Ya se pue­den adqui­rir por correo los libros de Boltxe Liburuak

Como os comen­ta­mos en su momen­to, Boltxe Kolek­ti­boa nos hemos enfras­ca­do en la tarea de divul­gar tex­tos para la for­ma­cion mar­xis­ta de las y los mili­tan­tes. Tex­tos mar­xis­tas de auto­res cla­si­cos, pero tam­bien tex­tos mar­xis­tas deau­to­res de hoy dia.

Duran­te el pasa­do año 2012, logra­mos publi­car 5 titu­los, que tuvie­ron una extra­or­di­na­ria aco­gi­da. Has­ta el momen­to los hemos ven­di­do median­te mesas en dife­ren­tes even­tos a lo lar­go y ancho de Eus­kal Herria, pero a expen­sas que dis­pon­ga­mos de una nue­va web en bre­ve que ten­ga su pro­pia tien­da vir­tual os ofre­ce­mos la posi­bli­dad de poder com­prar­los diri­gien­doos a estas direcciones:

Direc­ción postal:

Auña­men­di kul­tur elkartea

Apdo. 10.016

48005 Bil­bao

O bien median­te un correo electronico

[email protected]​boltxe.​eus

Pues nada ani­ma­ros a ampliar o comen­zar vues­tra for­ma­cion mar­xis­ta, median­te estos libros. Os deja­mos con los tex­tos que hay en las con­tra­por­ta­das de los libros

Terro­ris­mo y civilización

En estos momen­tos de cri­sis, cuan­do la lucha obre­ra y popu­lar se extien­de fren­te a la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta, el for­ta­le­ci­mien­to ideo­ló­gi­co cobra espe­cial inte­rés e impor­tan­cia. De la mis­ma mane­ra que la acción, un aná­li­sis afian­za­do en las expe­rien­cias ante­rio­res, un méto­do, una teo­ría y una éti­ca son impres­cin­di­bles para la trans­for­mar la sociedad.

En este libro el autor nos expo­ne de mane­ra rigu­ro­sa la natu­ra­le­za del terro­ris­mo y su fun­ción en la civi­li­za­ción y, en espe­cial, en la socie­dad capi­ta­lis­ta. A lo lar­go de tres blo­ques se enmar­ca el tema pro­pues­to, se ras­trea su reco­rri­do y se afron­ta ese pro­ble­ma como refle­jo de la raíz: la pro­pie­dad; como bien expo­ne Car­los Tupac: «[…] las cla­ses pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas sólo tie­nen el terro­ris­mo como últi­mo recur­so para man­te­ner su pro­pie­dad, para impe­dir median­te el cri­men masi­vo la socia­li­za­ción de las fuer­zas productivas».

Impres­cin­di­ble para la eman­ci­pa­ción per­so­nal y colectiva.

Cua­tro (o cin­co) tesis filosóficas

Mao Zedong

Cuan­do aca­bó la gue­rra civil con­tra el Kuo­mi­tang de Chiang Kai-Shek se abre en Chi­na un perio­do de ade­cua­ción de las estruc­tu­ras polí­ti­cas del país a la nue­va situa­ción. Pero tam­bién se hace nece­sa­ria una ade­cua­ción del pen­sa­mien­to del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino, así como de la socie­dad chi­na a los nue­vos tiempos.

Tal obje­ti­vo pre­ci­sa­ba de un fun­da­men­to teó­ri­co a la altu­ra de su misión de tal mane­ra ela­bo­ra­do que por su den­si­dad y finu­ra cons­ti­tu­ye­ra una ver­da­de­ra apor­ta­ción a la base teó­ri­ca en que se asien­te la ideo­lo­gía de la nue­va socie­dad chi­na y que por su cla­ri­dad de com­pren­sión se con­vir­tie­se en un ins­tru­men­to que ayu­da­ra a supe­rar erro­res y defi­cien­cias. Las tesis filo­só­fi­cas son tex­tos bas­tan­te cor­tos y fáci­les de leer y estu­diar. A pesar de que son la apli­ca­ción prác­ti­ca del mar­xis­mo en la situa­ción con­cre­ta de Chi­na, nos pue­den ayu­dar a avan­zar en la com­pren­sión del mar­xis­mo y así poder apli­car­lo a las con­di­cio­nes con­cre­tas de Eus­kal Herria.

El Esta­do y la revolución

Lenin

La cues­tión del Esta­do adquie­re actual­men­te una impor­tan­cia sin­gu­lar, tan­to en el aspec­to teó­ri­co como en el aspec­to polí­ti­co prác­ti­co. La opre­sión de las masas tra­ba­ja­do­ras por el Esta­do, y en con­cre­to de las masas tra­ba­ja­do­ras de Eus­kal Herria, cobra pro­por­cio­nes cada vez más mons­truo­sas. Lenin ana­li­za la doc­tri­na de Marx y Engels sobre el Esta­do, dete­nién­do­se de mane­ra espe­cial­men­te minu­cio­sa en los aspec­tos de esta doc­tri­na olvi­da­dos o ter­gi­ver­sa­dos de un modo opor­tu­nis­ta por las corrien­tes revi­sio­nis­tas de su épo­ca. Pos­te­rior­men­te, ana­li­za de for­ma deta­lla­da la posi­ción del prin­ci­pal repre­sen­tan­te de estas ter­gi­ver­sa­cio­nes, Karl Kautsky, el líder más cono­ci­do de la II Inter­na­cio­nal (1889−1914), que tan lamen­ta­ble ban­ca­rro­ta sufrió. Es impor­tan­te com­pren­der lo que repre­sen­ta­ba y hacia don­de con­du­cía la opi­nión de Kautsky por­que nos hará com­pren­der esa teo­ría tan a la moda que defien­de que el Esta­do se ha difu­mi­na­do y que mini­mi­za su papel en la socie­dad burguesa.

La com­pren­sión de la natu­ra­le­za del Esta­do es fun­da­men­tal para poder avan­zar en la cons­truc­ción del Esta­do vas­co popu­lar que el pue­blo vas­co nece­si­ta, para saber con qué nos enfren­ta­mos y qué Esta­do queremos

Lenin, Txa­bi, Arga­la: Sobre la actua­li­dad del V Biltzarra

El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co se enfren­ta a la cuar­ta gran ofen­si­va con­tra su cen­tra­li­dad nacio­nal de cla­se, por reto­mar el vital con­cep­to de «con­cien­cia nacio­nal de cla­se» uti­li­za­do en el V Bil­tzar. Como debié­ra­mos saber, los con­cep­tos de nación tra­ba­ja­do­ra, pue­blo tra­ba­ja­dor, con­cien­cia nacio­nal de cla­se, etc., son con­cre­tos y a la vez fle­xi­bles ya que siem­pre hemos de ubi­car­los en su con­tex­to socio­his­tó­ri­co pero, simul­tá­nea­men­te, han de estar en con­ti­nua adap­ta­ción a los cam­bios permanentes.

Mar­xis­mo ver­sus sociología

Iña­ki Gil de San Vicente

La bur­gue­sía sepa­ra los ámbi­tos de cono­ci­mien­to y los colo­ca en cajo­nes estan­cos, ais­lan­do unos de otros y obvian­do así la influen­cia mutua que tie­nen entre ellos, muti­lan­do así cual­quier aná­li­sis pos­te­rior en cual­quie­ra de los mis­mos. De este mis­mo modo, pre­sen­ta cada una de estas dis­ci­pli­nas como algo abs­trac­to, cosi­fi­ca­do y con una lógi­ca inter­na inde­pen­dien­te del res­to de disciplinas.

Des­de el ini­cio la eco­no­mía fue radi­cal­men­te apar­ta­da de la socio­lo­gía, negan­do la rela­ción entre ambas y pre­sen­tan­do una y otra como sis­te­mas cog­nos­ci­bles en sí mis­mos. Des­de los «padres fun­da­do­res», todos ellos reac­cio­na­rios hom­bres blan­cos, has­ta las teo­rías pos­mo­der­nas en boga hoy en día, la socio­lo­gía ha sido una herra­mien­ta fun­da­men­tal para legi­ti­mar los intere­ses capitalistas.

En una bús­que­da incan­sa­ble de la uni­dad social, la socio­lo­gía nie­ga la lucha de cla­ses y las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del capi­ta­lis­mo redu­cien­do su inte­rés a un mero inten­to por pre­ver y encau­zar aque­llo que pone en peli­gro el con­sen­so social.

El mar­xis­mo es la úni­ca herra­mien­ta capaz de expli­car esas con­tra­dic­cio­nes, ahon­dar en ellas y tra­ba­jar para superarlas.

Mar­xis­mo ver­sus socio­lo­gía. Dos con­cep­cio­nes irre­con­ci­lia­bles en per­ma­nen­te lucha.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *