio­nes tua­regs. A este res­pec­to, Libia fue el cata­li­za­dor de la rebe­lión de Aza­wad, no su cau­sa sub­ya­cen­te. Más bien, la catás­tro­fe en cur­so en Malí es el resul­ta­do inevi­ta­ble de la mane­ra en que EE.UU. ha inser­ta­do la gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo en el Saha­ra-Sahel, en cola­bo­ra­ción con agen­tes de inte­li­gen­cia arge­li­nos, des­de 2002.

¿Por qué Arge­lia y EE UU nece­si­ta­ban terrorismo?

Cuan­do Abde­la­ziz Bou­te­fli­ka asu­mió el car­go de Pre­si­den­te de Arge­lia en 1999, el país tuvo que hacer fren­te a dos pro­ble­mas prin­ci­pa­les. Uno de ellos era su posi­ción en el mun­do. El papel del ejér­ci­to y de la DRS (el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de Arge­lia) en la “Gue­rra Sucia” habían hecho de Arge­lia un esta­do paria. El segun­do era que el ejér­ci­to, la ins­ti­tu­ción cen­tral del Esta­do, care­cía de moderno arma­men­to de alta tec­no­lo­gía, como resul­ta­do de las san­cio­nes inter­na­cio­na­les y los embar­gos de armas.

La solu­ción a ambos pro­ble­mas esta­ba en Washing­ton. Duran­te la era Clin­ton, las rela­cio­nes entre los EE.UU. y Arge­lia se había redu­ci­do a un nivel par­ti­cu­lar­men­te bajo. Sin embar­go, con la vic­to­ria repu­bli­ca­na en las elec­cio­nes de noviem­bre de 2000, el pre­si­den­te arge­lino Bou­te­fli­ka, un expe­ri­men­ta­do ex minis­tro de rela­cio­nes exte­rio­res, hizo lle­gar rápi­da­men­te su posi­ción a la nue­va admi­nis­tra­ción de EE.UU. y fue invi­ta­do en julio de 2001 a una cum­bre en Washing­ton con el pre­si­den­te Bush. Bush escu­chó con sim­pa­tía el rela­to de Bou­te­fli­ka de cómo su país se había vol­ca­do de la lucha con­tra los terro­ris­tas y su soli­ci­tud de equi­po mili­tar espe­cia­li­za­do que per­mi­tie­se a su ejér­ci­to man­te­ner la paz, la segu­ri­dad y la esta­bi­li­dad en Argelia.

En ese momen­to, Arge­lia tenía mas nece­si­dad de apo­yo de los EE.UU. que vice­ver­sa. Pero eso iba a cam­biar pron­to. Los ata­ques terro­ris­tas de 911 per­mi­tie­ron una nue­va era en las rela­cio­nes Esta­dos Uni­dos-Arge­lia. Duran­te los siguien­tes cua­tro años, Bush y Bou­te­fli­ka se reu­nie­ron seis veces más para desa­rro­llar una alian­za en gran par­te secre­ta y muy ambigua.

El “terro­ris­mo de Esta­do” argelino 

En enero de 1992, las elec­cio­nes legis­la­ti­vas en Arge­lia estu­vie­ron a pun­to de ser gana­das por el Fren­te Islá­mi­co de Sal­va­ción, lo que habría resul­ta­do en el pri­mer gobierno isla­mis­ta demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do. Con “luz ver­de” de los EE.UU. y Fran­cia, Arge­lia anu­ló las elec­cio­nes gene­ra­les en lo que fue un autén­ti­co gol­pe de Esta­do mili­tar. Se des­en­ca­de­nó casi inme­dia­ta­men­te una «gue­rra civil» (cono­ci­da como la «gue­rra sucia») que con­ti­nuó has­ta la déca­da de 1990, supues­ta­men­te entre los isla­mis­tas y el ejér­ci­to, y en la que se esti­ma que 200.000 per­so­nas fue­ron asesinadas.

En 1994, el ser­vi­cio secre­to arge­lino DRS había logra­do infil­trar­se en los prin­ci­pa­les gru­pos arma­dos isla­mis­tas, los Gru­pos Islá­mi­cos Arma­dos (GIA), e inclu­so el líder del GIA, Dja­mel Zitou­ni, era un agen­te DRS. De hecho, muchos de los ase­si­na­tos y masa­cres de civi­les se lle­va­ron a cabo por el DRS hacién­do­se pasar por isla­mis­tas o por ele­men­tos del GIA diri­gi­dos y pro­te­gi­dos por la DRS.

John Schind­ler, un ex alto ofi­cial de inte­li­gen­cia de EE.UU. y miem­bro del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, actual­men­te pro­fe­sor de Asun­tos de Segu­ri­dad Nacio­nal de los EE.UU. en el Naval War Colle­ge, recien­te­men­te advir­tió de cómo Arge­lia había crea­do en par­te a sus terro­ris­tas y como había uti­li­za­do el terro­ris­mo de Esta­do . Al escri­bir sobre la déca­da de 1990, afirmaba:

«Los GIA fue­ron una crea­ción de la DRS. Usan­do pro­ba­dos méto­dos sovié­ti­cos de pene­tra­ción y pro­vo­ca­ción, la agen­cia orga­ni­zó los GIA para des­acre­di­tar a los extre­mis­tas. Gran par­te del lide­raz­go de [los] GIA fue­ron agen­tes de la DRS, que lle­va­ron al gru­po a un calle­jón sin sali­da de ase­si­na­tos en masa, una tác­ti­ca des­pia­da­da que des­acre­di­ta­ba a los isla­mis­tas de los GIA ante la mayo­ría de los arge­li­nos. La mayor par­te de sus ope­ra­cio­nes más impor­tan­tes fue­ron obra de la DRS, inclu­yen­do la ola de aten­ta­dos de 1995 en Fran­cia. Algu­nas de las matan­zas más noto­rias de civi­les fue­ron per­pe­tra­das por uni­da­des espe­cia­les mili­ta­res dis­fra­za­das de muyahi­di­nes, o por gru­pos de los GIA bajo con­trol de la DRS». (1)

Hacia 1998, los ase­si­na­tos habían lle­ga­do a tal pun­to que muchos isla­mis­tas aban­do­na­ron los GIA para for­mar el Gru­po Sala­fis­ta para la Pre­di­ca­ción y el Com­ba­te (GSPC), pero pron­to se hizo evi­den­te que tam­bién había sido infil­tra­do por la DRS.

A pesar de que la “Gue­rra Sucia” comen­zó a amai­nar des­pués de 1998, nun­ca ter­mi­nó del todo. El GSPC, que cam­bió su nom­bre por el de Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co en 2006, sigue ope­ra­ti­vo tan­to en el nor­te de Arge­lia como en el Sahara-Sahel.

En muchos aspec­tos, poco ha cam­bia­do des­de los años 1990 ya que la DRS sigue reclu­tan­do terro­ris­tas y uti­li­zan­do el «terro­ris­mo de esta­do» y accio­nes con «ban­de­ra fal­sa» como medio fun­da­men­tal de ejer­cer su con­trol. La DRS no ha cam­bia­do en nada: su jefe, el gene­ral Moha­med Medie­ne, que fue entre­na­do por la KGB y una vez se refi­rió a sí mis­mo como «El Dios de Arge­lia“ (2), fue nom­bra­do en 1990 y toda­vía está en el pues­to. Es con­si­de­ra­do el hom­bre más pode­ro­so de Argelia.

En cuan­to a Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co, sus líde­res en las regio­nes del Saha­ra y el Sahel, Abdelha­mid Abou Zaid, Mokh­tar ben Mokh­tar y Yahia Djoua­di (todos tie­nen muchos alias) o son agen­tes del DRS o están estre­cha­men­te rela­cio­na­dos con ella.

Mi pri­mer libro sobre la gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo en el Saha­ra, The Dark Saha­ra (Plu­to 2009), des­cri­be y expli­ca el desa­rro­llo de esta extra­or­di­na­ria rela­ción. Puso de mani­fies­to por qué tan­to la admi­nis­tra­ción Bush como el régi­men de Argel nece­si­ta­ban un «poco más de terro­ris­mo» en la región. Los arge­li­nos que­rían más terro­ris­mo para legi­ti­mar su nece­si­dad de armas moder­nas de alta tec­no­lo­gía. La admi­nis­tra­ción Bush, por su par­te, vio en el desa­rro­llo del terro­ris­mo la jus­ti­fi­ca­ción para abrir un nue­vo fren­te sur en el Saha­ra de la Gue­rra Glo­bal con­tra el Terro­ris­mo. Este «segun­do fren­te» legi­ti­ma­ría la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de Áfri­ca por par­te de EE.UU. para con­tro­lar los recur­sos natu­ra­les del con­ti­nen­te, espe­cial­men­te el petró­leo. Lo que pron­to con­du­jo a la crea­ción en 2008 de un nue­vo man­do de com­ba­te de EE.UU. para Afri­ca – AFRICOM.

La pri­me­ra ope­ra­ción terro­ris­ta con “ban­de­ra fal­sa” de EE.UU. y Arge­lia en el Sáha­ra-Sahel se lle­vó a cabo en 2003, cuan­do un gru­po lide­ra­do por un agen­te «infil­tra­do» de la DRS, Ama­ri Sai­fi (alias “Abde­rra­zak Lama­ri” y «El Para»), toma­ron como rehe­nes a 32 turis­tas euro­peos en el Saha­ra arge­lino. La admi­nis­tra­ción Bush inme­dia­ta­men­te cali­fi­có a el “El Para” como «el hom­bre de Osa­ma bin Laden en el Sahara».

El mode­lo cubano de Rumsfeld

El gobierno de EE.UU. tie­ne una lar­ga his­to­ria de uso de accio­nes de “ban­de­ra fal­sa” para jus­ti­fi­car su inter­ven­ción mili­tar. La ins­pi­ra­ción de la ope­ra­ción de “El Para” en 2003 en reali­dad se remon­ta direc­ta­men­te a un plan simi­lar con­ce­bi­do por el Esta­do Mayor Con­jun­to de EE.UU. 40 años antes.

A raíz del desas­tre de la Bahía de Cochi­nos en 1961 – cuan­do una fuer­za de exi­lia­dos cuba­nos entre­na­da por la CIA, con el apo­yo de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses, inten­tó sin éxi­to inva­dir Cuba y derro­car al gobierno de Fidel Cas­tro – el Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE.UU. y el Esta­do Mayor Con­jun­to ela­bo­ra­ron pla­nes, con el códi­go Ope­ra­ción North­woods, para jus­ti­fi­car una inva­sión mili­tar de Cuba por EE.UU.. El plan fue pre­sen­ta­do al Secre­ta­rio de Defen­sa del pre­si­den­te John F Ken­nedy, Robert McNa­ma­ra, el 13 de mar­zo de 1962. Bajo el títu­lo «Jus­ti­fi­ca­ción de la inter­ven­ción mili­tar de EE.UU. en Cuba (Top Secret)» (3), la Ope­ra­ción North­woods pro­po­nía des­en­ca­de­nar una gue­rra terro­ris­ta secre­ta y san­grien­ta con­tra su pro­pio país, con el fin de enga­ñar al públi­co esta­dou­ni­den­se para que apo­ya­ra una gue­rra mal con­ce­bi­da por la Jun­ta de Jefes de Esta­do Mayor con­tra Cuba. Pre­veía que la CIA y otros ser­vi­cios lle­va­sen a cabo una serie de atro­ci­da­des. En EE.UU. el perio­dis­ta inves­ti­ga­dor James Bam­ford lo des­cri­bió así: «civi­les ino­cen­tes iban a ser tiro­tea­dos en las calles de EE.UU., algu­nos bar­cos con refu­gia­dos que huían de Cuba debían ser hun­di­dos en alta mar, una ola de vio­len­cia terro­ris­ta sería des­en­ca­de­na­da en Washing­ton DC, Mia­mi y otros luga­res . Per­so­nas ino­cen­tes serían acu­sa­das de aten­ta­dos que no come­te­rían y avio­nes secues­tra­dos. Uti­li­zan­do prue­bas fal­sas, se cul­pa­ría de todo ello a Cas­tro, dan­do así a Lem­nitzer [Pre­si­den­te de la Jun­ta de Jefes del Esta­do Mayor] y a su cama­ri­lla la excu­sa, así como el apo­yo públi­co e inter­na­cio­nal, que nece­si­ta­ban para lan­zar su gue­rra con­tra la Cuba de Fidel Cas­tro” (4) .

El plan fue recha­za­do final­men­te por el pre­si­den­te Ken­nedy. La Ope­ra­ción North­woods per­ma­ne­ció «cla­si­fi­ca­da» y des­co­no­ci­da para el públi­co esta­dou­ni­den­se has­ta que fue des­cla­si­fi­ca­da por el Archi­vo de Segu­ri­dad Nacio­nal y reve­la­da por Bam­ford en abril de 2001. En 2002, un plan no muy dife­ren­te fue pre­sen­ta­do al Secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld por su Con­se­jo Cien­tí­fi­co de Defen­sa. Extrac­tos de su «Estu­dio de Verano sobre las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de las Fuer­zas Con­jun­tas en apo­yo de la lucha con­tra el terro­ris­mo» se hicie­ron públi­cos el 16 de agos­to de 2002 (5), por Pame­la Hess (6), William Arkin (7) y David Isen­berg (8), entre otros, que publi­ca­ron más infor­ma­ción y ana­li­za­ron el plan. El plan reco­men­da­ba la crea­ción de un «Gru­po de Ope­ra­cio­nes Proac­ti­vas y Pre­ven­ti­vas» (P20G, como lle­gó a ser cono­ci­do), una orga­ni­za­ción en la som­bra que lle­va­ría a cabo misio­nes secre­tas para «esti­mu­lar reac­cio­nes» de gru­pos terro­ris­tas, pro­vo­cán­do­les para que rea­li­za­sen actos vio­len­tos que los expu­sie­ran a “con­tra­ata­ques” de las fuer­zas de EE.UU (9).

Al Qae­da en el Magreb Islámico

Mi nue­vo libro sobre la gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo en el Saha­ra (The Dying Saha­ra, Plu­to 2013) pre­sen­ta evi­den­cias fuer­tes de que la ope­ra­ción de “El Para” fue la pri­me­ra “prue­ba de fun­cio­na­mien­to” de la deci­sión de Rums­feld, adop­ta­da en 2002, de poner en prác­ti­ca el plan P20G. En su recien­te inves­ti­ga­ción de algu­nas ope­ra­cio­nes con “ban­de­ra fal­sa”, Nafeez Ahmed afir­ma que el perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción Sey­mour Hersh (10) fue infor­ma­do por un ase­sor del Pen­tá­gono que la ope­ra­ción del arge­lino [“El Para”] había sido un ensa­yo del nue­vo pro­gra­ma encu­bier­to del Pen­tá­gono P20G (11).

El fren­te Saha­ra-Sahel no es el úni­co caso de este tipo inci­den­tes fabri­ca­dos en la Gue­rra Glo­bal con­tra el Terro­ris­mo. En mayo de 2008, el pre­si­den­te Geor­ge W Bush soli­ci­tó 400 millo­nes de dóla­res para finan­ciar ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de gru­pos terro­ris­tas en su mayor par­te en el Medio Orien­te y Afga­nis­tán en una ofen­si­va encu­bier­ta diri­gi­da en últi­ma ins­tan­cia con­tra el régi­men ira­ní. La par­ti­da ini­cial de 300 millo­nes de dóla­res fue apro­ba­da por el Congreso.

Des­de la ope­ra­ción de “El Para”, la DRS de Arge­lia, con la com­pli­ci­dad de los EE.UU. y el cono­ci­mien­to de otras agen­cias de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les, ha uti­li­za­do Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co, a tra­vés de la infil­tra­ción casi com­ple­ta de su lide­raz­go, para crear un esce­na­rio terro­ris­ta. Gran par­te del pai­sa­je terro­ris­ta que Arge­lia y sus alia­dos occi­den­ta­les han dibu­ja­do en la región del Saha­ra-Sahel es com­ple­ta­men­te falso.

The Dying Saha­ra ana­li­za cada supues­to inci­den­te “terro­ris­ta” en la región duran­te la últi­ma y terri­ble déca­da. Demues­tra que unos pocos fue­ron autén­ti­cos actos terro­ris­tas, pero que la gran mayo­ría fue­ron fabri­ca­dos u orques­ta­dos por la DRS. Algu­nos inci­den­tes, como el amplia­men­te difun­di­do ata­que de Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co al aero­puer­to de Dja­net, en Arge­lia en 2007, sim­ple­men­te no ocu­rrió. Lo que en reali­dad suce­dió fue que una mani­fes­ta­ción con­tra el gobierno arge­lino por el des­em­pleo de jóve­nes tua­reg loca­les ter­mi­nó con dis­pa­ros de los jóve­nes con­tra el aero­puer­to. No tenía nada que ver con Al Qae­da en el Magreb Islámico.

Con el fin de jus­ti­fi­car o aumen­tar lo que he lla­ma­do las «ren­tas terro­ris­mo» de Washing­ton, los gobier­nos de Mali, Níger y Arge­lia han sido res­pon­sa­bles en al menos cin­co oca­sio­nes des­de 2004 de pro­vo­car a los tua­regs a tomar las armas: en 2004 (Níger) , 2005 (Taman­ras­set, Arge­lia), 2006 (Malí), 2007-09 (Níger y Malí). En julio de 2005, por ejem­plo, jóve­nes tua­regs se amo­ti­na­ron en la sure­ña ciu­dad arge­li­na de Taman­ras­set, incen­dian­do 40 ofi­ci­nas guber­na­men­ta­les y edi­fi­cios comer­cia­les. Se com­pro­bó final­men­te ante el tri­bu­nal que los dis­tur­bios y ata­ques incen­dia­rios habían sido cau­sa­dos por agen­tes pro­vo­ca­do­res de la poli­cía arge­li­na. El asun­to fue tapa­do y unos 80 jóve­nes libe­ra­dos e indem­ni­za­dos. Pero el obje­ti­vo de este ejer­ci­cio se había logra­do: la DRS sus alia­dos en Washing­ton podían hablar de «terro­ris­mo putati­vo» entre los tua­reg de Taman­ras­set, y jus­ti­fi­car aún más la Ini­cia­ti­va Con­tra­te­rro­ris­ta Trans-Saha­ra de Geor­ge Bush y el ejer­ci­cio mili­tar Ope­ra­ción Flintlock del pen­tá­gono en el Sahara.

Con oca­sión de la ope­ra­ción de “El Para”, el Pen­tá­gono pro­du­jo una serie de mapas de Áfri­ca, que repre­sen­ta­ban a la mayor par­te de la región del Saha­ra-Sahel como una «Terror Zone» o un «Corre­dor del Terror “. Una pro­fe­cía auto-cum­pli­da. Ade­más, la región se ha con­ver­ti­do tam­bién en uno de las prin­ci­pa­les zonas de trán­si­to de dro­ga en el mun­do. En los últi­mos años, el trá­fi­co de cocaí­na des­de Amé­ri­ca del Sur a tra­vés de Aza­wad hacia Euro­pa, bajo la pro­tec­ción de las éli­tes polí­ti­cas y mili­ta­res de la región, en par­ti­cu­lar del ex pre­si­den­te de Malí y sus fuer­zas de segu­ri­dad, así como la DRS de Arge­lia, ha flo­re­ci­do. La Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das para el Con­trol de Dro­gas esti­mó recien­te­men­te que el 60 por cien­to de la cocaí­na en Euro­pa pasa a tra­vés de la región. Y cal­cu­ló su valor, a pre­cios de la calle en París, en unos 11 mil millo­nes de dóla­res, de los que se esti­ma que unos 2 mil millo­nes se que­dan en la región.

El impac­to de las maqui­na­cio­nes de Washing­ton en los pue­blos del Saha­ra-Sahel y su eco­no­mía regio­nal ha sido devas­ta­dor. Más de 60 secues­tros de occi­den­ta­les han lle­va­do al colap­so a la indus­tria turís­ti­ca que pro­por­cio­na­ba a las comu­ni­da­des tua­reg en Malí, Níger y Arge­lia gran par­te de sus ingre­sos en efec­ti­vo. Por ejem­plo, el ase­si­na­to de cua­tro turis­tas fran­ce­ses en Mau­ri­ta­nia, ade­más de secues­tros pos­te­rio­res, pro­vo­ca­ron que sólo 173 turis­tas visi­ta­ran Mau­ri­ta­nia en 2011, en com­pa­ra­ción con 72.500 en 2007 (12). La pér­di­da del turis­mo ha pri­va­do a la región de dece­nas de millo­nes de dóla­res y ha obli­ga­do a más y más tua­reg (y otros gru­pos étni­cos), espe­cial­men­te a los jóve­nes, a caer en la «cri­mi­na­li­dad» del ban­di­da­je y el trá­fi­co de drogas.

El actual desas­tre de Mali

Si de todo ello se des­pren­de que la últi­ma rebe­lión tua­reg en Mali tenía un trans­fon­do his­tó­ri­co com­ple­jo, la rebe­lión que comen­zó en enero de 2012 era dife­ren­te de todas las rebe­lio­nes tua­reg ante­rio­res por­que había una posi­bi­li­dad muy real de que tuvie­se éxi­to, al menos en lo que se refie­re a tomar el con­trol de todo el nor­te de Mali. La crea­ción del MNLA rebel­de en octu­bre de 2011, por tan­to, no sólo era una gra­ve ame­na­za poten­cial para Arge­lia, sino que pare­ce haber toma­do el régi­men arge­lino por sor­pre­sa. Arge­lia siem­pre ha teni­do un poco de mie­do a los tua­reg, tan­to a nivel nacio­nal como en los paí­ses veci­nos del Sahel. La posi­bi­li­dad real de que un movi­mien­to nacio­na­lis­ta tua­reg en el nor­te de Malí tuvie­se éxi­to mili­tar­men­te, en un país que Arge­lia siem­pre ha con­si­de­ra­do como su pro­pio patio tra­se­ro, no podía ser tolerada.

La estra­te­gia de la agen­cia de inte­li­gen­cia arge­li­na para eli­mi­nar esta ame­na­za ha sido uti­li­zar su con­trol de Al Qae­da en el Magreb islá­mi­co para debi­li­tar y lue­go des­truir la cre­di­bi­li­dad y la efi­ca­cia polí­ti­ca de la MNLA. Esto es pre­ci­sa­men­te lo que hemos vis­to suce­de en el nor­te de Malí en los últi­mos nue­ve meses.

Aun­que el gobierno arge­lino lo ha nega­do, envió a unos 200 miem­bros de sus fuer­zas espe­cia­les a Aza­wad, el 20 de diciem­bre de 2011. Su pro­pó­si­to pare­ce haber sido:

• Pro­te­ger Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co, que había des­pla­za­do su base de entre­na­mien­to en el sur de Arge­lia al nor­te de Malí, alre­de­dor del 2008

• eva­luar los pun­tos fuer­tes y las inten­cio­nes del MNLA, y

• ayu­dar a esta­ble­cer dos “nue­vos” gru­pos terro­ris­tas sala­fis­ta-yiha­dis­ta en la región – Ansar al-Din y MUJAO.

Los líde­res de estos nue­vos gru­pos – Iyad ag Ghaly de Ansar al-Din, y el sul­tán Badi Ould de MUJAO – están estre­cha­men­te aso­cia­do con la DRS. A pesar de que tan­to Ansar al-Din y MUJAO comen­za­ron con esca­sas fuer­zas, con­ta­ron con el apo­yo inme­dia­to de mer­ce­na­rios expe­ri­men­ta­dos y sica­rios bien entre­na­dos de las bri­ga­das de Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co bajo influen­cia de la DRS. Esto expli­ca por qué los isla­mis­tas fue­ron capa­ces de expan­dir­se tan rápi­da­men­te y domi­nar al MNLA tan­to polí­ti­ca como militarmente.

Aun­que la estra­te­gia arge­li­na ha sido efi­caz, al menos has­ta aho­ra, su obje­ti­vo de debi­li­tar y des­acre­di­tar al MNLA ha con­ver­ti­do a la región en una catás­tro­fe huma­na. La inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra pare­ce cada vez más pro­ba­ble. A pesar de que Arge­lia siem­pre se ha opues­to con todas sus fuer­zas a ello por­que se con­si­de­ra la poten­cia hege­mó­ni­ca en el Sahel y no Fran­cia. La Reso­lu­ción del 12 de octu­bre del Con­se­jo de Segu­ri­dad daba a Arge­lia una últi­ma opor­tu­ni­dad para «fre­nar a sus perros” y dise­ñar una solu­ción polí­ti­ca pací­fi­ca. Pero, como la ira con­tra los isla­mis­tas cre­ce y el deseo de ven­gan­za de la socie­dad civil de Malí se hace cada vez más fuer­te, una solu­ción pací­fi­ca pare­ce cada vez más improbable.

Rebe­lio­nes tua­regs en Malí 

Los Tua­regs son apro­xi­ma­da­men­te 2 – 3 millo­nes de per­so­nas y son la pobla­ción indí­ge­na de gran par­te del Saha­ra Cen­tral y del Sahel. El gru­po más gran­de, esti­ma­do en 800.000 per­so­nas, vive en Malí, segui­do de Níger, y con peque­ños gru­pos de pobla­ción en Arge­lia, Bur­ki­na Faso y Libia.

Ha habi­do cin­co rebe­lio­nes tua­reg en Malí des­de la Inde­pen­den­cia, ade­más de las tres de Níger y dis­tur­bios espo­rá­di­cos en Arge­lia. La últi­ma rebe­lión tua­reg en Malí, enca­be­za­da por el Movi­mien­to Nacio­nal de Libe­ra­ción de l’A­za­wad (MNLA), se ini­ció en enero de 2012. El MNLA esta com­pues­to tua­regs que habían regre­sa­do de Libia alre­de­dor de octu­bre de 2011, rebel­des que no habían depues­to las armas tras el levan­ta­mien­to de 2007-09 y otros que habían deser­ta­do del ejér­ci­to malien­se. Su núme­ro se esti­ma en unos 3.000. A media­dos de mar­zo habían des­alo­ja­do a las fuer­zas mili­ta­res mal equi­pa­das y peor diri­gi­das de Mali de la mayor par­te del nor­te del país (Aza­wad), encon­tran­do poca resistencia. ??

Des­pués de esta humi­lla­ción del ejér­ci­to de Malí, los sol­da­dos en los cuar­te­les de Kati, cer­ca de Bama­ko, se amo­ti­na­ron el 22 de mar­zo, y una jun­ta de ofi­cia­les jóve­nes toma­ron el poder en el país. En una sema­na, las tres capi­ta­les de pro­vin­cia del nor­te, Kidal, Gao y Tom­buc­tú caye­ron en manos de los rebel­des, y el 5 de abril, el MNLA decla­ró Aza­wad esta­do independiente.

La decla­ra­ción de inde­pen­den­cia del Aza­wad no ha reci­bi­do nin­gún apo­yo inter­na­cio­nal. Una razón ha sido la alian­za entre el MNLA y Ansar al-Din, un movi­mien­to jiha­dis­ta de nue­va crea­ción diri­gi­do por un nota­ble tua­reg, Iyad ag Ghaly, y otro gru­po yiha­dis­ta, Jamat Tawhid Wal Jihad Fi Gar­bi Afriq­qi­ya (Movi­mien­to para la Uni­dad y Jihad en el oes­te de Áfri­ca – MUJAO). Tan­to Ansar al-Din y MUJAO están conec­ta­dos y son apo­ya­dos por Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co (AQMI). En mayo, eran estos gru­pos isla­mis­tas, no el MNLA, los que man­da­ban polí­ti­ca y mili­tar­men­te en Azawad.

A fina­les de junio, la ten­sión entre el MNLA y los isla­mis­tas esta­lló en una lucha abier­ta, el MNLA fue expul­sa­do de Gao y cada vez más mar­gi­na­do polí­ti­ca­men­te. Des­de enton­ces, los isla­mis­tas han impues­to la ley islá­mi­ca de for­ma estric­ta en Aza­wad, espe­cial­men­te en Gao, Tom­buc­tú y Kidal. Eje­cu­cio­nes suma­rias, ampu­tacio­nes, lapi­da­cio­nes y otras atro­ci­da­des seme­jan­tes, así como la des­truc­ción de los san­tua­rios sagra­dos en Tim­buk­tu – decla­ra­dos por la UNESCO Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad – están sien­do inves­ti­ga­das por la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal. En agos­to, casi medio millón de per­so­nas habían hui­do o habían sido desplazadas.

A modo de conclusión

He adver­ti­do en nume­ro­sas oca­sio­nes en la últi­ma déca­da que el modo en que se esta­ba orques­tan­do el terro­ris­mo en el Saha­ra-Sahel por la DRS arge­li­na, con cono­ci­mien­to de los EE.UU. y otras poten­cias occi­den­ta­les, inevi­ta­ble­men­te daría lugar a una catás­tro­fe, muy posi­ble­men­te en for­ma de una con­fla­gra­ción en toda la región. A menos que ocu­rra un mila­gro a comien­zos del 2013, el nor­te de Malí pare­ce ser el sitio don­de se ini­cia­rá esta conflagración.

Dicho esto, es posi­ble un esce­na­rio terri­ble según algu­nos de los coman­dan­tes de las mili­cias loca­les, en su mayo­ría, tua­regs. Creen que la DRS arge­li­na y sus alia­dos occi­den­ta­les están uti­li­zan­do la situa­ción de Aza­wad para fomen­tar la con­cen­tra­ción de gru­pos “sala­fis­tas-yiha­dis­tas” en la región – el lla­ma­do “emi­ra­to sub­saha­riano” – y poder así erra­di­car­los. En ese caso, la DRS arge­li­na saca­ría antes a sus «agen­tes» y deja­ría aban­do­na­dos a su suer­te a los “sol­da­dos de infan­te­ría” – los isla­mis­tas faná­ti­cos- fren­te a los bombardeos.

Pero sea cual sea el esce­na­rio que se desa­rro­lle en Malí, cuan­do escu­che las noti­cias de los desas­tres y la gue­rra en Aza­wad, no pien­se: “vaya, sólo otra gue­rra en Áfri­ca». Recuer­de este trans­fon­do oscu­ro, sór­di­do y cómo la Gue­rra Glo­bal con­tra el Terror de Washing­ton ha lle­ga­do al Saha­ra-Sahel y están pagan­do las con­se­cuen­cias sus pueblos.

NOTAS:

(1) John Schind­ler, ‘The ugly truth about Alge­ria, The Natio­nal Inter­est, 10 Jul 2012.

(2) Jeremy Kee­nan, ‘Gene­ral Tou­fik: “God of Alge­ria”’, Al Jazee­ra, 29 Sep 2010.

(3) US Joint Chiefs of Staff, ‘Jus­ti­fi­ca­tion for US Mili­tary Inter­ven­tion in Cuba (Top Secret)’, US Depart­ment of Defen­se, 13 Mar 1962. Ha sido publi­ca­do en línea en una for­ma más com­ple­ta por el Archi­vo de Segu­ri­dad Nacio­nal el 30 de abril de 2001.

(4) James Bam­ford, Body of Secrets, Dou­ble­day 2001.

(5) Defen­se Scien­ce Board, ‘DSB Sum­mer Study on Spe­cial Ope­ra­tions and Joint For­ces in Sup­port of Coun­te­ri­ng Terro­rism’. En fas​.org/​i​r​p​/​a​g​e​n​c​y​/​d​o​d​/​d​s​b​b​r​i​e​f​.​ppt

(6) Pame­la Hess, ‘Panel wants $7bn éli­te coun­ter-terror unit.’ Uni­ted Press Inter­na­tio­nal, 26 Sep 2002

(7) William M Arkin, ‘The Secret War,’ Los Ange­les Times, 27 Oct 2002.

(8) David Isen­berg, ‘“P2OG” allows Pen­ta­gon to fight dirty’, Asia Times Onli­ne, 5 Nov 2002.

(9) Chris Floyd, ‘Into the Dark: The Pen­ta­gon Plan to pro­mo­te terro­rist attacks,’ Coun­ter­punch, 1 Nov 2002; Nafeez Mosad­deq Ahmed, ‘Our Terro­rists’, New Inter­na­tio­na­list, Oct 2009.

(10)Seymour Hersh, ‘The Coming Wars: What the Pen­ta­gon can now do in Secret.’ The New Yor­ker, 24 Jan 2005.

(11) Nafeez Mosad­deq Ahmed, op cit.

(12) eTN Glo­bal Tra­vel Industry News, 19 Nov 2008, etur​bo​news​.com

Jeremy Kee­nan es un antro­pó­lo­go social bri­tá­ni­co de gran pres­ti­gio, pro­fe­sor del SOAS de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, espe­cia­li­za­do en el Saha­ra-Sahel. Entre sus libros sobre este tema: The Tua­reg: Peo­ple of Ahag­gar, Allen Lane, 1977; Saha­ra Man: Tra­ve­lling with the Tua­reg, John Murray Publishers, 2001; The Les­ser Gods of the Saha­ra: Social Chan­ge and Con­tes­ted Terrain Amongst the Tua­reg of Alge­ria, Frank Cass Publishers, 2004; The Dark Saha­ra: Ame­ri­ca’s War on Terror in Afri­ca, Plu­to Press, 2009; The Dying Saha­ra: US Impe­ria­lism and Terror in Afri­ca, Plu­to Press, 2012

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Enri­que García

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *