El PNV, sus bases y la dere­cha- Ando­ni Baserrigorri

Exis­te la creen­cia, una espe­cie de “leyen­da urba­na”, en el sen­ti­do que en el PNV, una cosa es la direc­ción y otra sus bases. Más de 30 años se lle­va escu­chan­do esta can­ti­ne­la y más de 30 años se lle­va espe­ran­do que las bases del PNV, algún día se “suble­va­rán” con­tra su direc­ción dere­chis­ta y espa­ño­lis­ta, recon­du­ci­rán al par­ti­do mayo­ri­ta­rio del nacio­na­lis­mo vas­co hacia pos­tu­ras sobe­ra­nis­tas y que plan­ta­rán cara a Madrid. Ese día, cam­bia­rán de alia­dos y jun­to con la izquier­da aber­tza­le y otras fuer­zas sobe­ra­nis­tas, for­za­rán al esta­do a que se per­mi­ta un refe­rén­dum de autodeterminación.

En esta hoja de ruta, se insis­te en la idea que las bases jel­tza­les, son efec­ti­va­men­te aber­tza­les. Con ellas se cuen­ta y en ellas se con­fía para hacer via­ble este via­je hacia la inde­pen­den­cia vas­ca. Cuan­do deci­mos aber­tza­les, nos refe­ri­mos en el sen­ti­do inde­pen­den­tis­ta de la palabra.

Sin que­rer entra a valo­rar los sen­ti­mien­tos aber­tza­les que a buen segu­ro ten­drán la mayo­ría de los mili­tan­tes y votan­tes del PNV, tam­bién con­vie­ne tocar tie­rra y dar­se un baño de rea­lis­mo. ¿Aspi­ran real­men­te estas per­so­nas a la inde­pen­den­cia nacio­nal de Eus­kal Herria?. Y no solo eso..¿Están dis­pues­tas estas per­so­nas a sopor­tar los rigo­res y sacri­fi­cios que un pro­ce­so de estas carac­te­rís­ti­cas iba a conllevar?

Eus­kal Herria, que es un país muy peque­ño, a veces más peque­ño de lo que nos pen­sa­mos, más o menos nos cono­ce­mos todas y todos en los pue­blos y no es posi­ble enga­ñar a nadie. Des­pués de más de 30 años de demo­cra­cia for­mal en Hego Eus­kal Herria, las gen­tes del PNV, las de base, se han dedi­ca­do úni­ca­men­te a dar­se gol­pes de pecho en los batzo­kis o en deter­mi­na­dos foros, a dar­le al aber­tza­lis­mo un caríz cada vez más fol­cló­ri­co y auto­nó­mi­co en lo polí­ti­co, a decir­le amén a todo lo que les ha lle­ga­do del Eus­ka­di Buru Batzar y a hacer sus vidas. A hacer sus vidas y de que mane­ra, además.

El nivel de “estó­ma­gos agra­de­ci­dos” entre la base social del PNV es inmen­so. Se supo­ne que no mayor que en otros par­ti­dos de los que com­po­nen el entra­ma­do “demo­crá­ti­co” en el esta­do espa­ñol. La lis­ta de “favo­res” y de “cosas de las que mejor no hablar” es tan lar­ga, que se tar­da­ría meses en reco­rrer. Dece­nas y dece­nas de pue­blos a lo lar­go y ancho de la CAV sobre todo, en los que tener car­net del PNV bas­ta­ba para tener un tra­ba­ji­llo, con suel­da­zo y como­di­dad ase­gu­ra­da, o muchí­si­ma suer­te en los sor­teos de los pisos de pro­tec­ción ofi­cial. Lar­gos años en los que el PNV ha gober­na­do la CAV y cien­tos de ayun­ta­mien­tos como si de una batzo­ki o un base­rri se tra­ta­se. Rela­cio­nes de ami­guis­mo, de paren­tes­co han mar­ca­do la polí­ti­ca muni­ci­pal jel­tza­le, y en mayo­res cotas autonómica.

Ser del PNV ha hecho la vida muy cómo­da y muy fácil a muchí­si­ma gen­te duran­te muchos años en muchí­si­mos pue­blos vas­cos. Esa supues­ta “rebel­día” hacia lo espa­ñol, nun­ca ha pasa­do de pala­bras que se las lle­va­ba el vien­to con una faci­li­dad deses­pe­ran­te. Com­pro­mi­sos incum­pli­dos, pala­bras dadas nun­ca lle­va­das a la prác­ti­ca y no habla­mos de “alta polí­ti­ca vas­ca” sino de peque­ños com­pro­mi­sos en pue­blos, don­de se crea­ban pla­ta­for­mas uni­ta­rias, para unir el aber­tza­lis­mo y que una tras otra han ido fracasando.

Y todas las ini­cia­ti­vas de las que habla­mos han fra­ca­sa­do por razo­nes idén­ti­cas. En cuan­to se veía un pelín de ries­go per­so­nal, los del PNV se echa­ban para atrás, y esa acti­tud es en la direc­ción y en las bases. O si estas ini­cia­ti­vas afec­ta­ban a sus resul­ta­dos elec­to­ra­les, idén­ti­ca for­ma de actuar. Pri­me­ro el par­ti­do y des­pués ya vere­mos… No hable­mos si ini­cia­ti­vas con­jun­tas del aber­tza­lis­mo pudie­sen tocar los intere­ses eco­nó­mi­cos de empre­sas liga­das al entra­ma­do peneuvero.

No nos enga­ñe­mos, si la direc­ción del PNV es de dere­chas es por­que así lo quie­ren sus bases. Ni una crí­ti­ca, ni un des­plan­te, nun­ca en todos estos años las bases del PNV han dis­cu­ti­do ni una sola de las deci­sio­nes de la direc­ción del PNV. Deci­sio­nes dere­chis­tas del “par­ti­do” las ha habi­do por cien­tos, qui­zás miles, pero ni una de ella ha sido cues­tio­na­da por sus bases. Ni una.

Si el PNV ha deci­di­do pac­tar los pre­su­pues­tos de Biz­kaia, Gas­teiz y un lar­go etc, con el PP, no es algo nove­do­so en la his­to­ria del par­ti­do. Aznar en los años 90 ya gober­nó con la com­pli­ci­dad peneu­ve­ra. ¿Qué nos hace pen­sar que esta vez, como ha sido siem­pre las bases no van a tra­gar como han tra­ga­do con todo? ¿Cuá­les son los argu­men­tos en el sen­ti­do que esta vez van a plan­tar­se ante Urku­llu y le van a hacer rectificar?

Las tra­ga­de­ras de las bases jel­tza­les son inmen­sas. Han teni­do una capa­ci­dad de asi­mi­lar lo que nadie podía ima­gi­nar, Han vis­to a su direc­ción abra­zar al PP, al alcal­de de Bil­bo home­na­jear al ejer­ci­to espa­ñol, a dife­ren­tes con­se­je­ros de inte­rior coope­rar con las poli­cías espa­ño­las para aplas­tar el inde­pen­den­tis­mo, han vis­to de todo, y han demos­tra­do que son capa­ces de asi­mi­lar cual­quier polí­ti­ca que les ven­ga “de arri­ba” sin inmu­tar­se. ¿Exis­ten datos en el sen­ti­do con­tra­rio hoy día? ¿Tene­mos algún tipo de intui­ción de que aho­ra van a obli­gar a Urku­llu a pac­tar las cuen­tas de los herrial­des con la izquier­da sobe­ra­nis­ta?. O ¿No es más razo­na­ble pen­sar que de nue­vo, tra­ga­rán con todo y deja­rán hacer?

Con­ver­sa­cio­nes de calle o infor­ma­ción reco­gi­da en los foros de inter­net don­de entran per­so­nas gene­ral­men­te aca­lo­ra­das a dar­se gol­pes de pecho, no pen­sa­mos que sea la mejor mane­ra de cal­cu­lar el esta­do de áni­mo de las bases del PNV. Nos fia­mos más de una lar­ga tra­yec­to­ria de esta gen­te de votar y callar. De callar por­que hay mucho de que callar. De votar al PNV por­que se lo debo todo, des­de mí tra­ba­jo, has­ta mi bien­es­tar. No, esta gen­te no va a ser la que va a enca­mi­nar­nos hacia la inde­pen­den­cia. Son cla­se media-alta gene­ral­men­te muy aco­mo­da­da y con pocas ganas de pelear. Para ellas y ellos ser aber­tza­le es votar cada 4 años al PNV y el res­to de sus días a hacer su vida en el espí­ri­tu del Arria­ga, ese espí­ri­tu que nos habla­ba de sen­tir­nos cómo­dos en España.

Es tiem­po de aca­bar con las leyen­das urba­nas y con los mitos. Ni el PNV está dis­pues­to a enfren­tar­se a los esta­dos fran­cés y espa­ñol por la sobe­ra­nía ni lo están sus bases. Ni el PNV es pro­gre­sis­ta ni lo son sus bases, antes al con­tra­rio, inde­pen­dien­te­men­te de lo que pre­di­quen son de dere­chas y muy de dere­chas. Si han pac­ta­do con el PP, es por­que son sus alia­dos natu­ra­les en la fae­na de ges­tio­nar la CAV o lo que ten­gan que ges­tio­nar. Y no lo olvi­de­mos, no aspi­ran a más. Con ges­tio­nar unas peque­ñas cotas de poder que gra­cio­sa­men­te les con­ce­da el esta­do espa­ñol, don­de pue­dan enri­que­cer­se ellos y sus empre­sas y alle­ga­dos se conforman.

Abra­mos los ojos y vea­mos la realidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.