«El ries­go de una gene­ra­ción per­di­da y expul­sa­da del mer­ca­do labo­ral es real y cre­cien­te»- LAB Sindikatua

El año pasa­do se per­die­ron 77.000 pues­tos de tra­ba­jo en Hego Eus­kal Herria. Según la Encues­ta de Pobla­ción Acti­va en el últi­mo tri­mes­tre de 2012 había alre­de­dor de 215.400 per­so­nas en paro, lo que supo­ne un incre­men­to anual del 22,4% y ele­va la tasa de paro en Hego Eus­kal Herria al 16,2% de la pobla­ción acti­va. Esta tasa de paro es simi­lar a la de Por­tu­gal, y en la Unión Euro­pea sólo la supe­ran Gre­cia y el Esta­do español.

Ade­más, la infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por la EPA mues­tra un nota­ble gra­do de cohe­ren­cia con el paro regis­tra­do en los Ser­vi­cios Públi­cos de Empleo, que arro­ja­ron una media de 221.000 per­so­nas des­em­plea­das duran­te el mis­mo tri­mes­tre. Esta­mos, por tan­to, ante las cifras de paro más altas des­de media­dos de los años 80, cuan­do la eco­no­mía vas­ca se aho­ga­ba a cau­sa de una pro­fun­da cri­sis y una recon­ver­sión indus­trial salvaje.

Actual­men­te la tasa de paro alcan­za nive­les simi­la­res entre hom­bres y muje­res (16% y 16,5% res­pec­ti­va­men­te); pero la tasa de paro juve­nil regis­tra nive­les mucho más alar­man­tes, ya que prác­ti­ca­men­te una de cada dos per­so­nas jóve­nes que bus­ca empleo no lo encuen­tra, y el 65% de la juven­tud asa­la­ria­da tie­ne un tra­ba­jo temporal.

Si a esta situa­ción labo­ral le aña­di­mos que no será posi­ble recu­pe­rar el nivel de empleo en varios años, y que el gobierno espa­ñol está empe­ña­do en retra­sar y difi­cul­tar el acce­so a la jubi­la­ción, es evi­den­te que el ries­go de una gene­ra­ción per­di­da y expul­sa­da del mer­ca­do labo­ral es real y creciente.

Por otro lado, no bas­ta con fijar el foco de nues­tra aten­ción en la evo­lu­ción del paro; por­que según se des­pren­de de la EPA en el últi­mo año se han des­trui­do unos 77.000 pues­tos de tra­ba­jo en Hego Eus­kal Herria. Y sólo la dis­mi­nu­ción de la pobla­ción acti­va ha impe­di­do que el paro alcan­za­ra cotas más elevadas.

Con todo, a fina­les de 2012 el 8,9% de los hoga­res de la CAV tenía todos sus miem­bros acti­vos en paro. En Nafa­rroa este por­cen­ta­je alcan­za al 8,7% de los hoga­res exis­ten­tes. Estos datos refle­jan con cru­de­za la dura reali­dad que se ven obli­ga­dos a sopor­tar cada vez más hoga­res en nues­tro país.

En efec­to, 2012 ha sido un año terri­ble para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Se han per­di­do el 6,5% de los empleos exis­ten­tes un año antes, el índi­ce de des­truc­ción de empleo más ele­va­do en los cin­co años tras­cu­rri­dos des­de que comen­zó la crisis.

En este sen­ti­do, com­pro­ba­mos con gran preo­cu­pa­ción como las polí­ti­cas apli­ca­das por los pode­res públi­cos están ace­le­ran­do el rit­mo de des­truc­ción de empleo. Sin embar­go, y a pesar de que se augu­ra un 2013 más duro que el ante­rior, no apre­cia­mos volun­tad por cam­biar la orien­ta­ción de las polí­ti­cas que nos han empu­ja­do a esta situación.

Por esa razón, tene­mos la obli­ga­ción de seguir tra­ba­jan­do en la acu­mu­la­ción de fuer­zas has­ta alcan­zar el pun­to crí­ti­co nece­sa­rio para for­zar a los gobier­nos a dar mar­cha atrás en las polí­ti­cas y refor­mas impues­tas con la escu­sa de la crisis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *