Lo que no nos ha con­ta­do casi nadie sobre Catalunya

Borro­ka Garaia

parlament-catalunya

Ya se ha apro­ba­do la decla­ra­ción sobe­ra­nis­ta en el par­la­men­to del prin­ci­pat de Cata­lun­ya con los votos favo­ra­bles de CiU, ERC, ICV y el voto par­cial de la CUP ( solo un repre­sen­tan­te ha dado el voto afir­ma­ti­vo en una manio­bra crí­ti­ca simi­lar a la rea­li­za­da por la izquier­da aber­tza­le ante el plan Iba­rretxe). A los votos nega­ti­vos de PP, C´s y PSC se le une la fal­ta de dis­ci­pli­na inter­na mos­tra­da por este últi­mo par­ti­do, debi­do a que algu­nos miem­bros se han abs­te­ni­do. En núme­ros: 85 vs 41.

En la decla­ra­ción apro­ba­da se decla­ra al prin­ci­pat de Cata­lun­ya “por razo­nes de legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca, carác­ter de suje­to polí­ti­co y jurí­di­co sobe­rano” y “se uti­li­za­rán todos los mar­cos lega­les exis­ten­tes para hacer efec­ti­vo el for­ta­le­ci­mien­to demo­crá­ti­co y el ejer­ci­cio del dere­cho a deci­dir.” Así mis­mo, “se defen­de­rán y pro­mo­ve­rán los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les de la Unión Europea”.

Has­ta lo aquí expues­to, es lo que ha tras­cen­di­do bási­ca­men­te en los medios de comu­ni­ca­ción vascos.

Los tra­pi­cheos de la negociación

La decla­ra­ción sobe­ra­nis­ta ha teni­do una serie de nego­cia­ció­nes pre­vias de cara a su redac­ción que pue­den ser de mucha uti­li­dad para el aná­li­sis en nues­tro con­tex­to vas­co. O al menos el mero hecho de tener cons­tan­cia de ellas es conveniente.

Lis­ta­do de renun­cias y presiones:

  • En pri­mer lugar, des­de la CUP se pro­po­nía que el nom­bre de Paï­sos Cata­lans fue­ra inser­ta­do en la decla­ra­ción. Con­tra­ria­men­te al bulo exten­di­do por algu­nos sec­to­res del sobe­ra­nis­mo ofi­cial, la CUP no pre­ten­día que el par­la­ment con­vo­ca­ra un refe­rén­dum en todos los Paï­sos Cata­lans, sino que el pro­ce­so incia­do por Cata­lun­ya debía arti­cu­lar­se en un pro­ce­so más gene­ral. Y esta­ban dis­pues­tos a acep­tar que apa­re­cie­ra sim­ple­men­te en el preám­bu­lo de la decla­ra­ción. Esta pro­pues­ta fue recha­za­da de plano, inclui­da ERC con sedes y mili­tan­cia en todo los PPCC.
  • La CUP pro­pu­so que una de las garan­tías del pro­ce­so sea recu­pe­rar el plan­tea­mien­to del inde­pen­den­tis­mo más popu­lar y poner­lo a la cabe­za de la movi­li­za­ción como había sido has­ta aho­ra des­de aque­llas con­sul­tas ale­ga­les, diver­sas movi­li­za­cio­nes masi­vas e ini­cia­ti­vas rea­li­za­das en el resur­gir inde­pen­den­tis­ta. De la mis­ma mane­ra y con ese espí­ri­tu ase­gu­rar el dere­cho al voto de toda la pobla­ción resi­den­te en los muni­ci­pios al mar­gen de ser un “sin pape­les” o de la nacio­na­li­dad (igual que se hizo en las con­sul­tas popu­la­res). Esta pro­pues­ta fue recha­za­da de plano.
  • Un pun­to deter­mi­nan­te y cla­ve fun­da­men­tal en el deba­te fue que la volun­tad demo­crá­ti­ca de los cata­la­nes del prin­ci­pat esta­ría por enci­ma de cual­quier lega­li­dad, como pro­po­nía la CUP, debi­do a que la lega­li­dad espa­ño­la nie­ga la capa­ci­dad de deci­sión. Fue recha­za­da la pro­pues­ta (inclu­so por ERC) y en la decla­ra­ción final se limi­ta­ba al mar­co legal espa­ñol el desa­rro­llo de la decla­ra­ción sobe­ra­nis­ta. Los razo­na­mien­tos para recha­zar este plan­tea­mien­to fue­ron la volun­tad de incor­po­rar a PSC y el acuer­do de gober­na­bi­li­dad entre CIU-ERC, don­de se dice lite­ral­men­te que “el pro­ce­so y refe­rén­dum se ceñi­rán a la lega­li­dad vigen­te”. Este acuer­do CIU-ERC es lo que en todos los pun­tos tra­ta­dos hizo que se posi­cio­na­ra con CiU en vez de con la CUP pese a com­par­tir teó­ri­ca­men­te muchos postulados.
  • El sobe­ra­nis­mo ofi­cial no ha teni­do nin­gún pro­ble­ma en que par­tes de su pro­yec­to par­ti­dis­ta y polí­ti­co como el de la UE sea nom­bra­do explí­ci­ta­men­te no dejan­do en manos de la socie­dad cata­la­na la deci­sión de la per­te­nen­cia o no a ese entra­ma­do capi­ta­lis­ta como había pro­pues­to la CUP.
  • La ANC duran­te todo este pro­ce­so pre­vio y nego­cia­dor ha esta­do en silen­cio total, has­ta que, (aga­rra­ros) pro­pu­so públi­ca­men­te un envío masi­vo de car­tas a la CUP a modo de pre­sión para que deja­ra de lado sus pro­pues­tas y vali­da­ran lo que la CUP había cri­ti­ca­do como renun­cias nacionales.

Esto es lo que hay. No extra­ña por tan­to la fal­ta de dis­ci­pli­na mos­tra­da en el PSC por­que real­men­te la decla­ra­ción rea­li­za­da en el par­la­ment se ajus­ta a plan­tea­mien­tos que habían defen­di­do, sobre todo en rela­ción al res­pe­to a la lega­li­dad vigen­te y a la inde­fi­ni­ción de formas.

¿Está reco­rrien­do el fan­tas­ma del plan Iba­rretxe el par­la­men­to de cata­lun­ya o habrá avan­ces sobe­ra­nis­tas?. Supon­go que habrá que espe­rar, y sin res­tar impor­tan­cia a esta decla­ra­ción, muchos datos que sub­ya­cen son real­men­te tur­ba­do­res e indi­can una ten­den­cia a papel moja­do como ya lo fue­ron tan­to el plan iba­rretxe como las decla­ra­cio­nes a favor de la auto­de­ter­mi­na­ción ya apro­ba­das en el par­la­men­to de la CAV o del prin­ci­pat en los años 90.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *