El PNV, sus bases y la dere­cha- Ando­ni Baserrigorri

Exis­te la creen­cia, una espe­cie de “leyen­da urba­na”, en el sen­ti­do que en el PNV, una cosa es la direc­ción y otra sus bases. Más de 30 años se lle­va escu­chan­do esta can­ti­ne­la y más de 30 años se lle­va espe­ran­do que las bases del PNV, algún día se “suble­va­rán” con­tra su direc­ción dere­chis­ta y espa­ño­lis­ta, recon­du­ci­rán al par­ti­do mayo­ri­ta­rio del nacio­na­lis­mo vas­co hacia pos­tu­ras sobe­ra­nis­tas y que plan­ta­rán cara a Madrid. Ese día, cam­bia­rán de alia­dos y jun­to con la izquier­da aber­tza­le y otras fuer­zas sobe­ra­nis­tas, for­za­rán al esta­do a que se per­mi­ta un refe­rén­dum de autodeterminación.

En esta hoja de ruta, se insis­te en la idea que las bases jel­tza­les, son efec­ti­va­men­te aber­tza­les. Con ellas se cuen­ta y en ellas se con­fía para hacer via­ble este via­je hacia la inde­pen­den­cia vas­ca. Cuan­do deci­mos aber­tza­les, nos refe­ri­mos en el sen­ti­do inde­pen­den­tis­ta de la palabra.

Sin que­rer entra a valo­rar los sen­ti­mien­tos aber­tza­les que a buen segu­ro ten­drán la mayo­ría de los mili­tan­tes y votan­tes del PNV, tam­bién con­vie­ne tocar tie­rra y dar­se un baño de rea­lis­mo. ¿Aspi­ran real­men­te estas per­so­nas a la inde­pen­den­cia nacio­nal de Eus­kal Herria?. Y no solo eso..¿Están dis­pues­tas estas per­so­nas a sopor­tar los rigo­res y sacri­fi­cios que un pro­ce­so de estas carac­te­rís­ti­cas iba a conllevar?

Eus­kal Herria, que es un país muy peque­ño, a veces más peque­ño de lo que nos pen­sa­mos, más o menos nos cono­ce­mos todas y todos en los pue­blos y no es posi­ble enga­ñar a nadie. Des­pués de más de 30 años de demo­cra­cia for­mal en Hego Eus­kal Herria, las gen­tes del PNV, las de base, se han dedi­ca­do úni­ca­men­te a dar­se gol­pes de pecho en los batzo­kis o en deter­mi­na­dos foros, a dar­le al aber­tza­lis­mo un caríz cada vez más fol­cló­ri­co y auto­nó­mi­co en lo polí­ti­co, a decir­le amén a todo lo que les ha lle­ga­do del Eus­ka­di Buru Batzar y a hacer sus vidas. A hacer sus vidas y de que mane­ra, además.

El nivel de “estó­ma­gos agra­de­ci­dos” entre la base social del PNV es inmen­so. Se supo­ne que no mayor que en otros par­ti­dos de los que com­po­nen el entra­ma­do “demo­crá­ti­co” en el esta­do espa­ñol. La lis­ta de “favo­res” y de “cosas de las que mejor no hablar” es tan lar­ga, que se tar­da­ría meses en reco­rrer. Dece­nas y dece­nas de pue­blos a lo lar­go y ancho de la CAV sobre todo, en los que tener car­net del PNV bas­ta­ba para tener un tra­ba­ji­llo, con suel­da­zo y como­di­dad ase­gu­ra­da, o muchí­si­ma suer­te en los sor­teos de los pisos de pro­tec­ción ofi­cial. Lar­gos años en los que el PNV ha gober­na­do la CAV y cien­tos de ayun­ta­mien­tos como si de una batzo­ki o un base­rri se tra­ta­se. Rela­cio­nes de ami­guis­mo, de paren­tes­co han mar­ca­do la polí­ti­ca muni­ci­pal jel­tza­le, y en mayo­res cotas autonómica.

Ser del PNV ha hecho la vida muy cómo­da y muy fácil a muchí­si­ma gen­te duran­te muchos años en muchí­si­mos pue­blos vas­cos. Esa supues­ta “rebel­día” hacia lo espa­ñol, nun­ca ha pasa­do de pala­bras que se las lle­va­ba el vien­to con una faci­li­dad deses­pe­ran­te. Com­pro­mi­sos incum­pli­dos, pala­bras dadas nun­ca lle­va­das a la prác­ti­ca y no habla­mos de “alta polí­ti­ca vas­ca” sino de peque­ños com­pro­mi­sos en pue­blos, don­de se crea­ban pla­ta­for­mas uni­ta­rias, para unir el aber­tza­lis­mo y que una tras otra han ido fracasando.

Y todas las ini­cia­ti­vas de las que habla­mos han fra­ca­sa­do por razo­nes idén­ti­cas. En cuan­to se veía un pelín de ries­go per­so­nal, los del PNV se echa­ban para atrás, y esa acti­tud es en la direc­ción y en las bases. O si estas ini­cia­ti­vas afec­ta­ban a sus resul­ta­dos elec­to­ra­les, idén­ti­ca for­ma de actuar. Pri­me­ro el par­ti­do y des­pués ya vere­mos… No hable­mos si ini­cia­ti­vas con­jun­tas del aber­tza­lis­mo pudie­sen tocar los intere­ses eco­nó­mi­cos de empre­sas liga­das al entra­ma­do peneuvero.

No nos enga­ñe­mos, si la direc­ción del PNV es de dere­chas es por­que así lo quie­ren sus bases. Ni una crí­ti­ca, ni un des­plan­te, nun­ca en todos estos años las bases del PNV han dis­cu­ti­do ni una sola de las deci­sio­nes de la direc­ción del PNV. Deci­sio­nes dere­chis­tas del “par­ti­do” las ha habi­do por cien­tos, qui­zás miles, pero ni una de ella ha sido cues­tio­na­da por sus bases. Ni una.

Si el PNV ha deci­di­do pac­tar los pre­su­pues­tos de Biz­kaia, Gas­teiz y un lar­go etc, con el PP, no es algo nove­do­so en la his­to­ria del par­ti­do. Aznar en los años 90 ya gober­nó con la com­pli­ci­dad peneu­ve­ra. ¿Qué nos hace pen­sar que esta vez, como ha sido siem­pre las bases no van a tra­gar como han tra­ga­do con todo? ¿Cuá­les son los argu­men­tos en el sen­ti­do que esta vez van a plan­tar­se ante Urku­llu y le van a hacer rectificar?

Las tra­ga­de­ras de las bases jel­tza­les son inmen­sas. Han teni­do una capa­ci­dad de asi­mi­lar lo que nadie podía ima­gi­nar, Han vis­to a su direc­ción abra­zar al PP, al alcal­de de Bil­bo home­na­jear al ejer­ci­to espa­ñol, a dife­ren­tes con­se­je­ros de inte­rior coope­rar con las poli­cías espa­ño­las para aplas­tar el inde­pen­den­tis­mo, han vis­to de todo, y han demos­tra­do que son capa­ces de asi­mi­lar cual­quier polí­ti­ca que les ven­ga “de arri­ba” sin inmu­tar­se. ¿Exis­ten datos en el sen­ti­do con­tra­rio hoy día? ¿Tene­mos algún tipo de intui­ción de que aho­ra van a obli­gar a Urku­llu a pac­tar las cuen­tas de los herrial­des con la izquier­da sobe­ra­nis­ta?. O ¿No es más razo­na­ble pen­sar que de nue­vo, tra­ga­rán con todo y deja­rán hacer?

Con­ver­sa­cio­nes de calle o infor­ma­ción reco­gi­da en los foros de inter­net don­de entran per­so­nas gene­ral­men­te aca­lo­ra­das a dar­se gol­pes de pecho, no pen­sa­mos que sea la mejor mane­ra de cal­cu­lar el esta­do de áni­mo de las bases del PNV. Nos fia­mos más de una lar­ga tra­yec­to­ria de esta gen­te de votar y callar. De callar por­que hay mucho de que callar. De votar al PNV por­que se lo debo todo, des­de mí tra­ba­jo, has­ta mi bien­es­tar. No, esta gen­te no va a ser la que va a enca­mi­nar­nos hacia la inde­pen­den­cia. Son cla­se media-alta gene­ral­men­te muy aco­mo­da­da y con pocas ganas de pelear. Para ellas y ellos ser aber­tza­le es votar cada 4 años al PNV y el res­to de sus días a hacer su vida en el espí­ri­tu del Arria­ga, ese espí­ri­tu que nos habla­ba de sen­tir­nos cómo­dos en España.

Es tiem­po de aca­bar con las leyen­das urba­nas y con los mitos. Ni el PNV está dis­pues­to a enfren­tar­se a los esta­dos fran­cés y espa­ñol por la sobe­ra­nía ni lo están sus bases. Ni el PNV es pro­gre­sis­ta ni lo son sus bases, antes al con­tra­rio, inde­pen­dien­te­men­te de lo que pre­di­quen son de dere­chas y muy de dere­chas. Si han pac­ta­do con el PP, es por­que son sus alia­dos natu­ra­les en la fae­na de ges­tio­nar la CAV o lo que ten­gan que ges­tio­nar. Y no lo olvi­de­mos, no aspi­ran a más. Con ges­tio­nar unas peque­ñas cotas de poder que gra­cio­sa­men­te les con­ce­da el esta­do espa­ñol, don­de pue­dan enri­que­cer­se ellos y sus empre­sas y alle­ga­dos se conforman.

Abra­mos los ojos y vea­mos la realidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *