Una rosa roja para Rosa Luxem­bur­go- Luz Mari­na López Espinosa

Si algo gra­fi­ca fiel­men­te la fero­ci­dad del capi­ta­lis­mo y de la dere­cha en gene­ral, fue ese cula­ta­zo sal­va­je con el que un sol­da­do al ser­vi­cio de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na le des­tro­zó la cabe­za a esa inmen­sa, noble y amo­ro­sa mujer, la gran teó­ri­ca y acti­vis­ta de la revo­lu­ción mun­dial Rosa Luxem­bur­go. Su cuer­po fue arro­ja­do a un río de don­de se res­ca­tó cin­co meses des­pués. Esto, en ple­na efer­ves­cen­cia de la revo­lu­ción ale­ma­na de noviem­bre de 1918 que ella había impul­sa­do a tra­vés de su liga Espar­ta­co y había depues­to al kái­ser. La acom­pa­ña­ron en el mar­ti­rio el amor de su vida y cama­ra­da León Jogi­ches y su gran com­pa­ñe­ro de lucha Car­los Liebk­necht. Esto ocu­rrió el 15 de enero de 1919 cuan­do Rosa con­ta­ba ape­nas 48 años, y el impor­tan­te ani­ver­sa­rio me pare­ce, se nos pasó des­aper­ci­bi­do a los mili­tan­tes de la liber­tad y el socialismo.
Rosa Luxem­bur­go es a nivel mun­dial, el gran nor­te hacia don­de deben mirar las muje­res revo­lu­cio­na­rias. Mili­tan­cia, abne­ga­ción, estu­dio y pro­duc­ción teó­ri­ca –ade­más de cárcel‑, fue­ron des­de su más tem­pra­na juven­tud la cau­sa y ofi­cio de esta infa­ti­ga­ble mujer, quien ense­ñó y pre­go­nó a las muje­res y a los hom­bres del mun­do que el enemi­go es el capi­ta­lis­mo, y que la revo­lu­ción se hace con orga­ni­za­ción y movi­li­za­ción, pero tam­bién con aná­li­sis e ideo­lo­gía por par­te de los obre­ros. ¡Ah! Y que ha de ser inter­na­cio­nal, por­que tal es la natu­ra­le­za del pro­le­ta­ria­do, como es la del capi­ta­lis­mo. Y lan­zó una recia fra­se pro­vo­ca­do­ra: “La revo­lu­ción es magnífica…..Todo lo demás es un disparate”
Gran pole­mis­ta, no se diga con sus ex socios de la social demo­cra­cia ale­ma­na y pola­ca sino con sus pro­pios com­pa­ñe­ros revo­lu­cio­na­rios y aún con Lenin y Trosky, Rosa tuvo el genio visio­na­rio de ape­nas des­pun­tan­do el régi­men naci­do de la gran revo­lu­ción de octu­bre, ya en 1918 escri­bía – y des­de la cárcel‑, pági­nas crí­ti­cas del mane­jo polí­ti­co que se esta­ba hacien­do del nue­vo poder. Dema­sia­do pre­ma­tu­ras en ver­dad esas crí­ti­cas, ella mis­ma al pare­cer no se deci­dió a publi­car­las. Sin embar­go, sor­pren­de que una vez caí­do el cam­po socia­lis­ta y la Unión Sovié­ti­ca sesen­ta años des­pués, los ana­lis­tas del insó­li­to suce­so apun­tan como res­pon­sa­bles a aque­llos vicios y falen­cias que ya Rosa des­de pri­sión temía en el nacien­te régi­men: el peli­gro de que la buro­cra­cia auto­ri­ta­ria coop­ta­ra a la democracia.

Rosa aun­que en su tem­pra­na vida polí­ti­ca por­fió bas­tan­te en su rela­ción y aso­cia­ción con los social­de­mó­cra­tas para com­ba­tir el régi­men impe­ria­lis­ta ale­mán, pron­to des­de­ñó las ilu­sio­nes de sus socios de refor­mar el capi­ta­lis­mo has­ta hacer­lo bueno, vio que esto era una ente­le­quia, y que lo que era malo no se tor­na­ría bueno y menos por volun­tad pro­pia. Enton­ces, su acti­vi­dad polí­ti­ca y teó­ri­ca la dedi­có con gran empe­ño en denun­ciar la far­sa del opor­tu­nis­mo y el refor­mis­mo en sus nume­ro­sas ver­tien­tes. Y acu­ñó su legen­da­ria con­sig­na: Socia­lis­mo o bar­ba­rie. Cruel, pero sapien­te, la maes­tra His­to­ria qui­so que su muer­te fue­ra la más fir­me vali­da­ción de su proclama.

“El espí­ri­tu atre­vi­do, el cora­zón ardien­te y la fir­me volun­tad de la “peque­ña” Rosa eran el motor de la rebe­lión” así la des­cri­be su gran ami­ga, la revo­lu­cio­na­ria y femi­nis­ta Cla­ra Zet­kin, en los días en que pare­cía que los obre­ros habían dado al tras­te defi­ni­ti­vo con el régi­men monár­qui­co ale­mán. Y es que Rosa tuvo la osa­día de impug­nar todas las rela­cio­nes de poder, some­tién­do­las a la cri­ti­ca de si esta­ban basa­das en la demo­cra­cia y la liber­tad, y por esa vía en el bien­es­tar del suje­to más débil de esa rela­ción. Con­se­cuen­te y cohe­ren­te, se opu­so tam­bién a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial que con­ci­ta­ba la pasión nacio­na­lis­ta del pue­blo ale­mán, y cri­ti­có dura­men­te a los par­la­men­ta­rios socia­lis­tas de la II Inter­na­cio­nal que apro­ba­ban cré­di­tos para sostenerla.

Rosa Luxem­bur­go, pola­ca del mun­do que pasa por ale­ma­na y bien pudie­ra ser boli­via­na o argen­ti­na, esta­ría hoy cele­bran­do pero más que todo tra­ba­jan­do en cons­truc­ción teó­ri­ca, orga­ni­za­ción y for­ma­ción de los equi­pos de cua­dros polí­ti­cos y de nue­vos suje­tos colec­ti­vos de la revo­lu­ción que insur­ge en Amé­ri­ca Lati­na. Reali­dad que ha crea­do un pano­ra­ma impen­sa­ble hace ape­nas vein­ti­cin­co años. Y con su Liga Espar­ta­co esta­ría en pri­me­ra fila en las tomas de pre­dios de Los Sin Tie­rra en el Bra­sil, diri­gien­do algu­na Misión en Bar­qui­si­me­to, sus­ten­tan­do las nacio­na­li­za­cio­nes de Evo en Boli­via, demos­tran­do por milé­si­ma vez la jus­te­za del régi­men cubano, ani­man­do a Pepe Moji­ca, y demo­lien­do las fala­cias ínsi­tas en el dis­cur­so neo­li­be­ral que cubre de mise­ria ya no sólo estas tie­rras, sino que igual ame­na­za al lla­ma­do pri­mer mundo.

Gra­cias que­ri­da Rosa por el tes­ti­mo­nio que nos dis­te y el camino que tra­zas­te. Sin alcan­zar tu talla ni aún tu ideo­lo­gía, ya hemos teni­do y tene­mos muje­res diri­gen­tes y gober­nan­tes –Gua­te­ma­la, Colom­bia, Bra­sil, Chi­le, Argen­ti­na- que de algu­na mane­ra han sido ins­pi­ra­das en esa her­mo­sa sen­da que fue tu vida. Por eso, nos cuen­ta tu bió­gra­fo Nés­tor Kohan, que en el puen­te don­de los ase­si­nos arro­ja­ron tu cuer­po, siguen apa­re­cien­do perió­di­ca­men­te rosas rojas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *