No os cree­mos. ¡Jus­ti­cia para Xuban!



xuban-nafarrate

Aitzi­ber Bei­tia eta Zigor Olea­ga l Pla­za­ra! mugi­men­dua eta Gas­teiz­ko gaz­te mugimendua 

Aca­ba­mos de tener noti­cia de que la juez Ana Jesús Zulue­ta, del Juz­ga­do de Ins­truc­ción núme­ro 2 de Gas­teiz, ha archi­va­do la denun­cia que inter­pu­so la fami­lia de Xuban Nafa­rra­te con­tra la actua­ción de la Ertzain­tza el 29 de mar­zo del 2012 , día de huel­ga gene­ral en que Xuban reci­bió un pelo­ta­zo por par­te de la poli­cía auto­nó­mi­ca que le dejó incons­cien­te y le tuvo ingre­sa­do en la UCI duran­te seis días.

No les cree­mos. Ni a Ares cuan­do dijo en su día que no hubo siquie­ra dis­pa­ro de pelo­tas y que Xuban y su fami­lia men­tían. Ni al jefe del ope­ra­ti­vo poli­cial y al esco­pe­te­ro impli­ca­dos en los hechos que decla­ra­ron en el jui­cio que dis­pa­ro, haber­lo lo hubo, pero sin pelo­ta, que solo fue una sal­va. Ni a la jue­za que de tan con­ven­ci­da de la pre­sun­ción de vera­ci­dad de la poli­cía, ni siquie­ra toma decla­ra­ción a los tes­ti­gos pro­pues­tos por la fami­lia de Xuban, o no ve nin­gu­na duda razo­na­ble en las imá­ge­nes de video que mues­tran como sue­na un dis­pa­ro y acto segui­do alguien cae des­plo­ma­do, o toma como úni­ca refe­ren­cia váli­da el infor­me del foren­se des­pre­cian­do el del médi­co pre­sen­ta­do por Xuban, todo ello antes (¿o qui­zás des­pués?) de con­cluir que, obvia­men­te, el gol­pe que pudo haber mata­do a Xuban fue fru­to de gol­pear­se la cabe­za al tro­pe­zar por si mis­mo en la hui­da. Posi­ble­men­te les que­de la duda a Ares, a los Ertzai­nas impli­ca­dos y a la jue­za de si Xuban se pro­vo­có ese gol­pe inten­cio­na­da­men­te para des­pres­ti­giar deli­be­ra­da­men­te a la Ertzain­tza en par­ti­cu­lar y a las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas en gene­ral. Duda que ten­drán opción de resol­ver en el jui­cio por des­obe­dien­cia con­tra Xuban y otras dos per­so­nas en que ver­gon­zo­sa­men­te ha deri­va­do la denun­cia ini­cial con­tra el cuer­po policial.

No les cree­mos. Por­que sufri­mos su vio­len­ta actua­ción gene­ra­li­za­da aquel 29 de mar­zo, que como ya diji­mos enton­ces vul­ne­ró el pro­pio dere­cho a la huel­ga. Por­que les vimos dis­pa­rar pelo­ta­zos inclu­so en la masi­va mani­fes­ta­ción de la tar­de a bul­to, con­tra miles de per­so­nas. Por­que car­ga­ron nue­va­men­te con saña en la con­cen­tra­ción de apo­yo que con­vo­có el movi­mien­to Acam­pa­da Gas­teiz al día siguien­te en soli­da­ri­dad con Xuban y con­tra la vio­len­cia poli­cial. Y en la de un día más tar­de, con Xuban en la Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos con la mar­ca del pelo­ta­zo aún visi­ble en la cabe­za e Iñi­go Caba­cas ente­rra­do por el mis­mo arma ame­na­za­ron, todo sen­si­bi­li­dad y pro­por­cio­na­li­dad, con “como gri­téis algo en con­tra de la poli­cía car­ga­mos” y por si que­da­ba algu­na duda, “con las peloteras”.

No les cree­mos por­que este no es un caso ais­la­do. Ni en cuan­to a actua­ción poli­cial, ni en cuan­to a pos­te­rior ocul­ta­ción y defor­ma­ción de los hechos. Que se lo pre­gun­ten a Iñi­go Caba­cas, a su fami­lia, que vie­ne denun­cian­do las con­ti­nuas tra­bas y dila­cio­nes en la inves­ti­ga­ción por par­te de la Con­se­je­ría de Inte­rior. Que se lo pre­gun­ten al Arar­te­ko, que vie­ne repi­tien­do las mis­mas reco­men­da­cio­nes bási­cas a la Ertzain­tza en cuan­to a uso pro­por­cio­na­do de la vio­len­cia, en cuan­to a garan­tías judi­cia­les, en cuan­to al auto­ma­tis­mo de denun­ciar a quien denun­cia para des­acre­di­tar al denun­cian­te, impu­tán­do­le algún deli­to y trans­mi­tien­do así un men­sa­je de impu­ni­dad y de mie­do a quien se le ocu­rre seña­lar a algún agen­te. Y, cla­ro, repi­te las mis­mas, por­que en estos 15 años no se le ha hecho caso en nin­gu­na de ellas. Si ante las peti­cio­nes de sim­ple infor­ma­ción por par­te de Arar­te­ko ante el ase­si­na­to de Iñi­go Caba­cas, de la defen­so­ría del Pue­blo Vas­co que es un car­go públi­co depen­dien­te del mis­mí­si­mo par­la­men­to, la res­pues­ta de la poli­cía auto­nó­mi­ca con su con­se­je­ro Ares a la cabe­za es negar dicha infor­ma­ción y arre­me­ter con dure­za públi­ca­men­te con­tra Iñi­go Lamar­ca por inten­tar escla­re­cer al menos par­te de los hechos, ¿Qué res­pe­to mos­tra­rá a per­so­nas de a pie y a movi­mien­tos socia­les y sin­di­ca­tos? Si la judi­ca­tu­ra se dedi­ca a encu­brir las fal­tas de res­pon­sa­bles polí­ti­cos y agen­tes que osten­tan por ley el mono­po­lio de la vio­len­cia en vez de velar por evi­tar sus exce­sos, ¿como pode­mos espe­rar jus­ti­cia en vez de impunidad?

No les cree­mos a ellos. Cree­mos a Xuban, a los tes­ti­gos que narra­ron lo ocu­rri­do cuan­do Xuban ya esta­ba incons­cien­te. Cree­mos en lo que vimos y vivi­mos a lo lar­go de toda la jor­na­da y en lo ocu­rri­do en otros casos y en otros luga­res. En los juz­ga­dos y des­pa­chos, la poli­cía goza de pre­sun­ción de ino­cen­cia y la ciu­da­da­nía de cul­pa­bi­li­dad. Entre noso­tras, la expe­rien­cia nos dic­ta lo con­tra­rio. Qui­zás no esta­ría de más intro­du­cir acto­res impar­cia­les para dilu­ci­dar estos casos, pero des­de lue­go no pare­ce que vaya­mos a encon­trar­los en los tri­bu­na­les. En cual­quier caso, exi­gi­mos jus­ti­cia para Xuban y depu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des a todos los niveles.

No les cree­mos, y sen­ti­mos que tene­mos la obli­ga­ción de decir­lo cuan­to más alto mejor. Por­que ante la olea­da de recor­tes de dere­chos socia­les, civi­les y polí­ti­cos, en un con­tex­to de ban­co­cra­cia don­de la polí­ti­ca ofi­cial se nos mues­tra corrup­ta y ser­vil al dine­ro, vamos a tener que seguir pro­tes­tan­do y salien­do a la calle. Des­de aque­lla huel­ga en que casi matan a Xuban, no hemos hecho más que acu­mu­lar nue­vas razo­nes para ello. Es nece­sa­rio denun­ciar este atro­pe­llo, por­que no hacer­lo hoy es mul­ti­pli­car las opcio­nes de que situa­cio­nes simi­la­res vuel­van a repe­tir­se en el futuro.

Como denun­cia y para mos­trar nues­tra soli­da­ri­dad a Xuban, con­vo­ca­mos a una con­cen­tra­ción este miér­co­les a las 19:30 en fren­te de la comi­sa­ría de la Ertzain­tza en la calle Ola­gui­bel. Ani­ma­mos a acu­dir con cas­co a la mis­ma. Para evi­tar posi­bles caí­das for­tui­tas que pue­dan deri­var en gol­pe en la cabe­za con ries­go de muer­te como le ocu­rrió a Xuban. Y como mues­tra de bue­na volun­tad hacia poli­cía, Ares y juez, para que evi­tan­do dichos des­gra­cia­dos acci­den­tes nadie pue­da man­char malin­ten­cio­na­da­men­te el buen nom­bre de la poli­cía auto­nó­mi­ca y de las ins­ti­tu­cio­nes democráticas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *