El dia­rio El País y una nue­va per­la del terro­ris­mo mediá­ti­co- Car­los Aznáres

Crue­les ali­ma­ñas. Eso y no otra cosas son los hace­do­res y eje­cu­to­res coti­dia­nos del terro­ris­mo mediá­ti­co que están pen­dien­tes de la salud del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Repre­sen­tan­tes des­in­for­ma­ti­vos de las vie­jas polí­ti­cas, escri­bas fra­ca­sa­dos de tan­to men­tir, ter­gi­ver­sar, omi­tir, bus­can en las «pri­mi­cias» y en los sitios don­de su com­por­ta­mien­to carro­ñe­ro pue­da cons­truir una fal­sa reali­dad, los deta­lles nau­sea­bun­dos de algo que no pue­den cam­biar ni siquie­ra mintiendo.

Chá­vez vive y se recu­pe­ra favo­ra­ble­men­te, a pesar de sus ago­re­rías, sen­ci­lla­men­te por­que el Coman­dan­te pelea con todas sus fuer­zas y ven­ce a la adver­si­dad, para vol­ver al seno de su bra­vo pue­blo, que lo quie­re y lo defiende.

El de estos medios es el col­mo de un com­por­ta­mien­to pon­zo­ño­so. Pri­me­ro fue la CNN gene­ran­do dudas sobre la últi­ma ope­ra­ción que sufrie­ra el Pre­si­den­te, y alen­tan­do (con su esti­lo sibi­lino) una muer­te pró­xi­ma, lue­go les tocó el turno a sus adla­te­res de Mia­mi, quie­nes con­sul­tan habi­tual­men­te a un «médi­co» que dice saber lo que otros igno­ran. Y aho­ra le toca el turno, en esta esca­la­da inter­mi­na­ble, a los direc­ti­vos de esa cen­tral des­es­ta­bi­li­za­do­ra que es el dia­rio espa­ñol El País.

Pare­ce, que los hace­do­res de «el perió­di­co glo­bal en espa­ñol», com­pra­ron «mer­ca­de­ría podri­da», como se sue­le decir en Argen­ti­na, en la jer­ga del perio­dis­mo. Y les ocu­rrió pre­ci­sa­men­te a ellos, que se jac­tan de dar lec­cio­nes de éti­ca, que orga­ni­zan becas y talle­res para que incré­du­los apren­di­ces (y no pocos vete­ra­nos) cro­nis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos «apren­dan» las mara­vi­llas que incul­ca la trou­pe de Juan Luis Cebrián y sus bull­dogs del Gru­po Pri­sa. Ellos, que arman y des­ar­man con­ve­nios con otros perió­di­cos del con­ti­nen­te, algu­nos «pro­gres» y otros a los que se les des­cu­bren las entra­ñas dere­chis­tas, y des­de allí des­in­for­man sobre lo que ocu­rre en Vene­zue­la, en Cuba, en Iraq, en Pales­ti­na o en Irán.

Ellos, que en 2002 se mon­ta­ron a la ola de fes­te­jar el fra­ca­sa­do gol­pe de Pedro Car­mo­na, «el Bre­ve», con­tra la Revo­lu­ción Bolivariana.

Pre­ci­sa­men­te ellos, los pon­de­ra­dos plu­mí­fe­ros de El País, adqui­rie­ron, pagan­do dece­nas de miles de dóla­res, una fal­sa foto, don­de supues­ta­men­te el Coman­dan­te Chá­vez yacía en una cami­lla entu­ba­do y en esta­do coma­to­so. La ima­gen, lo denun­ció el perio­dis­ta con mayús­cu­la que es Wal­ter Mar­tí­nez, de Tele­sur, corres­pon­día a una ope­ra­ción de un hom­bre muy pare­ci­do a Chá­vez, y data de 2008.

Pero los de El País no son sim­ples apén­di­ces de una cam­pa­ña, sino figu­ras des­ta­ca­das en esta cos­tum­bre de gene­rar cli­mas para ata­car a gobier­nos y pue­blos que no comul­gan con su adhe­sión al capi­ta­lis­mo, y no satis­fe­chos con lan­zar en por­ta­da la famo­sa foto, apro­ve­cha­ron para dis­cul­par­se sutil­men­te, embis­tien­do tam­bién con­tra Cuba, otro de sus enemi­gos per­ma­nen­tes. Es así, como el dia­rio madri­le­ño pre­ci­sa que no se pudie­ron «veri­fi­car de for­ma inde­pen­dien­te las cir­cuns­tan­cias en la que fue toma­da la ima­gen, ni el momen­to pre­ci­so, ni el lugar. Las par­ti­cu­la­ri­da­des polí­ti­cas de Cuba y las res­tric­cio­nes infor­ma­ti­vas que impo­ne el régi­men lo han hecho imposible».

Sin embar­go, la manio­bra se les vol­vió en su con­tra, como un boo­me­rang, y los hizo añi­cos. Deses­pe­ra­dos, por ver que habían come­ti­do un pape­lón inter­na­cio­nal (jus­ta­men­te ellos, tan «serios» y «pro­li­jos»), orde­na­ron levan­tar de la dis­tri­bui­do­ra, miles de ejem­pla­res que lucía la ver­gon­zo­sa y san­gui­no­lien­ta por­ta­da, y la cam­bia­ron por otra más acor­de. Lo mis­mo hicie­ron con la «noti­cia» col­ga­da en su pági­na on line. Bochorno, que segu­ra­men­te le cos­ta­rá la cabe­za a algún inte­gran­te menor de la empre­sa (por­que los de arri­ba nun­ca pagan los pla­tos rotos) y a otra cosa. O mejor dicho, a seguir cons­pi­ran­do para que Chá­vez sea derro­ca­do, o Cuba renun­cie al socialismo.

Si no fue­ra por­que repre­sen­tan la flor y nata de un com­por­ta­mien­to delez­na­ble en esta gue­rra en que el capi­ta­lis­mo libra con­tra nues­tros pue­blos, esta sería un item más en el manual del «per­fec­to terro­ris­ta mediá­ti­co», pero lo que supo­ne es mucho más gra­ve. Demues­tra, que están deci­di­dos a hacer lo que sea para derro­car a Hugo Cha­vez y apo­de­rar­se nue­va­men­te de ese país que eli­gió hacer una Revo­lu­ción socia­lis­ta de con­tra­mano a lo que deter­mi­na­ba el dis­cur­so polí­ti­ca­men­te correcto.

Por eso es que hay que estar aler­tas y movi­li­za­dos, como lo ha hecho esta mis­ma sema­na el pue­blo vene­zo­lano, evo­can­do la caí­da del dic­ta­dor Pérez Jimé­nez y advir­tien­do a pro­pios y extra­ños, que son millo­nes los que están dis­pues­tos a defen­der con su pro­pia vida todo lo con­quis­ta­do. Y en ese mis­mo plano, está la leal­tad y el amor hacia su máxi­mo timo­nel, que pron­to, res­ta­ble­ci­do y vital, vol­ve­rá a sumer­gir­se en el deve­nir revo­lu­cio­na­rio. Más allá de lo que deseen Oba­ma, la oli­gar­quía vene­zo­la­na y el espa­ño­la­zo de Cebrián.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *