¿Capi­ta­lis­mo con con­cien­cia social?

Un grano de maiz

capitalismo

Dis­cu­tir las dife­ren­tes posi­cio­nes sobre el Socia­lis­mo es vital para la Revo­lu­ción. Sólo de esa mane­ra, pole­mi­zan­do abier­ta­men­te, encon­tra­re­mos el futuro.

Entre noso­tros no somos muy dados a la dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca, a lo sumo lle­ga­mos a detec­tar posi­cio­nes per­so­na­les que pocas veces rela­cio­na­mos con ideo­lo­gías. De esta mane­ra la pug­na de ideas se da en la prác­ti­ca, en las accio­nes, la corrien­te que ejer­ce algún poder avan­za en sus posi­cio­nes y evi­ta la dis­cu­sión, no la nece­si­ta ni la per­mi­te, “la prác­ti­ca deci­de”. De esta mane­ra no se cons­tru­ye teo­ría revo­lu­cio­na­ria e irre­me­dia­ble­men­te esta­mos con­de­na­dos al espon­ta­neís­mo, al prag­ma­tis­mo que for­zo­sa­men­te repi­te lo establecido.

Es vital dis­cu­tir, y hacer­lo con irre­ve­ren­cia, sin con­ce­sio­nes estra­té­gi­cas por moti­vos tác­ti­cos. Enten­dien­do que los medios son par­te del fin, la tác­ti­ca con­di­cio­na al fin, y la dis­cu­sión no es un capri­cho. Veamos.

En los últi­mos días se evi­den­cia una posi­ción cla­ra fren­te al desa­rro­llo del Socia­lis­mo: Un voce­ro cali­fi­ca­do del gobierno (el nom­bre no impor­ta, intere­sa la idea), decla­ra. Lea­mos la noticia:

“La visión que tene­mos es gene­rar un esque­ma arti­cu­la­do des­de el pun­to de vis­ta de la pro­duc­ción del sec­tor pri­va­do y el sec­tor esta­tal. Indi­có que el 2% de los empre­sa­rios que soli­ci­ta­ron recur­sos y cré­di­tos a la ban­ca, con­cen­tra­ron el 66% de los recur­sos que se dis­tri­bu­ye­ron y eso no es para nada demo­crá­ti­co. Los recur­sos, pre­ci­sa­men­te y que vayan a cada una de las per­so­nas, que vayan a cada uno de los sec­to­res que real­men­te pro­du­cen en el país. Todos aque­llos dis­pues­tos a par­ti­ci­par en los sec­to­res estra­té­gi­cos del país que son cons­truc­ción, metal­me­cá­ni­ca, ali­men­tos, agro­in­dus­trias; corres­pon­den el 60% de lo que se debe finan­ciar por par­te de la car­te­ra manu­fac­tu­re­ra. El paso que sigue es las mesas sec­to­ria­les para hacer el plan de pro­duc­ción 2013, con el sec­tor pri­va­do nacio­na­lis­ta que cree y apues­ta al país, eso es un esque­ma pro­fun­do de la pla­ni­fi­ca­ción de la eco­no­mía y de sin­cro­ni­zar­lo con ese aparato”.

Un gober­na­dor (no impor­ta el nom­bre), decla­ra refi­rién­do­se a su esta­do: “Que­re­mos cons­truir nue­vos empre­sa­rios, gran­des, media­nos o peque­ños, pero con con­cien­cia social.”

La pro­pues­ta de esta corrien­te está muy cla­ra: ¡más que esti­mu­lar a la bur­gue­sía, crear­la!, lo decla­ran abier­ta­men­te, empre­sa­rios, es decir capi­ta­lis­tas, y le ponen la cole­ti­lla: pero con con­cien­cia social. Están revi­vien­do la ter­ce­ra vía. Es un extra­ño camino hacia el Socia­lis­mo, for­man capi­ta­lis­tas, usan las armas mella­das y crean a los mons­truos que las manejen.

Pero ¿es eso posi­ble?, ¿se pue­de cas­trar la vora­ci­dad del capi­ta­lis­mo y cons­truir un capi­ta­lis­mo que no explo­te?, ¿que no gene­re mise­ria mate­rial y espi­ri­tual? La afir­ma­ción es pro­pia de la ideo­lo­gía peque­ño bur­gue­sa que se carac­te­ri­za por nave­gar en la inde­ci­sión: no está de acuer­do con el capi­ta­lis­mo, pero teme supe­rar­lo. La pre­ten­sión es tan vie­ja como el mis­mo capi­ta­lis­mo, la his­to­ria dic­ta que la inten­ción de ate­nuar al capi­ta­lis­mo ter­mi­na siem­pre en fra­ca­so. Por ese camino nos debi­li­ta­re­mos, per­de­re­mos la pasión de las masas, ven­drá el capi­ta­lis­mo sal­va­je y su expre­sión fascista.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *