FMI, ¿el vie­ji­to bueno?- Eduar­do Mon­tes de Oca

Uno qui­sie­ra comen­zar de civi­li­za­do modo, con­ce­dien­do el bene­fi­cio de la duda. Enton­ces, para embri­dar el cima­rrón interno, y no acu­sar­los en medio de grue­sos exabrup­tos cuan­do menos de sar­cás­ti­cos, de cíni­cos, ape­la uno a una suer­te de ata­ra­xia, la filo­só­fi­ca imper­tur­ba­bi­li­dad, y se ciñe al des­la­va­za­do titu­lar que ha reco­rri­do el orbe: El FMI reco­no­ce que algu­nos de sus pro­nós­ti­cos sub­es­ti­ma­ron las con­se­cuen­cias de las medi­das de austeridad.

O sea que paga­rían el pato cier­tos rea­li­za­do­res de vati­ci­nios, por sub­es­ti­mar “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el incre­men­to en el des­em­pleo y la caí­da del con­su­mo pri­va­do y la inver­sión aso­cia­dos a la con­so­li­da­ción fis­cal”. Y los man­da­ma­ses de una orga­ni­za­ción situa­da en las avan­za­di­llas del neo­li­be­ra­lis­mo exhi­ben toda la san­gre fría posi­ble al anun­ciar que “en algu­nos paí­ses hemos revi­sa­do nues­tros pro­nós­ti­cos para refle­jar esta y otras inves­ti­ga­cio­nes. Por ejem­plo, en Por­tu­gal hemos rela­ja­do los obje­ti­vos de déficit”.

Pre­ci­sa­men­te en Por­tu­gal, inmer­so en lo que el estu­dio­so nor­te­ame­ri­cano Imma­nuel Wallers­tein ha cali­fi­ca­do de una “geo­gra­fía de la pro­tes­ta que cam­bia rápi­do y cons­tan­te­men­te. Sal­ta aquí y lue­go es repri­mi­da, coop­ta­da, o se ago­ta. Y tan pron­to como esto ocu­rre, sal­ta en otra par­te, don­de de nue­vo se le repri­me, se le coop­ta o se ago­ta. Y lue­go sal­ta en un ter­cer lugar, como si por todo el mun­do fue­ra irre­pri­mi­ble”. Cor­co­vea, se enca­bri­ta incan­sa­ble ya que “cuan­do se estan­ca la eco­no­mía-mun­do y el des­em­pleo real se expan­de con­si­de­ra­ble­men­te, esto sig­ni­fi­ca que el pas­tel total se enco­ge […] La lucha de cla­ses se tor­na agu­da y tar­de o tem­prano con­du­ce a un con­flic­to abier­to en las calles”. De ahí, los arti­lu­gios del FMI, entre otros ala­bar­de­ros del Sistema.

Por­que aquí no se tra­ta de que el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal sea el vie­ji­to bueno de la esqui­na, que sue­le dis­cul­par­se por los piso­to­nes derro­cha­dos en su paso inse­gu­ro. El órgano impe­rial se inte­gra por su fue­ro a los que están pro­cu­ran­do deses­pe­ra­da­men­te gober­nar según con­sen­so –con­ser­var la hege­mo­nía, en el sen­ti­do que impri­me al tér­mino el céle­bre mar­xis­ta ita­liano Anto­nio Gramsci‑, para lo cual han con­se­gui­do ana­te­ma­ti­zar la efer­ves­cen­cia de las muche­dum­bre, de los pueblos.

No en bal­de el inte­lec­tual cubano Fer­nán­dez Mar­tí­nez Here­dia ase­ve­ra que “un triun­fo des­co­mu­nal del capi­ta­lis­mo actual ha sido con­ver­tir la demo­ni­za­ción de la vio­len­cia en uno de los dog­mas polí­ti­cos más acep­ta­dos y sen­ti­dos por una masa enor­me de opri­mi­dos del mun­do que están acti­vos en cues­tio­nes socia­les y polí­ti­cas. Se con­vier­ten así en agen­tes de su pro­pio desar­me, que se ofre­cen iner­mes e incul­can inac­ción en todo su entorno. Lo peor es que la apa­rien­cia de esa demo­ni­za­ción es moral y de defen­sa de los valo­res del ser humano. Mien­tras, no exis­te freno alguno para la vio­len­cia masi­va impe­ria­lis­ta, que sie­ga vidas por cien­tos de miles, ni para el ase­si­na­to selec­ti­vo que se exhi­be con jac­tan­cia, ni para las incon­ta­bles for­mas de vio­len­cia que se prac­ti­can coti­dia­na­men­te con­tra las mayo­rías del mundo”.

Arre­me­ti­da que arre­cia hoy, cuan­do la for­ma­ción social tras­lu­ce con suma niti­dez su inca­pa­ci­dad estruc­tu­ral de dar res­pues­ta a los pro­ble­mas de la huma­ni­dad, y la uto­pía del desa­rro­llo enmar­ca­do en la lógi­ca que abso­lu­ti­za las ganan­cias indi­vi­dua­les pier­de la capa­ci­dad de ilu­sio­nar a las cla­ses opri­mi­das. Tal afir­ma la aca­dé­mi­ca sal­va­do­re­ña Julia Evelyn Mar­tí­nez, “la espe­ran­za de que ‘algún día, con nues­tro esfuer­zo y la ayu­da de Dios, las cosas van a mejo­rar’ va que­dan­do pro­gre­si­va­men­te rele­ga­da al museo de la mito­lo­gía eco­nó­mi­ca. En su lugar, la lucha de cla­ses está emer­gien­do bajo diver­sas for­mas de lucha social, des­de el movi­mien­to de los indig­na­dos en Euro­pa has­ta los movi­mien­tos de defen­sa de los bie­nes comu­nes en Latinoamérica”.

Qué hacer, pues, ante los anes­té­si­cos apli­ca­dos por los pode­ro­sos sobre el espí­ri­tu de rebel­día, inclui­do ese “reco­no­ci­mien­to” extem­po­rá­neo del FMI. Qui­zás para empe­zar, qui­tar­le a la revo­lu­ción el sam­be­ni­to endil­ga­do por los ver­da­de­ros terro­ris­tas. Y expli­car has­ta su com­pren­sión cabal que, al decir de Mar­tí­nez Here­dia, “la vio­len­cia de Marx es la par­te­ra de la his­to­ria, es la con­di­ción sin la cual la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción de cla­se no des­trui­rían el capi­ta­lis­mo, es lo que per­mi­te al pro­le­ta­ria­do deve­nir poder revo­lu­cio­na­rio e ini­ciar el fin de todas las domi­na­cio­nes”. Lo cual, por supues­to, no impli­ca que en la libe­ra­ción dejen de uti­li­zar­se cuan­tos recur­sos sean per­ti­nen­tes, con­ta­dos los pacíficos.

Tal vez resul­te esta una bue­na con­tri­bu­ción a la cru­za­da cul­tu­ral que libra el Impe­rio para des­di­bu­jar­nos la mis­mí­si­ma pul­sión de pro­tes­ta. Pue­de que sea esta la mane­ra de abor­dar el mea cul­pa del FMI. Y si es cier­to que per­dien­do los estri­bos per­de­mos la pelea ideo­ló­gi­ca, al no con­ven­cer de la nece­si­dad de la insu­bor­di­na­ción, pues bus­que­mos la estoi­ca sere­ni­dad de áni­mo, la ata­ra­xia, con que algún día deci­di­ría­mos tomar todos los reco­dos del planeta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *