Comu­ni­ca­do del Fren­te Uni­do de la Inmi­gra­ción y de los Barrios Popu­la­res (FUIQP)

Lo que escri­bi­mos el 14 de abril de 2012 se ha hecho, des­gra­cia­da­men­te, reali­dad. Recor­de­mos que en esa fecha afir­má­ba­mos: «Una vez más tene­mos una inje­ren­cia impe­ria­lis­ta a la vis­ta; esta vez en Mali, des­pués de las de Libia, Cos­ta de Mar­fil y las ame­na­zas con­tra Siria».

La rela­ción es cada vez más evi­den­te entre la agi­ta­ción en el Nor­te de Mali y las con­se­cuen­cias de la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra Libia: arma­men­to pesa­do que cir­cu­la casi-libre­men­te y que está a dis­po­si­ción de gru­pos arma­dos visi­ble­men­te en colu­sión obje­ti­va con los diri­gen­tes de la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca de los Esta­dos de Áfri­ca Occi­den­tal (CEDEAO), de la «comu­ni­dad inter­na­cio­nal»… Las empre­sas inter­na­cio­na­les, ayu­da­das por los ejér­ci­tos de sus gobier­nos res­pec­ti­vos, podrán tra­tar más fácil­men­te con los peque­ños jefes que con Esta­dos estruc­tu­ra­dos y res­pe­tan­do a sus pue­blos. La situa­ción es gra­ve, no solo para Mali sino para toda la región, inclu­yen­do a Arge­lia: por­que los que apa­re­ce es una ver­da­de­ra reco­lo­ni­za­ción-bal­ca­ni­za­ción de Áfri­ca para aca­pa­rar y per­pe­tuar la explo­ta­ción de sus rique­zas natu­ra­les y humanas.

Habi­tual­men­te, cuan­do la Fran­cia ofi­cial habla de los malien­ses es ¡para expul­sar­los de Fran­cia en vue­los char­ter! Hoy en día, esta mis­ma Fran­cia ofi­cial con un gobierno socia­lis­ta, para más inri, se ha con­ver­ti­do en ami­ga de los malien­ses y nos gra­ti­fi­ca con imá­ge­nes idí­li­cas de Mon­treuil [ciu­dad que se encuen­tra en las afue­ras de París, nota de la tra­duc­ción] rebau­ti­za­da como Bama­ko en París, mien­tras bom­bar­dea los pue­blos del Nor­te de Mali. Una ama­bi­li­dad bas­tan­te sos­pe­cho­sa cuan­do hay afri­ca­nos que están en peli­gro de muer­te aquí mis­mo, en Fran­cia, por inten­tar con­se­guir los pape­les, como es el caso de las huel­gas de ham­bre del CSP59 en Lille.

No, los diri­gen­tes de este país mien­ten por inte­rés y para defen­der unos intere­ses con­cre­tos: los de los mono­po­lios Are­va (ex Cogé­ma), Total, Bouy­gues… Los terro­ris­tas «isla­mis­tas» no son el obje­ti­vo sino el pre­tex­to de la inje­ren­cia, pues son esos mis­mos gru­púscu­los los que han sido arma­dos para des­es­ta­bi­li­zar Libia, Siria.

Nos dan la lata invo­can­do la peti­ción de inter­ven­ción de Mali, pero ¿quién está en el ori­gen de los cam­bios ince­san­tes a la cabe­za de ese país? ¡Aca­so no es la mario­ne­ta Ouat­ta­ra quién está a la cabe­za del orga­nis­mo fan­to­che CEDEAO! Se nos habla tam­bién de la ONU. Esa mis­ma ONU que se ha con­ver­ti­do en una máqui­na de auto­ri­zar gue­rras y de repar­tir la rique­za entre los pode­ro­sos, pero impo­ten­tes para hacer apli­car la más míni­ma san­ción con­tra el Esta­do sio­nis­ta y defen­der a los palestinos.

Estos diri­gen­tes mien­ten tam­bién en sus dis­cur­sos sobre la deu­da y el défi­cit pre­su­pues­ta­rio, sino, ¿cómo expli­car que hay dine­ro dis­po­ni­ble para la gue­rra, cómo expli­car que hay dine­ro para dar­lo a los empre­sa­rios (bajo el pre­tex­to de refor­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad) y no lo hay para el SMIC [sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal, NdT], para los míni­mos socia­les nece­sa­rios y para los ser­vi­cios públicos?

Estas gue­rras suce­si­vas (Afga­nis­tán, Yugos­la­via, Irak, Libia, Cos­ta de Mar­fil, Siria…) y las que van a venir no son sola­men­te ini­cia­ti­vas de jefes de Esta­do o de gobier­nos beli­co­sos, son la úni­ca res­pues­ta que el sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co es capaz de dar, es decir el capi­ta­lis­mo de los mono­po­lios en ple­na carre­ra de glo­ba­li­za­ción. Es este mis­mo sis­te­ma el que, aquí, engen­dra la pau­pe­ri­za­ción y la pre­ca­ri­za­ción y, allí, la mise­ria y la guerra.

Es por esta razón por la que no pode­mos desin­te­re­sar­nos de las nue­vas gue­rras colo­nia­les e impe­ria­lis­tas. El des­tino del Áfri­ca agre­di­da y de la inmi­gra­ción ‑y más amplia­men­te de las cla­ses popu­la­res- están indi­so­cia­ble­men­te unidas.

La com­pe­ten­cia entre las poten­cias impe­ria­lis­tas uni­da a su «glo­ba­li­za­ción» hace, para cada una de ellas, toda­vía más impor­tan­te el con­trol de las fuen­tes de mate­rias pri­mas y en par­ti­cu­lar de los recur­sos ener­gé­ti­cos (gas, petró­leo, ura­nio). Los ver­da­de­ros obje­ti­vos de la gue­rra en Mali no es la defen­sa ni la inte­gri­dad de Mali o la lucha con­tra el inte­gris­mo, sino el con­trol de la región saha­ria­na y la des­es­ta­bi­li­za­ción de Argelia.

El Par­ti­do Socia­lis­ta se encuen­tra nue­va­men­te en la ini­cia­ti­va de una gue­rra. No hay que sor­pren­der­se. Exis­te una gran con­ti­nui­dad en las elec­cio­nes estra­té­gi­cas de la social-demo­cra­cia des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial: siem­pre la gue­rra y siem­pre en el cam­po de la cla­se dominante.

Los jóve­nes de los barrios popu­la­res dicen: bas­ta! FAKO!!

Nues­tra heren­cia de jóve­nes des­cen­dien­tes de la colo­ni­za­ción nos hace pen­sar como los cam­pe­si­nos-pes­ca­do­res malien­ses: «El pez se equi­vo­ca si pien­sa que el pes­ca­dor ha ido a ali­men­tar­le». Nin­gu­na inter­ven­ción extran­je­ra ha libe­ra­do nun­ca a nin­gún pueblo.

El Fren­te Uni­do de la Inmi­gra­ción y de los Barrios Popu­la­res con­de­na la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Mali, con­de­na la auto­ri­za­ción dada por Arge­lia para sobre­vo­lar su territorio.

Ase­gu­ra­mos a los pro­gre­sis­tas malien­ses nues­tra soli­da­ri­dad y apo­yo en sus luchas por la inte­gri­dad terri­to­rial, por la demo­cra­cia polí­ti­ca y por el pro­gre­so social.

Igual­men­te ase­gu­ra­mos a los pro­gre­sis­tas arge­li­nos nues­tra soli­da­ri­dad para refor­zar el cam­po anti-imperialista.

París, 20 de enero de 2013

Fren­te Uni­do de la Inmi­gra­ción y de los Barrios Populares

(Este Fren­te reagru­pa vein­te aso­cia­cio­nes de gran­des ciu­da­des de Francia.)

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolektiboa.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *