Sí hay futu­ro- Txotxe Andueza

El archi­vo de la denun­cia pre­sen­ta­da por la fami­lia de Xuban Nafa­rra­te con­tra la Ertzain­tza ha cau­sa­do el revue­lo que era de espe­rar entre quie­nes des­de un prin­ci­pio creí­mos al joven y no a sus vic­ti­ma­rios, y entre quie­nes han pro­cla­ma­do ver en los hechos indi­cios sufi­cien­tes para al menos inves­ti­gar el caso, como fue el caso del Ararteko.

Habrá movi­li­za­cio­nes, hay artícu­los, men­sa­jes y con­ver­sa­cio­nes. Pero con hechos como este, y los que se pro­du­cen casi minu­to a minu­to (según escri­bo esto me ente­ro que la Ertzain­tza ha entra­do en el Gaz­tetxe de Gas­teiz, iden­ti­fi­ca­do a quie­nes allí esta­ban y roba­do las fotos de los pre­sos y pre­sas), lo que hay por enci­ma de todo es un alto nivel de hartazgo.

Hay una sen­sa­ción de “otra vez”, “esto no cam­bia”, “con pro­ce­so y sin pro­ce­so todo sigue igual”… Los opti­mis­tas, segu­ra­men­te, inten­ta­rían con­tra­rres­tar este esta­do aní­mi­co con aque­llo del “ladran lue­go cabal­ga­mos”, que es como decir que a ellos debe doler­les mucho cuan­do te pegan. Y los pesi­mis­tas lo alen­ta­rían como mues­tra del “no future”.

Lo difí­cil es estar en medio, inten­tar man­te­ner la cabe­za fría y tirar siem­pre p’a­lan­te. Los del PNV saben hacer­lo (lo de estar en el medio, digo). Mien­tras los demás nos esfor­za­mos para no hun­dir­nos en are­nas move­di­zas, ellos se sitúan levi­tan­do enci­ma de nues­tras cabe­zas, o hacien­do ese tra­ba­jo dis­cre­to que tan­tos fru­tos les da. A ellos.

Pero al res­to, a quie­nes no esta­mos obli­ga­dos ni obli­ga­das al tra­ba­jo dis­cre­to, nos que­da la posi­bi­li­dad de hacer rui­do y lle­nar las calles. Sí, tirar p’a­lan­te. Defen­der el dere­cho a la huel­ga, a la disi­den­cia, a la pro­tes­ta, a la denun­cia, a defen­der nues­tras ideas, a per­se­guir nues­tros pro­yec­tos. Por­que sí hay futuro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *