La estra­te­gia de la tensión

Instalaciones de la refinería de gas donde permanecen aún varios extranjeros secuestrados. -   Efe Agencia

Tra­duc­ción Boltxe Kolektiboa

Las imá­ge­nes dra­má­ti­cas del ata­que con­tra la plan­ta de gas en Arge­lia, rea­li­za­do por un coman­do que se defi­ne como jiha­dis­ta, han dado la vuel­ta al mun­do. Téc­ni­cos de BP y de Sta­toil ata­dos a explo­si­vos de plás­ti­co, muer­tos por los que los habían secues­tra­dos o duran­te los enfren­ta­mien­tos. Efec­to garan­ti­za­do. El minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res fran­cés Fabius ha lan­za­do la alar­ma sobre la dra­má­ti­ca situa­ción arge­li­na. El pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Came­ron ha con­vo­ca­do el «Comi­té Cobra» de las situa­cio­nes de urgen­cia. El pre­si­den­te Oba­ma ha decla­ra­do que el ata­que nos recuer­da una vez más la ame­na­za que repre­sen­ta Al Qae­da en Áfri­ca y que los Esta­dos Uni­dos reac­cio­na­rán para que hechos aná­lo­gos no se repitan.

Según las infor­ma­cio­nes difun­di­das por fuen­tes no muy iden­ti­fi­ca­das, el coman­do terro­ris­ta reci­bía órde­nes por telé­fono a tra­vés de un saté­li­te del emir Moc­tar Bel­moc­tar, ex jefe de «Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co», actual­men­te a la cabe­za de una nue­va for­ma­ción que tie­ne la base en Mali. Pre­ci­sa­men­te (como por azar) en don­de Fran­cia está inter­vi­nien­do mili­tar­men­te y en don­de la Unión Euro­pea está a pun­to de enviar una «misión de entre­na­mien­to», for­ma­da por 450 espe­cia­lis­tas de la gue­rra (ita­lia­nos inclui­dos), que dará tam­bién «con­se­jos a las ope­ra­cio­nes de coman­do». Que­da el mis­te­rio de cómo un coman­do, for­ma­do por dece­nas de hom­bres muy arma­dos, ha podi­do reco­rrer a des­cu­bier­to con su con­voy de vehícu­los todo terreno cen­te­na­res de kiló­me­tros en un terri­to­rio vigi­la­do día y noche por alre­de­dor 300 mil hom­bres del ejér­ci­to arge­lino, entre­na­do y arma­do por Fran­cia y por el Man­do Áfri­ca de Esta­dos Uni­dos. Es legí­ti­mo sos­pe­char que el ata­que con­tra la plan­ta de gas ha esta­do orques­ta­do y/​o faci­li­ta­do por Fran­cia, con la cober­tu­ra de Esta­dos Uni­dos, para impli­car a Arge­lia y otros paí­ses nor­te-afri­ca­nos en la ope­ra­ción mili­tar en Mali, amplian­do el área.

En Áfri­ca, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Esta­dos Uni­dos y otras poten­cias occi­den­ta­les no pue­den ges­tio­nar, con sus gru­pos mul­ti­na­cio­na­les, la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca de Chi­na y de otros paí­ses emer­gen­tes. Que­rien­do man­te­ner a cual­quier pre­cio el con­trol de las fuen­tes ener­gé­ti­cas y de los mine­ra­les estra­té­gi­cos del con­ti­nen­te, así como de las zonas de impor­tan­cia geo­ses­tra­té­gi­ca, soplan sobre el fue­go de las ten­sio­nes y de los con­flic­tos inter­nos para jus­ti­fi­car su inter­ven­ción mili­tar, cuyo obje­ti­vo es el de aho­gar las luchas de libe­ra­ción de los pue­blos. A esto no tie­nen nin­gún escrú­pu­lo en uti­li­zar gru­pos jiha­dis­tas, cuyos mili­tan­tes de base, con­ven­ci­dos de com­ba­tir el impe­ria­lis­mo occi­den­tal, aca­ban sien­do su ins­tru­men­to. Han sido uti­li­za­dos en Libia para des­com­po­ner el país del inte­rior, mien­tras que la OTAN ata­ca­ba con sus caza-bom­bar­de­ros y sus fuer­zas espe­cia­les infil­tra­das. Inclu­so el New York Times, des­pués del ata­que en Arge­lia, admi­te que Gada­fi tenía razón cuan­do pre­ve­nía que la des­truc­ción del Esta­do libio pro­vo­ca­ría el caos, dejan­do las manos libres a los jiha­dis­tas. El New York Times no ha dicho, sin embar­go, que la OTAN está hacien­do la mis­ma cosa en Siria, con­fir­man­do que esto entra en su pro­pia estra­te­gia de tensión.

Ber­sa­ni [Secre­ta­rio del Par­ti­do Demo­crá­ti­co, jefe de la «opo­si­ción» en Ita­lia, NdT] lo ha com­pren­do muy bien. «Es nece­sa­rio dete­ner las for­ma­cio­nes djiha­dis­tas san­gui­na­rias ‑ha decla­ra­do- no se pue­de dejar sola a Fran­cia que ha inter­ve­ni­do en Mali: es nece­sa­rio inter­ve­nir, es el momen­to de que la Unión Euro­pea coja el extre­mo de la made­ja». Lo que, en reali­dad, ya ha cogi­do en mano Euro­pa para des­viar el vie­jo embro­llo de las gue­rras coloniales.

Man­lio Dinucci

Edi­ción del mar­tes 22 de enero de 2013 de il manifesto

http://​www​.ilma​ni​fes​to​.it/​a​r​e​a​-​a​b​b​o​n​a​t​i​/​i​n​-​e​d​i​c​o​l​a​/​m​a​n​i​p​2​n​1​/​2​0​1​3​0​1​2​2​/​m​a​n​i​p​2​p​g​/​1​4​/​m​a​n​i​p​2​p​z​/​3​3​4​8​44/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *