«Boddy Sushi», escán­da­lo­sa moda machis­ta para pro­mo­ver el turis­mo en Canarias

Mien­tras el pue­blo cana­rio sufre las polí­ti­cas ultra libe­ra­les de los gobier­nos cen­tral y auto­nó­mi­co, la bur­gue­sía ocio­sa ya no sabe qué hacer para seguir mal­gas­tan­do dine­ro y satis­fa­cien­do sus egos enfer­mos. Hoy vien­do la pren­sa me encuen­tro con una nue­va moda expor­ta­da de Japón, de los barrios bajos de este país orien­tal, don­de se prac­ti­ca en los pros­tí­bu­los y casas de pla­cer exclu­si­vos para hom­bres. Se tra­ta del Boddy Sushi, don­de se colo­ca a una mujer sobre una mesa, en este caso una mode­lo, que acos­ta­da le lle­nan el cuer­po de comi­da como si fue­ra una ban­de­ja, para que los babo­sos comen­sa­les, en su mayo­ría de sexo mas­cu­lino, pue­dan degus­tar sobre un cuer­po feme­nino, entre risas y comen­ta­rios veja­to­rios, los man­ja­res de la coci­na asiática.

La “mujer-mesa”debe estar bien quie­ta y casi des­nu­da, solo con un tan­ga, mien­tras esta pan­di­lla de enfer­mos se mue­re de gus­to y se jar­tan de comi­da con sus caras de hipó­cri­tas con­sen­ti­dos. Un nue­vo esno­bis­mo simi­lar a los muchos que se prac­ti­ca­ban con los escla­vos negros, don­de los uti­li­za­ban para muchos “fines”, todos enca­mi­na­dos a nutrir las men­tes cri­mi­na­les de los esclavistas.

Ya pare­ce no que­dar ver­güen­za en cier­tas empre­sas y enti­da­des de estas islas, don­de vale todo y ni siquie­ra se paran a pen­sar en los dere­chos huma­nos más ele­men­ta­les, con­tri­bu­yen­do con esta nue­va abe­rra­ción social a piso­tear la dig­ni­dad y los dere­chos de las muje­res, colo­cán­do­las ante la socie­dad como obje­tos sexua­les, que solo sir­ven para la satis­fac­ción de cua­tro sinvergüenzas.

Lo más gra­ve es que esta exe­cra­ble nue­va “acti­vi­dad culi­na­ria” desa­rro­lla­da en el Casino de Las Pal­mas, la ven­den las ins­ti­tu­cio­nes y la pren­sa de cana­rias como algo gran­de en aras de pro­mo­ver el turis­mo, de seguir ven­dien­do las islas como el lugar de diver­sión y de des­car­gue sexual, para quie­nes toda­vía pue­den per­mi­tir­se en la Euro­pa del robo y la aus­te­ri­dad pagar­se una vacaciones.

Esta nue­va degra­da­ción hacia las muje­res, que ima­gino será con­tes­ta­da ade­cua­da­men­te des­de los colec­ti­vos femi­nis­tas, con­tras­ta con un pue­blo cana­rio hun­di­do en la mise­ria social y eco­nó­mi­ca, con par­te de una cas­ta polí­ti­ca de ladro­nes y delin­cuen­tes, que viven a lo gran­de, mien­tras uno de cada tres niños/​as de las islas sufren malnu­tri­ción, con miles de fami­lias que no per­ci­ben nin­gún ingre­so eco­nó­mi­co, tenien­do que men­di­gar en los come­do­res socia­les o revol­vien­do en la basu­ra la comi­da del día.

Pero esta cala­ña empre­sa­rial, polí­ti­ca y has­ta sin­di­cal, que se reúnen por Navi­dad en el Gabi­ne­te de los millo­na­rios, para hin­char­se de abra­zos, risas, eruc­tos, comi­da y bebi­da paga­da con dine­ro man­cha­do de san­gre y explo­ta­ción, no cejan en su empe­ño de seguir piso­tean­do los dere­chos de nues­tra gen­te, de con­ti­nuar el expo­lio de una tie­rra des­tro­za­da en el cora­zón de su iden­ti­dad, de su eco­lo­gía, por cons­truc­cio­nes masi­vas en pla­yas vír­ge­nes, en mon­ta­ñas, arra­san­do por la rique­za natu­ral y moral de todo un pue­blo, que con­tem­pla tris­te como ya no que­da casi nada, que el cemen­to y el hor­mi­gón no se podrán comer cuan­do el turis­mo desaparezca.

La fri­vo­li­dad del Boddy Sushi defi­ne a la per­fec­ción a esta pan­di­lla sinies­tra que diri­ge Cana­rias, tan­to en lo polí­ti­co, como en lo empre­sa­rial, que pre­pa­ran con pri­sas su expo­si­ción en la pró­xi­ma Feria del Turis­mo (Fitur), para atraer a visi­tan­tes a los que ven­den una Cana­rias “paraí­so tro­pi­cal”, cuan­do su reali­dad es otra de ham­bre, mise­ria y des­em­pleo, de cien­tos de miles de per­so­nas deses­pe­ra­das, de una juven­tud sin futu­ro. Para que aho­ra esta ban­da de zán­ga­nos, se dedi­quen a pro­mo­ver esta nue­va igno­mi­nia y humi­lla­ción sobre las muje­res. Su indig­ni­dad no tie­ne lími­tes y lo están demos­tran­do con creces.

¿Es este el pre­sen­te y el futu­ro que quie­ren estos pro­ce­res mise­ra­bles para nues­tras hijas?

¿La moda vio­len­ta y machis­ta de reg­gae­ton, del Boddy Sushi, de la mafia de la pros­ti­tu­ción y los burdeles?

http://​via​jan​doen​tre​la​tor​men​ta​.blogs​pot​.com​.es/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *